El “Hollywoodismo”, una arma de destrucción masiva – por María Poumier

maria poumier

“Buscan preparar el terreno, que todo el mundo que no sea islámico odie a los musulmanes, los desprecie, crea que todos son terroristas y, por lo tanto, el día que algún dirigente diga: “desgraciadamente hay que mandar un misil sobre Teherán””

***

Entrevista realizada en Teherán en 2013, durante el festival de cine “New Horizon” y la Tercera Conferencia internacional sobre Hollywoodismo.

***

Introduccion

Desde entonces, María Poumier ha realizado el documental AMIA REPETITA sobre el atentado terrorista ocurrido en 1994 contra el centro judío AMIA de Buenos Aires, que Israel está empeñado, desde el primer día, a achacarle a Irán cuando todo indica que son agentes sionistas los que volaron el lugar, falsificaron pruebas, y bloquearon las investigaciones.

Ahora, el presidente Trump vuelve a imponer sanciones a Irán, sin otro motivo que el deseo de complacer a Israel, cuyo objetivo es destruir al país que encabeza la resistencia musulmana al sionismo y al imperialismo. Pero el realizador iraní Nader Talebzadeh ha seguido organizando conferencias internacionales para afilar las armas culturales de la libertad espiritual y la soberanía de cada pueblo; la última, New Horizon VI, ha tenido lugar en Mashad, en mayo de 2018.

Mientras tanto, el genio artístico y heroico resistente francés Dieudonné, mencionado en la entrevista, al cual le han quitado su teatro parisino tras quince años de éxito popular sin interrupción, sigue recorriendo Francia, aclamado por miles de personas en cada ciudad de provincia y en cada plaza parisina donde sigue desafiando al poder sionista que tiene a Francia ocupada.

***

VER ENTREVISTA EN YOUTUBE :

https://youtu.be/Mu-1CbUdM8c

 

***

 

VER ENTREVISTA EN NUESTROS SERVIDORES:

 

***

ENTREVISTA A MARIA POUMIER, TEHERAN, 2013, HISPANTV

Samaneh Kachui, HispanTV: Obviamente tú no eres una principiante, María, cuéntanos algo de tu trayectoria.

M.P: Con mucho gusto. Mira, soy francesa. Hice toda mi trayectoria profesional como profesora universitaria, especialista de cultura española y latinoamericana. Fui profesora en distintas universidades: en París y en La Habana, en Cuba, durante 10 años y he mantenido muchos vínculos con este país, al que quiero mucho.

S.K: Y como ensayista internacional ha venido a Irán, ¿por qué?

M.P: Porque ahora estoy jubilada y me dedico a estudiar los temas que me apasionan, es sin compromiso. Y para mí, Irán es un país extraordinario. Por ejemplo, cuando te veo a ti me parece que veo un cuadro del Greco. Ustedes han mantenido cosas extraordinarias que han desaparecido de Europa, pero que existieron en Europa y tienen una carga de futuro al mismo tiempo en ese mismo conservadurismo que me apasiona. Irán organiza festivales internacionales de cine y unas conferencias para reflexionar sobre la evolución del cine mundial que me parecen sumamente importantes, para todos los creadores.

S.K: Sí. Háblenos sobre el objetivo de su viaje a Irán, ¿cuál es?

M.P: Pues esta vez he venido para asistir a la Tercera Conferencia Internacional de crítica al sistema de Hollywood, lo que los iraníes llaman “Hollywoodismo”. Como si fuera una ideología, como freudismo, socialismo, lo que sea. Y este concepto es extremadamente poderoso y es un invento iraní.

S.K: Los analistas consideran que Hollywood, con una historia de 90 años, ha introducido al mundo su propia ideología, ¿en qué se fundamenta esta ideología?

M.P: Mira, Hollywood tiene varias etapas. En un principio, es una creación de judíos procedentes de Europa Oriental, expulsados, y traen sus gustos, sus intereses, sus pasiones. Es la primera etapa de Hollywood. Y al mismo tiempo, interpretan mucho el destino histórico de Estados Unidos, quieren amoldarse a su nuevo país. Entonces después hay una etapa en que se empieza a ver una clara oposición entre el sistema de pensamiento judío y el sistema de pensamiento de origen cristiano que es el de la mayor parte de los norteamericanos; y hay una retoma de control de Hollywood por parte de los cristianos, y especialmente de los católicos. Es el gran cine épico, el más generoso. Pero después hemos vuelto a una verdadera hegemonía cultural judía pero desgraciadamente sin la creatividad de los primeros tiempos sino que está formateada por el sionismo, que es algo muy perverso y muy reductor de cualquier cultura. ¿Por qué digo todo esto que puede parecer un poquito chocante? Pues porque los judíos mismos han escrito muchos libros felicitándose de ser ellos los creadores de Hollywood, y esto se sabe a nivel de financiamiento, de creadores, de guionistas, de directores, de actores; o sea, es de verdad una especie de milagro cultural judío. Nadie lo niega. No estoy insultando a nadie al decirlo. Esta es la historia de Hollywood que hace que actualmente sea un vehículo muy poderoso de la ideología sionista y de los proyectos más funestos del sionismo. Esta es la situación, desgraciadamente, que nos hace considerar que el Hollywoodismo tiene rasgos agresivos contra el mundo y a un nivel de penetración en la cultura popular que consideramos que configura una verdadera enfermedad mental y por eso es tan urgente reflexionar sobre eso y ver si hay alternativas, ver qué se puede hacer para contrarrestar este fenómeno que ha llegado a un grado de hegemonía. En el mundo entero, el cine norteamericano impera y desaparecen los cines nacionales, no pueden competir por falta de recursos: recursos para la producción y recursos para la comercialización. EE.UU. impone tratados de intercambio con ciertos países que no les permite competir, no les permite proteger los cines nacionales. Pero un país que resiste muy bien a esta hegemonía es Irán. Otro es la India. Hay países como China, Japón, que tienen mucho impulso para resistir pero lo que hacen es imitar, hacer lo mismo que Hollywood en muchos aspectos. O sea, que no se adelanta mucho. Éste es el punto grave del Hollywoodismo.

S.K: Hollywood produce anualmente una gran cantidad de películas exportando a diversos países del mundo, ¿cuál es su intención verdadera al construir y producir tantas películas?

M.P: Hay de todo en Hollywood. Hay cosas relativamente inocentes y hermosas y no hay por qué condenarlas. Pero hay toda una producción que está directamente orientada por el Pentágono. O sea, el Pentágono encarga: “me hace falta que me escriban un largometraje sobre tal tema, y vamos a financiar, les damos los decorados, todos los equipos materiales que necesitan para sus efectos especiales”. Ahí hay dos objetivos. Primero, satisfacer el mercado interno, formatear la mentalidad de los estadounidenses y después un objetivo de exportación. Y hay películas que realmente están hechas para la exportación, que son las más violentas, las más espectaculares. O sea que tienen que destruir completamente cualquier sensibilidad genuina natural de cada pueblo, superponer algo que aplaste la cultura existente.

S.K: Nos ha dicho que ha venido a Irán para participar en la conferencia de Hollywoodismo y cine. ¿Qué piensa sobre esta conferencia y cuáles son los objetivos que busca?

M.P: Mira, ésta es la tercera conferencia que se organiza, hay más de 50 invitados, hay muchos ciudadanos estadounidenses, además de europeos y esto es maravilloso. Es decir, que en EE.UU, hay grandes críticos y políticos de los partidos republicano y demócrata que están aquí con nosotros, que han venido para testimoniar su oposición a los planes sionistas contra Irán y que consideran que Hollywood es un arma de destrucción masiva. Hollywood prepara el terreno para destruir los países que no le convienen a Israel, ésta es la realidad. Hay una movilización internacional en defensa de Irán, de la cultura iraní, de la revolución iraní, de la soberanía iraní y por supuesto de su producción cinematográfica, que es admirable.

S.K: ¿Qué piensa del por qué apoyan tanto a Irán?

M.P: En EE.UU. hay una toma de conciencia creciente de que EE.UU. va al suicidio, con sus planes de ataque sistemático de todos los países. La Doctrina Bush ya no convence a las personas más inteligentes de EE.UU. O sea que sienten que su propio país está en peligro al seguir los proyectos israelíes, puramente, estrictamente israelíes y sionistas de destrucción de Irán. Hay que ser claros: el proyecto es destruir a Irán. Hay distintas fases y distintos niveles de destrucción. La destrucción cultural es una; las sanciones, por ejemplo, lo que da lugar a que Eutelsat no permite la transmisión de HispanTV en España. Estas sanciones son otra manera de tratar de ahogar al pueblo iraní, es una forma de asedio. El asedio es el sitio militar, es una técnica cuando no se puede librar batalla en campo abierto a un enemigo, bueno, se le acosa para debilitarlo y esto es lo que ustedes están padeciendo. La etapa final, si todo esto da resultado, es una invasión militar porque el terreno se supone que después esté preparado, o sea que el propio pueblo pida un receso, un respiro y, por lo tanto, deje de apoyar a su gobierno.

S.K: El Occidente ha recurrido a diversos métodos contra el mundo musulmán, especialmente Irán. Como has dicho, Hispasat recientemente ha dejado de dar servicios a los canales iraníes HispanTV y PressTV, ¿ esta medida cuando Occidente alega ser defensor de los derechos humanos y también de la libertad de expresión? ¿Qué piensas sobre esto?

M.P: Mira, es injustificable y me entristece que digas Occidente pero es la realidad, ¿no? El núcleo es Israel. Israel se ha acostumbrado a mentir sistemáticamente y a armar enormes mentiras de propaganda. Entonces ha inventado dos cuentos paralelos acerca de Irán: de que en Irán no se respetan los derechos humanos especialmente con las mujeres y de que Irán quiere tener una bomba atómica para destruir Israel. Son dos cuentos, puros inventos, pero a fuerza de repetirlo y de escenificarlo, hay varias películas dedicadas a calumniar a Irán, a destruir la imagen positiva que se debe tener de las realizaciones iraníes. A fuerza de todo esto, piensa convencer a todo el mundo de que Irán es un país que pone en peligro al planeta entero. Es esa la idea.

S.K: ¿Y qué medidas ha tomado usted para contrarrestar los efectos negativos de este cine?

M.P: Mira, soy una activista y por lo tanto hago de todo en varios planos, te voy a hablar de mi última realización, un documental sobre el filósofo francés Roger Garaudy, figura muy conocida en el mundo musulmán porque fue un filósofo francés que se convirtió al Islam. Figura muy conocida en España porque tiene una fundación magnífica en Córdoba, en la vieja torre de la Calahorra, que le otorgó el alcalde Julio Anguita porque fueron compañeros en la gran etapa comunista y había una gran amistad entre estas dos personas. Nuestro gran filósofo se murió hace algunos meses y tuve el gusto de realizar un documental sobre su vida y para dar paso a su leyenda. Quiero que se convierta en un personaje de leyenda porque a partir de ese momento va a servir de ejemplo a mucha gente, todo el mundo va a entender lo heroico que fue su proyecto, su esfuerzo. Y con esto ya estoy clavándole una pequeña banderilla al sionismo porque Garaudy, después de ser muy popular, fue un filósofo que tenía ese talento de ser capaz de irradiar mediáticamente, tenía cualidades de tribuno, de político; pero después lo sepultaron vivo por su antisionismo radical y estoy tratando de darle una revancha.

S.K: Y nuestro cine, ¿cómo puede hacer una competencia con el cine de Hollywood mostrando a todo el mundo su verdadera cara y las intenciones que tiene detrás de cada película?   

M.P: Los mejores analistas que hemos escuchado en la conferencia son los estudiosos de los atentados del 11 de septiembre del 2001. Porque nos han demostrado que el Pentágono y Hollywood, juntos, prepararon una escenificación de estos atentados mezclando realidad y efectos especiales preparados de antemano, y efectos especiales ya probados en películas anteriores. Y producen la confusión en la mente del público y el pueblo espantado con estos atentados, confusión entre la ficción cinematográfica y la realidad, lo cual fue muy fácil porque hubo muertos reales, nadie lo duda ni lo niega y se derrumbaron las torres gemelas y una más.  Con esto se creó un trauma extraordinario. Entonces, estos analistas nos explican que hay una tecnología del impacto psicológico que llega a niveles inconscientes, muy profundos, para infantilizar a la gente, que la gente viva en el terror, en el terror en que viven los niños que no soportan que se apague la luz; nos hacen regresar a ese estado mental de incapacidad de entender lo que pasa y esto nos lleva a buscar desesperadamente el apoyo de una figura paterna que nos diga qué debemos hacer. Entonces, en la etapa anterior, la figura paterna se supone que fue George Bush. George Bush dijo “hay que destruir Irak”, “hay que destruir Afganistán”, después “hay que destruir Irán”. Y se supone que sigamos la corriente porque nos han metido en la cabeza que estos países son extremadamente peligrosos. Pero ya no está funcionando tan bien esto. Es maravilloso. Gracias al trabajo crítico de análisis de todas las mentiras relativas a los atentados aquellos, ya no es tan fácil organizar estos atentados de falsa bandera y es maravilloso porque ya esto es una respuesta. ¿Tú sabes que es un francés el primero que lanzó la línea de estudio crítico de lo que pasó en los atentados? Un francés llamado Thierry Meyssan, que tiene un sitio web muy importante llamado “Voltairenet.org”, el primero que dijo: “hey, pero lo que me están mostrando es un cuento, no puede ser”. Bueno, a partir de ahí, este equipo de críticos ha hecho un trabajo extraordinario. El trabajo crítico está muy adelantado y estamos luchando en internet con muchos videos, gratis. Ahora, ¿cómo contrarrestar a Hollywood en el plano de la creatividad, que es otro nivel? Ahí sí es muy difícil competir. No están los recursos, por lo tanto, personalmente, yo creo que lo más importante es competir en internet, en formatos baratos, en algo que está teniendo un éxito extraordinario, más que los largometrajes muy caros que son las series televisivas. Y ahí sí, toda la experiencia iraní en cuanto a drama intimista y toda la historia de la comedia en cada país puede desarrollar un pensamiento creativo que contrarreste el atractivo (que nadie niega) de las películas de Hollywood. O sea, hay que competir, tal vez no en el plano de las grandes superproducciones, sino donde tenemos mayor libertad, en internet. Internet es gratis por ahora. Ahora, la creación para internet cuesta, ¿cómo financiarla? Pues yo propongo que se desarrolle un sistema de publicidad ética, publicidad islámica. En esta conferencia se desarrolló mucho el tema de la finanza islámica, cómo contrarrestar el sistema bancario que es un fraude monumental y que nos está llevando a la ruina general. Nos demostraron muy bien que es posible contrarrestar el sistema bancario actual, hay medidas simples y eficientes. Bueno, pues yo digo, el nuevo cine barato en los canales que por ahora el enemigo no controla hay que financiarlo igual, con un sistema ético de respaldo a la producción iraní, por ejemplo. Irán padece un boicot, no puede exportar, ni puede importar; por lo tanto, hay que hacer contrabando. Sabes, la historia de América Latina, del desarrollo de América Latina, en los tiempos de la Colonia, es la historia de los contrabandistas. O sea, el contrabando, cuando te ahogan, te quitan el alimento y la respiración, es legítimo. Vamos a hacer contrabando de cultura, de creación, de romanticismo.

S.K: En esta conferencia estudiaron varias películas como Argo, Jerusalén Cuenta Regresiva, 30 minutos después de la medianoche. ¿Cuáles son las características y mensajes de estas películas?

M.P: Bueno, siempre hay iranofobia e islamofobia. Es decir, que a los iraníes y a los musulmanes en general se les presenta como bestias cerradas, gente infrahumana. Hay muchas maneras de hacerlo pero es algo clásico y es algo recurrente. Claro que eso también hay que contrarrestarlo. Un resultado muy positivo de la conferencia es que hay abogados que han dicho “a partir de ahora, basta ya, la próxima película anti-iraní le formamos juicio a todos los que intervinieron ahí”. Formarle juicio a productores norteamericanos puede parecer perder el tiempo, pero no, porque se le va a dar gran resonancia mediática. O sea, están los millones que se pueden ganar o perder pero sobre todo… el universo va a tener que enterarse de que hay gente que está de pie, que enfrenta a Hollywood y que le dice “ustedes son unos ladrones, ustedes son unos mentirosos y eso no puede ser”.

S.K: ¿Y Hollywood busca mostrar una imagen negativa del mundo islámico y de Irán?

M.P: Mira, yo creo que hasta ellos lo admiten.

S.K: ¿Qué buscan con eso?

M.P: Buscan preparar el terreno, que todo el mundo que no sea islámico odie a los musulmanes, los desprecie, crea que todos son terroristas y, por lo tanto, el día que algún dirigente diga: “desgraciadamente hay que mandar un misil sobre Teherán”, se supone que todo el mundo diga: “ay, por fin, para librarnos de aquellos terroristas”. Es realmente una etapa en la guerra. Son películas que son armas de destrucción masiva, lo son. Es terrible.

S.K: ¿Entonces se puede decir que el cine actualmente manipula a todo el mundo?

M.P: El cine manipula mucho, claro que sí. No todo, no creas. Te voy a decir la clave: lo que ellos están explotando al máximo ahora. Bueno, está la cuestión de los efectos especiales, bien. Está el énfasis en todos esos prejuicios, esta difamación sistemática, calumnia sistemática, y está otra cosa: la manera de imponernos la obsesión del sexo y del crimen y la interrelación entre ambos. Y esto se ve en temas que no tienen nada que ver. En series televisivas, muy caseras, muy interesantes, donde el tema es toda la policía científica estadounidense, las nuevas técnicas, sabes, para buscar a los criminales, todo esto. Entonces, el esquema que te proponen es: el mundo está lleno de perversos sexuales, con una imaginación increíble: son asesinos de niños, de inocentes totales; y el único remedio contra esta plaga es la policía norteamericana. Entonces con esto, el terror te lo llevan a tu casa, te hacen pensar: “bueno, entonces, tal vez mi vecino también sea un obseso sexual capaz de cometer los peores crímenes”. Te pudren la ingenuidad, la ternura normal en las relaciones humanas a cada escala familiar: la familia de la casa, la familia a nivel de pueblo, de barrio, de nación, de cultura, de religión. El sentido familiar de confianza que existe, eso es lo que están tratando de quebrar, de romper completamente. ¿Qué quieren conseguir? Es muy fácil: que no haya resistencia a otras medidas que son la implantación del sionismo en cuanto a control de los intercambios, que la gente se robotice. Si no hay barreras sentimentales de protección, o sea el esquema familiar, te digo, a cualquier escala, entonces la gente solamente va a vivir para producir, consumir y desesperarse, y eso es lo que busca el sionismo. Porque así expande sus mercados y tiene a la gente esclavizada, gente que no tiene de dónde agarrarse. Es muy importante también el esfuerzo por destruir el sentimiento religioso. Mira, a los occidentales se les dice: “el Islam es lo peor”, pero nunca desarrollan tampoco la alternativa, que sería “tal vez el cristianismo sea mejor que el Islam”, jamás. Destruir el cristianismo es la segunda etapa. Ya lo están haciendo, por ejemplo, hubo algo muy espectacular que se comentó mucho en Rusia:  unas mujeres, actrices, invadieron una catedral para hacer obscenidades con el pretexto de ser críticas contra el presidente Putin. Ahí ves, es otra vez la mezcla de una estrategia militar y del uso de Hollywood. ¿Por qué? Porque esto fue mundialmente visto: tres mujeres jóvenes con los senos al aire, esas imágenes no se te pueden borrar una vez que te las meten en los ojos. Es igual que si te hablan mal de tu vecino, aunque tu vecino sea muy buena persona, al día siguiente no lo puedes saludar igual. Te llenan la cabeza con sexo de manera que no puedas pensar en otros temas; y esto a través de la imagen y la difusión mundial, a través de los medios, de los noticieros, de algunas imágenes así que te invaden.

S.K: ¿Hasta qué punto el cine de Hollywood ha dejado influencia en Francia? ¿Todavía los franceses están influenciados por este tipo de cine?

M.P: Sí. Francia tuvo un cine independiente, muy interesante y prácticamente ahora no produce nada. Ya la invasión por Hollywood es terrible, de la ley francesa ha desaparecido todo lo que protegía financieramente el mercado francés. Tenemos una suerte increíble, tenemos un artista que casi sólo él está contrarrestando todo esto: este artista es el cómico Dieudonné. A él ya le habías hecho una entrevista hace algunos años y que ha logrado mantener un one-man-show, él sólo, en un teatro del cual es inquilino, hacer películas cómicas y multiplicar clips gratis en internet con comentarios sobre la actualidad; ha logrado crear una contracultura extraordinaria hasta el punto de que sus chistes ahora los usa todo el mundo, todos los niños utilizan sus chistes, y sus ademanes, unos pequeños gestos (un poquito groseros, no los voy a repetir aquí) que han perdido su grosería porque tienen esa tonalidad tremendamente cómica y crítica, y unos chistes con palabras. Pero esto invade hasta por televisión, a la misma gente que los censura, porque está totalmente prohibido, ya te puedes imaginar; muchas veces, les salen los chistes de él y no los pueden remediar, y los demás artistas cómicos de Francia lo imitan a él. Ha invadido el panorama, es un genio. Y quisiera añadir que este personaje, Dieudonné, es de una familia con un potencial creativo enorme… la mamá es de Bretaña y el papá de Camerún, en África. Entonces, me parece un ejemplo maravilloso de que el encuentro de culturas y el humor africano resuelven muchos problemas. Un problema tan dramático como la cuestión de la invasión por el sionismo que tenemos, es trágico, lo resuelve con una risa africana espléndida. Espléndida. Esa es la suerte que tenemos. Ahora, ¿qué va a pasar después? Claro, tratamos de seguirle la corriente y de trabajar en la línea de él, ¿no?, de prolongar su genialidad.

S.K: Para concluir la entrevista, ¿quiere añadir algo?

M.P: Mi agradecimiento para el pueblo iraní, porque nos da un ejemplo de heroísmo, de constancia, de aguante, muy notable. La pureza iraní, que rechaza la invasión por el sexo, por ejemplo, es algo extraordinario. Es una nueva dimensión de la libertad mental y de la libertad de expresión, de la cual no sentíamos ninguna necesidad hasta hace pocos años en Occidente. Nos sentíamos muy felices y muy orgullosos de nuestra libertad en cuanto a la ropa, a la familiaridad entre muchachos y muchachas, todo ese mundo de la despreocupación ligera nos parecía una conquista, una auténtica liberación, y ahora nos damos cuenta de que es una trampa, y de que existe otra libertad superior, espiritual, que tiene que pasar por el pudor, por el renunciamiento a determinados placeres que son corruptores y que nos degradan, que son drogas, que nos afectan, que rebajan nuestra humanidad. Y esto mucha gente lo está redescubriendo, mucha gente está volviendo a la religión en nuestros países muy descristianizados. Irán es un país ejemplar en ese sentido porque el Islam iraní es un Islam creativo, un Islam que no está reprimiendo a la gente simplemente por reprimir, por falta de imaginación, digamos, por terquedad o sadismo de arriba. No. Es un Islam inteligente que dice “mira, hacen falta algunas reglas estrictas para dar saltos cualitativos en la producción, en el mejoramiento de la vida de la gente, la felicidad de la gente, el equilibrio de la gente, etc.”. Todo esto nos fascina. Gracias a ustedes. Mil gracias.

María Poumier, 2013

Transcripción de la entrevista: Jesús Daniel Osuna Aguirre

Fuente original HispanTV

Fuente publicacion redinternacional, 4 junio 2018

Print Friendly, PDF & Email
A %d blogueros les gusta esto: