Lo que realmente le sucede a Nicaragua, Venezuela y Ecuador – por Peter Koenig

peter koenig

Las historias sobre corrupción y violencia generadas internamente por el gobierno en relación con la mayoría de los países no alineados abundan en los Medios de Comunicación de Masas (MSM, cifras en inglés). Estas mentiras alimentan el odio. Y el público en general comienza un circuito de rumores maliciosos. Que, a su vez, es asumido por los MSM, de modo que sus mentiras siguen empujando puertas abiertas. Los tambores de guerra comienzan a batir. La población quiere orden, que será  impuesto por extranjeros que quieren sangre y ‘cambio de régimen’. El consenso para la guerra ha dado resultado, una vez más. Y la sangre ya puede fluir. Instigado todo por fuerzas externas, como el NED (National Endowment for Democracy) y USAID, que capacitan y financian a los entes nacionales clandestinamente dentro y fuera del país donde eventualmente tienen que operar. Ellos son requisados ​​por Washington y otras potencias occidentales y actúan para culpar a los gobiernos “no obedientes”, cuyo régimen debe ser cambiado. Constituyen parte de la Quinta Columna.

Una quinta columna es un grupo de personas que socavan el gobierno de un país en apoyo del enemigo. Pueden ser tanto encubiertos como abiertos. El término Quinta Columna proviene de la Guerra Civil Española, cuando en octubre de 1936 el rebelde nacionalista Mola inició el golpe de estado contra el gobierno republicano legítimo. Esto marcó el comienzo de la Guerra Civil Española. El general Mola asedió Madrid con cuatro “columnas” de tropas y afirmó que tenía una “Quinta Columna”, escondiéndose dentro de la ciudad. El término se usó en lo sucesivo para denominar enemigos infiltrados dentro de un gobierno legítimo. Mola, la mente maestra detrás del golpe de estado murió en un accidente aéreo en 1937, y el general Francisco Franco se convirtió en el dictador de España durante los siguientes casi 40 años. Él venció a la resistencia republicana gracias al apoyo aéreo de Hitler y Mussolini.

Ahora, ¿cuál es la verdadera historia detrás de la violencia reagada de Nicaragua y Venezuela, y el nuevo y traicionero gobierno de Moreno en Ecuador?

Veamos Nicaragua: todo comenzó con la Junta de Directores del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) el 16 de abril de 2018, aprobando una reforma de la seguridad social impuesta por el FMI, modificada y luego apoyada por el presidente Ortega. La reforma mantuvo la seguridad social en su nivel actual, pero aumentaría las contribuciones del empleador en un 3,5% a los fondos de pensiones y salud, mientras que solo aumentaría ligeramente las contribuciones de los trabajadores en un 0,75% y transferiría el 5% de la transferencia de efectivo de los pensionistas a su fondo de salud. Estas reformas desencadenaron el intento de golpe iniciado por el lobby empresarial y respaldado por la oligarquía nicaragüense.

Las protestas estudiantiles ya estaban en curso en diferentes ciudades universitarias en relación con las elecciones universitarias. Estas protestas fueron redirigidas contra el gobierno de Ortega con la ayuda de ONGs financiadas por los Estados Unidos y la Iglesia Católica, un aliado de los ricos en la mayor parte de América Latina. Algunos de los estudiantes que participan en la “reorientación” de las protestas fueron llevados a los EE. UU. para ser capacitados por el Freedom House, un asociado de la CIA desde hace mucho tiempo. USAID anunció un adicional de US $ 1.5 millones para construir oposición al gobierno de Ortega. Estos fondos junto con el financiamiento del NED se canalizarán a las ONG para apoyar las protestas contra el gobierno. Para obtener más detalles, consulte también http://www.informationclearinghouse.info/49933.htm.

Resumiendo, en el transcurso de las semanas posteriores al golpe, la violencia aumentó dejando un total de más de 300 muertos a principios de agosto. A pesar de que Ortega revirtió las medidas de pensiones, los disturbios continuaron, ahora exigiendo la renuncia del presidente y vicepresidente, su esposa Rosario Murillo Zambrana. Daniel Ortega, un sandinista y ex líder guerrillero, fue elegido presidente por primera vez en 1985. Está claro que Estados Unidos y las fuerzas oscuras detrás del imperio estaban preparando grupos de la Quinta Columna para intervenir y aprovechar cualquier agitación social en el país para provocar un cambio de régimen. Lo que pudo haberse contenido, con apoyo de Estados Unidos derivó en protestas violentas que finalmente apuntaban al derrocamiento del gobierno de Ortega. Eso pondría a América Central, Honduras, Guatemala, Nicaragua y Panamá en línea con las políticas de Estados Unidos. ¿tendrá éxito Washington?

