Stop: ¡Basta de mentiras, locura, terror, manipulación, dictadura y basta con la mayor estafa mundial del siglo!

Llamado a los gobiernos del mundo, y a los ciudadanos todos, por un colectivo internacional de profesionales de la salud:

Stop: ¡Basta de mentiras, locura, terror, manipulación, dictadura y basta con la mayor estafa mundial del siglo!

[El colectivo vuelve sobre la peligrosidad real del virus, la manipulación de las cifras, el papel de la OMS, las consecuencias del confinamiento o del uso de una máscara y, en particular, pide a los gobiernos que “levanten todas las restricciones y obligaciones de los ciudadanos”.

Se invita a los profesionales de la salud que lo deseen a unirse al colectivo de “Profesionales de la salud unidos” escribiendo a join.unitedhealthprofessionals@gmail.com.

***

Nosotros, como profesionales de la salud, en muchos países del mundo:

  1. Decimos: PARE con todas las medidas locas y desproporcionadas que se han tomado desde el principio para combatir el SARS-CoV-2 (contención, bloqueo de la economía y la educación, distanciamiento social, máscaras para todos, etc.) porque son totalmente injustificadas, no están basadas en ninguna prueba científica de eficiencia y violan los principios básicos de la medicina basada en las pruebas. Por otra parte, apoyamos, por supuesto, las medidas razonables como las recomendaciones para lavarse las manos, estornudar o toser en el codo, usar un pañuelo desechable, etc.

No es la primera vez que la humanidad se enfrenta a un nuevo virus: hemos experimentado H2N2 en 1957, H3N2 en 1968, SARS-CoV en 2003, H5N1 en 2004, H1N1 en 2009, MERS-CoV en 2012 y nos enfrentamos al virus de la gripe estacional todos los años. Sin embargo, ninguna de las medidas adoptadas para el SARS-CoV-2 se había tomado para estos virus.

– Nos dijeron: “Pero el SARS-CoV-2 es altamente contagioso” y nosotros decimos: “Eso no es cierto” y esta declaración es rechazada por expertos de renombre mundial. Una simple comparación con otros virus muestra que el contagio de CoV-2-SARS es moderado. Enfermedades como el sarampión pueden ser descritas como altamente contagiosas. Por ejemplo, una persona infectada por el sarampión puede infectar hasta 20 personas, mientras que una persona infectada por este coronavirus sólo infecta 2 o 3, es decir, 10 veces menos que el sarampión.

– Nos dicen: “Pero es un virus nuevo”, y decimos, “el H1N1 y los otros virus que se mencionaron también eran virus nuevos”. Sin embargo: no confinamos a la gente de todos los países, no bloqueamos la economía mundial, no paralizamos el sistema educativo, no nos distanciamos socialmente y no le dijimos a las personas sanas que usaran máscaras. Además, algunos expertos dicen que es posible que este virus estuviera circulando antes, pero que no nos dimos cuenta.

– Nos dicen: “Pero es que no tenemos vacuna”, y decimos: “Al principio del H1N1 tampoco teníamos una vacuna, al igual que con el SARS-CoV. Sin embargo: no confinamos los países, no bloqueamos la economía mundial, no paralizamos el sistema educativo, no nos distanciamos físicamente, y no le dijimos a la gente sana que usara máscaras.

– Nos dicen: “Pero este virus es mucho más mortal” y decimos: FALSO, porque sólo comparado con la gripe y si tenemos en cuenta el período entre el 1 de noviembre y el 31 de marzo, hubo en todo el mundo -cuando se tomaron estas medidas-: 860.000 casos y 40.000 muertes, mientras que la gripe en el mismo período de 5 meses infecta, en promedio, a 420 millones de personas y mata a 270.000 de ellas. Además, la tasa de letalidad anunciada por la OMS (3,4%) se sobrestimó en gran medida y fue rechazada desde el principio por eminentes expertos en epidemiología. Sin embargo, incluso tomando esta tasa de letalidad, podemos ver que este coronavirus es tres veces menos letal que la tasa de 2003 (10%) y 10 veces menos letal que la tasa de 2012 (35%).

– Nos dicen: “Pero el COVID-19 es una enfermedad seria”, y decimos: “Es FALSO”. El SARS-CoV-2 es un virus benigno para la población general porque da el 85% de las formas benignas, el 99% de los sujetos infectados se recuperan, no constituye un peligro para las mujeres embarazadas y los niños (a diferencia de la gripe), se propaga menos rápidamente que la gripe y el 90% de las personas que mueren son ancianos (que, por supuesto, deben ser protegidos como otras poblaciones de riesgo). Por eso los expertos han calificado de “delirante” la afirmación de que se trata de una enfermedad grave y han declarado el 19 de agosto que “no es peor que la gripe”.

– Nos dicen: “Pero hay gente asintomática” y nosotros respondemos: en la gripe también, el 77% de las personas infectadas son asintomáticas y también pueden transmitir el virus. Sin embargo: a las personas sanas no se les dice que usen máscaras todos los años y no hay distanciamiento social a pesar de que la gripe infecta a 1.000 millones de personas y mata a 650.000.

– Nos dicen: “Pero este virus está causando hacinamiento en los hospitales” y decimos: Esto no es cierto. La saturación sólo afecta a unos pocos hospitales, pero se hace creer a la gente que todo el sistema hospitalario está saturado o que la saturación es inminente, mientras que en algunos países hay miles de hospitales. ¿Es razonable y cierto atribuir, por ejemplo, a 1000 ó 2000 hospitales una situación que sólo concierne a 4 ó 5 hospitales? Tampoco es de extrañar que algunos hospitales estén saturados porque fueron brotes epidémicos (como el de Lombardía en Italia o el de Nueva York en EE.UU.). No hay que olvidar que los hospitales de muchos países se han visto desbordados (incluidas las unidades de cuidados intensivos) durante las anteriores epidemias de gripe y que en aquel momento incluso se hablaba de : “Tsunami” de pacientes en hospitales, “hospitales abarrotados”, tiendas de campaña fuera de los hospitales, “zonas de guerra”, “hospitales colapsados” y “estado de emergencia”. […]

  1. Nosotros decimos: Detengan estas medidas locas por sus catastróficas consecuencias que ya han empezado a aparecer: Suicidio de personas ansiosas según se informa en China, desarrollo de patologías psiquiátricas, parálisis de la trayectoria educativa de los alumnos y estudiantes universitarios, impactos negativos y peligros para los animales, abandono de otras enfermedades (especialmente crónicas) y aumento de su mortalidad, aumento de la violencia doméstica, pérdidas económicas, desempleo, gran crisis económica […], graves consecuencias para la agricultura, desestabilización de los países y la paz social y riesgo de estallido de guerras. […]
  2. Rechazamos el requisito de las aplicaciones de rastreo de contactos como se recomiendan en algunos países porque el SARS-CoV-2 es un virus benigno que no justifica tal medida. Además, según las recomendaciones internacionales e independientemente de la gravedad de una pandemia (moderada, alta, muy alta), no se recomienda la localización de contactos. Durante las epidemias de gripe, ¿hacemos un seguimiento de los contactos? No. Sin embargo, el virus de la gripe infecta a muchas más personas y afecta a más poblaciones de riesgo que este coronavirus.
  3. Decimos: DETENGAN LA CENSURA DE LOS EXPERTOS Y LOS PROFESIONALES DE LA SALUD PARA EVITAR QUE DIGAN LA VERDAD (especialmente en los países que se autodenominan democráticos).
  4. Estamos de acuerdo con los expertos que denuncian la inclusión de las pruebas de detección en el recuento de los casos, incluso si los sujetos son sanos y asintomáticos.

Esto ha llevado a una sobreestimación de los casos. Hay que recordar que la definición de un caso en epidemiología es: “la ocurrencia de muchos resultados posibles: enfermedades, complicaciones, secuelas, muerte”. En la denominada vigilancia sindrómica, un caso se define como la ocurrencia de eventos no específicos como grupos de síntomas o razones para buscar atención, hospitalización, llamadas de emergencia”. Por lo tanto, decimos: debemos separar la selección de los casos y dejar de mezclarlos.

  1. Estamos de acuerdo con los expertos que denuncian el hecho de que no se distingue entre las personas que murieron por el virus y las que murieron con el virus (con comorbilidades), el hecho de que la causa de la muerte se atribuye al SARS-CoV-2 sin pruebas ni autopsia, y el hecho de que los médicos están bajo presión para marcar el COVID-19 como la causa de la muerte, incluso si el paciente murió de otra cosa. Esto lleva a una sobreestimación del número de muertes y es una manipulación escandalosa de las cifras porque durante las epidemias de gripe estacional, por ejemplo, esta no es la forma de trabajar. Especialmente porque el 20% de los pacientes con COVID están co-infectados con otros virus respiratorios también. Después de la reevaluación, sólo el 12% de los certificados de defunción en un país europeo demostró la causalidad directa del coronavirus. En otro país europeo, los profesores Yoon Loke y Carl Heneghan mostraron que un paciente que dio positivo pero fue tratado con éxito y luego dado de alta del hospital, seguirá siendo considerado como “muerte por COVID”, incluso si tuvo un ataque al corazón o fue atropellado por un autobús tres meses después. El director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de un país norteamericano reconoció el 31 de julio que a los hospitales se les propone un perverso incentivo financiero para inflar las cifras de muertes por coronavirus.
  2. Coincidimos con los expertos que advirtieron contra la intubación casi sistemática de algunos pacientes debido al miedo delirante al virus. Es necesario cambiar los protocolos porque han provocado un alto número de muertes.
  3. Decimos que es importante que se lleve a cabo un examen del rendimiento analítico y clínico de las pruebas comercializadas, incluidas las pruebas virológicas. Actualmente se utilizan muchos equipos cuando no se ha evaluado una parte importante de su rendimiento (por ejemplo, la especificidad analítica, especialmente para los cuatro coronavirus estacionales), lo que es grave porque, además de los casos de falsos negativos, la literatura informa de preocupantes falsos positivos, que pueden sobrestimar el número de casos y muertes. Según un profesor de microbiología, la tasa de falsos positivos puede llegar al 20%. Algunos artículos científicos que informan sobre estos casos de positivos falsos han sido censurados. Eso es lo que decimos: Dejen de realizar pruebas obligatorias debido a esta falta de fiabilidad y de verificación de su rendimiento y porque no hay nada en este coronavirus (que es un virus benigno con una baja tasa de letalidad) que lo justifique. Como hemos dicho, la gripe infecta a 1.000 millones de personas cada año, 30 veces más que el CACOV-2, pero no se requiere ninguna detección de gripe para viajar.
  4. Le decimos a los ciudadanos: no teman, este virus es benigno a menos que formen parte de las poblaciones de alto riesgo. Si las cadenas de televisión hicieran lo mismo con la gripe, las cifras serían mucho más altas que para el coronavirus. La televisión le informará cada día en promedio: 3 millones de casos y 2.000 muertes por la gripe. Y para la tuberculosis, la televisión reportará un promedio de 30.000 casos y 5.000 muertes cada día. De hecho, el virus de la gripe infecta a mil millones de personas cada año y mata a 650.000, y la tuberculosis infecta a 10,4 millones de personas cada año y mata a 1,8 millones. Además, en la televisión se habla de “casos” cuando se trata de la gente que se somete a una prueba, y no de los casos. […]
  5. Decimos a los ciudadanos: el lavado de manos es un reflejo que debemos tener durante toda nuestra vida, haya o no un coronavirus, porque es la medida de higiene más eficaz. Pero usar una máscara cuando no estás enfermo y practicar el distanciamiento social no forma parte de la higiene o de la preservación de la salud pública: es una locura. Llevar una máscara durante mucho tiempo tiene varios efectos indeseables en la salud y la convierte en un nido de gérmenes. “El virus puede concentrarse en la máscara y cuando te la quitas, el virus puede transferirse a tus manos y propagarse”, dijo el epidemiólogo Dr. Anders Tegnell. Cuando se le preguntó si la gente se pone en mayor riesgo al usar máscaras, la Dra. Jenny Harries respondió: “Debido a estos problemas de manejo [de las máscaras], la gente puede ponerse en mayor riesgo. … Usted debe saber que la boca y la nariz no están destinadas a ser bloqueadas. Lo que llevas es una máscara, en apariencia, pero es un bozal en contra de tu libertad, en realidad. Sobre todo porque, como dicen varios expertos, entre ellos el profesor Yoram Lass, la epidemia ha terminado en la mayoría de los países y los que dicen lo contrario son mentirosos. Diciéndole a la gente que la epidemia no ha terminado, blandiendo la amenaza de una 2ª oleada (que no se basa en ninguna prueba), pidiéndole que use una máscara y que se distancie socialmente, el objetivo es, de hecho, prolongar el miedo hasta que se comercialice una vacuna y para hacerla más aceptable.
  6. Le decimos a las compañías aéreas: varios estudios científicos han demostrado un vínculo entre el exceso de higiene y el desarrollo de enfermedades como las alérgicas, las autoinmunes, las inflamatorias o ciertos cánceres. Esto es lo que llamamos en medicina: la hipótesis del higienista. Así que detengan las operaciones de desinfección y quítense las máscaras y los ridículos trajes protectores de los empleados que hemos visto en los medios. Hacer esto es una locura. Los aeropuertos también deben dejar de tomar temperaturas y moner a los viajeros en cuarentena. El SARS-CoV-2 no es la peste negra. Ustedes también, los dirigentes, como los ciudadanos, han sido manipulados.
  7. Decimos a los gobiernos: levanten todas las restricciones y obligaciones de los ciudadanos (estado de emergencia, uso obligatorio de máscaras, distanciamiento social, etc.) porque son estúpidas y puramente dictatoriales y no tienen nada que ver con la medicina o la higiene o la preservación de la salud pública. No hay ninguna razón científica o médica para que los ciudadanos no enfermos usen máscaras. El Dr. Pascal Sacré, anestesista-animador, dijo: “Obligar a todos a usarlos todo el tiempo, mientras la epidemia está desapareciendo, es una aberración científica y médica”. El profesor Didier Raoult dijo: “La decisión del confinamiento así como la decisión de las máscaras… no se basan en datos científicos”. […]. El profesor Maël Lemoine también especificó que el cambio de discurso sobre las máscaras es: “político, no científico”. En algunos países asiáticos, la gente usa máscaras durante todo el año (para protegerse, entre otras cosas, de la contaminación). ¿Acaso el uso generalizado de máscaras en estos países ha evitado que tengan epidemias de coronavirus? ¿Acaso este uso generalizado de máscaras en estos países impide que tengan epidemias anuales de gripe u otros virus respiratorios? La respuesta, por supuesto, es no. […]
  8. Le decimos a las fuerzas del orden: los ciudadanos les deben mucho a ustedes porque son los garantes de su seguridad y del respeto a la ley y al orden todos los días. Pero defender la ley no significa someterse ciegamente a órdenes injustas. Fue este error el que llevó a la Segunda Guerra Mundial y a la muerte de 50 millones de personas. Por eso os decimos: haced cumplir la ley pero no la injusticia y la dictadura, negáos a imponer estas medidas, negáos a verbalizar a vuestros conciudadanos (cuando no lleven máscara, por ejemplo), no les peguéis, no les encarceléis. No sean instrumentos de la dictadura. […]
  9. Le decimos a los ciudadanos: debemos respetar la ley. Pero esto no significa una sumisión ciega a la locura, la injusticia o la dictadura. Es esta ciega sumisión de los ciudadanos a leyes injustas lo que llevó a la Segunda Guerra Mundial con la muerte de 50 millones de personas. Habéis nacido libres y debéis vivir libres, por tanto: no tengáis miedo y si no estáis enfermos: quitaos las máscaras, salid de vuestras casas como queráis y sin distanciamiento social, pero hacedlo pacíficamente y sin ninguna violencia. Los profesores Carl Heneghan y Tom Jefferson, epidemiólogos con gran experiencia en la medicina basada en las pruebas, dicen: “No hay evidencia científica que apoye la desastrosa regla de los dos metros. La investigación de mala calidad se está utilizando para justificar una política con enormes consecuencias para todos nosotros.
  10. Estamos diciendo que debe haber una reforma total de la OMS.

Los éxitos de la OMS son indiscutibles: se han salvado millones de vidas gracias a los programas de vacunación contra la viruela y se ha reducido el consumo de tabaco en todo el mundo. Pero el principal problema de la OMS es que durante varios años ha sido financiada en un 80% por empresas (incluidas las compañías farmacéuticas) y donantes privados (incluida una fundación -la de Bill Gates-  muy conocida) y las pruebas son cada vez más numerosas: falsa alarma sobre el H1N1 bajo la influencia de los grupos de presión farmacéuticos, complacencia inquietante hacia el glifosato que la OMS había declarado seguro a pesar de las víctimas del herbicida, ceguera a las consecuencias de la contaminación vinculada a las compañías petroleras en África, minimización del número de víctimas de los desastres nucleares desde Chernobyl a Fukushima y de los desastres por el uso de municiones de uranio empobrecido en Iraq o en los Balcanes, no reconocimiento de la eficacia de la planta medicinal Artemisia, sólo con el objetivode proteger los intereses de las empresas farmacéuticas, a pesar de su eficacia probada en el tratamiento del paludismo.

La independencia de la organización se ve comprometida tanto por la influencia de los grupos de presión industriales – especialmente farmacéuticos – como por los intereses de sus Estados miembros, en particular China. El presidente de un país dijo: “Creo que la Organización Mundial de la Salud debería avergonzarse porque se han convertido en los portavoces de China”. La institución con sede en Ginebra, que había subestimado la amenaza del Ébola (más de once mil muertes), es acusada además de descuidar las enfermedades tropicales en favor de los mercados más jugosos. En una encuesta realizada en 2016 (la OMS en las garras de los grupos de presión) se entregó una edificante radiografía de la OMS, en la que se pintaba el retrato de una estructura frágil, sujeta a múltiples conflictos de intereses. Esta investigación demostró cómo los intereses privados dominan las cuestiones de salud pública en la OMS. No es aceptable que el dinero que lo financia provenga principalmente de una persona y que esté infiltrada por los lobbies. Recientemente, la OMS se ha desacreditado aún más al caer en la trampa del informe fraudulento que dio lugar al Lancet Gate cuando un simple estudiante descubrió el fraude.

En la época de la gripe H1N1: el Dr. Wolfgang Wodarg, Presidente del Comité de Salud de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, criticó la influencia de la industria farmacéutica en los científicos y funcionarios de la OMS, diciendo que había llevado a una situación en la que “innecesariamente millones de personas sanas estaban expuestas al riesgo de vacunas mal probadas” y que, en el caso de una cepa de gripe, era “mucho menos perjudicial” que todas las anteriores epidemias de gripe. Tenía toda la razón, ya que la vacuna mató más tarde a 1.500 personas con narcolepsia, el 80% de ellos niños, como veremos. También culpó a la OMS de alimentar los temores de una “falsa pandemia”, la calificó como “uno de los mayores escándalos médicos de este siglo” y pidió una investigación.

