Y Suecia fue nombrada “Capital europea de la violación”

image007_2

 

“Que los refugiados violen a las mujeres es mejor a que lo hagan los suecos” porque, como en sus países de origen las mujeres son consideradas de “segunda clase”, es algo cultural entre ellos” dijo la diputada feminista sueca, BarbroSorman. “Los hombres suecos que violan lo hacen por elección activa. Es peor a que lo hagan los refugiados”.

La policía publicaba un informe, el 18 de mayo de 2016, reconociendo que Suecia tiene la tasa más alta de violencia física y sexual, hostigamiento sexual y acoso de la UE; con datos como:

  • El 93% de las violaciones son a manos de refugiados.
  • El 43% de las víctimas son menores de edad.
  • El 100% de los violadores reincidentes son inmigrantes o descendientes de.
  • El 100% de las violaciones grupales son a manos de inmigrantes o descendientes de; teniendo incluso un nombre para ello: TaharrushGamea/Jamai (gamea para los musulmanes egipcios/jamai para el resto de musulmanes), que es cuando un grupo de hombres eligen a una víctima y la atacan todos juntos; lo cual dice mucho sobre lo normal que ven los musulmanes la violación grupal.
  • Más del 70% de las violaciones grupales son cometidas por afganos, eritreos o somalíes.
  • Más del 85% de las violaciones grupales son perpetradas por inmigrantes registrados como “menores sin acompañante”. *(más adelante veréis el porqué de que use comillas).
  • En 2007 se registraron 12.500 agresiones de índole sexual (violaciones, tocamientos, acoso…); en 2014 se registraron 6.620 ataques sólo en violaciones; en 2016, hubo 20.000 denuncias por agresiones sexuales.
  • Desde enero hasta junio de 2017, 9.680. Si tenemos en cuenta que, según el Consejo Nacional Sueco para la Prevención de la Delincuencia, solamente se registra el 23% de las agresiones sexuales para elaborar estadísticas, la cifra real de estos 6 meses asciende a 42.000 (evidentemente, estos últimos datos son de un informe reciente).
  • El primer semestre de 2017, las violaciones habían aumentado un 14% respecto al primer semestre de 2016.
  • En el 58% de los casos, el agresor es totalmente desconocido para la víctima; en el 29% es un conocido; y en el 13% una persona cercana. (A ver que dicen ahora las feminazis, que protegen a los musulmanes, alegando que la mayoría de los violadores son personas cercanas a la víctima).

El Consejo Nacional Sueco para la Prevención del Delito afirma que estas cifras son aún peores, pues estiman que más del 75% de los ataques NO son denunciados.

Que, a la mayoría de los refugiados condenados por delitos sexuales, incluidas violaciones grupales, se les concede el asilo mientras cumplen condena. Siendo sólo 1 de cada 5 condenado a la deportación (que tampoco es que sea garante de nada la sentencia; en 2015, 30.000 personas con fecha de deportación de Suecia, estaban en paradero desconocido).

La Junta Nacional de Salud y Bienestar informaba así mismo de que tienen conocimiento de hasta 38.000 mujeres/niñas que han sido sometidas a mutilación genital en territorio sueco.

Otro dato que mostró dicho informe, es que la mayoría de las víctimas son rubias, pues parece ser que los inmigrantes se sienten atraídos hacia ese color de cabello. Como consecuencia, muchas suecas se están oscureciendo el pelo.

En 2014, 370 de las agresiones sexuales graves, fueron a varones. Aunque se sabe que la cifra es muchísimo mayor, pues la mayoría de hombres no denuncia este tipo de ataque. Por ello, en 2015, se creó la primera unidad hospitalaria sueca dedicada exclusivamente a hombres violados.

Que los propios funcionarios de inmigración estaban permitiendo matrimonios infantiles.

Que Suecia tiene la tasa de crecimiento de población más rápida de Europa debido a su campaña de refugiados.

Dijo el Comisario Nacional de la Policía sueca, Dan Eliasson, después de ver un informe sobre la relación entre inmigrantes /violaciones: pongamos brazaletes a las mujeres con la inscripción “No me agredas”.

Y, días después, cuando ocurrieron las agresiones de los festivales “Putte i Parken” y “Bravalla”, se descubrió que la mayoría de las víctimas llevaban el brazalete puesto…

Incluso Lisen Andreasson Florman, directora de la organización Nattskiftet, que colaboraba en la seguridad del evento con 50 voluntarios patrullándolo, fue agredida por un grupo de 3 inmigrantes, llevando puesto el brazalete.

Y, aún a pesar de todo esto, la organización del Festival Trastocksfestivalen, decidió organizar autobuses gratuitos para los inmigrantes menores no acompañados, alegando que ellos no podrían pagarse el transporte.

Es más, imprimió carteles anunciándolo en persa, árabe y tigriña, quedando muy “orgullosos de ser el primer festival de música que impulsaba un importante aumento de migrantes recién llegados entre su público”.

Al finalizar el encuentro, se reportaron decenas de agresiones sexuales, por parte de inmigrantes, a víctimas portadoras de la dichosa pulserita.

Es curioso que Eliasson fuera el Secretario de Estado del Departamento de Justicia en 2007, cuando se desmanteló que muchos nativos suecos habían sido incriminados y condenados injustamente, en un gran número de delitos, principalmente sexuales; que en realidad habían cometido inmigrantes.

A raíz de las acusaciones anteriores, Eliasson fue despedido… para ser nombrado Director General del Servicio de Inmigración* hasta 2011.

Hablamos de que solamente en 2015 llegaron a Suecia 35.000 “menores no acompañados”, de los cuales el 93% son varones y, se les registró con edades comprendidas entre los 16 y 17 años.

La Directiva del Departamento de Servicios Sociales de Helsinborg afirma que, al menos el 25% de ellos, son adultos.

Todo esto sin pensar, por lo visto, en las consecuencias de meter a estos varones adultos en institutos con chicas adolescentes, lo que ha conllevado que algunos centros deban contratar personal de refuerzo para proteger a las alumnas, como es el caso del instituto Osbecksgymnasiet.

Pero volvamos al “señor” Eliasson, que de trabajar en Inmigración pasó a Director General del Servicio de Seguridad Social, en 2011.

Y en esos años, la cámara oculta del programa de investigación Kall Fakta, demostró que, en centros sanitarios públicos, en zonas de alta concentración musulmana, se estaban realizando test de virginidad. Incluso emitiendo certificados de la misma, previo pago.

Y volvemos a Dan Eliasson, que en 2015 es nombrado jefe de la policía nacional. Fecha a partir de la cual, los medios de comunicación reciben órdenes de la policía de no especificar la raza de los delincuentes cuando no fueran de raza blanca, independientemente del delito cometido.

En 2016, es Eliasson quien ordena el informe citado al principio del hilo, y lo hace tras las acusaciones de los medios de comunicación de haber sido presionados para ocultar las agresiones sexuales que habían tenido lugar durante los festivales; así como las que ocurrieron en la Nochevieja del 2015 al 2016, en Kalmar y Malmoe, resultando detenidos unos 90 “menores refugiados sin acompañante”.

Noche de la que los periodistas denuncian que la policía rechazó como pruebas las fotos que habían tomado, donde se veían las agresiones, así como los agresores.

Aquí surgió el término “Rapefugee” que combina en inglés “rape” (violar) y “refugee” (refugiado).

El “señor” Eliasson dimitió como jefe de la policía sueca este mismo 31 de enero de 2018… para pasar a liderar la Agencia de Contingencias Civiles suecas… ¿Qué puede salir mal?

Hablemos ahora de las piscinas públicas y los parques acuáticos, que ellos también han recibido instrucciones de no denunciar “ciertas cosas” y, sobre todo, de no mencionar la etnia o religión de los que causasen problemas en estoscentros, como ha denunciado la directiva del parque acuático Hylliebadet, cansada de las agresiones a sus empleados y clientes.

¿Qué por qué? ¡Porque lo que viene ocurriendo en estos recintos es imperdonable!

Un informe oficial elaborado en 2015, habla de 123 agresiones sexuales dentro de estos centros, pero las directivas de los mismos hablan de muchas más.

Según dicho informe, todas fueron a manos de inmigrantes, siendo menores de 20 años el 86% de los sospechosos. Y encontrándose la mayoría de las víctimas en rangos de edad de entre 8 y 11 años.

Desde principios de dicho año, la mayoría de estos recintos separaron a las mujeres y los hombres, en un intento por frenar estos ataques, pero no funcionó por lo que, desde 2016, la policía patrulla de forma regular las instalaciones.

La lista de recintos deportivos donde se han perpetrado ataques es extensa: Fyrishov, Storsjobadet, Vanesborg, Husbybadet, Aquanova…

En algunas, los propios nativos han tomado la decisión de patrullarlas por su cuenta, como es el caso de la piscina de Oasel, donde los miembros del Movimiento de Resistencia Nórdico vigilan por voluntad propia las instalaciones.

Esto ha ocurrido incluso en el Centro Nacional de Natación, Eriksdalsbadet. Donde también los hombres y mujeres han sido separados, después de numerosas denuncias de agresiones sexuales a mujeres y niños.

Otros centros, como el parque acuático Aq-va-kul directamente cerraron sus puertas, después de que bandas de entre 10 y 20 inmigrantes acosaran y agredieran repetidas veces a sus clientes y empleados.

Recientemente se ha confirmado la sospecha de muchos: los ayuntamientos les estaban dando pases de acceso gratuitos a los “menores no acompañados” para evitar que estuvieran por las calles.

*

Ahora, los que no tengan estómago que paren de leer porque, si bien publicaré un hilo específico para las agresiones sexuales más adelante, quiero nombrar algunos ataques concretos porque encuentro necesario destacarlos.

12 refugiados afganos violaron a una mujer sueca, durante 7 horas. La violación fue anal, oral y vaginal. A veces, 3 de ellos a la vez. Los fiscales se refieren a esta violación grupal como “el maratón de la violación más horrible de la historia de Suecia”. Sólo 7 de los 12 fueron condenados. Uno de ellos, RafiBahaduri, de 25 años, ya había cometido 4 violaciones anteriores en Suecia. Ninguno fue deportado. La víctima vive desde entonces en un centro psiquiátrico con angustia mental severa, padeciendo de terrores nocturnos y ataques de pánico; postrada en una silla de ruedas debido a los daños irreparables en su abdomen, y con incontinencia fecal crónica.

Mujer sueca, de 22 años, fue violada por 5 refugiados adolescentes. En el juicio se descubrió que el mismo grupo había cometido otras 3 violaciones grupales. Ninguno fue deportado.

El 5 de junio de 2016, se juzgó a 3 refugiados que habían violado y torturado a su víctima, en grupo. Los 3 quedaron absueltos por el Tribunal de Apelaciones de Svea, alegando que “no se puede demostrar que ha hecho cada uno de ellos a la víctima”.

Una niña de 12 años, violada y torturada por un inmigrante somalí de 16, sufre tanto acoso por parte de los parientes y amigos del violador, que su familia y ella han tenido que mudarse a Noruega. Han presentado más de 20 denuncias que han sido desestimadas. La misma pequeña fue golpeada salvajemente por los hermanos y la madre del inmigrante en una ocasión, cuando intentaban secuestrarla, sufriendo incluso la pérdida de piezas dentales. Él violador sólo fue condenado a 180 horas de trabajos comunitarios.

Niña de 15 años es violada grupalmente por 6 magrebíes y el tribunal de apelaciones los absuelve determinando que la niña “no había estado en estado de indefensión”.

El 30 de mayo de 2016, 2 refugiados, Ajuub de 16 años y otro muchacho de 15, violaron vaginal y oralmente a una compañera de instituto de 14 años. El atacante de 15, quedó en libertad sin cargos, por su edad, mientras Ajuub, que era reincidente, sólo fue condenado a 100 horas de trabajos comunitarios pues el juez entendió que “tiene problemas para distinguir el bien del mal”. La muchacha tuvo que cambiar de centro escolar cuando ninguno de los 2 fue expulsado del mismo. El director del centro declaró que “los tres son víctimas. Sobre todo, Ajuub, pues al ser convicto ha recibido el castigo más duro”.

ElinKrantz, joven activista a favor de la multiculturalidad en Suecia, miembro del grupo “Nos gusta la diversidad”, es violada por un refugiado de 27 años, con tanto sadismo, que el cuerpo apareció con hemorragias en la cabeza, brazos, piernas y cuello, así como daños en los nervios del cerebro, lo que le provocó falta de oxígeno y la muerte.

El 16 de septiembre, 6 refugiados, cuya identidad no ha sido revelada, violaron grupalmente a una mujer con discapacidad física (en silla de ruedas). Los 6 fueron encontrados culpables de violación,pero absueltos sin que hayan trascendido los motivos.

El 16 de enero de 2017, 7 refugiados sirios secuestraron y retuvieron durante días a una mujer, en el sótano de una cafetería que habían abierto con ayudas gubernamentales para la integración, usándola como esclava sexual, agrediéndola anal, oral y vaginalmente, a veces hasta 2 hombres a la vez. Cinco de ellos quedaron libres. Los otros dos, KhaledAzezHegrs de 28, y TareqBakkar de 23, fueron condenados a 4 años de prisión por violación. A los cargos no se añadieron los de secuestro y tortura.

3 inmigrantes de entre 20 y 25 años abusaron durante 3 horas de una joven sueca de 22, retransmitiéndolo en directo por Facebook, donde hasta 60.000 personas lo vieron. Durante la retransmisión se les puede ver diciéndole “has sido violada”, “tres contra uno”, mientras se reían y le escupían. Sólo ha trascendido el nombre de uno de los agresores: Emil Khodagholi, que ya tenía antecedentes por drogas, robo y asalto a viviendas.

Un grupo de 20 inmigrantes golpearon y violaron a una mujer sueca en las escaleras de un metro en Fittja. Nadie la ayudó a pesar de q múltiples personas vieron lo que ocurría. Aún después de que la dejaran allí tirada, la gente siguió ignorando sus gritos de auxilio. Ella sola tuvo que coger el tren hacia la ciudad, donde por fin fue socorrida. Los vecinos que le negaron el socorro dicen que “han aprendido a no ver ni oír mucho”.

Abdi Hakim Haki, refugiado somalí de 34 años, violó a una mujer hasta matarla y continuó violándola después de muerta (la policía lo encontró en pleno acto). Durante el juicio, se le añadieron cargos de una violación anterior. Se le concedió el asilo político estando en prisión. El fiscal del caso, Daniel Jonsson, optó por no hacer demanda de deportación pues Hakim llevaba tiempo viviendo en Suecia, dijo, “ha tenido tanto tiempo un permiso de residencia, que no podemos pedir la expulsión. Se necesita algo muy inusual para ello”. (Digo yo que para el “señor” Jonsson debe de ser muy usual violar a alguien hasta matarlo y continuar la violación después de muerta).

Cuando un periodista del Times le preguntó acerca del riesgo de que cometa más violaciones en Suecia, contestó: “No entiendo porqué una mujer somalí tiene menos valor que una sueca en este contexto. Él será más propenso a cometer este tipo de crímenes allí si lo deportamos”. (No hay más preguntas, señoría).

*

La última medida que ha tomado el gobierno sueco para impedir todo esto (las pulseritas “no me agredas” no funcionaron) ha sido la publicación, en septiembre de 2017, de una guía para enseñar a los refugiados a no violar.

Guía que ya existía en Alemania desde 2016.

Termino citandoa Ingrid Carlqvist, periodista y ex colaboradora del Instituto Gatestone: “Esperar que se comporten como los hombres suecos no sólo es estúpido, sino peligroso”.

*Servicio que fue acusado posteriormente de “instar” a su personal administrativo a registrar como menor a cualquiera que aparentase menos de 40 años, dicen que para facilitar la aceptación de los inmigrantes por parte de la población nativa. No sé si es el motivo real pero lo que es un hecho es que las solicitudes de “menores no acompañados” se tramitan más deprisa que las demás.

 

Xiomara Bernal, 2 abril 2018

 

Fuente

Print Friendly, PDF & Email
A %d blogueros les gusta esto: