Empleados de Google firman una carta para no participar en proyectos militares

Google-ai-drones

En Mountain View, donde se ubica la sede principal de Google, están preocupados. No precisamente por algún factor externo que pudiese interrumpir su normal funcionamiento, sino por un proyecto en el que se está trabajando detrás de sus paredes. Se trata de Maven, una iniciativa militar del Departamento de Defensa de Estados Unidos con la empresa tecnológica, el que motivó a parte de su personal a dirigirse hacia sus altos mandos.

 

La solicitud nació a raíz de Maven, un desarrollo en conjunto con el Pentágono que busca mejorar la precisión de los drones de defensa. Para sus trabajadores, esto pone en peligro la marca y la confianza de sus usuarios.

“Creemos que Google no debería estar en el negocio de la guerra”, manifiesta la carta dirigida a Sundar Pichai, su director ejecutivo. Y agregan: “Por lo tanto , pedimos que el Proyecto Maven sea cancelado, y que Google redacte, publique y aplique una política clara que establezca que, ni Google ni sus contratistas, nunca construirán una tecnología de guerra”.

3100 trabajadores firmaron la solicitud

A principios de marzo, el motor de búsqueda confirmó haberle permitido al Pentágono utilizar una de sus tecnologías de reconocimientos de imágenes como parte de un proyecto militar: Maven, que involucra el uso de inteligencia artificial para mejorar la precisión de los ataques con drones militares.

“Es un proyecto bien publicitado del Departamento de Defensa y Google está trabajando en una parte, específicamente para fines no ofensivos y utilizando software de reconocimiento de objetos de código abierto disponible para cualquier cliente de Google Cloud”, indicó un portavoz de la empresa.

Para los 3.100 trabajadores que firmaron la misiva, Google no puede externalizar la responsabilidad moral de su tecnología a terceros. En este sentido enfatizan en los valores declarados por la empresa y en la confianza que los usuarios tienen puestos en ellos. “Construir esta tecnología para ayudar al gobierno de EE.UU. en la vigilancia militar, y los resultados potencialmente letales, no es aceptable”.

El gigante tecnológico ya había reparado en que el proyecto podría traer preocupaciones válidas y que existía una discusión exhaustiva sobre el tema. De igual forma, la directora de negocios de su nube de información, Diane Greene, aseguró a los empleados que la tecnología no se usaría para lanzar armas, ni se usaría para operar o volar drones.

La empresa, con unos 88 mil trabajadores a nivel mundial, se encuentra trabajando en el desarrollo de políticas que aclaren el uso de sus tecnologías de inteligencia artificial.

Fuente Emol.com

 

Print Friendly, PDF & Email
A %d blogueros les gusta esto: