Israel ha perdido la iniciativa – por María Poumier

 

Este año se han asestado muchos golpes duros al torcido y despectivo Israel:

– La Corte Internacional de Derechos Humanos acuerda procesar al país por sus crímenes cometidos desde 2014 en los territorios ocupados y en Gaza . Como publica el blog de Mediapart, “admitámoslo: por primera vez desde el desmembramiento del Imperio Otomano los palestinos podrán hacer oír su voz en un tribunal penal”.

– La campaña internacional de BDS (Boycot, Desinversión y Sanciones”) continúa con cierto éxito, al menos en los medios de comunicación. Los grandes objetivos son Carterpillar y JCB, que suministran las excavadoras utilizadas para arrasar las viviendas palestinas. Y la cementera francesa Lafarge ha sido una de las principales contribuyentes al terrorismo aplaudido por Israel en Siria, esto se sabe y reconoce desde 2018.  Es una campaña de base, que rebota en el Consejo de Europa, aunque M Macron, bribón si los hay, está haciendo todo lo posible para detenerla judicialmente, con la ayuda de su supuestamente izquierdista ministro de Justicia Dupont Moretti.

– “Apartheid israelí” se ha convertido en un término común en el propio Israel, validado por la autoridad del alto periodista Gideon Levy. Y el diario Haaretz, en su versión digital y en su blog, sorprende por el creciente vigor de su revisionismo crítico contra algunos dogmas de Israel.

– Israel sigue siendo el único país del mundo que ha legalizado la tortura. Y no duda en disparar a los niños palestinos, como a Said Youssef Oudeh, de 16 años, el “Pelé palestino”, cerca de Nablus, el 5 de mayo, un nuevo héroe que recuerda al pequeño mártir Faris Odeh, que lanzó una piedra contra un tanque en 2000, inmortalizado por su famosa foto, y que luego recibió un disparo por la espalda el 8 de noviembre de 2000. Tenía catorce años.

Tras el plan de paz de Trump y los Acuerdos de Abraham, toda esperanza de un Estado palestino independiente ha desaparecido, y si bien siguen cayendo cohetes sobre ciudades israelíes, a menudo disparados desde Gaza, es difícil ver cómo los palestinos podrían volver a tomar la iniciativa en los ataques contra el Estado judío.

Pero el efecto boomerang, tras 73 años de crímenes y abusos sistemáticos por parte de los invasores occidentales ilegítimos, está en marcha, y se está haciendo muy visible.

Europa está descubriendo la urgencia de defender a sus propios pueblos autóctonos, porque está sometida a oleadas migratorias: los “palestinos” de nuestro país no son los árabes o los musulmanes, sino los habitantes milenarios de nuestras tierras. Esta Europa no ignora que es el Israel global el que está impulsando el debilitamiento de nuestros países a través del caos social y una guerra civil latente. En las manifestaciones de los Chalecos Amarillos, las banderas palestinas tienen su lugar. El nacionalismo israelí, que quiere seguir haciendo de cada judío un agente “sayan” del Mossad, y secuestrar tanto los cerebros europeos como los secretos industriales de nuestros países, se encuentra así con un espejo que le devuelve la imagen de sus manos sucias, en el tarro de mermelada que creía sin fondo del “haz lo que yo te diga, no digas lo que yo hago, y sobre todo no hagas lo que yo haga”…

El presidente Trump estaba alentando a Israel en sus fantasías de omnipotencia, especialmente con el sueño de una gran expulsión de los palestinos en Jordania y la anexión de todos los territorios hasta el río Jordán, con pleno apoyo de Estados Unidos. Y los países árabes debían pagar 25.000 millones para silenciar a la población palestina declarada disuelta, su expolio completado, la cuestión del derecho al retorno abolida, las leyes para ampliar la propiedad judía de la tierra reforzadas. Pero todo esto está ahora bloqueado.

El nuevo presidente Biden se ve obligado, en el plano interno y en el propagandístico, a adoptar la postura contraria a la de su predecesor, hasta el punto de que ciertos órganos judíos lo declaran dispuesto a alentar solapadamente, incluso con armas, una nueva intifada, en nombre de los derechos humanos. En todo caso, promete 235 millones de dólares al año en ayuda a los palestinos, un subsidio que Trump había recortado.

La trampa que se está cerrando sobre la clase dirigente israelí es una trampa judía: los judíos que pretenden establecer un poder mundial único son los que ahora ven al Estado judío como un obstáculo para la normalización del mundo en beneficio de la tecnocracia estadounidense. Son las ONG financiadas por George Soros las que presionan a los europeos para que lleven a Israel ante el TIDH.

Netanyahu y sus sucesores se encuentran en la posición de candidatos al estatus de vasallos con Rusia, buscando un protector más fiable que Estados Unidos. Pero Putin necesita mantener el control sobre Siria, y reforzar sus lazos con Irán, frente a la agresión de Estados Unidos, que combina sanciones económicas y un cerco militar. Así, el Israel conquistador es sustituido por un Estado mendigo, rodeado a su vez, aunque todavía se permita operaciones aéreas sobre Siria. Los chinos aplauden los acuerdos de cooperación que se han construido pacientemente con el Estado judío durante al menos diez años. Pero ahora China ha firmado acuerdos militares con Irán. Las operaciones navales israelíes contra Irán son lamentables. Y en una sardónica ironía, fue el sabotaje por parte de buzos israelíes de un gran y viejo carguero libio que transportaba petróleo iraní a Siria lo que provocó que la costa israelí quedara inundada por una “marea negra”, un vertido de petróleo el 21 de febrero. Y hay muchos más detalles recogidos aquí por Israel Shamir.

Existe el rumor en Rusia de que los laboratorios israelíes se hicieron con el Covid 19, cuando sólo hacía estragos en China, y lo extendieron a Irán, apuntando a los dirigentes con cierto éxito. La biotecnología israelí cultiva tanto la fabricación de niños artificiales destinados a compensar la esterilidad galopante de la población judía, como la experimentación de armas de bioterrorismo, ya en gran parte en África, desde los trabajos del Dr. Wouther Basson, en los años 80, y el desarrollo de vacunas que no sólo provocan la aparición de enfermedades donde no existían, sino que disminuyen enormemente la fertilidad de las mujeres. Esta es una de las vías que se están explorando: “No es de conocimiento general que Israel es uno de los países líderes en el campo de la guerra bacteriológica. El Instituto de Investigación Biológica Ness Ziona desarrolla bacterias y virus mortales; en algunos casos, su eficacia se ha probado en palestinos. No sabemos cómo ni dónde surgió el Covid; pero el primer país afectado por el Covid (tras el brote de Wuhan, China) fue Irán, donde los miembros del gobierno enfermaron al mismo tiempo, con una cepa especialmente dura y mortal”. [1]

El Día de al Quds fue instituido por el Imán Jomeini en 1979. En 1982, el gran Israel Shahak dio a conocer el plan Oded Yinon, para debilitar e incluso destruir a todos los países vecinos de Israel. La destrucción de Líbano, Siria, Irak, Yemen e Irán, el objetivo central, parecía al alcance de la mano tras la derrota árabe de 1973. Todo esto se concretó primero con la destrucción de Irak, luego se amplió y financió con el Plan para un Nuevo Siglo de Estados Unidos y, finalmente, con la Doctrina Cebrowski, que apunta aún más allá de Oriente Medio.

Pero todo esto se está poniendo en veremos, ahora. Israel está haciendo todas las provocaciones posibles para obligar a Estados Unidos a entrar en guerra con Irán, pero no lo está consiguiendo, el presidente Biden está presionando en cambio, como su predecesor Obama, para que se normalicen las relaciones con Irán, por temor a que Irán se incline aún más francamente hacia Rusia y China. Pero ya el eje de la resistencia, aunque ha perdido el apoyo de los gobiernos árabes, se apoya en los colosos rusos y chinos, que son mucho más eficaces.

Los israelíes no dejan de atacar a Irán, asesinando sistemáticamente a sus científicos y destruyendo sus centros de investigación nuclear: este año, Israel se ha alegrado del ataque en el que pereció Mohsen Fakhrizadeh el 27 de noviembre de 2020, del torpedeo del petrolero Saviz en el Mar Rojo el 7 de abril y de las explosiones en el centro nuclear de Natanz el 12 de abril.

Pero este año, por primera vez, el 21 de abril, no se pudo proteger de un misil disparado desde Siria. El sitio de la fábrica de misiles Tomer, y la sede del Mossad, fueron atacados. Y los israelíes saben ahora que su cúpula de hierro y otros sistemas de defensa antiaérea ya no les protegen ni a ellos ni a sus instalaciones supuestamente secretas, porque “el sistema de defensa antimisiles Patriot, de fabricación estadounidense, no logró detener el misil entrante”. La agencia de noticias rusa informó de que “los dispositivos electrónicos rusos con base en Siria habían interferido en el sistema de defensa antimisiles israelí en 12 distritos, lo que permitió que el misil llegara a Dimona. Esta fue una respuesta rusa a las violaciones israelíes de nuestros acuerdos sobre Siria”, añadió la agencia. Mientras que Irán, ahora seguro del escudo nuclear chino, está dispuesto a volver a los acuerdos del JCPOA que le permiten desarrollar su industria nuclear civil sin más riesgo de agotar sus recursos en la construcción de bombas nucleares, por lo menos en un futuro inmediato.

Frente a la epidemia de Covid 19, Irán va por delante en su investigación, desarrollando sus propias terapias y comprando vacunas chinas y rusas. Al mismo tiempo, Israel, que lo ha apostado todo a los acuerdos mafiosos con los laboratorios Pfizer, demandados desde hace tiempo por poner en peligro la vida de los demás con sus peligrosos experimentos, está experimentando estadísticas catastróficas sobre los llamados efectos secundarios de su política de vacunación masiva, especialmente con los efectos esterilizantes de las inyecciones de productos modificadores del ARN: las mujeres están dando a luz a niños que mueren inmediatamente, y los niños y hombres jóvenes se ven repentinamente abatidos por la inflamación del corazón. Oficialmente, todo va bien en el país insignia de “Occidente”… por ahora.

Se dice que los nativos de América, sistemáticamente exterminados por la puritana colonización anglosajona, ya se han vengado, desde el más allá, ofreciéndonos el tabaco que da lugar al cáncer de pulmón para todos. Y que sus hermanos de la América católica, diezmados en proporciones mucho menores, prosiguen su revancha, no sólo en el plano de la reconquista demográfica, sino también con su arma biológica específica, la producción y exportación de cocaína, que hace perder toda lucidez a los gobernantes de Occidente.

El Extremo Oriente, y especialmente Afganistán, se está vengando a su vez con la exportación de opio, mientras que para el Magreb es el adictivo hachís el que está volviendo estúpida a la juventud occidental, y encadenada a su pasión, el consumo que la está envenenando. Pues sí, la reacción contra todas las civilizaciones usurpadoras está golpeando fuerte y profundamente.

Los occidentales que admiraron la política exterior de Donald Trump quisieron ver con él el modelo jacksoniano en acción, y confiaron en él para pacificar Oriente Medio. Sin embargo, el presidente Jackson había hecho grandes campañas para exterminar a los indios. Los indios, una vez considerablemente debilitados y reducidos en número, recibieron ciertamente algunos derechos en su país, pero aún están lejos de haber recuperado la soberanía sobre su territorio, a menos que se considere que los mexicanos católicos son los herederos legítimos de los nativos, lo que no carece de sentido.

Desde este año, el Estado judío se sabe condenado a superar su separatismo visceral y el cinismo sin límites de sus fundadores; Los palestinos, manteniendo su superioridad demográfica, y no pudiendo ser sometidos a las armas biológicas israelíes, pues por lo  general no respetan la etnia de unos y otros, y además habiendo cedido muy poco al chantaje de las vacunas covídicas, como lo hacen en general los países pobres, están viendo así aumentar su resistencia fisiológica, y su capacidad de reproducción, física y espiritual, en contraste con sus opresores. Algún día tendrán los mismos derechos en un solo Estado, una consecuencia inevitable de la fusión cultural que se está produciendo de forma lenta pero segura, y de la presión combinada de Estados Unidos y Rusia sobre los dirigentes israelíes, en registros complementarios.

Israel sabe que ha perdido su capacidad de iniciativa, frente a los palestinos, frente a Irán, pero también mucho más allá. El Estado de los judíos está desgarrado por las rivalidades, impotente. Les toca hoy a las grandes potencias, a las muy grandes (Bill Gates, Pierre Omidyar el iraní creador de eBay, Google etc…), y a las potencias medianas (¿Turquía?) chantajearlo. Y son todos los dogmas mentirosos del Estado canalla en jefe los que se ven socavados.

Tenemos muy pocas fotos del Imam Jomeini sonriendo. Todo lo contrario con las fotos de su gran discípulo, el general al-Qassem Soleimani: podía mostrar su alegría por asestar golpes eficaces al sionismo depredador y al imperialismo occidental, su sonrisa proclamaba el triunfo del espíritu. Tras su asesinato, sus esfuerzos por reconciliar a Arabia Saudí con Irán están siendo retomados por otros. El castillo de naipes israelí se derrumbará por sí mismo, como ha anunciado el comandante de Hezbolá, Hassan Nasrallah: en cuanto Estados Unidos deje de apoyar a su colonia sionista de forma unánime, a distancia, se desmoronará por sí mismo. Y el general Soleimani, que salvó al Líbano en 2006, asesoró al presidente Putin y al presidente Bashar al-Assad, y expulsó a Daesh de Irak, continúa su marcha silenciosa, escuchando al pueblo.

1] Mucha gente se pregunta sobre este virus que apuntó a la clase dirigente iraní, especialmente porque los investigadores israelíes estaban asociados al laboratorio de Wuhan, junto con los estadounidenses. Ejemplo: “En todo el mundo, las únicas élites políticas que han sufrido bajas significativas hasta la fecha han sido las de Irán, y murieron en una fase muy temprana, incluso antes de que se produjeran brotes significativos en casi cualquier otro lugar del mundo fuera de China. Así que tenemos a Estados Unidos asesinando a Qassem Soleimani, un alto comandante militar de Irán el 2 de enero de 2020, y luego, unas semanas más tarde, una gran parte de las élites gobernantes de Irán se infectan con un nuevo virus misterioso y mortal, muchos de los cuales morirán rápidamente como resultado. ¿Podría alguna persona racional considerar esto una mera coincidencia?”, escribe Ron Unz, el poderoso periodista de la web (al que Facebook e incluso Google tratan de silenciar).

María Poumier, 9 mayo 2021

 

Articulo Original

Articulo original en espanol: Red Internacional

*

NOTAS

Ver: https://redinternacional.net/2021/04/13/las-elecciones-israelies-son-una-fiesta-aunque-no-para-iran-por-israel-shamir/

 

 

Print Friendly, PDF & Email

You may also like...