Putin se dirige a la nación – por Israel Shamir

La “línea directa” rusa es un ejercicio único de democracia directa: los ciudadanos rusos llaman por teléfono a su presidente y éste responde a sus preguntas y resuelve sus problemas, como un konung nórdico hace mil años. Rusia surgió como una cadena de principados nórdicos que practicaban este tipo de acceso directo a su gobernante; los primeros príncipes y zares rusos se presentaban como una instancia de último recurso y acceso inmediato. Hace veinte años, Vladimir Putin resucitó esta antigua práctica, y una vez al año todos los rusos pueden llamarle y preguntarle sobre cualquier tema. Hombre de poder y autoridad, puede anular cualquier normativa, saltarse los trámites burocráticos y resolver cualquier caso intricado con su gracia casi aristocrática. En un país fuertemente burocratizado, un gobernante tan omnipotente y a la vez benévolo proporciona excelentes soluciones a problemas que nunca deberían haber surgido, en primer lugar.

La mayoría de las preguntas y respuestas se refieren a la vida cotidiana rusa; al suministro de gas, al drenaje del agua, a los precios de las verduras o a las tasas municipales. Pero Putin también respondió a preguntas relacionadas con la política mundial, y nos proporcionó algunas primicias (ver aquí la transcripción completa)[1].

La incursión del HMS Defender en aguas de Crimea aún está fresca en la memoria, por lo que se le preguntó a Putin si este enfrentamiento podría haber llevado a la tercera guerra mundial. “No”, dijo Putin. “Aunque hubiéramos hundido ese barco, no pondría al mundo al borde de una tercera guerra mundial porque saben que no podrían ganar la guerra. Nosotros también sufriríamos, pero estábamos en lo cierto, y en nuestro propio terreno”. Esto significa que los rusos son perfectamente capaces de hundir o capturar el próximo buque de la OTAN si entrara en aguas rusas.

La cuestión del reconocimiento de la soberanía no entra en absoluto en la ecuación. La posesión y el reconocimiento son cosas diferentes. EE.UU. se negó a reconocer (desde 1940 hasta 1991) que los Estados Bálticos formaban parte de la URSS, pero prudentemente la Armada estadounidense nunca intentó visitar el puerto de Riga, incluso equipada como estaba con un permiso del gobierno letón en el exilio. Argentina no reconoció la reclamación británica de soberanía sobre las Malvinas y navegó audazmente a menos de 200 millas de ellas. Su crucero General Belgrano fue hundido por el submarino británico RN Conqueror en 1982. El derecho marítimo aconseja a los marinos prestar atención a la realidad, no a las reclamaciones, por muy impresionantes que sean desde el punto de vista jurídico.

Muchos expertos suponen que Boris Johnson envió al Defender en contra de la voluntad de su gran tío de la Casa Blanca al otro lado del charco. Putin desmintió esta idea. Durante la línea directa, señaló que mientras el Defender navegaba hacia Crimea, un avión espía estadounidense partió de Creta para observar la reacción rusa. Fue una operación conjunta de Estados Unidos y el Reino Unido. Dijo Putin:

“Fue una provocación conjunta no sólo de los británicos sino también de los estadounidenses. El barco británico entró en nuestras aguas territoriales por la tarde, mientras que antes, a las 7:30 a.m, un avión de reconocimiento estratégico estadounidense con número de matrícula 63/9792 despegó de un aeródromo militar de la OTAN en Creta. Así, el destructor entró [en nuestras aguas territoriales] persiguiendo objetivos militares, tratando de descubrir cuáles serían las acciones de nuestras fuerzas armadas ante una amenaza. Con la ayuda del avión de reconocimiento trataban de averiguar cómo operamos, y dónde se encuentran las cosas y cómo funcionan”.

La incursión del Defender fue seguida al día siguiente por la fragata holandesa Evertsen. Intentó acercarse a las aguas rusas, pero “los cazas rusos volaron repetidamente a baja altura sobre el barco y realizaron simulacros de ataque”, dijo el Ministerio de Defensa holandés. El Evertsen se alejó rápidamente de la costa de Crimea. En estos días, decenas de buques de la OTAN (y de otros países no miembros de esta organización) participan en las maniobras Sea Breeze[2], en las que se incluyen 32 países, 5.000 soldados, 32 buques, 40 aviones y 18 operaciones especiales, y todo ello en el Mar Negro (Israel participó en las maniobras y una empresa israelí tuvo la temeridad de anunciar la capacidad de sus misiles para hundir una corbeta rusa – ver la foto de abajo).

Putin relacionó esta acción con la Cumbre de Ginebra. Escribí sobre ello extensamente aquí[3], concluyendo que Putin había dicho Niet a casi todas las peticiones de Biden. Sin embargo, antes de la cumbre, Putin ya había accedido a una de las peticiones de Biden. Retiró las tropas rusas de la frontera ucraniana. El presidente ruso dio más detalles durante la línea directa:

 

“Occidente levantó un clamor por el hecho de que estábamos realizando ejercicios en nuestro propio territorio cerca de la frontera ucraniana. Di instrucciones al Ministerio de Defensa para que pusiera fin tranquilamente a los ejercicios y retirara las tropas, si esto les preocupaba tanto. Así lo hicimos. Pero en lugar de responder positivamente y estar agradecidos, violaron nuestras fronteras”.

Es sólo el último capítulo del libro de Putin sobre la ingratitud de Occidente. En su opinión, basada en los hechos, cada buena acción que realiza en beneficio de Occidente tiene inevitablemente una desagradable recompensa. Permitió el tránsito de Estados Unidos a Afganistán en octubre de 2001 y, a cambio, Estados Unidos apoyó los ataques yihadistas contra Rusia. Por eso Putin dijo Niet a la petición de Biden de colocar bases estadounidenses en la ex Asia Central soviética.

Ahora estamos asistiendo al derrumbe del castillo de naipes que Estados Unidos construyó en Afganistán desde 2001. Todas las tropas europeas se han ido a casa: Alemania, Italia, Dinamarca, Noruega, Suecia, Polonia, Macedonia, Georgia, Estonia, todos aquellos países que fueron obligados por EE.UU. a participar en esta ocupación de 20 años, han retirado sus tropas. Las tropas estadounidenses también se están marchando, a medida que los talibanes (derrotados por Estados Unidos en 2001) retoman su país. Las tropas del régimen de Kabul se están rindiendo a sus nuevos líderes talibanes, al igual que las tropas de Vietnam del Sur se rindieron al Viet Cong en abril de 1975. Todos recordamos la poco gloriosa retirada de Estados Unidos, con los últimos helicópteros huyendo desde el tejado de la embajada estadounidense. Probablemente veamos pronto episodios similares durante la caída de Kabul.

Estados Unidos ha gastado billones en defender a las mujeres afganas de los hombres afganos, por no hablar de la promoción del colectivo LGBTQ+. Quisieran gastar más y quedarse para siempre, pero los talibanes convierten estas iniciativas en un pasatiempo demasiado caro. Los rusos no se arrepienten de haberlos despedido. Los expertos rusos prooccidentales intentaron una vez afirmar que la presencia de Estados Unidos en Afganistán protegería a Rusia. Todo era un engaño: una vez en el poder, Estados Unidos exportó drogas a Rusia y Europa, e importó yihadistas de Siria e Irak a Afganistán. Esperaban que sus “mansos combatientes” del ISIS se enfrentaran a los talibanes, pero nunca sucedió. Los rusos no están preocupados por la próxima toma de posesión de los talibanes: Moscú fue el lugar de las negociaciones entre los talibanes y el régimen de Kabul. Los orientalistas rusos prevén que los talibanes hereden Afganistán en tan mal estado que estarán demasiado ocupados en casa para intentar intervenir en las repúblicas de Asia Central.

En Ginebra, Biden no respondió al “sermón” (término que utilizaron mis informadores) de Putin sobre Ucrania. Durante la línea directa, Putin siguió ampliando sus puntos de vista sobre este delicado tema. Se sintió insultado por Occidente cuando enviaron sus cañoneras a Crimea a pesar de que él había tenido la amabilidad de hacer caso a sus deseos y retirar sus tropas de la frontera ucraniana. Se negó a reunirse con el presidente de Ucrania porque Putin considera que Zelensky es una marioneta de Occidente. En palabras brutalmente directas, Putin dijo: “¿Por qué debería reunirme con [el presidente] Zelensky si ha pasado la gestión de su país a manos extranjeras? Las principales cuestiones relativas a Ucrania no se deciden en Kiev, sino en Washington y, en parte, en Berlín y París. ¿De qué hay que hablar con él?”.

Putin cree que Ucrania ha perdido su independencia. Esto es muy diferente a considerarla un Estado soberano hostil. Los ucranianos también son rusos, dijo Putin, como los judíos europeos y los judíos etíopes siguen siendo judíos. El pueblo ruso se dividió históricamente en “pequeños rusos”, “grandes rusos” y “rusos blancos”; sin embargo, las tres ramas pertenecen al mismo árbol. También dijo que los intentos occidentales de establecer una presencia militar en Ucrania son una amenaza directa para Rusia. Mientras que los ucranianos son hermanos, las actuales autoridades ucranianas son una administración colonial. Con estas declaraciones, la recuperación de Ucrania por parte de Rusia vuelve a estar sobre la mesa.[4] Yo no podía creer lo que oía, pues en 2014 Putin podría haber recuperado Ucrania sin esfuerzo, pero no lo hizo. Y ahora, cuando sería difícil, aparentemente dio a entender que sucederá, si Occidente intenta establecer una base militar en Ucrania, o simplemente presiona a Rusia un poco más de la cuenta.[5]

La intrusión naval podría ser el detonante. Las armadas británica y estadounidense pretenden izar sus banderas en Crimea antes de ir al Mar de China Meridional a ondear sus banderas contra los chinos. Hay una diferencia. Cada nación tiene sus propias costumbres nacionales. Los chinos lanzaron cientos de advertencias a Estados Unidos antes de que se hicieran amigos. Los chinos son famosos por sus advertencias. Pero los rusos son conocidos por su espíritu de lucha y su disposición a disparar.

Sería bueno que el reciente incidente del Defender fuera el último. Pero esto es difícil de creer. Rusia seguramente encontrará la respuesta y la respuesta puede ser asimétrica. Puede ser mucho más que hundir un destructor en Cabo Fiolent. Podría ser la recuperación de Ucrania.

 

Pasiones coronavíricas

Como informé aquí[6], mientras Putin estaba en Ginebra, el alcalde de Moscú, Serguéi Sobyanin, declaró el estado de vacunación masiva en su ciudad, y una oleada de bots en internet abrió una campaña intensiva de intimidación contra los ciudadanos “indecisos”. Moscú reinstauró los códigos QR para que los ciudadanos vacunados pudieran entrar en los restaurantes; se despidió a la gente por negarse a vacunarse. Este tema fue el primero que se planteó en la línea directa de Putin. El presidente reafirmó que la vacunación no es obligatoria en Rusia. Sin embargo, algunas personas en determinados puestos tendrían que vacunarse, o marcharse. Debería decidirse localmente, en cada región. Esto es bueno, aunque quizás no lo suficiente: muchos esperaban que Putin le dijera explícitamente a Sobyanin que se calmara. No lo hizo, pero su declaración de que no se debe obligar a nadie a vacunarse es de esperar que calme un poco los ánimos.

En otoño, Rusia celebrará elecciones parlamentarias, y es probable que este tema cobre cierta importancia. Mientras que la oposición prooccidental de Navalny y compañía están a favor de la vacunación obligatoria (sólo quieren que Rusia compre vacunas occidentales), la oposición comunista (el mayor partido de la oposición en el país) está a favor de la vacunación voluntaria, sin confinamiento y sin escuela a distancia. Puede que se beneficien de esta postura.

Un popular político de izquierdas, el Serguéi Kurginyan, creó una charla en vídeo que fue eliminada inmediatamente por YouTube, pero que todavía está disponible en Vimeo[7]. En el video, se pronuncia en contra de la vacunación forzosa, ya que, en su opinión, es probable que cause problemas al gobierno y socave la estabilidad de Rusia antes de las elecciones. Pide a Putin que se abstenga de obligar a la gente a vacunarse, considerando la todavía oscura naturaleza del virus. Se trata de un arma biológica de fabricación estadounidense, dijo, y quizá esta arma biológica se fortalezca con las vacunas estadounidenses. La variante Delta y otros tipos de Covid son quizás el resultado de su interacción con las vacunas. Es una idea plausible: en Israel, los vacunados sufren, enferman y mueren.

Durante su línea directa, el presidente Putin se negó a hablar del origen del virus.[8] Muchos políticos rusos aceptan la tesis de Ron Unz[9] de que el virus es un arma biológica de fabricación estadounidense. Putin no argumentó a favor o en contra; dijo que la cuestión del origen del virus debía tratarse por separado de la cuestión de cómo afrontarlo. Por primera vez, dijo que se vacunó con el Sputnik-V, porque, añadió, es la vacuna con la que se vacunan los soldados rusos, y él es su Comandante en Jefe. Sin embargo, señaló que hay cuatro vacunas rusas, y todas ellas son buenas.

Putin también presentó el argumento más contundente contra la idea de que “el virus es un engaño”. Al respecto, declaró:

“He oído gente decir que no hay nada en absoluto, que en realidad no hay ninguna epidemia. Cuando se les dice que esto está ocurriendo en todo el mundo, responden: “Claro, los líderes de los países se han confabulado”. ¿Tienen alguna idea de lo que está ocurriendo en el mundo, de las contradicciones que asolan el mundo actual, en el que todos los líderes supuestamente se han confabulado y conspirarían entre sí? Es una tontería absoluta”.

En efecto, es un argumento de peso: ¿es posible imaginar una colusión de Kim Jong-un y Jamenei con Netanyahu y Biden? El presidente Putin es perfectamente capaz de llegar a algún acuerdo, pero hay Estados y líderes que nunca lo harían. ¿Qué diría nuestro Mike Whitney?[10] ¿Estarían todos de acuerdo con una vacuna que puede matar a sus ciudadanos?

De hecho, los rusos han empezado a vacunar, aunque no tanto como en Occidente. Cada vez más, la gente se pregunta por qué hay tanto empuje para la vacunación. Aparentemente, una explicación común es que la vacuna rusa se produjo en cantidades masivas y las vacunas tienen que ser utilizadas. Europa no está abierta a las vacunas rusas (o indias, o chinas). Hay un gran mercado africano; se dice que los rusos podrían vender sus vacunas a África; pero ¿quién pagará por ello?

Parece que el Fondo Monetario Internacional (FMI) sí tiene algunas ideas. Planean conceder un préstamo de 650.000 millones de dólares en DEG[11] a los países pobres para pagar las vacunas[12]. Este préstamo también puede utilizarse para pagar antiguos préstamos; se tomarán tierras y activos como garantía. El plan cuenta con el apoyo de la Fundación Rockefeller[13], la misma organización que ya planeó el Covid en 2010[14]. Si funciona, los más ricos se beneficiarán inmensamente de la pandemia; los préstamos estarán en manos del FMI, y EE.UU. descargará sus deudas sobre los demás Estados miembros. La mayor estafa de la pandemia está todavía por llegar; será de un complejidad virtuosa; cualquiera que no sea experto en DEG y FMI ni siquiera entenderá que le están jodiendo. He oído que mucha gente está discutiendo ahora cómo tratar este asunto; hay algunos planes, pero nada público todavía.

El suministro ruso de las vacunas a África podría pagarse con un préstamo del FMI. Esto estaría en consonancia con el modus operandi habitual de Putin: conformarse con el paradigma existente, aguantar los golpes y sacar el máximo provecho que se pueda para Rusia. Actualmente parece haber un solo juego en acción, uno que es jugado por los maestros del Covid, las grandes compañías farmacéuticas, los gigantes digitales, el FMI, y orquestado por la Fundación Rockefeller. Putin no quiere luchar contra esta fuerza extraordinaria; cree que Rusia puede arreglárselas con las reglas que ellos establecen. Seguirá el juego hasta que revelen una toma de poder, o cualquier jugada brutal, pero incluso para entonces Rusia parece estar preparada. Occidente debería ocuparse de sus propios problemas, empezando por los gigantes digitales; no será fácil, como se desprende del reciente caso[15] en el que el juez Hinkle dictaminó que Facebook y Microsoft deberían disfrutar de su derecho divino a bloquear a los políticos que no les gustan[16]. No será fácil, y gastar nuestros recursos amenazando a Putin y a Xi no nos ayudará a hacer el trabajo.

Israel Shamir,  julio 2021

 

Artículo elaborado en colaboración con Paul Bennett

*

Traducción: Daniel Osuna para Red Internacional

Contacto del autor Israel Shamir: adam@israelshamir.net

Publicación original en inglés: https://www.unz.com/ishamir/putin-talks-to-the-nation/?email=ishamir

*

 

 

[1] Transcripción disponible en inglés: http://en.kremlin.ru/events/president/transcripts/statements/65973

[2] Disponible en inglés: https://www.wsws.org/en/articles/2021/06/29/sebr-j29.html

[3] Artículo del autor disponible en inglés: https://www.unz.com/ishamir/geneva-rendezvous/

[4] Ver el análisis del autor sobre las relaciones entre Rusia y Ucrania, en español, aquí: https://redinternacional.net/2021/05/01/consejo-a-los-ucranianos-no-tocar-al-oso-entrevista-de-mike-whitney-a-israel-shamir/

[5] Artículo del autor sobre la tensión entre Rusia y EEUU en torno a Ucrania, en español, aquî: https://redinternacional.net/2021/04/28/aguas-inexploradas-por-israel-shamir/

[6] Artículo del autor disponible en inglés: https://www.unz.com/ishamir/geneva-rendezvous/

[7] Video disponible en ruso: https://vimeo.com/568197429

[8] Israel Shamir desde el principio consideró que la pandemia surge de un plan financiero-militar; ver su artículo, en español, aquí: https://redinternacional.net/2021/03/26/entrantes-o-plato-principal-por-israel-shamir/

[9] Leer en español aquí: https://redinternacional.net/2021/06/19/el-covid-19-un-arma-biologica-concebida-en-eeuu-para-atacar-a-china-por-ron-unz/

[10] Coautor del artículo  https://redinternacional.net/2021/06/19/el-covid-19-un-arma-biologica-concebida-en-eeuu-para-atacar-a-china-por-ron-unz/

[11] Nota del Traductor: Derechos Especiales de Giro.

[12] Disponible en inglés: https://www.imf.org/en/News/Articles/2021/03/23/pr2177-imf-execdir-discuss-new-sdr-allocation-us-650b-boost-reserves-help-global-recovery-covid19

[13] Disponible en inglés: https://www.prnewswire.com/news-releases/the-rockefeller-foundation-releases-new-financing-roadmap-to-end-pandemic-by-end-of-2022-301262501.html

[14] Leer el artículo del autor en español aquí: https://redinternacional.net/2021/06/13/el-origen-del-covid-19-la-caja-de-pandora-por-israel-shamir/

[15] Disponible en inglés: https://www.nytimes.com/2021/06/30/technology/florida-law-social-media-desantis.html

[16] Los rusos ya están emprendiendo la lucha contra la hegemonía de eGoogle; ver el artículo de Israel Shamir, en español : https://redinternacional.net/2021/05/07/los-matadores-de-gigantes-arremeten-contra-google-por-israel-shamir/

Print Friendly, PDF & Email

You may also like...