La imposición de la ideología de género dispara los casos de niños trans en Australia

5437

 

En Australia hay personas dedicadas a ‘detectar’ a los menores que, según la ideología de género, podría ser candidatos a ser trans. En el Hospital Infantil de la ciudad australiana de Perth se ha pasado de registrar 26 casos en 2014 a 121 en el periodo 2017-2018.

La masiva presencia de la ideología de género en los medios de comunicación y los colegios, muchas veces en contra del derecho de los padres a decidir el tipo de orientación moral de la educación que reciben sus hijos está haciendo estragos entre la población infantil de Australia.

Así lo atestiguan datos aportados por el Hospital Infantil de Perth, cuyo servicio para la ‘diversidad’ que atiende en la actualidad 207 casos ha registrado 121 casos de menores de 18 años que entre los años 2017 y 2018. Todo ellos han solicitado iniciar un proceso de modificación de sus características de nacimiento, identificándose como personas ‘trans’.

Esta cifra no es excepcional en la medida en que sigue una progresión ascendente paralela a la cada vez mayor extensión del debate sobre los niños trans. Así, la serie desde 2014 hasta ahora, es como sigue: 26, 105, 116 y 121.

Según detalla el diario Perth Now, alrededor de dos tercios de los casos actuales están protagonizados por menores nacidas niñas y un tercio por menores cuya definición genética es la correspondiente a los varones.

De todos ellos, 43 menores están recibido supresores hormonales de la pubertad, que impiden el normal desarrollo de sus órganos sexuales y otras características corporales ligadas al sexo definido en los genes. El hospital también ha referido que unos 30 menores de edad están recibiendo hormonas cruzadas (estrógenos o testosterona, según corresponda).

Desde hace unos años, la Comisión para la Reforma Legislativa del estado de Australia Occidental animó a eliminar la clasificación sexual natural de los certificados de nacimiento, añadiendo la categoría de “no binario” y, además, permite a los menores a partir de 12 años que reclamen un certificado para el cambio legal de su consideración sexual.

Para estas modificaciones no se exige ni un certificado médico, ni un procedimiento quirúrgico. Además, se puede cambiar hasta tres veces de parecer a lo largo de la vida antes de que se haga imprescindible el concurso de un juez. 

En el caso de que ambos padres no estén de acuerdo con el menor, decide la cuestión un juzgado de familia.

Este aumento también se debe a la irrupción en las escuelas de los llamados ‘gender whisperers’, una especie de grupos de supuestos expertos capaces de detectar cuándo un gesto (tal vez involuntario o al menos no plenamente consciente) o cualquier ocurrencia fruto de la inmadurez normal de esas edades está escondiendo un niño trans.

Fuente, 19 septiembre 2018

Print Friendly, PDF & Email
A %d blogueros les gusta esto: