¿Cómo de judía es la guerra contra Rusia? Seamos sinceros sobre quién la promueve? – por Philip Giraldi

Hace cinco años, escribí un artículo titulado «Los judíos de Estados Unidos están conduciendo las guerras de Estados Unidos». Resultó ser el artículo más popular que he escrito nunca y fui recompensado por ello con el despido inmediato de la revista llamada American Conservative, donde había sido un colaborador habitual y muy popular durante catorce años. Abría el artículo con una breve descripción de un encuentro con un simpatizante al que había conocido poco antes en una conferencia contra la guerra. El señor mayor preguntó: «¿Por qué nadie habla nunca con sinceridad del gorila de seiscientos kilos que hay en la sala? Nadie ha mencionado a Israel en esta conferencia y todos sabemos que son los judíos estadounidenses, con todo su dinero y su poder, los que apoyan todas las guerras en Oriente Medio por Netanyahu… ¿No deberíamos empezar a llamarles la atención y no dejar que se salgan con la suya?».

En mi artículo nombré a muchos de los judíos individuales y grupos judíos que habían estado liderando la carga para invadir Irak y también tratar con Irán en el camino. Utilizaron información de inteligencia falsa y mentiras descaradas para hacer su caso y nunca abordaron la cuestión central de cómo esos dos países realmente amenazaban a los Estados Unidos o sus intereses vitales. Y cuando lograron comprometer a Estados Unidos en el fiasco de Irak, hasta donde puedo comprobar, sólo un judío honesto que había participado en el proceso, Philip Zelikow, en un momento de franqueza, admitió que la guerra de Irak, en su opinión, se libró por Israel.

Hubo una considerable connivencia entre el gobierno israelí y los judíos del Pentágono, la Casa Blanca, el Consejo de Seguridad Nacional y el Departamento de Estado tras el 11-S. Bajo el mandato del presidente George W. Bush, el personal de la embajada israelí tenía excepcionalmente libre acceso a la oficina del subsecretario de Defensa Paul Wolfowitz, sin que se le exigiera firmar ni presentar ninguna medida de seguridad. Fue una poderosa indicación del estatus especial del que gozaba Israel con los principales judíos de la Administración Bush. También hay que recordar que la Oficina de Planes Especiales de Doug Feith fue la fuente de la falsa información sobre armas de destrucción masiva utilizada por la Administración para justificar la invasión de Irak, mientras que esa información también fue canalizada directamente al vicepresidente Dick Cheney sin que su jefe de gabinete «Scooter» Libby la sometiera a posibles analistas críticos. Wolfowitz, Feith y Libby eran, por supuesto, judíos, al igual que muchos miembros de su personal, y la relación de Feith con Israel era tan estrecha que, de hecho, era socio de un bufete de abogados que tenía una sucursal en Jerusalén. Feith también formó parte del consejo del Instituto Judío para Asuntos de Seguridad Nacional (JINSA), que se dedica a fomentar la relación entre Estados Unidos e Israel.

Actualmente, los tres principales funcionarios del Departamento de Estado (Tony Blinken, Wendy Sherman y Victoria Nuland) son todos judíos sionistas. El jefe del Departamento de Seguridad Nacional, que está tras la pista de los disidentes «terroristas» nacionales, también es judío, al igual que el Fiscal General y el jefe de gabinete del presidente. A ellos y a su jefe Joe Biden no parece preocuparles que su cliente Ucrania no sea una democracia. El actual gobierno de la nación llegó al poder tras el golpe de Estado de 2014 diseñado por el Departamento de Estado del presidente Barack Obama con un coste estimado de 5.000 millones de dólares. El cambio de régimen llevado a cabo bajo el mandato de Barack Obama fue impulsado por la rusófa del Departamento de Estado, Victoria Nuland, con un poco de ayuda del globalista internacional George Soros. Destituyó al presidente elegido democráticamente, Viktor Yanukovich, que era, por desgracia para él, amigo de Rusia.

Ucrania tiene fama de ser a la vez el país más pobre y más corrupto de Europa, como demuestra la saga de Hunter Biden. El actual presidente Volodymyr Zelensky, que es judío y afirma tener víctimas del holocausto en su árbol genealógico, es un antiguo comediante que ganó las elecciones en 2019. Sustituyó a otro presidente judío, Petro Poroshenko, después de haber sido fuertemente financiado y promovido por otro compañero judío y el oligarca más rico de Ucrania, Ihor Kolomoyskyi, que también es ciudadano israelí y ahora vive en Israel.

Todo parece un déjà vu de nuevo, sobre todo porque muchos de los responsables siguen por aquí, como Nuland, cebando la bomba para ir a la guerra una vez más sin razón. Y a ellos se unen periodistas como Bret Stephens en el New York Times, Wolf Blitzer y Jake Tapper en la CNN, y también Max Boot en el Washington Post, todos los cuales son judíos y se puede contar con ellos para que escriban regularmente artículos condenando y demonizando a Rusia y a su jefe de Estado Vladimir Putin, lo que significa que ya no se trata sólo de Oriente Medio. También se trata de debilitar e incluso provocar un cambio de régimen en la Rusia nuclear, al tiempo que se trazan algunas líneas en la arena para la China también nuclear. Y debo añadir que jugar a juegos de poder con Rusia es mucho más peligroso que patear a Irak.

Para decirlo sin rodeos, muchos judíos del gobierno y de los medios de comunicación de Estados Unidos odian a Rusia, a pesar de que se beneficiaron sustancialmente como grupo en virtud de su papel preeminente en el saqueo de la antigua Unión Soviética bajo Boris Yeltsin y siguen estando entre los oligarcas rusos más prominentes. Muchos de los multimillonarios oligarcas, como Boris Berezovsky, se autoexiliaron cuando Vladimir Putin obtuvo el poder y comenzó a tomar medidas enérgicas contra su evasión fiscal y otras actividades ilegales. Muchos se trasladaron a Europa Occidental, donde algunos compraron equipos de fútbol, mientras que otros se fueron al sur y obtuvieron la ciudadanía israelí. Sus quejas actuales reflejan en cierto modo la demanda de su tribu de un victimismo perpetuo y la deferencia más el perdón de todos los pecados que conlleva, con las historias autopromocionadas de persecución que se remontan a los días de los zares, llenas de alegaciones sobre pogromos y cosacos que llegan por la noche, historias que rivalizan con muchas de las invenciones del holocausto en cuanto a su falta de credibilidad.

A muchos judíos, sobre todo a los más jóvenes, les resulta difícil apoyar al Israel del apartheid y las constantes guerras que inician y libran sin ninguna razón especialmente creíble tanto el partido demócrata como el republicano cuando están en el poder, lo cual es bueno. Pero el poder judío en Washington y en todo EE.UU. es difícil de ignorar y son precisamente esos grupos e individuos judíos que han sido empoderados a través de su riqueza y conexiones los que han sido los principales belicistas más ruidosos cuando se trata de Oriente Medio y de Rusia.

Sin embargo, es interesante que se esté produciendo una reacción. El grupo judío por la paz Tikkun ha publicado recientemente un artículo devastador de Jeffrey Sachs sobre los judíos que han estado agitando la guerra. Se titula «Ucrania es el último desastre neoconservador» y describe cómo «la guerra en Ucrania es la culminación de un proyecto de 30 años del movimiento neoconservador estadounidense. La Administración Biden está repleta de los mismos neoconservadores que defendieron las guerras de Estados Unidos en Serbia (1999), Afganistán (2001), Irak (2003), Siria (2011), Libia (2011), y que tanto hicieron para provocar la invasión rusa de Ucrania. El historial de los neoconservadores es un desastre sin paliativos, pero Biden ha dotado a su equipo de neoconservadores. Como resultado, Biden está dirigiendo a Ucrania, a Estados Unidos y a la Unión Europea hacia otra debacle geopolítica…».

Tikkun explica cómo «El movimiento neocon surgió en la década de 1970 en torno a un grupo de intelectuales públicos, varios de los cuales estaban influenciados por el politólogo de la Universidad de Chicago Leo Strauss y el clasicista de la Universidad de Yale Donald Kagan. Entre los líderes neoconservadores estaban Norman Podhoretz, Irving Kristol, Paul Wolfowitz, Robert Kagan (hijo de Donald), Frederick Kagan (hijo de Donald), Victoria Nuland (esposa de Robert), Elliott Abrams y Kimberley Allen Kagan (esposa de Frederick)». Cabe añadir que Kimberley Kagan dirige el Instituto para el Estudio de la Guerra, que se cita a menudo en la cobertura de los medios de comunicación e incluso en el Congreso para explicar por qué debemos luchar contra Rusia.

Hace tiempo que muchos reconocen que una particular antipatía dirigida contra Rusia impregna la llamada visión neoconservadora del mundo. Los neoconservadores están enormemente sobrerrepresentados en los niveles más altos del gobierno y, como se ha señalado anteriormente, varios de ellos dirigen el Departamento de Estado, al tiempo que ocupan puestos de alto nivel en otras partes de la Administración Biden, así como en los grupos de reflexión sobre política exterior, incluido Richard Haass en el influyente Consejo de Relaciones Exteriores. Del mismo modo, los medios de comunicación, las fundaciones y las redes sociales estadounidenses y occidentales, intensamente rusófobos, son desproporcionadamente judíos en cuanto a su propiedad y personal.

Y más allá de eso, Ucrania es hasta cierto punto un lugar muy identificado con los judíos. Los medios de comunicación judíos de Estados Unidos y de otros países se deshacen en elogios hacia Zelensky, refiriéndose a él como un auténtico «héroe judío», un macabeo moderno que resiste la opresión, un David contra Goliat. Se venden camisetas con su imagen en las que se lee «Resistiendo a los tiranos desde el Faraón», mientras que la comunidad judía de Nueva York, mayoritariamente ortodoxa, ya ha recaudado millones de dólares para la ayuda a Ucrania.

La Agencia Telegráfica Judía informa de que un «estudio demográfico de 2020 estimó que, además de un «núcleo» de población de 43.000 judíos, unos 200.000 ucranianos son técnicamente elegibles para la ciudadanía israelí, lo que significa que tienen una ascendencia judía identificable. El Congreso Judío Europeo dice que esa cifra podría llegar a 400.000». Si esto es cierto, se trata de una de las mayores comunidades judías del mundo, que incluye al menos 8.000 israelíes, muchos de los cuales han regresado a Israel.
Dado que las negociaciones entre EE.UU. y Rusia que condujeron a los actuales combates fueron claramente diseñadas para fracasar por la Administración Biden, uno tiene que preguntarse si esta guerra contra Rusia es en gran medida un producto de un odio étnico-religioso de larga duración, junto con la creencia en la necesidad de un fuerte ejército estadounidense aplicado según sea necesario para dominar el mundo y, por lo tanto, proteger a Israel. Los neoconservadores son los más visibles, pero igualmente tóxicos son los judíos que preferirían describirse a sí mismos como neoliberales o intervencionistas liberales, es decir, liberales que promueven un papel de liderazgo estadounidense fuerte y asertivo para apoyar los eslóganes básicamente falsos de «democracia» y «libertad». Tanto los neoconservadores como los neoliberales apoyan inevitablemente las mismas políticas, por lo que tienen cubiertos ambos extremos del espectro político, especialmente en lo que respecta a Oriente Medio y contra Rusia. Actualmente dominan el pensamiento de la política exterior de los dos principales partidos políticos, además de ejercer el control sobre los medios de comunicación y la cobertura de la industria del entretenimiento de los temas que les conciernen, dejando en gran medida al público estadounidense con sólo su punto de vista a considerar.

Hay muchas otras pruebas de que prominentes judíos, tanto dentro como fuera de la Administración, han estado agitando las cosas contra Rusia con un éxito considerable, ya que el presidente Biden ha declarado ahora, de manera insensata, que su Administración está comprometida en «una gran batalla por la libertad. Una batalla entre la democracia y la autocracia. Entre la libertad y la represión». Ha confirmado que Estados Unidos está en la guerra de Ucrania contra Rusia hasta que «ganemos». ¿Cómo si no se explica el ridículo viaje del fiscal general Merrick Garland a Kiev a finales de junio para ayudar a establecer una investigación de crímenes de guerra dirigida contra Rusia?

Como se supone que Garland será el Fiscal General de los Estados Unidos, podría ser útil investigar primero los crímenes relacionados con los Estados Unidos. Podría empezar con los crímenes de guerra estadounidenses en Irak y Afganistán o con los crímenes de guerra israelíes que utilizan las armas proporcionadas por Washington en Líbano y Siria, por no mencionar las violaciones de los derechos humanos con esas mismas armas que se producen a diario dirigidas contra los palestinos. Algunos conservadores también se preguntan por qué el fiscal general dedica su tiempo a perseguir a los «supremacistas blancos» y no ha investigado los disturbios, saqueos y asesinatos que sacudieron la nación en el verano de 2020 de BLM.

Sin embargo, un impertérrito e intrépido Garland anunció durante su estancia en Kiev que Eli Rosenbaum, judío, por supuesto, y veterano de 36 años en el Departamento de Justicia que anteriormente fue director de la Oficina de Investigaciones Especiales, que fue la principal responsable de identificar, desnaturalizar y deportar a los criminales de guerra nazis, dirigirá un equipo de Responsabilidad por Crímenes de Guerra formado por expertos del Departamento de Justicia en la investigación de los abusos de los derechos humanos en Rusia. Después de la obligada sesión de fotos adulando a Zelensky, el diminuto pero férreo Fiscal General declaró que «no hay lugar para esconderse para los criminales de guerra. El Departamento de Justicia de EE.UU. buscará todas las vías para responsabilizar a quienes cometen crímenes de guerra y otras atrocidades en Ucrania. Trabajando junto a nuestros socios nacionales e internacionales, el Departamento de Justicia será implacable en nuestros esfuerzos por hacer rendir cuentas a toda persona cómplice de la comisión de crímenes de guerra, torturas y otras graves violaciones durante el conflicto no provocado en Ucrania». Y por si hiciera falta alguna prueba más para demostrar el carácter judío de esa semana en Kiev, el actor Ben Stiller, también judío, visitó a Zelensky y le dio un gran abrazo.

Si Eli Rosenbaum sigue seriamente interesado en encontrar nazis, encontrará muchos más en Ucrania que en el ejército ruso. Así que hay que preguntarse: «¿De quién es la guerra y quién la está haciendo?». ¿Joe Biden, puede explicarlo, por favor? O, dada su perpetua mirada en blanco, ¿debería preguntarle a Merrick Garland o a Tony Blinken o quizás incluso a Victoria Nuland?

Philip Giraldi, 12 de julio de 2022

*

Philip M. Giraldi, Ph.D., es director ejecutivo del Consejo para el Interés Nacional, una fundación educativa deducible de impuestos 501(c)3 (número de identificación federal 52-1739023) que busca una política exterior estadounidense más basada en los intereses en Oriente Medio. Su página web es councilforthenationalinterest.org, su dirección es P.O. Box 2157, Purcellville VA 20134 y su correo electrónico es inform@cnionline.org.

Fuente: https://www.unz.com/pgiraldi/how-jewish-is-the-war-against-russia/

Traducido al espanol y publicado originalmente por Red internacional

 

 

Print Friendly, PDF & Email