Un mes verdaderamente histórico para el futuro de nuestro planeta

Marzo de 2018 pasará a la historia como un mes verdaderamente histórico. Los anglosionistas han perdido la guerra civil en Siria. El Reino Unido y el resto de la OTAN se están volviendo militarmente irrelevantes. Ucrania se ha estrellado y está ardiendo y es muy probable que haya un ataque ukronazi contra el Donbass. En Europa están en ascenso las fuerzas políticas que se opusieron a las políticas anti-rusas.

assambly-putin

1º de marzo, Vladimir Putin hace su histórico discurso ante la Asamblea Federal Rusa.

4 de marzo, Sergei Skripal, un ex espía del Reino Unido, fue supuestamente envenenado en el Reino Unido.

8 de marzo, funcionarios británicos acusan a Rusia de usar gas nervioso para intentar asesinar a Sergei Skripal.

12 de marzo, Theresa May culpa oficialmente a Rusia por el envenenamiento y le da a Rusia un ultimátum de 24 horas para dar explicaciones; los rusos ignoran ese ultimátum. El mismo día, el representante de los Estados Unidos en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas amenaza con atacar a Siria incluso sin una autorización del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

13 de marzo, el jefe del Estado Mayor de Rusia, Valery Gerasimov, advirtió que “en caso de que haya una amenaza para la vida de nuestros militares, la Fuerza Armada de Rusia tomará medidas de represalia tanto contra los misiles como contra los lanzamisiles que éstos utilizarán”. El mismo día, el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas Rusas, viceministro de Defensa, general del ejército, Valery Gerasimov, mantuvo una conversación telefónica con el general del Cuerpo de Marines, Joseph Dunford, jefe del Estado Mayor Conjunto de los Estados Unidos.

15 de marzo, el Reino Unido bloqueó el borrador ruso de proyecto del Consejo de Seguridad de la ONU sobre el envenenamiento de Skripal que pedía una “investigación urgente y civilizada” sobre el caso Skripal. Los Estados Unidos, el Reino Unido, Francia y Alemania publican una declaración respaldando al Reino Unido y culpando a Rusia. El Ministro de Defensa del Reino Unido le dice a Rusia que “se calle y se vaya”.
16 de marzo, el General Mayor, Igor Konashenkov, llama al Ministro de Defensa británico una “musaraña torpe” y como “impotente intelectual”.

17 de marzo, los generales rusos advirtieron que Estados Unidos está preparando un ataque químico de bandera falsa en Siria.

18 de marzo, Putin gana abrumadoramente las elecciones presidenciales. El mismo día, el General Votel, Comandante de CENTCOM, declara en un testimonio ante el Comité de Servicios Armados del Senado que las diferencias con Rusia deben resolverse “a través de canales políticos y diplomáticos”. Cuando se le preguntó si sería correcto decir que “con la ayuda de Rusia e Irán, Assad ha ganado la guerra civil en Siria” el general Votel respondió que “no creo que eso sea demasiado, creo que es demasiado contundente para una declaración. Creo que le han proporcionado los medios para … para estar en ascenso en este punto“.

19 de marzo, el Consejo de Asuntos Exteriores de la UE emite una declaración respaldando completamente al Reino Unido.

21 de marzo, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia convoca a todos los embajadores a una sesión informativa sobre el caso Skripal. El lenguaje utilizado por el representante ruso en esta sesión posiblemente sea el más áspero utilizado por cualquier funcionario ruso (o incluso soviético) hacia Occidente desde la Segunda Guerra Mundial. Los representantes de Francia, Suecia y los Estados Unidos en la reunión se pusieron de pie para declarar su “solidaridad” con el Reino Unido.

22 de marzo, el Jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas Rusas, Viceministro de Defensa, General del Ejército, Valery Gerasimov, tuvo otra conversación telefónica con el General del Cuerpo de Marines, Joseph Dunford, jefe del Estado Mayor Conjunto de los Estados Unidos. El mismo día, el General Gerasimov también sostuvo otra conversación por teléfono con el Comandante del Comando Europeo de los EEUU y Comandante Supremo Aliado Europeo de la OTAN, General de Ejército, Curtis Scaparrotti.

Entonces, ¿qué está pasando realmente aquí? Seguramente, nadie cree seriamente que los británicos realmente piensen que los rusos tenían algún motivo para tratar de matar a Skripal o, en realidad, si tenían un motivo, que lo harían de una manera tan estúpida. ¿Y cuál es el asunto con Siria de todos modos? ¿Estados Unidos va a ejecutar su bandera falsa y bombardear?

Creo que en este punto no deberíamos estancarnos en los detalles de todo esto. Hay un bosque detrás de estos árboles. Lo que más importa ahora es que las facciones más poderosas de las élites gobernantes del imperio anglosionista están haciendo un esfuerzo concertado para crear una coalición antirrusa unificada. En este sentido, es bastante revelador que EEUU, Francia y Alemania, emitieron una declaración el 15 de marzo sin siquiera molestarse en consultar con los llamados “aliados” en la OTAN o la UE. Usted puede decir inmediatamente “quién es el jefe” en esas situaciones de crisis cuando el resto de la chusma europea simplemente no importa (¡pobres europeos del Este con sus ilusiones de ser apreciados o incluso respetados por Occidente!). Además, está bastante claro que en este caso el componente “anglo” del imperio anglosionista está mucho más involucrado que el sionista, al menos en lo que se refiere al frente del escenario (detrás de la escena los neocons están furiosos con Trump por llamar a Putin para felicitarlo y ofrecerle negociaciones). Creo que varios acontecimientos cruciales obligaron a los EEUU y al Reino Unido a tratar de armar con fuerza al resto de las naciones occidentales para “poner las carretas en círculo” rodeando el imperio:

Estados Unidos fracasó humillantemente en sus intentos de asustar y obligar a la RPDC a someterse.

Los anglosionistas han perdido la guerra civil en Siria.

El Reino Unido y el resto de la OTAN se están volviendo militarmente irrelevantes.

Ucrania se ha estrellado y está ardiendo y es muy probable que haya un ataque ukronazi contra el Donbass.

En Europa están en ascenso las fuerzas políticas que se opusieron a las políticas anti-rusas.

Los rusos están ganando muchos países de la UE por medios económicos, incluido North Stream, mientras que las sanciones están perjudicando a la UE mucho más que a Rusia.
La campaña contra Putin ha fallado miserablemente y Rusia está completamente unida en su postura contra el Imperio.

Lo que todo esto significa es muy simple: el imperio necesita replegarse o doblar la apuesta, y replegarse no es algo que las élites imperiales estén dispuestas a considerar aún. Por lo tanto, están utilizando las herramientas que perciben como más efectivas:

Banderas falsas: esta es realmente una tradición occidental consagrada por casi todas las potencias occidentales. Dado que al público en general se le lava el cerebro y en su mayoría ni siquiera puede imaginar que las “democracias liberales amantes de la libertad” podrían usar métodos usualmente adscritos a regímenes dictatoriales malvados y sedientos de sangre, las banderas falsas son una forma ideal de obtener la opinión pública en el estado mental correcto como para aprobar políticas agresivas, hostiles e incluso violentas contra una amenaza percibida u obstáculo para la hegemonía.

Poder suave: ¿has notado cómo los Oscar o el festival de Cannes siempre eligen exactamente el tipo de “artistas” que el imperio promueve políticamente? Bueno, esto es cierto no solo para los Oscars o el festival de Cannes, sino también para casi toda la vida cultural, social y política en Occidente. Esto es especialmente cierto en el caso de las así llamadas organizaciones de “derechos humanos” y “paz”, que son simplemente pitbulls políticos que pueden atacar a cualquier país que necesite subversión y/o intervención. Rusia nunca ha desarrollado ese tipo de herramientas políticas.

Escalada verbal: esta táctica es extremadamente cruda pero muy efectiva. Comienzas proclamando vociferantemente alguna falacia. El hecho de que usted lo proclame de una manera tan vociferante e hiperbólica logra dos resultados inmediatos: envía a todos sus amigos y aliados un mensaje claro de “usted está con nosotros o en contra de nosotros”, lo que no deja lugar a los matices o análisis, y no deja, por lo demás, una vía de retorno a los políticos sin carácter, fortaleciendo así su “resolución”.

Rebaño: hay seguridad en lo numeroso. Entonces, cuando se trata con un enemigo potencialmente peligroso, como Rusia, todos los pequeños se agrupan para parecer más grandes o, al menos, más difíciles de identificar. Además, cuando todos son responsables, nadie lo es. Por lo tanto, el rebaño también es políticamente conveniente. Finalmente, cambió la dinámica interrelacional de una de amigos o aliados a una que típicamente ocurre entre cómplices en un crimen.

Amenazas directas: el imperio salió impune haciendo amenazas por izquierda y por derecha durante muchas décadas, y este es un hábito que es difícil de romper. Personas como Nikki Haley o Hillary Clinton probablemente creen sinceramente que los EEUU son casi omnipotentes o, a la inversa, pueden estar aterrorizadas por la creciente sospecha de que podría no ser así. Las amenazas también son un sustituto fácil, aunque ineficaz, para la diplomacia y las negociaciones, especialmente cuando su posición es objetivamente errónea y la otra parte es simplemente mucho más inteligente que usted.

El gran problema es que ninguno de estos métodos funciona contra Rusia o, déjenme corregir eso, ya no funcionan (de seguro parecían funcionar en el pasado). La opinión pública rusa está al tanto de todos estos métodos (cortesía de los medios rusos NO controlados por anglosionistas) y Margarita Simonian resumió bellamente los sentimientos que todo esto provoca en la población rusa:

“Toda vuestra injusticia y crueldad, hipocresía inquisitorial y lo que nos ha mentido nos obligaron a dejar de respetarle. Usted y sus así llamados ‘valores’. Ya no queremos vivir como usted vive, no más. Durante cincuenta años, secreta y abiertamente, quisimos vivir como usted, pero no más. No le tenemos más respeto, ni a los que entre nosotros lo respaldan, ni a todas las personas que lo apoyan (…). Para eso, solo tiene que culparse a usted mismo (…) Nuestra gente es capaz de perdonar mucho. Pero no perdonamos la arrogancia, y ninguna nación normal lo haría. Tu único imperio remanente sería sabio de aprender la historia de sus aliados, todos ellos son ex imperios. Para aprender las formas en que perdieron sus imperios. Sólo por su arrogancia. ¡La carga del hombre blanco, mi culo!” (esta última exclación en inglés en el texto original en ruso).

La cruda realidad es que, lejos de querer invadir, apaciguar o complacer a Occidente, Rusia no tiene absolutamente ninguna necesidad, ni siquiera interés, en ello. Ninguna. Durante siglos, las élites rusas se han enfocado en un grado u otro en Occidente y ninguna de ellas podría siquiera comenzar a imaginar una Rusia sin Occidente. Esto sigue siendo cierto hoy, las “élites” rusas todavía quieren vivir como los (muy ricos) británicos o alemanes y todavía odian al pueblo ruso común y a Vladimir Putin. Pero esas elites rusas ahora han sido aplastadas por la magnitud de la victoria de Putin en las elecciones presidenciales. Normalmente, esto debería resultar en un exilio aún mayor de los “empresarios” rusos al Reino Unido, Francia o Israel, pero el problema ahora es que los británicos están haciendo ruidos sobre castigarlos por ser, bueno, rusos (incluso “rusos” rusófobos, pro-occidentales). Como resultado, estos liberales “pobres” pro-occidentales solo pueden quejarse en las redes sociales y en los pocos medios de comunicación pro-occidentales que quedan en Rusia (no, no debido a la represión, sino debido a su demostrada irrelevancia política, ya que son respaldados por algo así como entre el 2% y el 5% de la población).

Pero dejando a un lado a las “elites” ricas por un momento, Rusia, como país y como nación, simplemente no tiene uso de Occidente y lo que representa. Aquellos que fantasean con que Rusia esté interesada en “Europa”, “identidad blanca” o “cristianismo occidental” solo se están engañando a sí mismos. Esperan que el actual renacimiento cultural y espiritual en Rusia de alguna manera se extienda a ellos y les permita salir de la alcantarilla en la que están actualmente postrados. Rusia no lo hará. Solo lea nuevamente lo que dijo Simonian sobre los “valores” occidentales en la cita anterior. Para la mayoría de los rusos, “Europa” apesta a Napoleón, a la “identidad blanca” de Hitler y al “cristianismo occidental” de la creación de Ucrania y las “cruzadas orientales”. No, Rusia no tiene ningún interés en vengarse de nada de eso, ella justamente no tiene respeto o interés por lo que representan estos conceptos. (Polonia es posiblemente el último país donde todas estas cosas se toman en serio y se recuerdan con cariño). Aún así, los rusos todavía están dispuestos a negociar para establecer una coexistencia viable entre los reinos de la civilización occidental y la rusa. Putin lo dijo claramente así en su discurso:

“No hay necesidad de crear más amenazas para el mundo. En su lugar, sentémonos en la mesa de negociaciones e ideemos juntos un sistema nuevo y relevante de seguridad internacional y desarrollo sostenible para la civilización humana. Hemos estado diciendo esto todo el tiempo. Todas estas propuestas siguen siendo válidas. Rusia está lista para esto”.

Pero si los anglosionistas están empeñados a muerte por el dominio mundial por medio de la guerra, entonces Rusia también está preparada para eso. No una guerra de agresión, por supuesto, ni siquiera en contra de los pequeños estados bálticos, Putin dejó esto en claro también cuando dijo: “no estamos amenazando a nadie, no vamos a atacar a nadie ni quitarle nada a nadie con la amenaza de las armas. Nosotros no necesitamos nada. Todo lo contrario” (negrita añadida). Pero si es atacada, Rusia ahora está lista para defenderse:

“Y para aquellos que en los últimos 15 años han intentado acelerar una carrera armamentista y buscar una ventaja unilateral contra Rusia, han introducido restricciones y sanciones que son ilegales desde el punto de vista del derecho internacional intentando restringir el desarrollo de nuestra nación, incluso en el área militar, diré esto: todo lo que han intentado evitar a través de dicha política ya ha sucedido. Nadie ha logrado contener a Rusia (…) Cualquier uso de armas nucleares contra Rusia o sus aliados, armas de corto, mediano o cualquier rango, será considerado como un ataque nuclear a este país. La represalia será inmediata, con todas las consecuencias consiguientes. No debe haber ninguna duda sobre esto en absoluto”.

¿Por qué el problema nuclear es tan central? Porque los rusos son plenamente conscientes del hecho de que los anglosionistas no pueden ganar una guerra convencional con Rusia. Por lo tanto, es crucial para los rusos convencer a los anglosionistas de que no son militarmente superiores ni invulnerables (ver aquí un análisis completo de estos dos mitos). Pero una vez que se logre algún tipo de modus vivendi con Occidente, Rusia enfocará sus esfuerzos en diferentes direcciones: reformas internas muy necesarias y el desarrollo, el trabajo con China sobre el establecimiento de una única zona euroasiática de seguridad económica, paz y prosperidad, la restauración de la paz en Medio Oriente, el desarrollo del Lejano Oriente ruso y el Norte, lo que sea. Rusia tiene mucho trabajo por hacer, ninguno de los cuales involucra a Occidente en ninguna capacidad.

Y eso es, por supuesto, lo que es totalmente inaceptable para Occidente.

De ahí los desarrollos históricos de este mes que han colocado a Rusia y Occidente en un curso de colisión directa. Como dije antes, el imperio ahora puede replegarse o doblar la apuesta. Si decide retirarse, se evitará la guerra y finalmente se celebrarán negociaciones significativas. Si se dobla la apuesta, algo que los neocons siempre hacen, entonces esto significa una guerra con Rusia. Esta es una elección dura y difícil (no, no para personas normales, sino para los psicópatas que gobiernan Occidente). Y no hay mucho que Rusia pueda o deba hacer en este punto. Como es el caso cada vez que ocurre una crisis seria, las élites aparentemente unidas que dirigen Occidente ahora se dividirán en facciones separadas y cada una de estas facciones perseguirá y promoverá sus propios y estrechos intereses. Habrá una lucha intensa, casi siempre entre bastidores, entre aquellos que querrán doblar la apuesta o incluso desencadenar una guerra contra Rusia y aquellos que se horrorizarán con esa noción (no necesariamente por razones morales profundas, sólo por un básico propio interés y un sano instinto de autopreservación).

En cuanto a quién prevalecerá, tu conjetura es tan buena como la mía. Pero el hecho de que hoy Trump reemplazó a McMaster con un psicópata belicista como John Bolton es una clara señal de que los neoconservadores están a cargo en los EEUU y que el Eje de la Bondad está a punto de ser mucho más “amable”.

The Saker. 23 Marzo 2018 The Unz Review

Traducido 29 March, 2018 Leonardo Del Grosso

Print Friendly, PDF & Email
A %d blogueros les gusta esto: