Interpretando los sueños de la izquierda – por Gilad Atzmon

 

“¿Por qué soñamos? La respuesta de Freud es engañosamente simple: la función última del sueño es permitir que el soñador permanezca dormido.” Slavoj Zizek (2006)

La Ideología de la Izquierda Tradicional establece una visión de cómo “debería ser” el mundo. La visión de la Izquierda puede resumirse en la creencia de que la justicia social es el principal requisito para mejorar el mundo, y que este futuro mejor implica la búsqueda de la igualdad en diversas formas. El ideólogo de la izquierda cree que es tanto ético como moral intentar acercarse a la igualdad en términos de derechos civiles y riqueza material.

Pero si la Izquierda se centra en “lo que podría ser”, la Derecha se centra en “lo que es”. Si la izquierda opera en el terreno de lo que la gente “podría ser”, la derecha opera en el plano donde la gente “está” o al menos, donde cree que está. La derecha no tiene como objetivo cambiar la realidad social humana, sino más bien celebrarla, e incluso maximizarla.

La ideología de la izquierda, en consecuencia, tiene la forma de un “sueño”. Apuntar a lo que “debería ser” en lugar de “lo que es” induce un nivel de ilusorio desapego utópico y describe un mundo igualitario fantasmal a menudo alejado de nuestra abusiva, opresiva y condenada realidad. En este futuro fantasmático, la gente se alejará de la codicia y la gula, trabajará menos y aprenderá a compartir, incluso a compartir lo que no posee para empezar.

Este “sueño” imaginario ayuda a explicar por qué la ideología de la izquierda (occidental) rara vez apeló a las clases en lucha; las masas, consumidas por la búsqueda del pan y la mantequilla, difícilmente se interesarían en “sueños” utópicos o experimentos sociales futuristas. Sumidos en la lucha diaria y perseguidos por la existencia, los trabajadores nunca se han adherido realmente a “la revolución”, generalmente porque estaban demasiado ocupados trabajando. Esto quizás explica por qué tan a menudo fueron agitadores burgueses y de la clase media los que se convirtieron en iconos revolucionarios. Fueron ellos los que tuvieron acceso a un pequeño recurso extra para financiar sus aventuras revolucionarias.

El “Sueño de la Izquierda” es ciertamente atractivo, pero tal vez demasiado atractivo. La justicia social, la igualdad e incluso la revolución pueden no ser más que la adictiva prisa de que se realice el cambio y esto es tal vez por qué los agitadores de la Izquierda a menudo encuentran imposible despertar de su fantasía social de transformación. Simplemente se niegan a admitir que la realidad se les ha escapado de las manos, prefiriendo permanecer en su acogedor universo fantasmal e ilusorio, protegido por los muros mentales de un gueto construidos con terminología arcaica y cierta corrección política.

De hecho, cuanto más atractiva y convincente es la fantasía revolucionaria, menos dispuestos están sus partidarios a ser despertados por la realidad. Esta ceguera ayuda a explicar por qué la Izquierda ideológica y política occidental ha fracasado en tantos frentes: soñaba despierta cuando se introdujo la economía de servicios, y no despertó cuando se evisceraron la producción y la manufactura. Bostezó cuando debería haber combatido la cultura de las multinacionales, el dinero en grande y su culto, y se quedó dormida cuando la educación superior se convirtió en un lujo. La Izquierda ciertamente roncaba ruidosamente cuando, una tras otra, sus instituciones fueron secuestradas por la política identitaria de la “Nueva Izquierda”.

Es importante señalar en particular a la llamada “Izquierda” americana contemporánea, porque estaba profundamente dormida cuando la clase trabajadora americana se alejó hacia el partido republicano. La izquierda americana estaba tan profundamente ensimismada en su “fantasía revolucionaria” que no se dio cuenta del hecho vergonzoso de que un abrasivo magnate inmobiliario multimillonario se estaba transformando en un icono populista revolucionario para la gente trabajadora. La izquierda americana estaba tan emocionada por su auto-adoración que pretendía no ver que toda su operación estaba de hecho sostenida por magnates de Wall Street y globalistas del peor tipo. La izquierda americana se ha convertido en un aparato de oposición controlada. Prácticamente se encamó con los más amargos enemigos de la paz y la justicia, y más de cualquier cosa que se parezca a la “justicia social” y la armonía humana.

En uno de sus momentos más perspicaces, Slavoj Zizek profundizó en una comparación entre la percepción del sueño de Freud y Lacan: “¿Por qué soñamos?” se preguntó Zizek. “La respuesta de Freud es engañosamente simple: la función última del sueño es permitir al soñador permanecer dormido.”

De acuerdo con esta percepción, el sueño está ahí para mantener el estado de dormición  contra viento y marea. Reprime cualquier perturbación externa (ya sea depresión, ansiedad, ruido o incluso una amenaza inmediata) incorporándola al sueño.

En La interpretación de los sueños, Freud cuenta la historia de un padre cuyo joven hijo acaba de morir. El padre se duerme y sueña que el niño está de pie junto a su cama en llamas, susurrando un insoportable reproche: “Padre, ¿no ves que me estoy quemando? Poco después, el padre se despierta y descubre que una vela caída ha prendido fuego a la mortaja de su hijo muerto. El padre había olido el humo mientras dormía e incorporó la imagen de su hijo ardiendo en su sueño para prolongar su dormir. Zizek se pregunta: ¿despertó el padre porque el estímulo externo se volvió demasiado fuerte para ser contenido dentro del escenario del sueño? ¿O fue el anverso, que el padre construyó el sueño para prolongar su estado dormido, pero lo que encontró en el sueño fue aún más insoportable que la realidad externa, de modo que despertó para escapar de ella?

En el “Sueño de Izquierda”, la revolución cosmopolita ocurre por sí misma, ya que sus condiciones están “determinadas” por un inevitable cambio de conciencia de las masas. En el “Sueño de Izquierda” la revolución es inevitable, por así decirlo. En la “pesadilla de la izquierda”, sin embargo, la realidad demuestra todo lo contrario; las condiciones para la revolución están al alcance de la mano, pero entonces, como surgiendo de la nada, el mismo guión se repite, surge una figura estilo “Hitler” saliendo “de la nada” y aleja a las masas de la “revolución” para llevárselas tras la “bandera”. Pero una cosa está clara. En el Sueño de Izquierda no hay ninguna salida de escape para abrirle paso a la realidad. A diferencia del padre que se despierta devastado por la imagen de su hijo siendo quemado, no hay un sueño de Izquierda donde las masas en lucha puedan expresar alguna opinión propia. En el Sueño de Izquierda Americano, por ejemplo, no hay lugar para “hombres blancos sin educación” que aparecen de la nada y se preguntan: ¿qué pasa con nosotros? ¿Por qué nos han abandonado? En el Sueño de la Izquierda Americana a este tipo de gente “blanca” se les  llama “Trumpistas”, “Deplorables”, “Supremacistas Blancos”, “Nacionalistas Blancos”, etc. En el sueño de la Izquierda Americana contemporánea no hay camino de vuelta a la realidad.

Los pocos izquierdistas que despiertan de golpe por algún tipo de control de la realidad se encuentran efectivamente expulsados de la izquierda, sin otra opción que cambiar de bando (político). Esto puede explicar por qué los estudios demográficos revelan que la gente en la juventud se siente pertenecer a la izquierda, pero termina o entre los conservadores. La madurez, según parece, implica una creciente aceptación del “pesimismo realista”. La gente tiende a despertar, pero el sueño no.

Uno puede preguntarse: ¿dónde estaba la izquierda alemana cuando la popularidad de Hitler aumentó entre la clase obrera alemana a una velocidad que deja atrás a nuestro Covid-19? ¿Dónde estaba la izquierda británica cuando Margaret Thatcher, que destruyó muchas de las industrias británicas y socavó los sindicatos, se hizo tan popular entre los trabajadores británicos por hacer posible que fueran dueños de sus casas? ¿Dónde estaba la izquierda británica cuando la popularidad de Corbyn y los laboristas se hizo añicos?

También es fascinante mirar a la izquierda israelí, ya que Israel se formó alrededor de la idea del sionismo laborista. El partido laborista israelí que dominó la política israelí hasta 1977 se desvaneció literalmente, porque que su “sueño” de una metamorfosis proletaria hebrea no pudo sostenerse. Debido al hecho de que el sionismo laborista se formó y operó en el marco de un sueño, nunca pudo adaptarse a una realidad política moldeada por su propio sueño.

La izquierda es a menudo demasiado ciega a las condiciones políticas y sociales en las que opera. Nunca detecta la creciente ola de resentimiento que se provoca a sí misma porque operar en un marco de ensueño inflige una severa forma de tiro por la culata.

Como Freud se dio cuenta, el sueño está ahí para preservar al dormido. Ignora la oposición política reduciéndola a un “ruido” exterior. Establece ciertas zonas de puntos ciegos (ce lo de la corrección política) o alternativamente define regiones crecientes de “parias políticos” (Trumpistas, Fascistas, Racistas, Deplorables, Supremacistas Blancos etc.)

En noviembre de 2016 Hillary Clinton estaba en un estado de shock total cuando se despertó un día, y se enteró de que Donald Trump ganaba las elecciones. En su sueño Hillary ya había ganado la elección, el acto de votar era sólo un procedimiento formal. Cuatro años más tarde, Biden, el DNC y casi todos los medios de comunicación siguieron exactamente a los mismos encuestadores que ya estaban totalmente fuera de lugar en 2016. Anticiparon una “victoria aplastante”.

El hecho de que Donald Trump se encontrara con tantos seguidores en sus mítines abiertos debe haberse enfocado en el contexto del “Sueño de la Izquierda” como simple conjunto de ruidosos disturbios. Cuando Michael Moore advirtió a la izquierda americana que los republicanos y Trump podrían volver a triunfar, nadie en el universo progresista americano se preocupó de sus preocupaciones. Cuando una persona está dormida se espera que la persona cercana camine de puntillas…

Supongo que el sueño voluptuoso de la izquierda americana contemporánea es fácil de describir: Te acuestas con Donald Trump en la Casa Blanca, te despiertas y ya, se ha ido. Este simple sueño describe exactamente lo que pasó en la mañana del 4 de noviembre de 2020. América se durmió aceptando que Trump, contra todo pronóstico, iba a repetir su hazaña. En la madrugada, los corredores de apuestas del mundo entero apostaban por su éxito en una proporción de 7 a 1. Por la mañana, de repente, la situación cambió: Trump estaba alejándose del poder. A primera vista, el sueño de la izquierda americana se ha materializado.

América está obviamente dividida por el medio. Aquellos que favorecen a Biden insisten en que él ganó las elecciones. Los que apoyan a Trump están convencidos de que algo inusualmente deshonesto sucedió durante esa noche y en los días siguientes.

No tengo los recursos ni la intención de decir o incluso tratar de determinar quién ganó las elecciones; pero está claro que el DNC, Biden, Harris y todos los medios de comunicación estadounidenses no dejan que el tsunami de la desconfianza hacia su bando interfiera con su “sueño materializado”. Biden no parece muy preocupado por el hecho de que América actualmente parezca una república bananera. Como en una república bananera tropical, los americanos ya no confían en su sistema político ni en sus instituciones. La gente que vive en las repúblicas bananeras aprende rápidamente a esperar lo inesperado hasta el punto de que lo inesperado se convierte en la nueva normalidad. Biden no deja que la realidad interfiera con el sueño. Como “presidente electo” no pierde tiempo, trabaja con su equipo de transición, mantiene la fantasía a flote. Estados Unidos está al borde de una guerra civil, pero ni siquiera eso molesta al “presidente electo” y su equipo de transición. En el sueño progresista, el juramento de “unir a la nación” es mucho más fuerte que la realidad de una aguda división.

En 2006, Zizek proporcionó una visión lacaniana de la realidad que vemos actualmente en los Estados Unidos. “La realidad”, escribió Zizek, “es para aquellos que no pueden sostener el sueño”. Siempre es la gente trabajadora que lucha por el pan y la mantequilla la que no puede sostener la fantasía del cambio social. Siempre son las clases trabajadoras las que presionan por la concreción. Quieren que América vuelva a ser grande (Trump), quieren que Gran Bretaña sea tan “grande” como su nombre indica (Brexit), quieren que Francia sea francesa (los Chalecos amarillos). Antes de que sea demasiado tarde, aquellos que vieron a los llamados “Trumpistas” ayer en Washington DC deben aceptar que la realidad patriótica encarnada por la bandera debe ser al menos tan significativa como el “sueño” identitario de “los otros, unidos”.

Glad Atmon, 15 de noviembre de 2020

 

Articulo original

Traduccion original al espanol: Red Internacional (Traducción: Maria Poumier)

 

Print Friendly, PDF & Email

You may also like...