De hecho, los criterios para declarar una pandemia (como la gravedad) han sido modificados por la OMS bajo la influencia de los grupos de presión farmacéuticos para que puedan vender vacunas a países de todo el mundo. Según un informe de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa sobre la gestión de la gripe H1N1, incluido el de la OMS: “Se han malgastado importantes fondos públicos y existen temores injustificados sobre los riesgos para la salud… Se han identificado graves deficiencias en lo que respecta a la transparencia de los procesos de adopción de decisiones relacionados con la pandemia, lo que suscita preocupación sobre la posible influencia que la industria farmacéutica podría haber ejercido en las decisiones clave relacionadas con la pandemia”. Preocupa a la Asamblea que esta falta de transparencia y de responsabilidad pueda dar lugar a una disminución de la confianza del público en las opiniones de los principales organismos de salud pública”. La historia se repite hoy en día con exactamente los mismos actores y la misma compañía de miedo. El ex secretario general del departamento de salud pública de la OMS reveló en otra encuesta (TrustWHO) que en el momento de la gripe H1N1, nadie tenía miedo en la OMS y que no conoce a nadie en la OMS que se haya vacunado, incluida la ex directora general: la china Margaret Chan. Aunque es un alto funcionario de la OMS, él y la mayoría de sus colegas fueron excluidos de una reunión entre el Director General y las empresas de vacunas farmacéuticas con el argumento de que “se trataba de una reunión privada” .

  1. Estamos diciendo que hay que abrir una investigación y que hay que interrogar a algunos funcionarios de la OMS, en particular al que promovió la contención internacional, que es una herejía desde el punto de vista médico y una estafa que ha llevado al mundo por mal camino. De hecho, el 25 de febrero de 2020: el jefe de la misión internacional de observación del coronavirus en China elogió la respuesta de Beijing a la epidemia. Dijo que China había tenido éxito con unos métodos “anticuados”, subrayó que “el mundo necesita lecciones de China”, que debería inspirarse en ellas y que si tuviera COVID-19, ¡le gustaría ser tratado en China!

También describió una vez a China como “muy abierta” y “muy transparente”. ¿Cómo podemos creer estas declaraciones? ¿Cómo puede alguien creer que si tuviera COVID-19, iría a China para ser tratado? ¿Cómo podemos creer que el mundo debe aprender de China y que la epidemia debe ser combatida con “métodos anticuados”?

Lo sorprendente es que ha logrado que el mundo entero se trague sus disparates. Porque lamentablemente: desde sus declaraciones y el informe que supervisó (en el que se afirma que los métodos chinos son: “ágiles y ambiciosos”), los países del mundo han aplicado medidas desproporcionadas y han seguido ciegamente a la OMS en el confinamiento de sus poblaciones. El miedo y la psicosis se han propagado presentando el SARS-CoV-2 como un virus muy peligroso o de mortalidad masiva cuando no es así en absoluto.

Los miembros electos de la Cámara de los Comunes de Canadá incluso convocaron a este funcionario de la OMS para que compareciera después de que declinara las invitaciones a presentarse ante el Comité Permanente de Salud… Incluso el líder en funciones del Partido Conservador Canadiense cuestionó la exactitud de los datos de la OMS sobre el COVID-19. Decir que China ha reducido el número de casos o ha manejado bien la epidemia y ha suavizado la curva mediante la contención es una mentira total, y no se basa en ninguna prueba porque nadie puede dar un número de casos o muertes en China… donde no se haya ha aplicado la contención. […]

La locura ha llegado al punto en que en algunos países: las playas se desinfectaron con lejía, se prohibió a los bomberos bigotudos y barbudos trabajar, se instaló plexiglás en todas partes (incluso en las aulas de las escuelas) como si fuera la Peste Negra, se detuvo un tren porque alguien no llevaba máscara, las familias se vieron impedidas de ver a sus muertos (como si el virus fuera a saltar de sus cuerpos y morderlos), hay eptuagenarios multados por salir a tirar la basura, e incluso monedas y billetes del extranjero han sido “aislados”!

¿Cómo pudieron los países aceptar caer en este nivel de locura, estupidez y dictadura? Especialmente aquellos que se llaman a sí mismos democráticos. Todo esto por un virus que causa el 85% de formas benignas y del cual el 99% de las personas infectadas se recuperan. La OMS instó al mundo a copiar la respuesta de China a COVID-19 y lo logró; todos los países del mundo, al seguir ciegamente a la OMS, se han convertido en una copia de carbono de China. Sólo unos pocos países se han negado a imitar tontamente a los demás, como Suecia o Belarús, a los que se puede felicitar. […]

  1. Decimos que debemos dejar de seguir ciegamente a la OMS porque no es una sociedad culta y está lejos de ser independiente, como hemos visto. Al preguntársele por qué se decidió hacer obligatorias 11 vacunas, una ex ministra de salud de un país europeo respondió: “Es una decisión de salud pública que responde de hecho a un objetivo mundial de la OMS que exige ahora que todos los países del mundo obtengan el 95% de los niños vacunados para las vacunas necesarias [a la OMS]”.

También recomendamos a los gobiernos que elijan cuidadosamente a los expertos que les asesoren y eviten a los que tengan vínculos con laboratorios farmacéuticos. Un destacado profesor de infecciología hizo esta observación sobre ciertos expertos de un país europeo: “Un miembro destacado de la Comisión de Enfermedades Transmisibles de este Alto Consejo recibió así 90.741 euros de la industria farmacéutica, incluyendo 16.563 euros de [un laboratorio farmacéutico que produce una molécula que compite con la hidroxicloroquina]. Si un miembro tiene un conflicto de intereses importante, debe abandonar la reunión y no participar en los debates ni en la redacción de la conclusión. Sin embargo, al final de esta opinión no se menciona el conflicto de intereses ni el número de miembros cualificados que participaron en la votación. Esto es una grave violación del Reglamento”. […]

  1. Decimos a los gobiernos: no sigan -en las epidemias- los modelos matemáticos que son cosas virtuales que no tienen conexión con la realidad y que han llevado al mundo por mal camino en varias ocasiones y han sido utilizados como justificación de locas políticas de contención. De hecho, una universidad europea con fuertes vínculos con la OMS había dicho que..:

– 50.000 británicos iban a morir por el mal de las vacas locas, mientras que al final sólo murieron 177.

– La gripe aviar iba a matar a 200 millones de personas mientras que sólo 282 personas murieron.

– La gripe H1N1 iba a matar a 65.000 británicos, mientras que sólo 457 murieron. La tasa de mortalidad también se exageró cuando el H1N1 finalmente resultó ser mucho menos peligroso, lo que llevó a muchas personas a denunciar la suma colosal de dinero, tiempo y recursos gastados en lo que resultó ser una gripe leve. En ese momento, la prensa descubrió que el rector de esa universidad, que asesoraba a la OMS y a los gobiernos, recibía un salario de 116.000 libras esterlinas al año par parte del fabricante de la vacuna contra el H1N1.

Y hoy en día, sobre la base del mismo modelo defectuoso, desarrollado para la planificación de la gripe pandémica, es que dieron sus predicciones astrológicas en lo del COVID-19; dijeron que 500.000 personas morirían en el Reino Unido, 2,2 millones en los EE.UU., 70.000 en Suecia y entre 300.000 y 500.000 en Francia! ¿Quién puede creer en estas figuras locas? Es por eso que el profesor Didier Raoult llama a estos modelos: “forma moderna de adivinación”.

El profesor John Ashton también denunció estas “predicciones astrológicas” y el hecho de que tienen una especie de estatus religioso. Además, la prensa descubrió que quienquiera que en esta universidad haya incitado a los gobiernos a la contención, no respeta ni siquiera lo que ellos propugnan. Aquí también hay que hacer una encuesta entre ciertos funcionarios de esta universidad europea. El profesor Jean-François Toussaint dijo sobre el confinamiento: “Debemos evitar a toda costa que algún día un gobierno tome una decisión así. Tanto más cuanto que la instrumentalización de la pandemia con el confinamiento generalizado para la mitad de la humanidad sólo conducirá al refuerzo de los regímenes autoritarios y a la suspensión de las campañas de prevención de las principales enfermedades mortales. En Francia, las simulaciones que estiman que se han salvado 60.000 vidas son pura fantasía”. El famoso eslogan internacional: “Quédese en casa, salve vidas” era simplemente una declaración falsa. Por el contrario, la contención ha matado a mucha gente.

  1. Rechazamos la obligación de vacunar y Rechazamos la obligación de un certificado de vacunación contra el coronavirus para viajes, por las siguientes razones:

– La vacuna no es indispensable porque el 85% de las formas son benignas, el 99% de los sujetos infectados se recuperan y los niños y las mujeres embarazadas no corren riesgo. Además, una gran parte de la población ya está protegida contra el SARS-CoV-2 gracias a la inmunidad cruzada adquirida con los coronavirus estacionales. Decir que no estamos seguros es una MENTIRA y poner en duda la duración o la eficacia de esta protección es una manipulación para proteger el plan de negocios de la vacuna.

– Es un virus de ARN, por lo que es más probable que mute y la vacuna puede no ser eficaz.

– Los experimentos con vacunas se están multiplicando y se pide que se aceleren los procedimientos de ensayo y se prescinda de las precauciones habituales para comprender los riesgos que podrían provocar reveses injustificados durante la pandemia y en el futuro.

– Los ensayos previos de vacunas contra el coronavirus son motivo de preocupación:

En 2004, una de las vacunas desarrolladas para el SRAS causó hepatitis en los animales en los que se probó. Otra vacuna que se estaba probando había causado graves daños pulmonares en animales de laboratorio, haciéndolos más susceptibles a futuras infecciones. Las vacunas desarrolladas contra otro coronavirus, el virus de la peritonitis infecciosa felina, aumentaron el riesgo de que los gatos desarrollaran la enfermedad causada por el virus. Se han observado fenómenos similares en estudios con animales para otros virus, incluido el coronavirus que causa el SRAS.

– Algunas vacunas son probadas por empresas que no tienen experiencia en la fabricación y comercialización de vacunas y que utilizan nuevas tecnologías en la medicina de las que no se conocen ni los beneficios ni los riesgos para la salud.

– Muchas empresas farmacéuticas buscan el beneficio financiero a expensas de la salud de las poblaciones (dicho lo cual sin, por supuesto, generalizar sobre todas ellas).

El jefe de una empresa farmacéutica dijo a sus accionistas durante la gripe H1N1: “Esta vacuna será una oportunidad significativa en términos de ingresos. Es un buen impulso para nosotros, para el volumen de negocios y para el flujo de caja”.

El ex ministro de Sanidad de un país europeo dijo el 23 de mayo de 2020: “Cuando hay una epidemia como la de COVID, vemos: mortalidad, cuando eres médico, mientras otros vemos: sufrimiento. Pero hay gente que ve: dólares… Hay grandes laboratorios diciendo: es el momento de hacer billones”.

El 16 de junio de 2020, el profesor Christian Perronne, especialista en enfermedades infecciosas, dijo en Sud Radio sobre la vacuna contra el coronavirus: “No la necesitamos… Es una historia puramente comercial”. El 7 de agosto, el sitio web de la revista Nexus publicó la opinión del Dr. Pierre Cave, quien dijo: “La epidemia ha terminado en Francia… como médico, no dudo en anticipar las decisiones del gobierno: no sólo debemos rechazar estas vacunas [contra COVID-19], sino denunciar y condenar el enfoque puramente comercial y el cinismo abyecto que está guiando su producción”.

– Las escandalosas violaciones éticas en muchos ensayos clínicos:

Dado que los países occidentales no les permiten violar los principios éticos, muchas empresas farmacéuticas (sin generalizar sobre todas ellas) realizan sus ensayos clínicos de medicamentos y vacunas en países en desarrollo o pobres donde se realizan experimentos en personas sin su conocimiento y consentimiento. El informe de Irene Schipper (documento informativo de SOMO sobre la ética en los ensayos clínicos) mostró fallos éticos chocantes y muy graves; en un ensayo clínico, por ejemplo, las mujeres africanas contrajeron el VIH y luego se enfermaron de SIDA. Este ensayo clínico fue financiado por una fundación y un laboratorio muy conocidos. En algunos países, estos escandalosos ensayos clínicos se han llevado a cabo con la complicidad de las autoridades locales en un contexto de conflictos de intereses.

– Una empresa farmacéutica: AstraZeneca ha concluido un acuerdo con varios países que le permite obtener inmunidad frente a cualquier reclamación legal, en caso de que la vacuna finalmente muestre efectos secundarios perjudiciales. En otras palabras, son los estados y no AstraZeneca los que compensarán a las víctimas, es decir, ¡con el dinero de los ciudadanos! En este sentido, le decimos a los ciudadanos: Protesten MASIVAMENTE contra este escandaloso, vergonzoso y profundamente injusto acuerdo hasta que sea abolido. Este uso IRRESPONSABLE de su dinero debe ser rechazado. Incluso los expertos belgas han quedado “sorprendidos” por este acuerdo.

– Los escándalos de las vacunas peligrosas o incluso mortales desarrolladas en tiempos de epidemias y citaremos dos ejemplos (obviamente no somos anti-vacunas ya que esto significa cuestionar los descubrimientos de Edward Jenner) :

El escándalo de la vacuna contra el H1N1: se probó en un pequeño número de personas y, a pesar de ello, se comercializó como segura en 2009. Pero un año más tarde, se plantearon preocupaciones en Finlandia y Suecia sobre una posible asociación entre la narcolepsia y la vacuna. En un estudio de cohortes realizado posteriormente en Finlandia se informó de que el riesgo de sufrir narcolepsia después de la vacunación se había multiplicado por 13 en niños y jóvenes de 4 a 19 años de edad, y que la mayoría de los casos se producían dentro de los tres meses siguientes a la vacunación y casi todos ellos dentro de los seis meses. No fue hasta 2013 cuando un estudio publicado en el British Medical Journal confirmó estos resultados también para Gran Bretaña. En total, esta peligrosa vacuna causó 1.500 casos de narcolepsia sólo en Europa y el 80% de las víctimas fueron niños. Algunos de los médicos del Servicio Nacional de Salud que fueron vacunados también fueron afectados por la narcolepsia.

Peter Todd, un abogado que representó a muchos de los demandantes, dijo al Sunday Times: “Nunca antes hubo un caso como este. Las víctimas de esta vacuna son incurables de por vida y necesitarán muchos medicamentos”. Entre los niños víctimas de la vacuna se encuentra Josh Hadfield, de ocho años de edad, que está tomando medicamentos contra la narcolepsia que cuestan 15.000 libras esterlinas al año para ayudarle a mantenerse despierto durante el día en la escuela. …] Las familias pasaron por un calvario de siete años para ganar su caso en la corte. Y en lugar de que la compañía farmacéutica los compensara, los estados lo hicieron, con el dinero del ciudadano…

  1. Nosotros decimos: Detenengan todas estas medidas locas, dictatoriales y ciertamente insalubres, debido a las cuales ocurren tragedias todos los días, […] 60.000 pacientes de cáncer es probable que hayan muerto en Inglaterra debido a los retrasos en el diagnóstico y el tratamiento, según el profesor Karol Sikora, 12.000 personas en el mundo es probable que mueran todos los días de hambre (según Oxfam), el número de ataques cardíacos se ha duplicado en algunos países, las empresas están quebrando, se están destruyendo 305 millones de puestos de trabajo a tiempo completo – afectando especialmente a las mujeres y los jóvenes – según la Organización Internacional del Trabajo, un hombre ha muerto a causa de la máscara en los Estados Unidos, etc. […]
  2. Le decimos a los gobiernos: TODO debe volver a la normalidad inmediatamente (incluyendo la reapertura de los servicios hospitalarios, el transporte aéreo, la economía, las escuelas y las universidades) y esta toma de rehenes global debe cesar porque ustedes saben, con pruebas que lo respaldan, que ustedes, como ciudadanos, han sido víctimas de la mayor estafa sanitaria del siglo XXI.

El profesor Carl Heneghan dijo el 23 de agosto que el temor que impide al país volver a la normalidad es infundado, según el Express. Las profesoras Karina Reiss y Sucharit Bhakdi publicaron un libro en junio llamado: “Corona: ¿falsa alarma? ». El alcalde de una ciudad de Europa dijo: “La propagación del clima de terror por [el coronavirus] es particularmente fuerte y se está volviendo sospechosa”. El doctor Olivier Chailley escribió un libro llamado: “El virus del miedo o cómo el mundo entero se ha vuelto loco”. El profesor Sucharit Bhakdi (que también escribió una carta a Angela Merkel) dijo acerca de las medidas adoptadas, incluidas las de contención: “medidas grotescas, absurdas y muy peligrosas… un impacto horrible en la economía mundial… la autodestrucción y el suicidio colectivo…”. Debe abrirse una investigación internacional e independiente y los responsables deben ser llevados ante la justicia.

  1. Le decimos a los ciudadanos: para mantenerlos en el rebaño, algunos pueden tratar de desacreditarnos por todos los medios, por ejemplo acusándonos de conspiracionismo, y así sucesivamente. No los escuches, son MENTIRAS porque la información que te hemos dado aquî es: médica, científica y documentada.
  2. Le decimos a los ciudadanos: esta carta no debe llevarlos a la violencia contra nadie. Reaccionen pacíficamente. Y si un profesional de la salud que firma esta carta es atacado o difamado o amenazado o perseguido: apóyenlo MASIVAMENTE. Queridos ciudadanos: muchos científicos, eminentes profesores de medicina y profesionales de la salud de todo el mundo han denunciado lo que está sucediendo y es hora de despertar! Si no dices nada, se impondrán nuevas medidas dictatoriales “made in China”. Debes rechazar esto. Les aseguramos que estas medidas no tienen nada que ver con la medicina o la higiene o la preservación de la salud pública, es una dictadura y una locura. El Dr. Anders Tegnell dijo, “El mundo se ha vuelto loco” poniendo en marcha contenciones que “van en contra de lo que sabemos sobre el manejo de las pandemias de virus”.
  3. Invitamos a los profesionales de la salud de TODO EL MUNDO a ser fuertes y valientes y a cumplir con su deber de decir la verdad, a unirse a nosotros en el colectivo: Profesionales de la Salud Unidos y a firmar esta carta enviando la siguiente información: nombre, apellido, profesión y país a: join.unitedhealthprofessionals@gmail.com

Fuente: https://les7duquebec.net/archives/257396

Publicacion en espanol: Red Internacional

Print Friendly, PDF & Email

You may also like...