Gran Reset: entre despoblación y enlaces neuronales – por Joaquín Flores

Con el anuncio del Programa Mundial de Alimentos de la ONU de que unos 270 millones de personas en todo el mundo se enfrentan a la hambruna, el debate actual sobre los verdaderos objetivos de la tecnocracia es algo profundo. La cuestión es si su objetivo tiende más a una gran reducción de la población o a un nuevo tipo de esclavitud.

Parece que las cuestiones filosóficas y prácticas a largo plazo siguen siendo un misterio. Argumentaremos que el mal, y no simplemente la influencia de la base sobre la superestructura, está en el centro de este empeño. Hemos definido el mal como infligir el mayor grado de dolor al mayor número de sujetos que se resisten. En pocas palabras, estamos definiendo el mal como sadismo, infligiendo el mal porque trae satisfacción a los que lo infligen.

Como el mal es fundamentalmente una fuerza destructiva, no puede crear nada: nada en él es realmente novedoso ni útil para la humanidad. Sus placeres son efímeros y espurios. Es insostenible, autodestructivo, y en última instancia conduce a la autodestrucción.

Hemos evaluado adecuadamente a partir de cualquier número de fuentes que hay intereses nefastos detrás de este proceso del “Gran Reset”, que buscan hacer que el proceso se aplique también al ejercicio del poder, además de varios otros objetivos (permanecer en el poder, ejercer el poder de manera que coincida con sus creencias ocultas sobre el mal, etc.). Entendemos que son “malvados” porque implican un tipo de “poder-sobre” (en contraposición al poder-con/consentimiento) que aumenta este poder mediante la promoción del miedo y del terror sobre la población. El terrorismo se define aquí como el uso operacionalizado del miedo, el dolor y otras lesiones con fines sociopolíticos.

Si sus planes no estuvieran arraigados en el mal, habrían utilizado tácticas de poder blando, como la “fabricación de consenso”, para llegar a sus fines.

El objetivo del Great Reset es la transición de la oligarquía plutocrática gobernante a una oligarquía tecnocrática. La base de la plutocracia son las finanzas, y la introducción de la Inteligencia Artificial (AI) y la automatización elimina la base de las finanzas como fundamento de la economía de escala. Esto se debe a que la automatización y la deflación se mueven en tándem, haciendo que las nuevas tecnologías sean perdedoras netas. Por lo tanto, hay que introducir un nuevo paradigma que dé cuenta de esta “cuarta revolución industrial” post-financiera.

Comparación de la línea de montaje de automóviles: 1920 vs. 2020 – “No hace falta involucrar a seres  humanos”.

Pero la ideología del Great Reset se basa en el viejo paradigma financiero, que es el de la externalización de los costes. Cuando los seres humanos ya no participan en el proceso de valorización en la producción de bienes y servicios, entonces la propia humanidad es el coste que requiere la externalización – eliminación.

Pero cómo es que el sadismo se convirtió en la religión oculta de la clase dominante, es una pregunta del tipo “el huevo o la gallina”. Es decir, ¿la ideología corporativa mutó en sadismo oculto, o el sadismo oculto encontró su expresión a través de la ideología corporativa? Esta pregunta será, sin duda, la base de una investigación posterior.

A menudo nos remitimos a motivaciones o procesos nefastos en términos de “avaricia”, o “interés propio”, “obsesión por el poder” o “crisis de acumulación de capital”, “burbujas especulativas”.

Pero estos conceptos no bastan en el análisis final, aunque ofrecen un poder explicativo. El problema surge en el poder predictivo, porque mientras nos enfrentamos a una crisis de rendimientos decrecientes debido a la automatización (como la creciente tendencia a la pérdida neta en las nuevas grandes inversiones de capital), las verdaderas necesidades psicológicas que motivan a la actual plutocracia como grupo de poder se ven en realidad socavadas por la reducción significativa y repentina de la población, o por las nuevas tecnologías post-coercitivas que eliminan la actuación  humana. Esto puede parecer contraintuitivo, pero a la luz de la comprensión de la naturaleza autodestructiva del mal, vale la pena explorar esta cuestión.

Si trazamos un mapa de las probabilidades de tres vectores políticos que se cruzan, podremos entender mejor esta cuestión. Estos vectores políticos son: a.) neuralink/AI/implantes neuronales/proteínas magnéticas y transhumanismo relacionado, b.) despoblación como parte de los objetivos declarados de la Agenda 2030, c.) automatización/robotización, Cuarta revolución industrial  e Internet de los objetos.

Esto será la continuación de nuestro último artículo sobre el tema, The Great Reset Morality: La eutanasia de los no-esenciales:

 

Los implantes neuronales

El desarrollo y la introducción de implantes neuronales, magneto-proteínas, etc., pueden ir en varias direcciones. Algunas aplicaciones prometen dar a las élites habilidades cognitivas “sobrehumanas”. Sin embargo, otra aplicación muy práctica es ordenar que se utilicen en la población en general para incapacitarla o controlar sus pensamientos de alguna manera.

En ese sentido, los implantes neuronales pueden funcionar como los productos farmacéuticos que se utilizan en psiquiatría. En la creación de esta especie de “Mejor de los mundos” a lo Huxley, podemos ver fácilmente la continuación de un paradigma que ya existe hoy en día. Es un paradigma en el que es habitual encontrar diversas depresiones, ansiedades y neurosis predecibles causadas por las condiciones sociales contemporáneas, pero tratadas psiquiátricamente en lugar de procurar resolverlas socioeconómicamente.

Los implantes neuronales también pueden cumplir una función similar, pero van más allá. Más allá de las emociones o del efecto básico sobre la recaptación de ciertas hormonas como la serotonina, etc.; los implantes neuronales pueden dirigir los pensamientos o cambiar procesos cognitivos completos. Más allá de los sentimientos, las pulsiones y los impulsos, los implantes neuronales prometen producir pensamientos reales en la mente del sujeto.

La ingeniera del LLNL Vanessa Tolosa sostiene un implante cerebral – crédito: Extreme Tech Magazine, julio de 2014

En medio de estas dos opciones está una forma híbrida: la nanotecnología y la quimiogenética trabajando con la optogenética. Como el sistema de entrega al cerebro puede practicarse a través de una inyección, los nanolípidos y otros compuestos pueden venir en forma de inyecciones. Pueden administrarse como parte de un régimen de “vacunación” obligatorio (en la medida en que ese término ya se ha redefinido), ya que la nanotecnología ya está presente en la vacuna Covid-19.

Por tanto, pueden incluirse -se divulguen o no al público- en todas las vacunas obligatorias.

Sin embargo, el desarrollo de éstas parece ser una tecnología que favorecería la esclavitud, lo cual no descarta el genocidio. Ciertamente, la capacidad de controlar los pensamientos de una población mitigaría en gran medida el riesgo desde el punto de vista del aparato estatal, especialmente cuando se avanza hacia el genocidio.

 

La despoblación: Mitos frente a hechos

El control de la población y la reducción de la población han sido durante mucho tiempo una política de diversas instituciones y grupos de reflexión comprometidos con la gobernanza mundial, desde la ONU hasta el Foro Económico Mundial. Formaba parte de los Objetivos del Milenio de la ONU y, desde los albores del siglo XXI, forma parte de la Agenda 2030 de la ONU.

Es importante introducir ahora un marco para entender el problema de la población a la luz del desarrollo económico. La opinión más extendida es que el desarrollo económico conduce al estancamiento de la población, incluso a su disminución. La idea es que la educación y la urbanización son procesos que conducen a un mejor conocimiento de la planificación familiar básica, junto con un mejor acceso al aborto y al control de la natalidad.

El postulado subyacente es que la gente naturalmente no quiere recargarse con  la crianza de niños, porque los niños son un obstáculo a la libertad en abstracto. La fórmula es que a medida que la gente está mejor educada y tiene un trabajo más significativo y una vida más interesante, sabe cómo prevenir el embarazo y también deja de tener inclinaciones “primitivas” hacia la formación de familias numerosas.

Esta mitología se construyó en torno a la noción de que las personas son fundamentalmente egoístas en el sentido más estricto, con exclusión de otros deseos, necesidades e impulsos. Esta reducción de los anhelos del ser humano se nos presenta como la norma, para crear además una cultura más amplia que se opone a la procreación.

Pero en realidad, el verdadero mecanismo que impulsa el estancamiento de la población en el primer mundo es el aumento de la presión laboral y del coste de la vida. En lugar de atribuir el estancamiento de la población a la mejora de las condiciones de vida, se observa que éstas están más relacionadas con las condiciones de austeridad impuestas por la modernidad tardía. Los costes de la propiedad, de los alquileres, de los alimentos, y también la disminución de la calidad de los bienes por el aumento de la obsolescencia planificada, vienen ejerciendo una mayor presión económica sobre los individuos y las parejas. Ha llevado a la exigencia de que ambos miembros de un hogar trabajen a tiempo completo. Pero incluso con esto, la propiedad de la vivienda en los centros cosmopolitas es prácticamente imposible para la mayoría. La austeridad también ha provocado el estancamiento de la esperanza de vida.

Esta verdad se expone en documentos políticos reales como “Nuevas estrategias para frenar el crecimiento de la población” (1995). Aquí, salta a la vista el doble lenguaje, con frases fácilmente descifrables en el texto: “…reducir los embarazos no deseados ampliando los servicios que promueven la elección reproductiva y una mejor salud, para reducir la demanda de familias numerosas creando condiciones favorables para las familias pequeñas…”. ¿Qué puede significar esto de “crear condiciones favorables para las familias pequeñas”?

El desarrollo económico no reduce la población, pero si añadimos la austeridad y las obligaciones laborales exigentes e inflexibles, entonces descubrimos una respuesta. La prosperidad económica, como lo ha hecho desde siempre, promete aumentar enormemente la población, si falta un programa de reducción de la misma. Debido a que una Cuarta revolución industrial orgánica no controlada por la tecnocracia disminuiría las obligaciones laborales y aumentaría los marcadores de calidad de vida, sería de esperar un boom de población.

En consecuencia, las proyecciones de que esa población alcanzará un máximo de algo menos de 10.000 millones en la década de 2060 son tan erróneas como lineales. Sin una tecnocracia que trabaje para reducir activamente la población, como ellos creen, una economía basada en la automatización y la IA vería una explosión demográfica.

 

Conclusión

Es probable que los tecnócratas en ciernes hayan pensado en el final del juego, y que haya muchas posibilidades que les permitan cosechar un placer sádico como ejercicio de poder absoluto, a perpetuidad. Esto podría incluir aumentar el miedo al exterminio mucho más allá de la reducción real de la población. Podría significar el mantenimiento de mucas formas de actuación para la población controlada, de modo que sus dolores se internalicen en formas múltiples y variadas y complejas, que incluyen sentimientos confusos de culpabilidad, identificación con el abusador, resentimiento, arrepentimiento y también violaciones de la voluntad y la dignidad. De nuevo, si la voluntad no entra en juego, entonces desaparecen todas estas áreas potenciales de dolor psicológico.

Para enmarcar lo siguiente, es fundamental entender que en una civilización post-laboral, el estatus de la humanidad ya no se mide según su utilidad. La civilización existe o bien para mejorar la condición humana o para aumentar el sufrimiento humano. No valen aquí compensaciones ni costes. La sociedad es buena o mala.

Pero el mal tiene una vida corta y una corta visión de futuro, y esta es la razón: La reducción súbita de la población es un petardo, explota sólo una vez. El placer en el proceso de erradicar miles de millones de personas, y el miedo, el dolor y el sufrimiento que esto causaría, en el lapso de unos pocos años, sólo se disfruta una vez. Es un ritual de sacrificio en el altar de Moloch que sólo puede realizarse una vez.

Lo mismo ocurre con las tecnologías post-coercitivas: Si no hay actuación concreta, controlar a las personas no sirve para violar su propia voluntad o deseo. Causar dolor a un sujeto que no se resiste porque no tiene voluntad, da al sádico mucho menos placer que el que le daría el dolor de un sujeto contra su voluntad.

Además, la posición de ser élite es relativa a una serie de factores como la distribución de la riqueza, el poder y/o los privilegios, y el número en términos de población, sobre la que se poseen estas ventajas.

Si sólo quedan élites, entonces sólo habrán introducido un nuevo tipo de sociedad igualitaria sobre la base de la superabundancia y una población humana minúscula. Si las condiciones de vida de una humanidad existente pueden reducirse en gran medida, entonces sí, el privilegio y el lujo relativos de los que disfrutan las élites crecen, en esa misma proporción.

A falta de una tecnología radical de prolongación de la vida, es concebible que la ciencia y la tecnología hayan alcanzado ya el punto cenital en el que el privilegio y el lujo no pueden seguir avanzando. Una solución razonable sería reducir las condiciones de vida de los demás para aumentar su propio privilegio relativo. Cuanto mayor sea el número de personas que vivan en condiciones de estrechez, más privilegiada será la posición de privilegio propia.

Del mismo modo, parece que mantener a una parte de la población humana como “posesiones” serviría para aumentar la propiedad sobre los seres humanos, quizá el tipo de posesión más valioso porque son conscientes de que son poseídos, pero sólo si esto les resulta humillante. ¿Para qué otra cosa puede servir la esclavitud, en un mundo sin trabajo humano?

¿Tiene algún sentido, o se logra alguna satisfacción, con gobernar sobre personas sin la posibilidad de tener la voluntad de consentir, o por el contrario, resentir al gobernante? Aquí podemos entenderlo de la siguiente manera: la posibilidad de albedrío significa que el gobierno puede ejercerse con su apoyo, o en contra de su voluntad.

Pero el control de implantes neurales sobre los procesos cognitivos eliminará la posibilidad de voluntad, lo que privaría a los tecnócratas del placer de gobernar con o contra la voluntad de los gobernados.

Por lo tanto, se revela ante nuestros ojos el marco de maldad destructiva de los que están detrás del Gran Reajuste. El uso de la estrategia, la planificación y la astucia para lograr su resultado deseado es predominante. ¿Pero han examinado el fundamento de sus deseos? ¿Comprenden lo que su victoria les proporcionaría?

Lo único que queda por destruir en un mundo poblado sólo por élites, son otras élites. Parece que el deseo de dominar a los demás no se agota por sí solo.

Por estas razones, es probable que algunas élites hayan visto el problema en este juego final. Esto explicaría el conflicto entre élites que hemos explorado anteriormente, y al que volveremos en un próximo artículo.

Joaquín FLORES, 19 junio 2021

*

Articulo original

Traducción: MP. para Red Internacional

*

Sobre Joaquín FLORES

Formado en el campo de las Relaciones internacionales en la Universidad Estatal de California en Los Ángeles; anteriormente fue agente comercial y organizador del sindicato SEIU; ha publicado internacionalmente sobre temas de geopolítica, guerra y diplomacia; es director del Centro de Estudios Sincréticos, con sede en Belgrado, y editor jefe de Fort Russ News.

Otros artículos de Joaquín Flores:

Russ News.

Kamala’s “New Era” Mexico Trip was an “Anti-Trump Coup” Clean-up Job (El viaje de Kamala Harris sirvió para dar por terminado el golpe anti-Trump)

And Just Like That, the Mask Mandate Ended (De un día para otro, desapareció la obligación de llevar mascarillas)

The Great Reset Morality: Euthanization of the Inessentials (Eutanasia de los no esenciales, la moral del Gran reajuste)

Biden’s Pro-Terrorism Policy & Ideological Purging Is a Dangerous Combination That Strains Social and Military Support (La política de Biden, terrorista e ideológica, es una combinación peligrosa que requiere apoyo social y militar).

The Globalist Dilemma: How to Implement a 4th Industrial Revolution Without Losing Power (El dilema de los globalistas: cómo implementar una cuarta revolución industrial sin perder poder).

 

 

Print Friendly, PDF & Email

You may also like...