El desastre del coronavirus, ¿efecto boomerang de la guerra biológica desatada por EEUU contra China? – por Ron Unz

Casi 30.000 estadounidenses han muerto por el coronavirus durante las últimas dos semanas, y según algunas estimaciones esto es una subestimación sustancial, mientras que el número de muertes continúa aumentando rápidamente. Mientras tanto, las medidas para controlar la propagación de esta infección mortal ya le han costado el empleo a 22 millones de estadounidenses, un colapso económico sin precedentes que ha llevado nuestras tasas de desempleo a los niveles de la Gran Depresión. Nuestro país se enfrenta a una crisis gravísima en nuestra historia nacional.

Durante muchas semanas, el Presidente Trump y sus aliados políticos han desestimado o minimizado regularmente esta terrible amenaza para la salud, y de repente ahora, ante un desastre tan manifiesto, han empezado a buscar naturalmente otros culpables.

La elección obvia es China, donde la epidemia mundial comenzó a finales de 2019. Durante las últimas semanas, nuestros medios de comunicación se han visto cada vez más llenos de acusaciones de que la deshonestidad e incompetencia del gobierno chino desempeñó un papel importante en la producción de nuestra propia catástrofe sanitaria.

También se están planteando acusaciones aún más graves, ya que altos funcionarios del Gobierno han informado a los medios de comunicación de que sospechan que el virus Covid-19 se desarrolló en un laboratorio chino en Wuhan y luego se liberó por descuido en un mundo vulnerable. Esas “teorías de conspiración” se limitaban antes a la franja política extrema de Internet, pero ahora se encuentran en las respetables páginas de mi New York Times matutino y del Wall Street Journal.

Sean plausibles o no, esas acusaciones tienen graves consecuencias internacionales, y cada vez se exige más que China compense financieramente a nuestro país por sus billones de dólares de pérdidas económicas. Una nueva Guerra Fría global en las líneas políticas y económicas puede estar pronto a la vista.

No tengo experiencia personal en tecnología de guerra biológica, ni acceso a los informes secretos de la inteligencia americana que parecen haber sido tomados en serio por nuestros periódicos nacionales más elitistas. Pero creo que una exploración cuidadosa de los anteriores enfrentamientos sino-estadounidenses de los dos últimos decenios puede proporcionar una visión útil de la credibilidad relativa de esos dos gobiernos, así como la de nuestros propios medios de comunicación.

Mentiras en torno a China, desde la supuesta masacre de Tienanmen

A finales del decenio de 1990, Estados Unidos pareció alcanzar la cima de su poder y prosperidad mundiales, disfrutando de las secuelas de su histórica victoria en la larga Guerra Fría, mientras que los estadounidenses corrientes se beneficiaron enormemente de la expansión económica sin precedentes de ese decenio. Un enorme Boom tecnológico estaba en su apogeo, y el terrorismo islámico parecía algo vago y distante, casi totalmente confinado a las películas de Hollywood. Con el colapso de la Unión Soviética, la posibilidad de una guerra a gran escala parecía haberse disipado, por lo que los líderes políticos se jactaban del “dividendo de la paz” que los ciudadanos estaban empezando a disfrutar mientras nuestras enormes fuerzas militares, construidas durante casi medio siglo, se reducían en medio de grandes recortes en el inflado presupuesto de defensa. Estados Unidos finalmente estaba regresando a una economía regular de tiempo de paz, con los beneficios aparentes para todos.

En ese momento, yo estaba abrumadoramente centrado en cuestiones de política interna, por lo que sólo presté poca atención a nuestra única pequeña operación militar de ese período, la guerra aérea de la OTAN de 1999 contra Serbia, destinada a salvaguardar a los albaneses de Kosovo de la limpieza étnica y la masacre, un proyecto de la Administración Clinton que yo apoyé plenamente en ese momento.

Aunque nuestra limitada campaña de bombardeo parecía bastante exitosa y pronto obligó a los serbios a sentarse a la mesa de negociaciones, la corta guerra incluyó un percance muy embarazoso. El uso de viejos mapas había llevado a un error de orientación que causó que una de nuestras bombas inteligentes golpeara accidentalmente la embajada china en Belgrado, matando a tres miembros de su delegación e hiriendo a docenas más. Los chinos estaban indignados por este incidente y sus órganos de propaganda comenzaron a afirmar que el ataque había sido deliberado, una acusación imprudente que obviamente no tenía sentido lógico.

En esos días miraba el PBS Newshour todas las noches, y me sorprendió ver a su embajador de EE.UU. levantar esos absurdos cargos con el presentador Jim Lehrer, cuya incredulidad coincidió con la mía.

Pero cuando consideré que el gobierno chino seguía negando tercamente la realidad de su masacre de los estudiantes que protestaban en la Plaza de Tiananmen una década antes, concluí que el comportamiento irrazonable de los funcionarios de la RPC era de esperar. De hecho, se especulaba incluso con que China estaba aprovechando cínicamente el desafortunado accidente por razones internas, con la esperanza de avivar el tipo de antiamericanismo jingoísta entre el pueblo chino que finalmente ayudaría a cerrar las heridas sociales de aquel escándalo de 1989.

Al menos así pensaba yo sobre ese asunto hace más de dos décadas. Pero en los años siguientes, mi comprensión del mundo y de muchos acontecimientos cruciales de la historia moderna sufrió las transformaciones radicales que he descrito en mi serie American Pravda. Y algunas de mis suposiciones de los años 90 estaban entre ellas.

Consideremos, por ejemplo, la Masacre de la Plaza de Tiananmen, que cada 4 de junio todavía suscita una ola anual de duras condenas en las páginas de noticias y opinión de nuestros principales periódicos nacionales. Nunca había dudado originalmente de esos hechos, pero hace uno o dos años me encontré con un breve artículo del periodista Jay Matthews titulado “El mito de Tiananmen” que trastocó completamente esa aparente realidad.

Según Matthews, la infame masacre probablemente nunca había ocurrido, sino que era simplemente un artefacto mediático producido por confusos reporteros occidentales y propaganda deshonesta, una creencia errónea que se había incrustado rápidamente en nuestra historia mediática estándar, repetida sin cesar por tantos periodistas ignorantes que todos acabaron creyendo que era verdad. En cambio, hasta donde se pudo determinar, los estudiantes que protestaban habían abandonado la Plaza de Tiananmen pacíficamente, como el gobierno chino siempre había mantenido. De hecho, los principales periódicos como el New York Times y el Washington Post habían reconocido ocasionalmente estos hechos a lo largo de los años, pero normalmente enterraban sus escasas rectificaciones tan profundamente en medio de sus historias que pocos se daban cuenta. Mientras tanto, el grueso de los principales medios de comunicación habían caído por lo visto en una superchería.

El mismo Matthews había sido el Jefe de la Oficina de Pekín del Washington Post, cubriendo personalmente las protestas en ese momento, y su artículo apareció en la Columbia Journalism Review, nuestro más prestigioso lugar para la crítica de los medios. Este análisis autorizado que contiene conclusiones tan explosivas se publicó por primera vez en 1998, y me resulta difícil creer que muchos reporteros o editores que cubren China hayan permanecido ignorantes de esta información; el caso es que, sin embargo, el impacto ha sido absolutamente nulo. Durante más de 20 años, prácticamente todos los medios de comunicación de masas que he leído han seguido promoviendo la estafa de la masacre de la Plaza de Tiananmen, normalmente de forma implícita, pero a veces de forma explícita.

Aún más notables fueron los descubrimientos que hice sobre nuestro supuesto bombardeo accidental de la embajada china en 1999. No mucho después de lanzar este sitio web, añadí al ex colaborador del Asia Times Peter Lee como columnista, incorporando sus archivos del blog China Matters que se remontaban a una década. Pronto publicó un artículo de 7.000 palabras sobre el atentado a la Embajada de Belgrado, que representaba una compilación de material ya contenido en media docena de artículos anteriores que había escrito sobre ese tema a partir de 2007. Para mi gran sorpresa, proporcionó una gran cantidad de pruebas persuasivas de que el ataque estadounidense a la embajada china había sido deliberado, como China siempre había afirmado.

Según Lee, Beijing había permitido que su embajada se utilizara como sede de instalaciones de transmisión de radio seguras por parte de los militares serbios, cuya propia red de comunicaciones era el objetivo principal de los ataques aéreos de la OTAN. Mientras tanto, las defensas aéreas serbias habían derribado un avanzado caza americano F-117A, cuya tecnología de ataques furtivos era un secreto militar estadounidense crucial. Parte de los restos de enorme valor fueron cuidadosamente reunidos por los agradecidos serbios, quienes se los entregaron a los chinos para su almacenamiento temporal en su embajada antes de llevárselos a China. Esta vital adquisición tecnológica permitió más tarde a China desplegar su propio avión furtivo de caza J20 a principios de 2011, muchos años antes de lo que los analistas militares estadounidenses habían creído posible.

Basándose en este análisis, Lee argumentó que la embajada china había sido atacada para destruir las instalaciones de retransmisión serbias que se encontraban allí, al tiempo que se castigaba a los chinos por permitir dicho uso. También había rumores generalizados en China de que otro motivo había sido un intento infructuoso de destruir los restos del avión derribado almacenados en su interior. Un testimonio posterior del Congreso reveló que, de todos los cientos de ataques aéreos de la OTAN, el ataque a la embajada china fue el único ordenado directamente por la CIA, un detalle altamente sospechoso.

Yo estaba sólo ligeramente familiarizado con el trabajo de Lee, y en circunstancias normales habría sido muy cauteloso en aceptar sus notables afirmaciones contra la posición contraria universalmente sostenida por todos nuestros propios medios de comunicación de élite. Pero las fuentes que citaba cambiaban completamente ese balance.

Aunque los medios de comunicación estadounidenses dominan el mundo de habla inglesa, muchas publicaciones británicas también poseen una fuerte reputación a escala global, y ya que a menudo son mucho menos esclavos de nuestro propio estado de seguridad nacional, a veces han cubierto importantes sucesos que fueron ignorados aquí. Y en este caso, el Sunday Observer publicó una notable exposición en octubre de 1999, citando varias fuentes militares y de inteligencia de la OTAN que confirmaron plenamente la naturaleza deliberada del bombardeo estadounidense de la embajada china, con un coronel estadounidense que incluso presumía de que su bomba inteligente había alcanzado exactamente la habitación prevista.

Esta importante historia fue resumida inmediatamente en el Guardian, una publicación hermana, y también cubierta por el rival Times de Londres y muchas otras publicaciones más prestigiosas del mundo, pero se topó con un muro de silencio absoluto en nuestro propio país. Una divergencia tan extraña sobre una historia de importancia estratégica mundial -un ataque deliberado y mortal de los Estados Unidos contra el territorio diplomático chino- atrajo la atención de FAIR, un importante grupo de vigilancia de los medios de comunicación estadounidenses, que publicó una crítica inicial y una continuación posterior. Estas dos piezas totalizaban unas 3.000 palabras y resumían eficazmente tanto la abrumadora prueba de los hechos como la gran cobertura internacional, al tiempo que informaban sobre las débiles excusas que los principales editores estadounidenses daban para explicar su continuo silencio. Basándome en estos artículos, considero el caso resuelto.

Pocos estadounidenses recuerdan nuestro ataque de 1999 a la embajada china en Belgrado, y si no fuera por el ondear anual de una sangrienta bandera cada 4 de junio, aplaudido por nuestros ignorantes y poco honestos medios, la “Masacre de la Plaza de Tiananmen” también se habría borrado de la memoria hace mucho tiempo. Ninguno de estos eventos tiene mucha importancia directa hoy en día, al menos para nuestros propios ciudadanos. Pero las implicaciones mediáticas más amplias de estos ejemplos parecen bastante significativas.

Estos incidentes representaron dos de los más graves focos de tensión entre los gobiernos chino y americano durante los últimos treinta años. En ambos casos las afirmaciones del gobierno chino eran totalmente correctas, aunque fueron negadas por nuestros propios líderes políticos y desestimadas o ridiculizadas por prácticamente todos nuestros medios de comunicación. Además, en unos pocos meses o un año los verdaderos hechos llegaron al conocimiento de muchos periodistas, incluso se informó en lugares totalmente respetables. Pero esa realidad siguió  completamente ignorada y suprimida por décadas, de modo que hoy casi ningún americano cuya información provenga de nuestros medios regulares sería siquiera consciente de ello. De hecho, dado que muchos periodistas jóvenes obtienen su conocimiento del mundo de estas mismas fuentes de medios de élite, sospecho que muchos de ellos nunca se han enterado de lo que sus predecesores sabían pero no se atrevieron a mencionar.

Medios masivos, redes sociales y servicios de inteligencia

La mayoría de los principales medios de comunicación chinos son propiedad o están controlados por el gobierno chino, y tienden a seguir ampliamente la línea del gobierno. Los principales medios de comunicación estadounidenses tienen una estructura de propiedad corporativa y a menudo se jactan de su feroz independencia; pero en muchos asuntos cruciales, creo que la situación real no es muy diferente de la de China.

Tiendo a dudar que los líderes chinos tengan un compromiso férreo con la verdad, y cuando dicen la verdad, es por razones probablemente prácticas. Las noticias y el entretenimiento americanos dominan completamente el panorama mediático mundial y no se enfrentan a ningún rival nacional significativo. Por lo tanto, China reconoce que es ampliamente superada en cualquier conflicto propagandístico, y siendo la parte más débil, debe necesariamente tratar de acercarse a la verdad, en ciertos temas candentes, para que sus mentiras no sean inmediatamente expuestas. Mientras tanto, el control abrumador de Estados Unidos sobre la información mundial puede conllevar una considerable arrogancia, ya que el gobierno a veces promueve las falsedades más escandalosas y ridículas en la creencia confiada de que los medios de comunicación estadounidenses que lo apoyan cubrirán cualquier error.

Estas consideraciones deben ser tenidas en cuenta cuando intentamos valorar los aportes de nuestros poco fiables y deshonestos medios de comunicación con la esperanza de extraer las verdaderas circunstancias que rodean la actual epidemia de coronavirus. A diferencia de los cuidadosos estudios históricos, estamos trabajando en tiempo real y nuestro análisis se ve muy obstaculizado por la niebla de la guerra en curso, por lo que cualquier conclusión es necesariamente muy preliminar. Pero dado lo mucho que está en juego, tal intento parece justificado.

Cuando mis periódicos matutinos comenzaron a mencionar la aparición de una misteriosa nueva enfermedad en China a mediados de enero, presté poca atención, absorto como estaba en las secuelas de nuestro repentino asesinato del principal líder militar de Irán y la peligrosa posibilidad de una nueva guerra en Oriente Medio. Pero los informes persistieron y aumentaron, con muertes y pruebas crecientes de que la enfermedad viral podía ser transmitida entre humanos. Los primeros esfuerzos convencionales de China parecían no tener éxito para detener la propagación de la enfermedad.

Entonces, el 23 de enero y después de sólo 17 muertes, el gobierno chino dio el sorprendente paso de cerrar y poner en cuarentena a los 11 millones de habitantes de la ciudad de Wuhan, un acontecimiento que atrajo la atención mundial. Pronto extendieron esta política a los 60 millones de chinos de la provincia de Hubei, con cierres en todo el país, clausurando gran parte de la economía nacional, una medida de salud pública probablemente mil veces más amplia que cualquier otra cuarentena emprendida anteriormente en la historia de la humanidad. Así que o bien los líderes de China se habían vuelto repentinamente locos, o bien consideraban este nuevo virus como una amenaza nacional absolutamente mortal, que debía ser controlada a cualquier costo posible.

Dadas estas dramáticas acciones chinas y los titulares internacionales que generaron, las actuales acusaciones de los funcionarios de la Administración Trump de que China había intentado minimizar u ocultar la grave naturaleza del brote de la enfermedad son tan ridículas que desafían la racionalidad. En cualquier caso, el registro muestra que el 31 de diciembre, los chinos ya habían alertado a la Organización Mundial de la Salud sobre la nueva y extraña enfermedad, y los científicos chinos publicaron todo el genoma del virus el 12 de enero, permitiendo que se produjeran pruebas de diagnóstico en todo el mundo.

A diferencia de otras naciones, China no había recibido ninguna advertencia anticipada sobre la naturaleza o la existencia de la nueva y mortal enfermedad, y por lo tanto se enfrentó a obstáculos únicos. Pero su gobierno implementó medidas de control de la salud pública sin precedentes en la historia del mundo y logró erradicar casi completamente la enfermedad con sólo la pérdida de unos pocos miles de vidas. Mientras tanto, muchos otros países occidentales como los EE.UU., Italia, España, Francia y Gran Bretaña se demoraron durante meses e ignoraron la amenaza potencial, y ahora han sufrido más de 100.000 muertes como consecuencia, con el número de víctimas que sigue aumentando rápidamente. El hecho de que cualquiera de estas naciones o sus órganos mediáticos critiquen a China por su ineficacia o su lenta respuesta representa una absoluta inversión de la realidad.

Algunos gobiernos aprovecharon al máximo la alerta temprana y la información científica proporcionada por China. Aunque las naciones cercanas de Asia oriental, como Corea del Sur, Japón, Taiwán y Singapur, habían corrido el mayor riesgo y se encontraban entre las primeras infectadas, sus respuestas competentes y enérgicas les permitieron suprimir casi por completo cualquier brote importante, y han sufrido un mínimo de muertes. Sin embargo, América y varios países europeos han evitado adoptar esas mismas medidas tempranas, como la realización de pruebas generalizadas, la cuarentena y la localización de contactos, y han pagado un terrible precio por su despreocupación.

Hace unas semanas el Primer Ministro británico Boris Johnson declaró audazmente que su propia estrategia de lucha contra la enfermedad para Gran Bretaña se basaba en lograr rápidamente la “inmunidad de la manada” -alentando esencialmente al grueso de sus ciudadanos a infectarse- y luego se echó atrás rápidamente después de que sus desesperados asesores reconocieran que el resultado podría suponer un millón o más de muertos británicos.

Como se quiera medir de forma razonable, la respuesta a esta crisis sanitaria mundial por parte de China y la mayoría de los países de Asia oriental ha sido absolutamente ejemplar, mientras que la de muchos países occidentales ha sido igualmente desastrosa. El mantenimiento de una salud pública razonable ha sido una función básica de los gobiernos desde los días de las ciudades-estado de Sumeria, y la absoluta y total incompetencia de América y la mayoría de sus vasallos europeos ha sido impresionante. Si los medios de comunicación occidentales intentan fingir lo contrario, van a perder de ahora en adelante la poca credibilidad internacional que aún disfrutan.

No creo que estos hechos en particular sean muy discutidos, excepto entre los partidarios más cegados, y la Administración Trump probablemente reconoce que sería perder el tiempo defender otra posición. Esto podría explicar su reciente vuelco hacia una narrativa mucho más explosiva y controvertida, o sea la afirmación de que el Covid-19 puede haber sido el producto de la investigación china sobre virus mortales en un laboratorio de Wuhan, lo que sugiere que la sangre de cientos de miles o millones de víctimas en todo el mundo estaría entre manos chinas. Las dramáticas acusaciones respaldadas por el abrumador poder de los medios de comunicación internacionales pueden tener una profunda resonancia en todo el mundo.

Las noticias que aparecen en el Wall Street Journal y el New York Times han sido bastante serias. Altos funcionarios de la Administración Trump han señalado al Instituto de Virología de Wuhan, uno de los principales laboratorios biológicos de China, como la posible fuente de la infección, ya que el virus mortal fue liberado accidentalmente y posteriormente se propagó primero por China y luego por todo el mundo. El propio Trump ha expresado públicamente sospechas similares, como lo hizo el Secretario de Estado y ex director de la CIA Mike Pompeo en una entrevista de FoxNews. Algunos activistas de derecha ya han presentado demandas privadas contra China por valor de varios billones de dólares y los senadores republicanos Tom Cotton y Lindsey Graham han planteado demandas gubernamentales similares.

Obviamente no tengo acceso personal a los informes de inteligencia clasificados que han sido la base de estas acusaciones de Trump, Pompeo y otros altos funcionarios de la administración. Pero al leer estas noticias recientes, noté algo bastante extraño.

En enero, pocos estadounidenses prestaban mucha atención a los primeros informes de un inusual brote de enfermedad en la ciudad china de Wuhan, que apenas era un nombre familiar. En cambio, la atención mayoritaria se centraba en la batalla por la destitución de Trump y las consecuencias de nuestra peligrosa confrontación militar con Irán. Pero hacia finales de ese mes, descubrí que los márgenes de Internet estaban inundados de afirmaciones de que la enfermedad era causada por un arma biológica china liberada accidentalmente por el mismo laboratorio de Wuhan, con el ex asesor de Trump Steve Bannon y ZeroHedge, un popular sitio web harto complotista de la derecha, desempeñando papeles principales en el avance de la teoría. De hecho, este cuento se difundió  tanto en esos círculos ideológicos que el Senador Tom Cotton, un destacado neoconservador republicano, comenzó a promoverlas en Twitter y FoxNews, provocando así un artículo en el NYT sobre esas “teorías conspirativas marginales”.

Sospecho que sea más que una mera coincidencia el hecho de que las teorías de la guerra biológica que estallaron de manera tan concertada en pequeños sitios web políticos y cuentas de medios sociales en enero coincidan tan estrechamente con las que ahora defienden públicamente los altos funcionarios de la Administración Trump y supuestamente basadas en nuestras fuentes de inteligencia más seguras. Tal vez unos pocos intrépidos ciudadanos-activistas se las arreglaron para copiar los hallazgos de nuestro multimillonario aparato de inteligencia, y lo hicieron en pocos días mientras que la supuesta investigación inicial había requerido semanas o meses. Pero un desarrollo más probable es que la ola de especulaciones de enero fue impulsada por filtraciones privadas y “orientación” proporcionada por exactamente los mismos elementos que hoy en día están públicamente acusando de cargos similares en los medios de comunicación de élite. Al principio la promoción de teorías controvertidas en medios marginales fue durante mucho tiempo una práctica de los servicios secretos bastante estándar.

Independientemente de los orígenes de la idea, ¿parece plausible que el brote de coronavirus se haya originado como una filtración accidental de ese laboratorio chino? No estoy al tanto de las medidas de seguridad de las instalaciones del gobierno chino, pero aplicar un poco de sentido común podría arrojar algo de luz sobre esa pregunta.

Aunque el coronavirus es sólo moderadamente letal, con una tasa de mortalidad aparentemente del 1% o menos, es extremadamente contagioso, incluso durante un período pre-sintomático prolongado y también entre portadores asintomáticos. Por esto, hay partes de los Estados Unidos y de Europa que están sufriendo ahora grandes bajas, mientras que las políticas adoptadas para controlar la propagación han devastado sus economías nacionales. Aunque es poco probable que el virus mate a más de una pequeña parte de nuestra población, hemos visto con consternación cómo un brote importante puede arruinar tan fácilmente toda nuestra vida económica.

Durante el mes de enero, los periodistas que informaban sobre la creciente crisis sanitaria de China destacaron con regularidad que el misterioso nuevo brote viral se había producido en el peor lugar y momento posibles, apareciendo en el principal centro de transporte de Wuhan justo antes de la festividad del Año Nuevo Lunar, cuando cientos de millones de chinos acostumbran viajar a sus lejanos prredios familiares para la celebración, con lo que la enfermedad se podía propagar a todas las partes del país y producir una epidemia permanente e incontrolable. El gobierno chino evitó ese sombrío destino con la decisión sin precedentes de cerrar toda su economía nacional y confinar a 700 millones de chinos en sus propios hogares durante muchas semanas. Pero la salida está a la vista, y si Wuhan hubiera permanecido abierto sólo unos días más, China podría haber sufrido fácilmente una devastación económica y social a largo plazo.

El momento de un fallo accidental del laboratorio sería obviamente producto de la casualidad. Sin embargo, el brote parece haber comenzado durante el período preciso de tiempo que más probablemente dañaría a China, la peor ventana posible de diez o quizás treinta días. Como señalé en enero, no vi ninguna prueba sólida de que el coronavirus fuera un arma biológica, pero si lo fuera, el momento del estallido no podría ser casual.

 

La lógica de los acontecimientos

Si el virus fue liberado intencionalmente, el contexto y el motivo de tal ataque de bioguerra contra China no podrían ser más obvios. Aunque nuestros falsos medios de comunicación siguen pretendiendo lo contrario, el tamaño de la economía de China superó el nuestro hace varios años, y ha seguido creciendo mucho más rápidamente. Las empresas chinas también han tomado la delantera en varias tecnologías cruciales, con Huawei convirtiéndose en el principal fabricante de equipos de telecomunicaciones del mundo y dominando el importante mercado de la 5G. La Iniciativa del Cinturón y la Carretera de China ha amenazado con reorientar el comercio mundial en torno a una masa terrestre euroasiática interconectada, disminuyendo en gran medida la influencia del control de los mares por parte de Estados Unidos.

He seguido de cerca a China durante más de cuarenta años, y las líneas de tendencia nunca han sido más evidentes. En 2012, publiqué un artículo con el provocativo título de “El ascenso de China, la caída de América…” y desde entonces no he visto ninguna razón para reevaluar mi veredicto.

Durante las tres generaciones que siguieron el final de la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos se había erigido en la suprema potencia económica y tecnológica del mundo, mientras que el colapso de la Unión Soviética hace treinta años nos dejó como la única superpotencia que quedaba, sin ningún rival militar imaginable. La creciente sensación de que estábamos perdiendo rápidamente esa posición indiscutible había inspirado sin duda la retórica antichina de muchas figuras de alto nivel de la Administración Trump, que iniciaron una importante guerra comercial poco después de asumir el cargo Trump. La creciente miseria y el empobrecimiento de grandes sectores de la población americana dejaron naturalmente a estos votantes en busca de un chivo expiatorio conveniente, y los chinos prósperos y en ascenso se convirtieron en un blanco perfecto.

A pesar del creciente conflicto económico de América con China en los últimos dos años, yo nunca había considerado la posibilidad de que los asuntos pudieran tomar un giro militar. Los chinos habían desplegado hace mucho tiempo sus misiles avanzados de alcance intermedio que muchos creían podrían hundir fácilmente nuestros portaaviones en la región, y también habían mejorado en general su disuasión militar convencional. Además, China se llevaba bien con Rusia, que había sido objeto de una intensa hostilidad americana durante varios años; y la nueva serie de revolucionarios misiles hipersónicos de Rusia había reducido drásticamente cualquier ventaja estratégica americana. Así pues, una guerra convencional contra China parecía una empresa absolutamente desesperada, mientras que los destacados empresarios e ingenieros de China ganaban terreno constantemente contra el sistema económico estadounidense en decadencia y fuertemente financiarizado.

En esas difíciles circunstancias, un ataque de guerra biológica estadounidense contra China podía parecer la única carta que quedaba por jugar con la esperanza de mantener la supremacía estadounidense. El gobierno americano negaría haber planificado el menor accidente. Esta actitud reduciría al mínimo el riesgo de alguna represalia directa de China y, si tuviera éxito, el terrible golpe infligido a la economía de China la haría retroceder durante muchos años, tal vez incluso desestabilizando su sistema social y político. El uso de medios alternativos para promover inmediatamente las teorías de que el brote de coronavirus era el resultado de una filtración de un laboratorio chino de guerra biológica era una manera natural de adelantarse a cualquier acusación china posterior en términos similares, permitiendo así a los Estados Unidos ganar la guerra de propaganda internacional incluso antes de que China hubiera empezado a jugar.

La decisión de elementos de nuestro establecimiento de seguridad nacional de librar una guerra biológica con la esperanza de mantener el poder mundial americano habría sido ciertamente un acto extremadamente imprudente, pero la imprudencia extrema se ha convertido en un aspecto regular del comportamiento americano desde 2001, especialmente bajo la Administración Trump. Justo un año antes habíamos secuestrado a la hija del fundador y presidente de Huawei, quien también se desempeñaba como director financiero y era uno de los ejecutivos más importantes de China, mientras que a principios de enero asesinábamos repentinamente al principal líder militar de Irán.

Estos fueron los pensamientos que se me ocurrieron durante la última semana de enero una vez que descubrí las teorías ampliamente difundidas que sugerían que la epidemia de enfermedades masivas de China había sido la consecuencia autoinfligida de su propia investigación sobre la bioguerra. No me constaba que el coronavirus fuera un arma biológica, pero si lo fuera, China era seguramente la víctima inocente del ataque, presumiblemente llevado a cabo por elementos del sistema de seguridad nacional americano.

Poco después, alguien me llamó la atención sobre un artículo muy largo de un expatriado americano que vivía en China y que se llamaba a sí mismo “Hombre de metal” y tenía una amplia gama de creencias excéntricas e inverosímiles. Hace mucho tiempo que he reconocido que los individuos con defectos raros pueden servir a menudo como receptores de información importante que de otro modo no estaría disponible, y este caso constituyó un ejemplo perfecto. Su artículo denunciaba el brote como un probable ataque de bioguerra estadounidense y proporcionaba una gran riqueza de material fáctico que no había considerado anteriormente. Como él autorizaba la reproducción de su artículo, lo publiqué, y su análisis de 15.000 palabras, aunque algo crudo y sin pulir, comenzó a atraer a una enorme cantidad de lectores en nuestro sitio web, por ser una de las primeras piezas en inglés en sugerir que la misteriosa nueva enfermedad era un arma biológica americana. Muchos de sus argumentos me parecieron dudosos o han sido obviados por desarrollos posteriores, pero otros parecían bastante reveladores.

Señalaba que durante los dos años anteriores, la economía china ya había sufrido serios golpes por otras nuevas y misteriosas enfermedades, aunque éstas se habían dirigido a los animales de granja, no a las personas. Durante el año 2018 un nuevo virus de la gripe aviar había barrido el país, eliminando grandes porciones de la industria avícola de China, y durante el año 2019 la epidemia del virus de la gripe porcina había devastado las granjas de cerdos de China, destruyendo el 40% de la principal fuente doméstica de carne de la nación, con afirmaciones generalizadas de que esta última enfermedad la propagaban unos misteriosos zánganos pequeños. Mis periódicos matutinos apenas habían mencionado estas importantes historias de negocios, señalando que el repentino colapso de gran parte de la producción nacional de alimentos de China podría ser una gran ayuda para las exportaciones agrícolas americanas en el punto álgido de nuestro conflicto comercial, pero yo nunca había tomado en cuenta las implicaciones obvias de estos hechos. ¡Así que por tres años consecutivos, China había sido severamente impactada por nuevas y extrañas enfermedades virales, aunque sólo la más reciente había sido mortal para los humanos! Esta evidencia era meramente circunstancial, pero el patrón parecía altamente sospechoso.

El escritor también señalaba que poco antes del brote de coronavirus en Wuhan, esa ciudad había recibido a 300 oficiales militares estadounidenses visitantes, que vinieron a participar en los Juegos Mundiales Militares de 2019, una coincidencia de tiempo absolutamente notable. Como señalé en su momento, ¿cómo reaccionarían los estadounidenses si 300 oficiales militares chinos hubieran hecho una visita prolongada a Chicago y poco después hubiera estallado repentinamente una misteriosa y mortal epidemia en esa ciudad? Una vez más, las pruebas eran meramente circunstanciales pero ciertamente levantaron oscuras sospechas.

La investigación científica del coronavirus ya había señalado sus orígenes en un virus de murciélago, lo que llevó a la especulación generalizada de los medios de comunicación de que los murciélagos vendidos como alimento en los mercados abiertos de Wuhan habían sido el vector original de la enfermedad. Mientras tanto, las oleadas orquestadas de acusaciones contra China habían hecho hincapié en la investigación de laboratorio china sobre esa misma fuente viral. Pero pronto publicamos un extenso artículo de la periodista de investigación Whitney Webb que proporcionaba copiosas pruebas de los enormes esfuerzos de investigación en materia de guerra biológica de los Estados Unidos, que durante años se habían centrado igualmente en los virus de los murciélagos. Webb estaba entonces asociada con MintPress News, pero esa publicación extrañamente había declinado publicar su importante artículo, quizás asustada por las graves sospechas que dirigía hacia el gobierno de los EE.UU. en un tema tan trascendental. Así que sin el beneficio de nuestra plataforma unz.com, su gran contribución al debate público podría haber atraído relativamente pocos lectores.

El caso del profesor Charles Lieber

Alrededor de la misma época, noté otra coincidencia extremadamente extraña que no atrajo ningún interés de nuestros somnolientos medios nacionales. Aunque su nombre no había significado nada para mí, a finales de enero mis periódicos matutinos publicaron importantes artículos sobre el repentino arresto del Profesor Charles Lieber, uno de los principales científicos de la Universidad de Harvard y Presidente de su Departamento de Química, a veces caracterizado como un posible futuro Premio Nobel.

Las circunstancias de ese caso me parecieron totalmente extrañas. Como muchos otros prominentes académicos americanos, Lieber había tenido décadas de estrechos lazos de investigación con China, teniendo nombramientos conjuntos y recibiendo importantes fondos para su trabajo. Pero ahora se le acusaba de violaciones de la información financiera, el tipo más oscuro de delito, y sobre la base de estas acusaciones, el FBI lo detuvo en una redada matutina en su casa de los suburbios de Lexington; y lo arrastró con grilletes, lo que podría acarrearle años de prisión federal.

Tal acción del gobierno contra un académico parecía casi sin precedentes. Durante el punto álgido de la Guerra Fría, numerosos científicos y técnicos estadounidenses fueron acusados con razón de haber robado nuestros secretos de armas nucleares para entregárselos a Stalin, pero nunca había oído hablar de ninguno de ellos tratado de manera tan dura, y mucho menos de un académico de la talla del profesor Lieber, que sólo fue acusado de violaciones de divulgación técnica. De hecho, este incidente recordaba los relatos de las incursiones del NKVD durante las purgas soviéticas de los años 30.

Aunque Lieber fue descrito como un profesor de química, unos segundos de búsqueda en Google revelaron que algunos de sus trabajos más importantes habían sido en virología, incluyendo la tecnología para la detección de virus. Así que una nueva epidemia viral masiva y mortal había estallado en China y casi simultáneamente, un destacado académico estadounidense con estrechos lazos con China y experto en virus era detenido repentinamente por el gobierno federal. Sin embargo nadie en los medios de comunicación expresó ninguna curiosidad por una posible conexión entre estos dos eventos.

Creo que podemos asumir con seguridad que el arresto de Lieber por el FBI había sido provocado por la epidemia concurrente de coronavirus, pero todo lo demás es mera especulación. Los que ahora acusan a China de haber creado el coronavirus podrían sugerir que nuestras agencias de inteligencia habían descubierto que el profesor de Harvard había estado personalmente involucrado en esa investigación mortal. Pero creo que una posibilidad mucho más probable es que Lieber comenzara a preguntarse si la epidemia en China podría ser el resultado de un ataque de bioguerra americano, y fue quizás un poco demasiado libre al expresar sus sospechas, atrayendo así la ira de nuestro establecimiento de seguridad nacional. Infligir un trato tan extremadamente duro a un científico de Harvard de alto nivel intimidaría enormemente a todos sus colegas de menor rango en otros lugares, que seguramente se lo pensarían dos veces antes de plantear ciertas teorías controvertidas ante cualquier periodista.

A finales de enero, nuestra revista web había publicado una docena de artículos y posts sobre el brote de coronavirus, y luego añadió muchos más a mediados de febrero. Estos artículos totalizaban decenas de miles de palabras y atrajeron medio millón de palabras de comentarios, representando posiblemente la principal fuente en inglés para una perspectiva particular de la mortal epidemia, con este material que por cierto atrajo muchos cientos de miles de visitas. Unas semanas más tarde, el gobierno chino comenzó a plantear con cautela la posibilidad de que el coronavirus pudiera haber sido llevado a Wuhan por los 300 oficiales militares americanos que visitaban esa ciudad, y fue ferozmente atacado por la Administración Trump por difundir propaganda antiamericana. Pero sospecho fuertemente que los chinos habían sacado esa idea de nuestra propia publicación….

A medida que el coronavirus comenzó a extenderse gradualmente más allá de las fronteras de China, ocurrió otro acontecimiento que multiplicó mis sospechas. La mayoría de estos primeros casos habían ocurrido exactamente donde uno podría esperar, entre los países del este de Asia que limitan con China. Pero a finales de febrero, Irán se había convertido en el segundo epicentro del brote mundial. Lo que es aún más sorprendente es que sus élites políticas se vieron especialmente afectadas, ya que un 10% de todo el Parlamento iraní se infectó pronto y al menos una docena de sus funcionarios y políticos murieron a causa de la enfermedad, incluidos algunos de rango elevado: caían como moscas, y los militantes neoconservadores aplaudían en Twitter .

Consideremos las implicaciones de estos hechos. En todo el mundo, las únicas élites políticas que han sufrido pérdidas humanas significativas han sido las de Irán, y murieron en una etapa muy temprana, antes de que se produjeran brotes significativos en casi cualquier otro lugar del mundo fuera de China. Así, tenemos a Estados Unidos asesinando al principal comandante militar del Irán el 2 de enero y luego, sólo unas semanas más tarde, grandes porciones de las élites gobernantes iraníes se infectaron con un nuevo virus misterioso y mortal, y muchos de ellos murieron pronto como consecuencia de ello. ¿Podría cualquier individuo racional considerar esto como una mera coincidencia?

La guerra biológica es un tema muy técnico, y es poco probable que quienes poseen esa capacidad de peritaje informen con franqueza sobre sus actividades de investigación clasificadas, en las páginas de nuestros principales periódicos, quizás menos aún después de que el Profesor Lieber fuera arrastrado a la cárcel encadenado. Mi propio conocimiento es nulo. Pero a mediados de marzo me encontré con varios comentarios extremadamente largos y detallados sobre el brote de coronavirus que habían sido publicados en un pequeño sitio web por un individuo que se hacía llamar “Viejo Microbiólogo” y que afirmaba ser un veterano retirado con cuarenta años de experiencia en la defensa biológica americana. El estilo y los detalles de su material me parecieron bastante creíbles, y después de una pequeña investigación concluí que había una alta probabilidad de que sus antecedentes fueran exactamente como los había descrito. Hice los arreglos necesarios para volver a publicar sus comentarios en forma de un artículo de 3.400 palabras, que pronto atrajo mucho tráfico y 80.000 palabras de comentarios adicionales.

Aunque el escritor hacía hincapié en la falta de pruebas contundentes, decía que su experiencia le hacía sospechar fuertemente que el brote de coronavirus era en realidad un ataque de bioguerra estadounidense contra China, probablemente llevado a cabo por agentes introducidos en ese país al amparo de los Juegos Militares celebrados en Wuhan a finales de octubre, el tipo de operación de sabotaje que nuestros organismos de inteligencia habían emprendido a veces en otros lugares. Un punto importante que señalaba fue que la alta letalidad era a menudo contraproducente en un arma biológica, ya que debilitar u hospitalizar a un gran número de personas puede imponer a un país costos económicos mucho mayores que un agente biológico que simplemente inflige un número igual de muertes. En sus palabras “una enfermedad de alta comunicabilidad y baja letalidad es perfecta para arruinar una economía”, sugiriendo que las características aparentes del coronavirus eran casi óptimas a este respecto. Aquellos que estén tan interesados deberían leer su análisis y juzgar por sí mismos su posible credibilidad y potencial de persuasión.

Un aspecto intrigante de la situación era que casi desde el primer momento en que los informes sobre la extraña nueva epidemia en China llegaron a los medios de comunicación internacionales, se había lanzado una gran campaña orquestada en numerosos sitios web y plataformas de medios de comunicación social para identificar la causa como un arma biológica china liberada por descuido en su propio país. Mientras tanto, la hipótesis mucho más sensata de que China era la víctima y no el perpetrador no había recibido prácticamente ningún apoyo organizado en ninguna parte, y sólo empezó a tomar forma a medida que fui localizando y dando publicidad a un material pertinente, por lo general extraído de lugares muy oscuros y a menudo de autoría anónima. Así que parecía que sólo el bando hostil a China estaba librando una activa guerra de información. El brote de la enfermedad y el lanzamiento casi simultáneo de una campaña propagandística tan importante no necesariamente prueba que se haya producido un ataque real de guerra biológica, pero creo que tiende a apoyar esa teoría.

Conclusión : el efecto boomerang de la estupidez guerrerista

Cuando se considera la hipótesis de un ataque de bioguerra americano, vienen a la mente ciertas objeciones naturales. El principal inconveniente de la guerra biológica ha sido siempre el hecho evidente de que los agentes autorreplicantes empleados no respetan las fronteras nacionales, lo que aumenta el grave riesgo de que la enfermedad pueda terminar  volviendo a la tierra de su origen y pueda infligir un número considerable de víctimas. Por esta razón, parece muy dudoso que cualquier liderazgo racional y medio competente de los Estados Unidos hubiera desatado el coronavirus contra China.

Pero como vemos absolutamente demostrado en los titulares de nuestras noticias diarias, el gobierno actual de América es grotesca y manifiestamente incompetente, más incompetente de lo que uno podría imaginar, con decenas de miles de americanos que ya han pagado con sus vidas por tan extrema incompetencia. La racionalidad y la competencia no se encuentran obviamente en ningún lugar entre los profundos neoconservadores del Estado que el presidente Donald Trump ha nombrado para tantos puestos cruciales en todo nuestro aparato de seguridad nacional.

Además, la noción extremadamente displicente de que un brote masivo de coronavirus en China nunca se extendería a América podría haber parecido plausible a los individuos que descuidadamente asumieron que las analogías históricas del pasado continuarían aplicándose. Como escribí hace unas semanas:

“Hay personas razonables sugiriendo que si el coronavirus era un arma biológica desplegada por elementos del aparato de seguridad nacional americano contra China (e Irán), es difícil imaginar por qué no asumieron que se filtraría naturalmente de vuelta a los EE.UU. y comenzaría una enorme pandemia aquí, como está sucediendo actualmente.”

La respuesta más obvia es que fueron estúpidos e incompetentes, pero aquí hay otro punto a considerar…

A finales de 2002 se produjo el brote de SARS en China, un virus relacionado, pero que fue mucho más mortal y algo diferente en otras características. El virus mató a cientos de chinos y se propagó a otros pocos países antes de que fuera controlado y eliminado. El impacto en los EE.UU. y Europa fue insignificante, con sólo una pequeña dispersión de los casos y sólo una o dos muertes.

Así que si los analistas de la bioguerra americana estuvieran considerando un ataque de coronavirus contra China, ¿no es muy posible que se dijeran a sí mismos que como el SARS nunca se filtró significativamente en los EE.UU. o Europa, de la misma manera permaneceríamos aislados del coronavirus? Obviamente, tal análisis fue tonto y equivocado, pero ¿habría parecido tan inverosímil en ese momento? ”

Como algunos habrán notado, he evitado deliberadamente investigar los detalles científicos del coronavirus. En principio, un análisis objetivo y preciso de las características y la estructura del virus podrían ayudar a concluir si era totalmente natural o más bien el producto de un laboratorio de investigación y, en este último caso, tal vez, si la fuente probable era China, América o algún tercer país.

Pero estamos ante un acontecimiento mundial catastrófico y esas cuestiones tienen enormes ramificaciones políticas, por lo que todo el tema está envuelto en una espesa niebla de compleja propaganda, con numerosas afirmaciones contradictorias presentadas por las partes interesadas. No tengo formación en microbiología, y mucho menos en guerra biológica, así que estaría desesperadamente a la deriva en la evaluación de tales afirmaciones científicas y técnicas contradictorias. Sospecho que esto es igualmente cierto en el caso de la abrumadora mayoría de los demás observadores, aunque los partidarios comprometidos se nieguen a reconocerlo, y se aferrarán con entusiasmo a cualquier argumento científico que apoye su posición preferida mientras rechazan los que la contradicen.

Por lo tanto, por necesidad, mi propio enfoque está en la evidencia que al menos pueda ser entendida por todos los legos, aunque no necesariamente siempre aceptada. Y creo que la simple yuxtaposición de varias revelaciones recientes en los principales medios de comunicación conduce a una conclusión bastante reveladora.

Por razones obvias, la Administración Trump se ha vuelto muy ansiosa por enfatizar los primeros pasos en falso y los retrasos en la reacción china al brote viral en Wuhan, y presumiblemente ha animado a nuestros medios de comunicación a dirigir su enfoque en esa dirección.

Como ejemplo de ello, la Unidad de Investigación de Associated Press  publicó hace poco un análisis bastante detallado de esos primeros acontecimientos supuestamente basado en documentos chinos confidenciales. Provocativamente titulado “China no advirtió al público de la probable pandemia durante 6 días clave”, el informe fue ampliamente difundido, apareciendo en forma abreviada en el NYT y en otros lugares. De acuerdo con esta reconstrucción, el gobierno chino se dio cuenta por primera vez de la gravedad de esta crisis de salud pública el 14 de enero, pero retrasó la adopción de cualquier medida importante hasta el 20 de enero, un período de tiempo durante el cual el número de infecciones se multiplicó enormemente.

El mes pasado, un equipo de cinco reporteros del WSJ produjo un análisis muy detallado y minucioso de 4.400 palabras sobre el mismo período, y el NYT ha publicado un gráfico útil de esos primeros eventos también. Aunque puede haber algunas diferencias de énfasis o desacuerdos menores, todas estas fuentes de los medios de comunicación estadounidenses están de acuerdo en que los funcionarios chinos se enteraron por primera vez del grave brote viral en Wuhan a principios o mediados de enero; y la primera muerte conocida ocurrió el 11 de enero, y finalmente implementaron nuevas e importantes medidas de salud pública a finales de ese mismo mes. Aparentemente nadie ha discutido estos hechos básicos.

Pero con las horribles consecuencias de nuestra propia inacción gubernamental posterior, algunos elementos dentro de nuestras agencias de inteligencia han tratado de demostrar que ellos no eran los que se habían quedado dormidos. A principios de este mes, un reportaje de ABC News citó cuatro fuentes gubernamentales distintas para revelar que ya a finales de noviembre, una unidad especial de inteligencia médica dentro de nuestra Agencia de Inteligencia de Defensa había producido un informe advirtiendo que una epidemia de enfermedades fuera de control estaba ocurriendo en el área de Wuhan en China, y distribuyó ampliamente ese documento entre los altos rangos de nuestro gobierno. Además habían advertido que se debían tomar medidas para proteger a las fuerzas estadounidenses con base en Asia. Después de que se difundiera la historia, un portavoz del Pentágono negó oficialmente la existencia de ese informe de noviembre, mientras que varios otros funcionarios de alto nivel del gobierno y de los servicios de inteligencia se negaban a hacer comentarios. Pero unos días después, la televisión israelí mencionó que en noviembre la inteligencia americana había compartido efectivamente tal informe sobre el brote de la enfermedad de Wuhan con sus aliados de la OTAN y de Israel, pareciendo así confirmar independientemente la completa exactitud de la historia original de ABC News y sus varias fuentes gubernamentales.

Por lo tanto, parece que ciertos elementos de la Agencia de Inteligencia de Defensa estaban al tanto del mortal brote viral en Wuhan más de un mes antes que cualquier funcionario del propio gobierno chino. A menos que nuestras agencias de inteligencia hayan sido pioneras en la tecnología de precognición, creo que esto puede haber sucedido por la misma razón que los pirómanos tienen el conocimiento más anticipado de los futuros incendios…

En febrero, antes de que un solo americano muriera por la enfermedad, escribí acerca de mi propia visión general del posible curso de los acontecimientos, y todavía la mantengo hoy:

“Considérese un resultado particularmente irónico de esta situación, poco probable pero ciertamente posible… Todo el mundo sabe que las élites gobernantes de América son criminales, locas y también extremadamente incompetentes. Así que tal vez el brote de coronavirus fuera en realidad un ataque deliberado de bioguerra contra China, golpeando a esa nación justo antes del Año Nuevo Lunar, el peor momento posible para producir una pandemia nacional permanente. Sin embargo, la RPC respondió con notable rapidez y eficiencia, implementando la mayor cuarentena en la historia de la humanidad, y la enfermedad mortal ahora parece estar en declive allí.

Mientras tanto, la enfermedad se vuelve boomerang, a medida que se filtra de forma natural a los EE.UU., y a pesar de todas las advertencias previas, nuestro gobierno totalmente incompetente maneja mal la situación, produciendo un enorme desastre sanitario  nacional, el colapso de nuestra economía y del decrépito sistema político.

Como ya lo dije, no nos lo esperábamos, pero resulta un final muy apropiado para el Imperio americano…

Ron Unz, American Pravda, 21 de abril 2020

https://www.unz.com/runz/american-pravda-our-coronavirus-catastrophe-as-biowarfare-blowback/

Traducción y lista de capítulos: Maria Poumier

Publicacion original en Espanol: Red Internacional

 

 

 

 

 

 

Print Friendly, PDF & Email

You may also like...