Yemen: ¿Qué es la milicia Ansarullah? – por Koldo Salazar López

4674.png

En primer lugar debemos ser capaces de comprender el complejo problema de gobernabilidad que existe en Yemen desde la caída del Imperio otomano, concretamente por varios factores:

  1. Estructura tribal: lo cual se traduce en frecuentes enfrentamientos armados entre clanes dentro de una misma tribu o entre tribus que, al mismo tiempo, controlan amplias zonas del territorio del país y sus recursos, sin embargo en lugar de disfrutar de forma mancomunada de los beneficios de estos territorios, como un estado normal, su situación de prenacionalismo les sitúa en una delicada situación que ha acabado por colapsar el débil estado;
  2. Diferencias religiosas: aparte de la competencia por el poder y los recursos nos encontramos con luchas de poder en torno a la religión, concretamente a las dos visiones mayoritarias dentro de Yemen, el sunismo (reconvertido en wahabismo/salafismo últimamente) y el zaydismo (una rama del Islam chií teológicamente cercana al sunismo);
  3. Unificación fallida: Antes, en lo que ahora es Yemen, existían dos país, Yemen del Norte y Yemen del Sur. La primera con capital en San´a y la segunda en Adén. El problema radica en que, si bien las relaciones entre ambos países fueron amistosas y se intentó la unificación en los setenta (sólo impedida por la Liga Árabe). Cuando se unieron los dos países en 1990 se creyó que eso implicaría un salto adelante, sin embargo el poder de Alí Abdullah Salé se hizo más fuerte, creció la corrupción y además, como decía antes, tribus y grupos religiosos entraron en juego., particularmente los zaydíes y Hussein Badreddin al-Houthi (fundador de Ansarullah) en el norte y los sunitas en el sur. Al-Houthi se opuso a la reunificación y tuvo buenas relaciones con los separatistas de Yemen del sur. Por lo que el estado no estaba realmente unificado;
  4. Frontera con Arabia Saudí: Ser el país más pobre del mundo árabe por las razones que ya hemos enumerado, conflictividad tribal y religiosa, ineficiencia, cuando no desaparición, de las estructuras el estado hizo fácil la influencia de Arabia Saudí sobre Yemen, influencia tóxica, que permitió a unos de los países más ricos del mundo islámico hacerse fuerte en el sur y, mediante un ejercicio de ingeniería religiosa como están haciendo en Europa, comenzaron a radicalizar a los sunistas a través de mezquitas, madrasas y centros de religiosos así como becas de estudio en Arabia lo que convirtió Yemen en una de las bases de Al Qaeda en la Península Árabiga y motivó la intervención de Estados Unidos en el país mediante el uso de drones;
  5. Primavera árabe: Yemen, junto con Libia y Siria, han sido el país más afectado por estas protestas fruto de la ingeniería social que acabó por hacer estallar el país mediante la revolución y la posterior guerra tribal (calificar de guerra civil el conflicto de Yemen sería obviar la estructura interna del estado). Este conflicto llevó a Arabia Saudí apoyado por grupos terroristas y organizaciones mercenarias a intervenir en el conflicto.

Dentro del contexto de la Guerra de Yemen podemos ver tres grandes grupos de contendientes: Los miembros del gobierno de Al-Hadi, sucesor de Alí Abdullah Salé, apoyado por Arabia Saudí que intentan retomar el control del país, los grupos yihadistas, que realizan labores de tropas a favor de Arabia Saudí y las tropas del expresidente Salé (asesinado el 4 de diciembre de 2017), del partido Al-Mu’tamar Aš-Ša’abi Al-‘Aam (Congreso General del Pueblo) de ideología nacionalista árabe, parecidos al Baath o al Partido Social Nacionalista Sirio. 

Ansarullah, fue fundado por Hussein Badreddin al-Houthi después de abandonar el partido Shafií al-Haqq, que apoyaba la secesión del sur de Yemen lo cual motivo su huida de las autoridades y su refugio en el Líbano y después en Irán, donde entró en contacto con los grupos creyentes combatientes. Cuando volvió a Yemen se dedicó a relanzar el zaydismo entre sus compatriotas de la zona del norte (de donde él era y donde estaba la mayoría de los zaydíes de Yemen).

Durante esos años tejió una red (como hace los Hermanos Musulmanes o Hezbollah, por comparar modelos sunitas y chiitas) de influencias tribales pero también religiosas y caritativas en base a la construcción del movimiento Juventud Creyente que organizó mezquitas, centros de estudios y centros de ayuda a los necesitados donde se distribuía los beneficios del zakat (impuesto islámico), lo cual creó un estado paralelo y se acabaría convirtiendo en el núcleo del futuro movimiento Ansaurllah.

Sin embargo el poder creciente de este grupo, con una milicia armada cada vez más grande y las denuncias de que el Presidente era aliado de Israel y Estados Unidos representaba una amenaza para el poder de Alí Abdullah Salé, que se dedicó a perseguir este movimiento, sus seguidores y a Hussein Badreddin al-Houthi hasta tal punto que se puso precio a su vida, primero 50.000$ y más tarde 75.500$. Fue asesinado en 2004 en la gobernación de Sa´dah (norte de Yemen, de donde era oriundo) y fue enterrado dentro de la prisión central de San´a por orden del Presidente para evitar que su tumba fuera convertida en un centro de peregrinación zaydí.

Fue sustituido por Abdelmalek al-Houthi, su hermano.

Tras la caída de Saleh, el nuevo Presidente Abd-Rabbu Mansur Hadi desenterró los restos de al-Houthi y los entregó a la familia, que le enterró en Sa´dah. El gesto intentaba salvar los posibles problemas internos del país y prever cualquier tipo de enfrentamiento postSaléh.

Abdelmalek al-Houthi es un hombre inteligente, joven y con carisma que ha adoptado el modelo de Hassan Nasrallah a la hora de dirigir el movimiento. Lo hace mediante el uso de su milicia (Ansarullah) y el apoyo a los más desfavorecidos, construyendo un modelo de estado paralelo que se muestra cual es el modelo de estado social que pretende crear en todo el país. Sus discursos televisados son muy parecidos a los del jefe de Hezbollah.

En alguna ocasión se ha llegado a decir que Ansarullah es el Hezbollah de Yemen. Por otro lado la guerra en Yemen comenzó en el 2015, sin embargo, esta llevaba ya dándose en el norte desde el año 2004 con la insurgencia de los Houthies, que comenzó en el mismo año del asesinato de su primer líder, en aquel momento luchaban por derrocar a Salé y contra la discriminación que sufrían en el país. Sin embargo en el año 2015, dentro del conflicto postprimavera árabe Ansarullah.

Desde sus bases en la Gobernación de Sa´dah, totalmente bajo su control, iniciaron una campaña aprovechando el vacío de poder y la incapacidad de Hadi para controlar el país y tomaron partes de las de ‘Amran, Yauf y Hajjah, en el año 2015 tomaron Taiz, Mocha y Lahij, llegando hasta los alrededores de Aden y haciendo huir a Hadi, que pidió ayuda a Arabia Saudí.

Arabia Saudí decidió intervenir debido a que no podía permitir un gobierno zaydí hermanado con Irán en Yemen, ya que eso significaría que los chiítas tienen presencia en la península arábiga e Irán llega hasta la frontera saudí por lo que decidieron lanzar una ofensiva que ha ido violando sistemáticamente todas las normas de derecho internacional público y del derecho humanitario. Tanto es así que. incluso la prensa occidental que vive en connivencia con el régimen terrorista saudí, se niega a informar sobre estas violaciones de los Derechos Humanos.

Yemen está siendo asfixiada mientras los milicianos de Ansarullah siguen avanzando en el terreno y atacan el territorio saudí. A pesar de que  la coalición liderada por Riad ha acusado a Irán y a Hezbollah de enviar armamento que introducen desde Eritrea, eso es imposible debido a que el ejército saudí tiene bloqueada las zonas controladas por Ansarullah de tal forma que no llega la ayuda humanitaria ni las medicinas, provocando un genocidio en Yemen mientras los milicianos resisten a las tropas extranjeras, a los soldados yemenistas de al-Hadi y a los yiahdistas de Daesh y AL Qaeda.

Koldo Salazar López, 3 septiembre 2019

***

VER TAMBIÉN:

Arabia Saudita compra «Cúpula de hierro» israelí contra Yemen

Medios de prensa árabes reportan que Arabia Saudita compró un «Cúpula de Hierro», sistema israelí de protección contra proyectiles y cohetes de corto alcance. Según esos medios árabes, Estados Unidos facilitó la transacción entre Riad y Tel Aviv.

El sistema israelí de protección contra proyectiles y cohetes de corto alcance conocido como «Cúpula de hierro», concebido por la firma israelí Rafael Advanced Defense Systems, es utilizado desde 2011 por Israel a lo largo de la franja de Gaza y desde 2017 ha sido instalado a bordo de varios buques de guerra israelíes. Pero su costo es tan escandalosamente prohibitivo que es Estados Unidos quien se encarga de financiar su uso en Israel. Por otro lado, el lobby israelí en el Congreso de Estados Unidos está ejerciendo presión a favor de la compra de «Cúpula de hierro» para su despliegue en Corea del Sur y en los aliados de Estados Unidos que tienen fronteras con Rusia.

Ese sistema israelí de protección contra proyectiles y misiles de corto alcance incluye un radar tridimensional de barrido electrónico, una computadora de gestión de batalla y de armamento y varios lanzacohetes. Aunque el radar ya se ha vendido a 9 países, los sistemas de protección contra proyectiles y misiles de corto alcance carecen de demanda en el mercado internacional, siendo hasta ahora Rumania el único país en haber comprado el sistema completo, en mayo de 2018.

Según diferentes medios, con la compra de un sistema «Cúpula de hierro», Arabia Saudita espera protegerse de nuevos disparos de proyectiles o cohetes de corto alcance desde Yemen. Pero «Cúpula de hierro» no garantiza la protección de Riad contra cohetes de alcance medio. Según la publicación Basler Zeitung, las negociaciones para la compra habrían comenzado en enero de 2018.

Existe en todo caso un evidente acercamiento, iniciado en 2009, entre Arabia Saudita e Israel, acercamiento que fuimos los primeros en anunciar desde la Red Voltaire al revelar que Arabia Saudita financiaba la guerra de Israel contra la población de Gaza [1]. En noviembre de 2013, el New Yok Times reportaba que el presidente israelí Shimon Peres había participado en una reunión del Consejo de Seguridad del Golfo [2].

Desde enero de 2014, Israel y Arabia Saudita realizaron negociaciones secretas en terceros países durante 17 meses [3]. Finalmente, en 2015, Israel y Arabia Saudita instalaron en Somalilandia un estado mayor conjunto que supervisa la guerra contra Yemen, según reportó el grupo privado de información de inteligencia Stratfor.

Los hechos indican que está en marcha un proceso de modificación de las antiguas alianzas en el Gran Medio Oriente. Ejemplo de ello es la decisión de Turquía, país miembro de la OTAN, de adquirir el sistema ruso de defensa antiaérea S-400.

Voltairenet, 13 septiembre 2018

[1] «La guerra de Israel en Gaza, Palestina, es financiada por Arabia Saudita», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 7 de enero de 2009.

[2] «El presidente de Israel habló ante el Consejo de Seguridad del Golfo a fines de noviembre», Red Voltaire, 3 de diciembre de 2013.

[3] «Exclusivo: Los planes secretos de Israel y Arabia Saudita», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 22 de junio de 2015.

 

***

 

VER TAMBIÉN:

 

Print Friendly, PDF & Email
A %d blogueros les gusta esto: