Asesinado Alexander Zajarchenko, Presidente de la República Popular de Donetsk

46747.jpeg

El dirigente de la República Popular de Donetsk, Alexander Zajarchenko, ha fallecido en una explosión en la ciudad ucraniana de Donetsk. Un representante de su giobierno ha confirmado que se trata de un atentado.

La explosión se ha producido en la cafetería Separ en el centro de la ciudad. El ministro de Finanzas de la República Popular, Alexander Timofeiev, ha sido hospitalizado. Otras dos personas también han resultado heridas.

La policía ha acordonado la zona, ha cortado el tráfico en las calles aledañas y ha detenido a varias personas sospechosas de estar vinculadas con el atentado, informa Interfax.

El presidente del Consejo Popular de la República, Denis Pushilin, ha afirmado que el atentado ha sido organizado por el gobierno fascista de Kiev. “Es una nueva agresión por parte de Ucrania”, ha declarado Pushilin.

Moscú igualmente considera lo ocurrido un atentado, ha declarado el Ministerio de Exteriores ruso. “Existen todos los motivos para suponer que detrás del asesinato está el régimen de Kiev, que en más de una ocasión ha utilizado métodos similares para eliminar a disidentes”, ha afirmado la portavoz del ministerio, María Zajárova.

“En vez de cumplir los acuerdos de Minsk y buscar vías para solucionar el conflicto interno, el partido de guerra de Kiev lleva a cabo un escenario terrorista, agravando todavía más la difícil situación en la región”, ha aseverado la diplomática.

Zajarchenko ocupaba el cargo de dirigente de la República Popular de Donetsk desde noviembre de 2014. También ocupaba el cargo del presidente del Consejo de Ministros y comandante supremo de las fuerzas armadas de la República. Participó activamente en la guerra en el este de Ucrania.

La República Popular de Donetsk se proclamó en el territorio de la región ucraniana del mismo nombre en abril de 2014, durante unas protestas masivas contra el nuevo gobierno ucraniano que llegó al poder después de un golpe de Estado en febrero del mismo año.

Fuente, 31 agosto 2018

***

Desde el comienzo de la guerra civil en Ucrania, alrededor de 15.000 personas han sido asesinadas según datos oficiales, pero las cifras reales de pérdidas de la población civil del Donbas pueden alcanzar las 25.000 personas, y la pérdida total de las partes ha superado las 100.000 muertes. Estas terribles cifras indican claramente que el genocidio del pueblo fue cometido por el Gobierno de Ucrania. Todos los intentos de Rusia de detener la guerra y normalizar la situación humanitaria en la región se encuentran con la oposición airada de Estados Unidos y sus aliados de la OTAN.

Después de tres años, quedó claro que el acuerdo de paz alcanzado con gran dificultad en 2015 con la mediación rusa no condujo a la paz en Donbas, y fue utilizado por Ucrania para restaurar sus capacidades militares y preparar la siguiente ofensiva.

Los países occidentales están ayudando activamente a Ucrania en este asunto. En 2014, los flujos de armas procedentes de los países de la OTAN: Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Hungría, Polonia, Lituania, Letonia, Estonia, Bulgaria y Ucrania. Cada día, es el arma que mata no sólo a los combatientes de las milicias, sino también a mujeres, ancianos y niños. Y el número de refugiados en general es difícil de calcular.

El régimen que ahora se ha establecido en Ucrania se ha convertido en un paraíso para los neonazis de todo el mundo.

Las autoridades ucranianas lo confirman a diario con leyes que prohíben expresamente las actividades de los comunistas y otros izquierdistas, que restringen los derechos de las minorías nacionales, incluido el derecho a recibir educación en su lengua materna, y que glorifican a los criminales nazis.

Ucrania, a instigación y con la ayuda directa de Occidente, está llevando a cabo una política de eliminación económica para frustrar al Donbas que desató una rebelión contra el levantamiento reaccionario. El bloqueo económico de la región, introducido en 2016, ha causado un sufrimiento incalculable entre los residentes locales. Sólo gracias a las operaciones humanitarias rusas la región ha escapado de la hambruna.

Es necesario proporcionar a la comunidad mundial información sobre el bloqueo del agua y la energía de Crimea por parte de Ucrania, que es un ejemplo flagrante de terrorismo de Estado por parte de Ucrania (limitación del suministro de agua y electricidad a Crimea).

El encuentro de Crimea con Rusia tuvo lugar por iniciativa de los pueblos de Crimea, que no quieren estar bajo el talón del fascismo estatal ucraniano. Crimea se unió a la Federación Rusa sobre la base de un referéndum popular, de acuerdo con la libre voluntad del pueblo y sobre la base de la decisión del Parlamento de la República de Crimea. Con el regreso de Crimea a Rusia, la prosperidad y el orden llegaron a la República. Se están construyendo carreteras, se están restaurando la energía, la infraestructura y la seguridad social para la población. Crimea florece, a pesar de las sanciones occidentales, que dificultan la rápida restauración de la república tras casi 25 años de abandono por parte de Ucrania.

Por lo demás, se constata que la situación que ha prevalecido desde febrero y mayo de 2014, se ha intensificado y ha elevado a un nuevo nivel al movimiento internacional del voluntariado. Hoy en día voluntarios de todo el mundo luchan codo con codo contra el fascismo por la independencia de las Repúblicas Populares del agresor. No son sólo voluntarios ucranianos, rusos y ciudadanos de la antigua URSS, sino también franceses, serbios, alemanes, búlgaros, estadounidenses, etc. Las declaraciones sobre la supuesta presencia de ejércitos rusos en el territorio de la República Popular de Donetsk y de la República Popular de Lugansk no se han confirmado porque no están físicamente allí. Durante los últimos cuatro años, la actividad de inteligencia de los países de la OTAN y principalmente del Pentágono, utilizando medios técnicos modernos, ha aumentado varias veces. La misión de la OSCE también supervisa el desplazamiento de las fuerzas armadas de la República Popular de Donetsk y de la República Popular de Lugansk y transfiere información a las Fuerzas Armadas de Ucrania. El escándalo terminó con la dimisión del representante de Ucrania y de nadie más.

Los crímenes cometidos por las Fuerzas Armadas de Ucrania y otras fuerzas de seguridad constituyen una serie de violaciones de la Convención de las Naciones Unidas sobre Derechos Humanos. No sólo se trata de llevar a cabo la guerra por medios prohibidos (el bombardeo de armas pesadas en zonas residenciales donde vive principalmente la población civil, el uso de munición ilegal), sino también el ejercicio de la tortura, la restricción ilegal de la libertad, las ejecuciones extrajudiciales y, además, se han cometido un gran número de asesinatos con extrema crueldad y fanatismo, similares y peores que en la época de la Gran Guerra Patria [Segunda Guerra Mundial].

A pesar de la tregua oficialmente en vigor, Ucrania no ha dejado de bombardear los barrios residenciales ni un solo día.

El bajo nivel de disciplina del ejército ucraniano, el consumo de alcohol y drogas ha provocado el terror contra los civiles, que viven en las inmediaciones de los puntos de ubicación de las Fuerzas Armadas ucranianas.

A partir de enero de 2018, el gobierno de Poroshenko intensificó los preparativos para una lucha contra las Repúblicas. Artillería pesada, tanques y sistemas de salvamento se acercan a la línea de demarcación. Nuevos miembros del ejército llegan a las zonas fronterizas. Todo esto, junto con las últimas declaraciones de Poroshenko sobre la intención de reprimir por la fuerza las regiones rebeldes del Donbas, señalan la inminente operación militar a gran escala de Ucrania, que provocará enormes pérdidas entre la población civil.

Hoy, todos los países libres y democráticos deben condenar enérgicamente la política de Kiev. La insuficiencia y la agresividad del Gobierno ucraniano llevaron al estallido de una guerra en Europa que amenaza nuevas víctimas. Todos los países libres y democráticos deben pedir a las Naciones Unidas que creen una comisión de investigación sobre los crímenes de Ucrania contra la población civil del Donbas e impongan un embargo sobre la entrega de todo tipo de armas al régimen ucraniano.

Print Friendly, PDF & Email
A %d blogueros les gusta esto: