No se observan variaciones significativas de las temperaturas desde hace 25 años

346534563
A finales del mes pasado la Global Warming Policy Foundation (GWPF) publicó su informe anual (1) sobre la evolución del clima, y sus conclusiones tienen poco que ver con las que leemos habitualmente.

La GWPF es una organización noruega dirigida por Ole Humlum, de la Universidad de Oslo, y el resumen que publican, a diferencia de otros informes, no hace vaticinios sobre el futuro sino que analiza datos comprobados, que es el pilar mismo de la ciencia.

El informe constata que las mediciones de las temperaturas coinciden cada vez menos según los instrumentos de medición. Las que se toman en la superficie de la Tierra tienen una tendencia creciente a registrar temperaturas más elevadas que las que se toman por satélite.

No obstante, después de los picos altos causados por la fuerte oscilación de El Niño (2) de 2015 a 2016, Humlum asegura que la temperatura media mundial vuelve a los niveles de la llamada “pausa” iniciada con el cambio de siglo, es decir, una estabilización de la temperatura.

Esa “pausa” no sólo se observa en la superficie de la Tierra sino también en todas las altitudes de la atmósfera, incluida la estratosfera, según el informe, con la diferencia de que ahí la “pausa” comenzó en 1995, antes que en la superficie, lo cual significa lo siguiente: en la estratosfera la temperatura no ha cambiado desde hace al menos 25 años.

En los océanos, por encima de los 1.900 metros de profundidad, las temperaturas han subido ligeramente, siendo mayor en los 120 primeros metros desde la superficie.

Sin embargo, en el Atlántico norte se ha producido un enfriamiento de las aguas.

Las mediciones de la subida del nivel de las aguas tampoco coinciden. Los marégrafos indican una subida de 1 a 1,5 milímetros anuales, mientras que los satélites miden una subida de 3,2 milímetros, es decir, más del doble.

Desde 1979, la superficie de hielo se contrae en el Ártico y se extiende en el Antártico, con oscilaciones periódicas en ambos lugares de unos 4 ó 5 años. En la actualidad la banquisa de hielo ha comenzado a aumentar en ambos hemisferios. Aunque hay excepciones locales y temporales, desde 1972 la extensión de la cobertura de hielo en el Ártico es constante.

No se observa ningún cambio importante en los fenómenos meteorológicos extremos, como los ciclones o huracanes.

Los valores de energía ciclónica acumulados por las tormentas tropicales y huracanes acumulados desde 1970 no cambian significativamente de un año a otro y no hay signos de que vayan a cambiar, ni en un sentido ni en otro.

Lo mismo se puede decir de los huracanes de Estados Unidos, para los cuales hay mediciones desde 1851.

Fuente, 11 abril 2019
***
REF:

(1) https://www.thegwpf.org/content/uploads/2019/04/StateofClimate2018.pdf

(2) Los pescadores de la costa sur del Pacífico llaman “El Niño” a una gigantesca corriente de agua caliente que sube por las costas de Perú y Ecuador, alterando el clima del otro lado del Pacífico, e incluso de todo el mundo. Es un fenómeno oscilatorio que ocurre en Navidad cada 7 años aproximadamente y que, además, tiene su contradicción en un fenómeno meteorológico opuesto, llamado “La Niña”.

Print Friendly, PDF & Email
A %d blogueros les gusta esto: