La globalización de las doce tribus de Israel – por Gilad Atzmon

 

Yair Lapid, el ministro de Relaciones Exteriores de Israel, habló el miércoles en el séptimo Foro Global para Combatir el Antisemitismo. Dijo que el antisemitismo era parte de una amplia familia de odios, y que los antisemitas comienzan atacando a los judíos, pero “siempre” continúan enfocando su odio y violencia también en otros grupos.

Lapid insistió en que el antisemitismo se asemeja a otros odios, como los que tienen quienes “participaron en la trata de esclavos”. Es de suponer que el ignorante no es consciente de que algunos historiadores afirman que hubo judíos prominentes en el comercio de esclavos africanos. Lapid también señaló las “masacres hutu de tutsis en Ruanda”. Alguien debería mencionarle que la Nakba palestina de 1948 se inició con una serie de masacres paramilitares judíos de indígenas. Estas horrendas acciones llevaron a una limpieza étnica de Palestina planificada.

Lapid sostuvo que “el antisemitismo no es el nombre de pila del odio, es su apellido, el de la familia”. Yo le aconsejaría al ministro de Relaciones Exteriores israelí que, si el racismo es el apellido apropiado para la mayoría de las formas de intolerancia hacia el otro, entonces la “elección” [reivindicada por Israel] (o sea la supremacía racial) debe considerarse categóricamente como el nombre de pila fundacional del racismo.

Si por un segundo alguien pudo creer que Lapid estaba motivado por una agenda genuinamente humanista y universalista para combatir el racismo y el odio, obviamente estaba equivocado. Lo que ideaba Yair Lapid es un plan para los goyim: “El pueblo judío necesita aliados y necesita reclutar a todos los que creen que está mal perseguir a las personas solo por su fe, sexualidad, género, nacionalidad o el color de su piel … Tenemos que decirles que el antisemitismo nunca termina con los judíos. Siempre pasará a otro blanco “.

Según Lapid, la supervivencia del proyecto nacionalista judío está supeditada a la división del universo en segmentos identitarios, con tal de que haya seguridad de que todos se unan al estado judío y a los intereses del pueblo judío. Mientras que la vieja izquierda judía presionaba por una agenda cosmopolita que eliminase las barreras y fronteras entre las personas independientemente de su raza, género o nacionalidad, la nueva agenda progresista judía es todo lo contrario. Está ahí para dividirnos por género, etnia, orientación sexual, raza, etc. Básicamente, estamos presenciando una versión globalizada de las Doce Tribus de Israel.

Lapid reconoce que “la lucha no es entre antisemitas y judíos: la lucha es entre los antisemitas y cualquiera que crea en los valores de igualdad, justicia y libertad”. Pero la verdad del asunto es que no muchos estados en el mundo están tan alejados de los ‘valores de igualdad, justicia y libertad’ como el estado judío. Mire cómo Israel trata a sus solicitantes de asilo africanos o a los hebreos negros. ¿Puedes pensar en algún otro estado que encierre a millones de personas en cárceles al aire libre durante décadas y las someta a interminables y brutales bloqueos [en Gaza]?

Muchos en Israel no aprobaron el discurso de Lapid. El líder de la oposición, Benjamin Netanyahu, ha acusado al ministro de Relaciones Exteriores de “minimizar” el concepto de antisemitismo y disminuir su singularidad. Lapid fue básicamente acusado de trivializar el Holocausto. No es el primero; en la práctica, la ADL[Liga judía estadounidense contra la difamación] acusa a [muchísimos judíos] del mismo “crimen”.

Netanyahu argumentó que, si bien el antisemitismo, el odio a los judíos, es parte del fenómeno humano general del odio al extranjero, se diferencia de él por su fuerza, su perdurabilidad a lo largo de miles de años y su ideología asesina que se ha alimentado a lo largo de las generaciones para allanar el camino hacia la destrucción de los judíos”. Para variar, en esto estoy de acuerdo con Netanyahu. La historia judía es de hecho una cadena de catástrofes. Los judíos han experimentado rechazo y abusos a lo largo de toda su historia.

El sionismo primitivo, como tal, fue de hecho un movimiento único y refrescante que estaba destinado a cambiar el camino y el destino judíos. Prometió “enmendar” a los judíos, hacerlos amados y respetados. Nadie entendió mejor este cambio revolucionario a nivel intelectual y espiritual en la mentalidad judía que el propio padre de Benjamin Netanyahu, quien escribió lo que creo que es una de las mejores disecciones históricas del proyecto sionista temprano. Pero la verdad sobre el terreno y el aumento del antisemitismo son probablemente la mejor indicación de que el sionismo fracasó catastróficamente. Con el tiempo, está claro que lo que logró el sionismo es todo lo contrario.

Si quedan verdaderos pensadores sionistas en el mundo judío, deberían mirarse al espejo y preguntarse qué hace Israel para provocar el antisemitismo. ¿Qué hacen los grupos de presión judíos que indignan a tanta gente? Tal enfoque puede resultar más útil a largo plazo que la oferta táctica de Lapid de convertir a los identitarios de todo el mundo en una nueva liga de mercenarios sionistas.

Gilad Atzmon, 16 julio 2021

 

Original

Traducción de J.M. para Red Internacional

 

 

Print Friendly, PDF & Email

You may also like...