Netanyahu en su momento de PowerPoint antiiraní, mientras Trump vacila y Europa da la espalda…

Netanyahu_Iran_Amad

Netanyahu hizo que su mejor equipo de Microsoft OfficeTM le preparara una bonita presentación en PowerPoint acerca de que ‘Irán es el MALO’, la cual luego presentó a los siempre receptivos medios de comunicación occidentales, y en particular a Trump, quien decidirá antes del 12 de mayo si se retira o no del trato con Irán de 2015. Éste es el intento de Bibi de influir en la decisión de Trump.

Por supuesto, no hay que creerle ni una sola palabra.

Bibi quiere destruir el acuerdo con Irán (e idealmente destruir a Irán también, con la ayuda militar de Estados Unidos) porque la expansión natural de Irán en Oriente Medio (y en particular en Siria) es una amenaza para Israel. No se trata de una amenaza existencial, sino de una amenaza a la influencia enormemente desproporcionada que el pequeño país de Israel ejerce, y ha ejercido, en Oriente Medio durante décadas. Pero cuando se trata de gente como Netanyahu y sus amigos en Arabia Saudita y los ideólogos “excepcionalistas” del “estado profundo” de Estados Unidos, la amenaza de la pérdida de poder (incluso de un reordenamiento razonable, racional y natural de las estructuras de poder) es existencial.

Pero el pelo en la sopa es que Trump tiene la tendencia a apegarse a su mandato electoral de enfocarse primero y ante todo en lo que es de interés económico para el pueblo estadounidense. En dos ocasiones ha mencionado la retirada de las tropas estadounidenses de Siria y hoy mismo ha declarado:

“Cada vez en mayor medida, no queremos ser los policías del mundo. Durante décadas hemos gastado una enorme cantidad de dinero en la vigilancia policial del mundo, y ésa no debería ser nuestra prioridad. Queremos vigilarnos a nosotros mismos. Queremos reconstruir nuestro país”.

Para el gusto de Trump, no se gana suficiente dinero vigilando el mundo. De hecho, éste tiende a ser un enorme derroche para los contribuyentes estadounidenses y la infraestructura estadounidense. Sin duda, a Trump no le gusta el acuerdo con Irán (es “malo”) pero principalmente porque el mismo no ofrece suficiente dinero para Estados Unidos. Por lo tanto, es muy posible que se retracte del acuerdo el 12 de mayo y vuelva a imponer sanciones contra Irán. Pero también hay un pequeño problema. Los europeos ven a Irán de manera diferente, principalmente porque sí ofrece mucho dinero para ellos. Los otros signatarios del acuerdo (Rusia, China y el Reino Unido) están en la misma situación.

Así que si Trump se retracta y vuelve a imponer sanciones, no será con el propósito de comenzar una guerra con Irán, y los otros co-signatarios definitivamente no seguirán su ejemplo. Macron fue muy explícito al respecto durante su discurso ante una sesión conjunta del Congreso hace unos días. El resultado probable será una brecha cada vez mayor entre Estados Unidos y sus aliados europeos tradicionales. Pero antes de que lleguemos a ese punto, siguiendo una vez más con su mandato de “hacer a EEUU grande otra vez”, mañana Trump tiene que decidir si inicia o no una “guerra comercial” con esos mismos aliados de la UE debido a los déficits comerciales y a que la UE “no juega limpio”.

Todo se ha echado a perder para la orden occidental y sus títeres del Medio Oriente. Y los izquierdistas tienen razón, ¡todo es culpa de Trump!

 

Joe Quinn, 30 abril 2018

 

Fuente SOTT

Print Friendly, PDF & Email
A %d blogueros les gusta esto: