Consejo a los ucranianos: no tocar al oso – Entrevista de Mike Whitney a Israel Shamir

 

El oso ruso es un animal pacífico que no se enciende fácilmente. Pero una vez que se le provoca, puede ser mortal.

Entrevista de Mike Whitney a Israel Shamir sobre la situacion Ucraniana – Rusa – OTAN

 18 de abril de 2021

*

Pregunta 1- Durante los últimos 4 años, los líderes demócratas han culpado a Rusia por la supuesta intromisión en las elecciones de 2016. Ahora los demócratas -que controlan las tres ramas del gobierno- tienen el poder de reajustar la política exterior de Estados Unidos y adoptar un enfoque más hostil hacia Moscú. Pero, ¿lo harán?

En la actualidad, hay unos 40,000 soldados de Estados Unidos y la OTAN concentrados a lo largo de la frontera rusa realizando ejercicios militares, mientras que decenas de tanques rusos, artillería y unos 85,000 soldados rusos se encuentran ahora a unas 25 millas de la frontera oriental de Ucrania. Ambos ejércitos están en alerta y preparados para cualquier provocación repentina. Si el ejército ucraniano invade la región de habla rusa de Ucrania (el Donbás), es probable que Moscú responda.

Así que, ¿habrá una conflagración en Ucrania esta primavera y, si es así, cómo responderá Putin? ¿Limitará el alcance de su campaña al Donbás o seguirá avanzando hacia Kiev?

Israel Shamir– Si el ejército ruso cruza la frontera ucraniana, no se detendrá en el Donbás. La guerra será breve y Ucrania se dividirá en pedazos. Pero, ¿ocurrirá?

El animal tótem de Rusia, el Oso, es un animal fuerte y pacífico que no se enfurece fácilmente, pero una vez que se le provoca, es imparable. Los gobernantes rusos, tradicionalmente, han encajado típicamente en esta imagen. No eran aventureros, sino sensatos y prudentes. Putin, quien es la quintaesencia del gobernante ruso, es reacio al riesgo. No iniciará una guerra que nunca quiso empezar, pero actuará con decisión si es necesario. Pensemos en 2014, tras el golpe de Estado en Ucrania: el presidente legítimo de Ucrania, Yanukovich, acudió a Rusia y pidió a Putin que le ayudara a recuperar el poder. En ese momento, el ejército ucraniano era débil y Rusia podría haber retomado fácilmente el país sin enfrentarse a una resistencia significativa. Pero, sorprendentemente, Putin no dio la orden de tomar Kiev.

Putin es imprevisible. Ordenó la toma de Crimea a pesar del consejo de sus asesores. Fue una decisión inesperada, pero funcionó de maravilla. También golpeó a Georgia en 2008 después de que el presidente Saakashvili invadiera Osetia del Sur[1]. Ésta fue otra maniobra inesperada que tuvo más éxito de lo que nadie podría haberse imaginado. Si los ucranianos intentan retomar el Donbás, el ejército ruso les dará una gran paliza y continuará hacia Kiev. La presencia de las tropas de la OTAN no disuadirá a Putin.

En cuanto a los demócratas, pueden presionar a Kiev para que ataque, pero acabarán perdiendo Ucrania en el proceso. Si de lo que se trata es de envenenar las relaciones entre Rusia y Europa, pueden intentarlo, pero si creen que la guerra ruso-ucraniana se va a prolongar, se equivocan. Y si creen que Putin no va a defender el Donbás, han cometido un grave error de cálculo.

La reciente llamada telefónica de Biden a Putin sugiere que la administración US ha decidido no lanzar una guerra después de todo. La noticia no confirmada de que dos buques estadounidenses se han alejado del Mar Negro encaja con esta valoración. Sin embargo, no podemos estar seguros de esto ya que el Kremlin se negó a aceptar la oferta de Biden para una reunión. La respuesta del Kremlin fue un gélido “estudiaremos la propuesta”. Los rusos creen que la propuesta de una  cumbre podría ser un truco destinado a ganar tiempo para reforzar la posición de Biden. En resumen: no podemos saber con certeza cómo se desarrollarán las cosas en el futuro.

*

Pregunta 2- Me cuesta entender qué espera ganar la administración Biden provocando una guerra en Ucrania. Tomar el Donbás obligará al gobierno a imponer una costosa ocupación militar a largo plazo que será ferozmente resistida por la gente de habla rusa que vive en la zona. ¿Cómo beneficia eso a Washington?

No creo que lo haga. Creo que el verdadero objetivo es provocar a Putin para que reaccione de forma exagerada, demostrando así que Rusia representa una amenaza para toda Europa. La única manera en que Washington puede persuadir a sus aliados de la Unión Europea de que no deben participar en transacciones comerciales críticas (como el Nordstream[2]) con Moscú, es si pueden demostrar que Rusia es una “amenaza externa” para su seguridad colectiva.

¿Está usted de acuerdo con esto o cree que Washington tiene algo que ganar lanzando una guerra en Ucrania?

Israel Shamir– ¿Qué quiere decir con “reaccionar de forma exagerada”? Putin no está amenazando con bombardear Washington o tomar Bruselas o asaltar Varsovia. Para él, resolver el problema de Ucrania en esta ocasión sería totalmente razonable.

Cuando el régimen de Kiev comenzó a prepararse para la guerra hace unos meses, pensaron que sería una repetición de la guerra de 2015, en la que atacarían al Donbás, el Donbás sufriría pérdidas y luego el ejército ruso intervendría para evitar su derrota. Lo veían como una guerra limitada con una buena oportunidad de recuperar el Donbás. Pero Moscú ha indicado que responderán a cualquier agresión no provocada utilizando toda su fuerza, aplastando así al Estado ucraniano. En otras palabras, el ejército ruso no se detendrá en el Donbás, sino que avanzará hacia las fronteras occidentales de Ucrania hasta liberar todo el país.

¿Es eso “reaccionar de forma exagerada”?

Definitivamente no. El pueblo de Ucrania se salvaría del régimen nacionalista y antirruso, y el pueblo de Rusia se salvaría de una base de la OTAN en su flanco occidental. Esperemos que la UE lo entienda. En cuanto a EE.UU., los rusos ya han tomado una decisión: EE.UU. es un enemigo. Se ha producido un cambio tectónico en Rusia, y ese cambio es el resultado del cansancio de Rusia con los asaltos por procuración de Estados Unidos.

A Estados Unidos le gustaría que el Donbás se reintegrara en el Estado ucraniano porque entonces sería alabado como “poderoso defensor de un país de Europa del Este contra Rusia”. Pero entonces Rusia tendría una guerra permanente de baja intensidad en su frontera. De cualquier manera, las relaciones de Rusia con Europa se envenenarían y la UE probablemente acabaría comprando el caro gas licuado de Estados Unidos en lugar del mucho más barato gas ruso.

La decisión de Rusia de lanzar un ataque en toda regla contra Ucrania hace que todo el plan sea irrelevante. Putin no permitirá que esto ocurra.

Los ucranianos son gente flexible. En la actualidad, se someten a la narrativa nacionalista antirrusa, pero si viniera el ejército ruso, los ucranianos recordarían rápidamente que fueron cofundadores de la URSS, hermanos de los rusos, y se sacudirían el infernal dominio nacionalista. Los ucranianos son gente maravillosa, pero se adaptan fácilmente a los nuevos gobernantes, ya sea la Wehrmacht[3] alemana, los terratenientes polacos, los nacionalistas de Petliura o los comunistas. También se adaptarían a una asociación con Rusia. Del mismo modo, los rusos abrazarían a los ucranianos como lo hicieron en 1920 y en 1945.

 *

Pregunta 3- El ejército ruso no tendría muchos problemas para capturar la capital, pero mantener Kiev podría ser un asunto totalmente diferente. Supongamos que las tropas rusas se despliegan en Kiev para mantener la paz mientras se establece un gobierno provisional en el período previo a las elecciones libres. ¿Cuál sería la respuesta de Estados Unidos? ¿Cuál sería la respuesta de la OTAN? ¿Cómo se presentaría esta maniobra en los medios de comunicación occidentales? ¿Se presentaría como una “liberación” o como una “ocupación de una despiadada potencia imperial”? ¿Ayudaría o perjudicaría a las relaciones de Moscú con sus socios de todo el mundo y, en particular, con Alemania, donde el Nordstream sigue en construcción?

¿Y no impulsaría este escenario a las agencias de inteligencia estadounidenses a armar, entrenar y financiar a grupos dispares de extremistas de derecha que llevarían a cabo una insurgencia prolongada contra las tropas rusas en Kiev? ¿Cómo puede beneficiar eso a Rusia? ¿Por qué Putin se pondría en la misma situación en la que se puso EE.UU. en Afganistán, donde una milicia mal armada y desorganizada ha hecho imposible la gobernabilidad, obligando a EE.UU. a hacer las maletas y marcharse 20 años después? ¿Es eso lo que quiere Putin?

Israel Shamir– La comparación con Afganistán es absurda. Ucrania es una parte de Rusia que se independizó en el momento en que la Unión Soviética se derrumbó. Los ucranianos son una especie de rusos. Tienen la misma religión, la misma lengua, la misma cultura y la misma historia. Sí, la CIA intentó armar a la insurgencia ucraniana después de la Segunda Guerra Mundial, pero con poco éxito. Se podría comparar la toma de Kiev con la toma de Atlanta por Sherman.

La independencia y la separación de Ucrania probablemente no puedan revertirse de inmediato, pero en lugar de un gran Estado difícil de manejar, Ucrania podría transformarse en unas cuantas unidades independientes coherentes. Es probable que la Ucrania occidental se una a Polonia como Estado independiente o semiindependiente. El este y el sur de Ucrania podrían convertirse en semi-independientes bajo el paraguas de Rusia, o unirse a la Federación Rusa. Y la Ucrania histórica alrededor de Poltava podría intentar seguir su propio camino. Creo que los ucranianos estarían encantados de reunirse con su Estado madre, o al menos de hacerse amigos de Moscú. No habrá necesidad de desplegar tropas rusas en Kiev ni en ningún otro lugar. Hay suficientes ucranianos para gobernar y controlar la situación y hacer frente a los nacionalistas radicales que queden.

¿Cuál sería la respuesta de Estados Unidos y la OTAN? ¿Cómo se presentaría esta maniobra en los medios de comunicación occidentales? Probablemente igual que su respuesta a la toma de Crimea. Estarán enfadados, descontentos, furiosos. El problema es que ya lo están. Ya han impuesto sanciones a Rusia y han reinstalado el Telón de Acero. Ya han hecho todo lo que hace falta para una confrontación militar. Rusia está tan enfadada por todo eso, que ya no le importa otra tanda de sanciones.

Estoy seguro de que Rusia no iniciará una guerra en Ucrania, pero si Kiev lo hace, el ejército ruso derrocará el régimen al igual que Estados Unidos derrocó regímenes en Afganistán, Irak y en muchos otros Estados. Además, cualquier intento de establecer bases militares de EE.UU. o de la OTAN en Ucrania se considerará sin duda un casus belli.

Los rusos piensan que una gran guerra es inevitable, así que probablemente sea mejor tener a Ucrania bajo el control de Moscú antes de que esa guerra estalle. Estados Unidos es un enemigo; esa es la sensación en Rusia. Si Estados Unidos quiere cambiar esa percepción, debe actuar rápidamente.

*

Pregunta 4: ¿Está Washington realmente interesado en Ucrania o es sólo un terreno de juego para su guerra contra Rusia?

Israel Shamir– A Washington le gustaría iniciar una guerra de baja intensidad entre Ucrania y Rusia, una guerra de larga duración que agotaría los recursos rusos y debilitaría a las tropas rusas; una guerra que desviaría la atención de Rusia de otros puntos calientes, como en Siria o Libia. Así es como Estados Unidos está sentando las bases para una confrontación aún mayor con Rusia en el futuro.

Putin ha aceptado la desintegración de la URSS. No intenta reconstruir el imperio soviético ni está especialmente interesado en Ucrania. Dos veces permitió que los enemigos de Rusia se llevaran a Ucrania: en 2004 y en 2014. Ha demostrado que prefiere tener lo menos posible que ver con Ucrania. Al ser abogado de formación, Putin tiene una mente jurídica. Pensó que los Tratados de Minsk eran una solución suficientemente buena para todos los implicados (los Tratados de Minsk “federalizarían” a Ucrania). No esperaba que Kiev se limitara a ignorar los tratados, pero eso es lo que ocurrió. Ahora está entre la espada y la pared. No está dispuesto a anexionarse ninguna parte de Ucrania, pero podría verse obligado a hacerlo tarde o temprano.

En las últimas semanas, las relaciones entre Estados Unidos y Rusia se han deteriorado considerablemente. Rusia está profundamente ofendida por los últimos acontecimientos y no volverá a “hacer las cosas como siempre”. Hemos entrado en aguas inexploradas y no hay forma de predecir lo que sucederá a continuación.

*

Pregunta 5- Nadie en Estados Unidos se beneficia de un conflicto con Rusia, de hecho, un enfrentamiento militar con Moscú supone una amenaza grave y, quizás, existencial para rusos y estadounidenses por igual. Sin embargo, la carrera hacia la guerra continúa a buen ritmo, principalmente porque el ejército estadounidense -con todos sus millones de soldados y armamento de alta tecnología- está en manos de una política exterior que está decidida a controlar los vastos recursos y el potencial de crecimiento de Asia Central, a pesar de las bajas y la destrucción que sin duda causará esa estrategia.

El mayor obstáculo para este plan es Rusia, razón por la cual -desde el colapso de la Unión Soviética- Estados Unidos y la OTAN han hecho todo lo posible por cercar a Rusia, desplegar emplazamientos de misiles en sus fronteras, realizar ejercicios militares hostiles en su perímetro y armar y entrenar a extremistas islámicos para que luchen en sus provincias (como en el caso de Chechenia). Ahora que Joe Biden ha sido elegido presidente, yo esperaría que las hostilidades hacia Rusia se intensificaran rápidamente tanto en Ucrania como en Siria. Biden ya ha demostrado que hará todo lo que le diga el “Borg” de la política exterior, lo que significa que la guerra con Rusia podría ser inevitable.

¿Está usted de acuerdo o no con este análisis?

Israel Shamir– Hay fuerzas que quieren controlar y dirigir la humanidad. Estas fuerzas utilizan a los EE.UU. como su ejecutor. La parte de las élites estadounidenses relacionada con Trump quiere que Estados Unidos sea el principal beneficiario de este proceso. La parte de las élites estadounidenses relacionada con Biden está más orientada al globalismo. Rusia está dispuesta a plegarse a algunas de sus exigencias (vacunación, clima) para evitar un enfrentamiento final. Por otro lado, no sabemos del todo qué quieren realmente estas élites globales. ¿Y por qué esa sensación de urgencia? ¿Por qué la falta de preocupación por el pueblo estadounidense o los rusos o los europeos? ¿Quizás el Foro de Davos sea el nuevo centro de poder y simplemente están molestos por la desobediencia de Putin?

Lo que podemos decir con certeza es que los imperialistas siempre buscan la hegemonía mundial. Una Rusia independiente representa un desafío a ese plan. ¿Quizás las élites occidentales piensan que pueden hacer que Rusia cumpla plenamente con su plan mediante la política de riesgo y la amenaza de guerra? ¿Quizás lo que estamos viendo en Ucrania sea un intento de intimidar a Rusia para que obedezca? El peligro es que lleven las cosas demasiado lejos y comiencen una guerra que no puedan gestionar ni contener.

Putin recuerda el destino de Saddam y Gadafi. No va a tirar la toalla ni a retroceder. No va a rendirse ni a ceder.

A mis lectores estadounidenses les diría que Estados Unidos es muy fuerte y que su pueblo puede tener una vida maravillosa incluso sin hegemonía mundial, de hecho, la hegemonía no les interesa en absoluto. Lo que deberían buscar es una política nacionalista fuerte que se preocupe por el pueblo estadounidense y evite las guerras extranjeras inútiles.

Entrevista de Mike Whitney a Israel Shamir

 18 de abril de 2021

*

Biografía– Israel Shamir es un escritor sobre asuntos internacionales, un pensador político radical y un erudito de la Biblia y el judaísmo. Sus comentarios sobre la actualidad se publican en The Unz Review, y en sus propios sitios www.israelshamir.net y www.israelshamir.com. Sus libros Galilee Flowers, Cabbala of Power, Masters of Discourse están disponibles en Amazon… Shamir fue disidente en la URSS y en Israel, donde reclamó plenos derechos para los palestinos. También es un disidente global que pide el desmantelamiento del Nuevo Orden Mundial y del Imperio Americano.

 

 

Traducción: Daniel Osuna para Red Internacional

Contacto del autor Israel Shamir: adam@israelshamir.net

Articulo original

 

*

 

NOTAS

[1] Nota del Traductor: provincia separatista de Georgia que, junto con Abjasia, reivindican su soberanía respecto de Georgia.

[2] Nota del Traductor: gasoducto en construcción que transportará gas de Rusia a Alemania, pasando por el Mar Báltico.

[3] Nota del Traductor: nombre de las fuerzas armadas de la Alemania nazi.

Print Friendly, PDF & Email

You may also like...