Sobre Venezuela – A mediados de junio de 2018, tuve el privilegio de ser invitado a Caracas como uno de varios economistas internacionales para participar en una Comisión Asesora Económica Presidencial, para debatir asuntos económicos internos y externos. Sin entrar en detalles sobre las deliberaciones de la comisión, está absolutamente claro quién está detrás de los boicots de alimentos y medicinas (estantes vacíos de los supermercados) y la violencia interna inducida. Es una copia de lo que la CIA bajo el mando de Kissinger hizo en Chile en 1973 que condujo al asesinato del presidente Allende, legítima y democráticamente elegido, y al golpe militar de Pinochet; excepto que Venezuela tiene 19 años de experiencia revolucionaria y acumuló una dura resistencia.

Para entender el contexto ‘Venezuela’, tendremos que mirar la historia del país.

Antes de la elección de Hugo Chávez, totalmente democrática e internacionalmente observada en 1998, Venezuela estuvo gobernada durante al menos 100 años por dictadores y déspotas violentos dirigidos y servidos solo por los Estados Unidos. El país, extremadamente rico en recursos naturales, fue explotado por los oligarcas estadounidenses y venezolanos hasta el punto de que la población de uno de los países latinoamericanos más ricos permaneció pobre en lugar de mejorar su nivel de vida de acuerdo con las riquezas naturales del país. La gente fue literalmente esclavizada por los regímenes controlados por Washington.

Un primer intento de golpe por parte del Comandante Hugo Chávez en 1992 fue oprimido por el gobierno de Carlos Andrés Pérez y Chávez fue enviado a prisión junto con sus cogolpistas. Después de dos años, fue liberado por el gobierno de Rafael Caldera.

Durante el primer mandato de Peréz (1974-1979) y sus predecesores, Venezuela alcanzó un alto crecimiento económico basado en exportaciones petroleras casi exclusivas. Sin embargo, casi nada de este crecimiento se mantuvo en el país y se distribuyó a la gente. La situación era prácticamente la misma que en el Perú actual, que antes de la crisis de 2008 y poco después tuvo tasas de crecimiento fenomenales (entre 5% y 8%), de las cuales el 80% se destinó al 5% de la población de oligarcas e inversores extranjeros, y El 20% debía distribuirse al 95% de la población, y eso en una quilla muy desigual. El resultado fue y es una brecha creciente entre ricos y pobres, aumentando el desempleo y la delincuencia.

Venezuela antes de Chávez, vivía prácticamente en una economía de monocultivo basada en la gasolina. No hubo ningún esfuerzo hacia la diversificación económica. Por el contrario, la diversificación eventualmente podría ayudar a liberar a Venezuela de los colmillos del déspota, ya que Estados Unidos fue el receptor clave del petróleo y otras riquezas de Venezuela. Influenciado por el Consenso de Washington de 1989, Peréz dio un giro drástico en su segundo mandato (1989-1993) hacia reformas neoliberales, es decir, la privatización de los servicios públicos, la reestructuración de los pocos beneficios sociales que los trabajadores habían logrado y la deuda contraída por el FMI y el mundo Banco. Se convirtió en un hijo modelo del neoliberalismo, en detrimento de los venezolanos. Las protestas resultantes bajo el sucesor de Peréz, Rafael Caldera, se volvieron inmanejables. Se convocaron nuevas elecciones y Hugo Chávez ganó en una primera ronda con más del 56%. A pesar de un feo intento de golpe inspirado en Washington (“La revolución no será televisada”, documental de 2003 sobre el intento de golpe de 2002), Hugo Chávez permaneció en el poder hasta su prematura muerte en 2013. El comandante Chávez y su gobierno alcanzaron logros sociales espectaculares para su país.

Washington no va a dejar ir fácilmente, o en absoluto, su intentio de a Venezuela para la nueva Doctrina Monroe, es decir, volver a integrarla en el patio trasero de Washington. Es necesario darse cuenta que este país rico en petróleo, con las reservas de hidrocarburos más grandes del mundo, está a la puerta de las refinerías clave de los Estados Unidos en Texas, a unos 3 o 4 días de distancia de un barco petrolero de Venezuela, en comparación con 40 a 45 días desde el Golfo Pérsico, desde donde EE. UU. actualmente obtiene aproximadamente el 60% de sus importaciones de gasolina. Una enorme diferencia en costos y riesgos, es decir, cada envío tiene que navegar a través del Estrecho de Hormuz controlado por Irán.

Además, otra revolución socialista como la del vecino sureño de Washington, además de Cuba, no es conveniente. Por lo tanto, EE. UU. Y sus fuerzas secretas harán todo lo posible para lograr un cambio de régimen, mediante constantes agresiones económicas, bloqueos, sanciones, boicots a las importaciones y su distribución interna, así como amenazas militares directas. El reciente intento de asesinato del presidente Maduro cae en la misma categoría.

Y no lo olvidemos, el vecino de Venezuela, Colombia, totalmente bajo el control de Washington, acaba de convertirse en un país miembro de la OTAN. Qué absurdo, la Organización del Tratado del Atlántico Norte, estacionada en un país sudamericano. Pero entonces, la OTAN también se encuentra en Afganistán, Siria, en los Balcanes y donde sea necesario luchar en los conflictos instigados por Estados Unidos. Colombia y Venezuela comparten una frontera de alrededor de 2.200 km, de los cuales cerca de 1.500 son difíciles de controlar, la jungla ‘porosa’, desde donde las infiltraciones militares tanto clandestinas como abiertas son relativamente fáciles. También pueden extenderse a otros países de América del Sur. Ya está sucediendo en países con puertas abiertas para el ejército de EE. UU., Como Perú, Brasil, Argentina y Chile.

Hace menos de 5 años, el 80% de la población de América Latina vivía bajo gobiernos de izquierda y democráticamente elegidos. Le tomó a América del Sur unos 20-25 años para liberarse de los colmillos de la Doctrina Monroe. Ahora, en el curso de unos pocos años, la tendencia se ha revertido, a través de la intervención de los Estados Unidos con manipulaciones electorales (Argentina, Ecuador, Chile) y golpes parlamentarios: Brasil, Paraguay, Uruguay. – Venezuela, junto con Bolivia y Cuba, hoy es la última esperanza de los latinoamericanos.

Volviendo al presente: el objetivo de Washington es el “cambio de régimen” con la ayuda de una Quinta Columna fuerte, infiltrada en instituciones financieras clave y todo el apoyo que viene con ella, NED, CIA, etc. Sin embargo, el presidente Maduro tiene un bloque sólido de 6 millones de votantes detrás de él, y está embarcado con total integridad en el camino de la “economía de resistencia”. De hecho, la reciente introducción del Petro respaldado por hidrocarburos, y el nuevo Bolívar respaldado por Petro, recién anunciado, son los primeros pasos en la dirección correcta; un intento de desdolarizar la economía de Venezuela. Otras medidas, como los esfuerzos masivos para convertirse en autónomos en producción de alimentos y productos industriales, a la manera de Rusia, la reconstrucción del sector agrícola y los parques industriales, son medidas para recuperar la soberanía económica.

En Ecuador, el presidente Rafael Correa ha trabajado con Lenin Moreno, que fue su vicepresidente y aliado cercano durante muchos años. Por lo tanto, es un poco extraño que, aparentemente, Correa no supiera que Moreno es un traidor, lo que claramente se ha hecho evidente poco después de asumir el cargo. El apoyo interno de Correa seguía siendo fuerte, a pesar de su declive entre los pueblos indígenas después de sus (forzadas por los EE.UU.) concesiones petroleras de la Amazonía. Aunque muchas personas lo incitaron a cambiar la Constitución y postularse para un tercer mandato, Washington le advirtió que no lo hiciera y, en cambio, promovió a Moreno como su sucesor. Correa sabe lo que significan esas advertencias. Casi fue asesinado en un golpe de policía inspirado en Washington en 2010, ampliamente pensado como vinculado a su intento de abandonar el dólar estadounidense como moneda ecuatoriana y regresar al Sucre; y la memoria de Correa aún es lo suficientemente fresca como para recordar la muerte en un “accidente de avión” de uno de los predecesores, el presidente Roldos, quien cambió las reglas para las corporaciones de hidrocarburos (principalmente estadounidenses) en 1981.

Lo que tiene por delante Ecuador no se ve brillante. Varias reformas inspiradas por el FMI -sí, Ecuador regresó al FMI y al Banco Mundial- podrían revertir los logros sociales logrados bajo el régimen de Correa para los trabajadores y los pueblos indígenas. Además, una violación a la libertad de expresión por parte de Moreno es inminente: anunció hace un tiempo que se cuentan los días de Julian Assange en la Embajada de Ecuador en Londres. Si Assange tiene que abandonar la Embajada, es probable que sea arrestado por la policía del Reino Unido y finalmente entregado a los EE. UU., donde puede esperar un futuro muy incierto, posiblemente violento.

Peter Koenig, 14 agosto 2018

 

Fuente

 

 

*

Peter Koenig es economista y analista geopolítico. También es un especialista en recursos hídricos y medioambiente. Trabajó durante más de 30 años con el Banco Mundial y la Organización Mundial de la Salud en todo el mundo en los ámbitos del medio ambiente y el agua. Da conferencias en universidades de los Estados Unidos, Europa y América del Sur. Escribe regularmente para Global Research; ICH; RT; Sputnik; PressTV; El siglo 21; TeleSUR; El Viñedo de The Saker Blog; y otros sitios de internet. Es autor de ImplosionUn thriller económico sobre guerra, destrucción ambiental y avaricia corporativa – ficción basada en hechos y en 30 años de experiencia del Banco Mundial en todo el mundo. ¡También es coautor de The World Order and Revolution! – Ensayos de la Resistencia.

Print Friendly, PDF & Email
A %d blogueros les gusta esto: