El Gran Reajuste (The Great Reset) – Faits et Documents

Klaus Schwab

El 3 de junio 2020, Klaus Schwab y el Príncipe Carlos anunciaron con gran pompa el lanzamiento del Great Reset (Gran Reajuste). Esta fue una oportunidad para que el Presidente del Foro de Davos, coorganizador junto con la Fundación Bill y Melinda Gates del Evento 201 (simulación, en una reunión que tuvo lugar en New York el 18 de octubre de 2019, de una pandemia que se volvió realidad), presentara el Covid-19 como “una excepcional pero estrecha ventana de oportunidad para repensar, reinventar y reajustar nuestro mundo” […]

 

PARTE 1

Estuvieron al lado del heredero del trono británico y del presidente del Foro de Davos: Antonio Guterres, actual Secretario General de las Naciones Unidas (ex Presidente de la Internacional Socialista, ex Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados), Kristalina Georgieva, Directora Gerente del FMI, el “economista del clima” Nicholas Stern (cf. F&D 486), Ajaypal Singh Banga, CEO de Mastercard (miembro del Consejo de Relaciones Exteriores y del Consejo Internacional de Negocios del Foro Económico Mundial), Bernard Looney, CEO de BP, así como Brad Smith, sucesor de Bill Gates al frente de Microsoft. Los demócratas Al Gore y John Kerry (copresidente con la izquierdista Alexandria Ocasio-Cortez del Grupo de Trabajo sobre el Cambio Climático de Joe Biden) también han apoyado públicamente este programa, respaldado por la OCDE en un informe titulado Rebuilding Better: A Sustainable and Resilient Recovery from COVID-19. Representada por su Ministro de Finanzas Mohammed Al-Jadaan, Arabia Saudita, que ocupa la presidencia del G20 este año, también participa en el proyecto. China está representada por Ma Jun, Presidente del Comité de Finanzas Verde y miembro del Comité de Política Monetaria del Banco Popular de China.

Titulado COVID-19: El Gran Reajuste, este plan de “Reajuste del Mundo” fue publicado por el Foro Económico Mundial en Forum Publishing. Está firmado conjuntamente por Klaus Schwab, también miembro del Consejo Internacional del Centro Peres para la Paz (Sionismo) y ex miembro del comité directivo del Grupo Bilderberg (Mundialismo), y por su mano derecha, el consultor Thierry Malleret. También conocido con el seudónimo de Milton Peel, casado con la ex ayudante del Príncipe Carlos, Thierry Malleret es consultor financiero (The Monthly Barometer, IJ Partners, Rainbow Insight), especialista en Rusia que trabajó sucesivamente en el gabinete militar de Jacques Chirac en Matignon, en el BERD con Jacques Attali y luego como asesor principal del oligarca ruso-israelí Mikhail Fridman como economista jefe del Alfa Bank.

Aplicado en todos sus detalles por la Comisión Europea, este plan es la columna vertebral del programa de Joe Biden a través del Atlántico. Como hemos visto en números anteriores, el Gran Reajuste también se aplica al pie de la letra en Canadá. En términos generales, el nivel de apoyo del gobierno al proyecto está estrictamente indexado a su aceptación del relato oficial acerca de la “pandemia Covid-19” impuesta por los medios masivos.

Faits et Documents (“Hechos y Documentos”) presenta en exclusiva este vasto programa revolucionario de destrucción controlada de la economía real y la creación de un hombre nuevo. Un plan diabólico basado en la “destrucción creativa”, una concepción cabalista del mundo falsamente atribuida al economista Joseph Schumpeter. Así que les ahorraremos al lector las innumerables repeticiones de los términos “sostenible”, “inclusivo” y “resistente” que podrían constituir el nuevo lema de este sistema político que pretende crear una nueva humanidad. Pues, con el pretexto de que el Covid-19 se presenta como una “amenaza pública, universal y existencial”, se trata en realidad de “redefinir nuestra humanidad”, de llevar a cabo un “reinicio individual” en el marco de un “nuevo contrato social”.

 

“La gobernanza mundial está en el centro de todas las demás cuestiones”.

Un proyecto mesiánico

“La suposición fundamental es que la pandemia podría seguir afectándonos hasta el 2022.”

“No se puede considerar un regreso completo a la “normalidad” hasta que no se disponga de una vacuna. […] El verdadero desafío es la fabricación de miles de millones de dosis. El siguiente obstáculo es el desafío político de vacunar a suficientes personas en todo el mundo[…] a pesar del creciente movimiento anti-vacunación”.

“La agitación social desencadenada por el COVID-19 durará años, si no generaciones.”

“La pandemia nos ofrece una oportunidad: representa una excepcional pero estrecha ventana de oportunidad para reflexionar, reinventar y reajustar nuestro mundo.”

“Como seres humanos, si no trabajamos juntos para enfrentar nuestros desafíos existenciales (el medio ambiente y la caída a pique de la gobernanza mundial, entre otros), estamos condenados.”

“No puede haber una recuperación sostenible sin un marco de gobernanza estratégica mundial.”

“Cuanto más impregnen nuestro sistema político mundial el nacionalismo y el aislacionismo, más probable será que la gobernanza mundial se vuelva irrelevante e ineficaz. Desafortunadamente, hemos llegado a esta coyuntura crítica.”

“La hiper-globalización ha perdido todo su capital político y social, y promoverla abiertamente ya no es políticamente defendible.”

“La opción más probable en la alternativa de la globalización/no globalización radica en una solución intermedia: la regionalización. El éxito de la Unión Europea como zona de libre comercio o la nueva y amplia asociación económica regional en Asia son ejemplos importantes de cómo la regionalización podría convertirse en una nueva versión diluida de la globalización.”

“Esto sólo sucederá mediante una gobernanza mundial mejorada, el factor atenuante más “natural” y eficaz contra las tendencias proteccionistas.”

“Muchos de nosotros nos preguntamos cuándo volverán las cosas a la normalidad. La respuesta es corta: nunca. […] La pandemia de coronavirus marca un punto de inflexión fundamental en nuestra trayectoria global. […] El mundo tal y como lo conocíamos en los primeros meses de 2020 ya no existe, se ha disuelto en el contexto de la pandemia. […] Habrá una era “antes del coronavirus” (B.C.) y “después del coronavirus” (A.C.).

“La contención de la pandemia de coronavirus requerirá una red de vigilancia mundial.”

 

Desde la vigilancia de la salud hasta el internamiento psiquiátrico de los opositores políticos

“La pandemia podría marcar el comienzo de una era de vigilancia sanitaria activa, que sería posible gracias a los teléfonos móviles inteligentes con sensor de localización, las cámaras de reconocimiento facial y otras tecnologías que identifican las fuentes de infección y rastrean la propagación de la enfermedad casi en tiempo real.”

“El rastreo de contactos tiene una capacidad sin igual y un lugar casi esencial en el arsenal contra el COVID-19, mientras que al mismo tiempo se posiciona para convertirse en un catalizador para la vigilancia masiva.”

“En los próximos meses y años, la compensación entre los beneficios para la salud pública y la pérdida de la privacidad será cuidadosamente sopesada, convirtiéndose en el tema de muchas conversaciones y acalorados debates. La mayoría de la gente, temiendo el peligro del COVID-19, se preguntará: ¿No sería una tontería no aprovechar el poder de la tecnología para venir a salvarnos cuando somos víctimas de una epidemia y nos enfrentamos a algún tipo de situación de vida o muerte? Entonces estarán dispuestos a renunciar a gran parte de su vida privada y estarán de acuerdo para que en tales circunstancias el poder público pueda anular legítimamente los derechos individuales.”

“Esto es lo que sucedió después de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001. En todo el mundo, las nuevas medidas de seguridad, como el uso de cámaras generalizadas, la necesidad de tarjetas de identificación electrónica y el registro de empleados o visitantes, se han convertido en la norma. En aquel entonces, estas medidas se consideraban extremas, pero hoy en día se utilizan en todas partes y se consideran “normales”.”

“Es cierto que en la era pospandémica, la salud y el bienestar personal se convertirán en una prioridad mucho más alta para la sociedad, por lo que no se cuestionará la genialidad de la vigilancia tecnológica.”

“Para muchos, una explosión de problemas mentales se produjo en los primeros meses de la pandemia y seguirá creciendo en la era pospandémica.”

“Algunos sobrevivirán a la tormenta, pero para algunos el diagnóstico de depresión o ansiedad podría degenerar en un episodio clínico agudo.”

“El cierre cognitivo ha llevado a menudo a un pensamiento en blanco y negro y a soluciones simplistas, un caldo de cultivo para las teorías de conspiración y la propagación de rumores, desinformación, falsas verdades y otras ideas perniciosas.”

“Nuestro apego a nuestros seres queridos se ha fortalecido, con un renovado sentido de aprecio por todos los que amamos: familia y amigos. Pero el lado oscuro de esto es el brote de un aumento de los sentimientos patrióticos y nacionalistas, con inquietantes consideraciones religiosas y étnicas. Al final, esta mezcla tóxica ha sacado a la luz lo peor de nosotros como grupo social.”

“Visto en estos términos, el coronavirus ha reforzado, en vez de reajustarlos, los problemas de salud mental. […] En la era post-pan-démica, estos temas pueden ahora recibir la prioridad que merecen. Esto será una reinicialización vital.

Nota. La líder política elegida que se cita como modelo en el informe del Foro Económico Mundial es la socialista Jacinda Ardern, que se convirtió en Primera Ministra de Nueva Zelanda tras un acuerdo con los Verdes en las elecciones generales de 2017. Comunicante formada en el gabinete de Tony Blair y luego presidenta de la Unión Internacional de Juventudes Socialistas, el movimiento juvenil de la Internacional Socialista fundado por Karl Liebknecht, esta mormona que renunció a su religión (para marcar su adhesión a la vulgata LGBT) se concedió a sí misma seis semanas de licencia de maternidad después de dar a luz, antes de legalizar el aborto en marzo de 2020. Promoviendo la llegada de “refugiados”, aprovechó la masacre de Christchurch para limitar drásticamente la libertad de expresión en Internet y poner fin al derecho a poseer armas de fuego. Recientemente, organizó un referéndum para legalizar el consumo y la venta de cannabis. Como líder de este país, que se valora mucho como posible refugio, en caso de apocalipsis, para los multimillonarios del Silicon Valley, se ha distinguido internacionalmente por promover el Acuerdo sobre el Cambio Climático, el Comercio Internacional y la Sostenibilidad (Agreement on Climate Change, Trade and Sustainability) en la ONU, no sin antes haber participado en la Marcha de Mujeres en Washington para protestar contra Donald Trump al día siguiente de su toma de posesión, mientras daba una conferencia a los líderes chinos y birmanos para la gestión de sus minorías musulmanas (uigures, rohingyas).

 

“Ninguna industria o negocio se salvará.”

La destrucción implementada de la clase media empresarial

“Al enfrentarse a esto, algunos líderes de la industria y altos directivos pueden tender a equiparar la reinicialización con un nuevo arranque, con la esperanza de volver a la normalidad y restaurar lo que funcionaba en el pasado: las tradiciones, los procedimientos probados y las formas familiares de hacer las cosas. En resumen, una vuelta a “los negocios como siempre”. Esto no sucederá porque no puede suceder.

“La situación del desempleo está destinada a deteriorarse aún más por la sencilla razón de que no puede mejorar significativamente hasta que no se inicie una recuperación económica sostenible. Esto no sucederá hasta que se encuentre una vacuna o un tratamiento, lo que significa que mucha gente estará doblemente preocupada, tanto por la pérdida de sus empleos como por no encontrar otro trabajo si pierden el que tienen.”

“Los bancos deben prepararse para la posibilidad de que la crisis de liquidez de los consumidores se convierta en una importante crisis de solvencia para las empresas, en cuyo caso su capacidad de recuperación se verá gravemente puesta a prueba.”

“En el caso de la crisis del COVID-19, la prueba de resistencia entrará en juego cuando el volumen de los préstamos en mora empiece a aumentar. […] El COVID-19 obligó a todos los bancos a acelerar una transformación digital que ahora está aquí para quedarse. […]Los que se han quedado atrás y han perdido el tren digital de alta velocidad van a pasar trabajo para adaptarse y sobrevivir.”

“En un plazo ligeramente más largo (de unos pocos meses a unos pocos años), dos categorías de personas se enfrentarán a una situación laboral especialmente sombría: los jóvenes que se incorporan por primera vez a un mercado laboral devastado por la pandemia y los trabajadores que probablemente serán reemplazados por robots.”

“La innovación inducida por la necesidad (es decir, las medidas sanitarias) pronto dará lugar a cientos de miles, si no millones, de pérdidas de puestos de trabajo.”

“Es probable que las medidas de distanciamiento social y físico persistan después de que haya pasado la pandemia como tal, lo cual justificará la decisión de muchas empresas de diferentes sectores de acelerar la automatización. Después de algún tiempo, la persistente preocupación por el desempleo tecnológico desaparecerá a medida que las empresas insistan en la necesidad de reestructurar el lugar de trabajo para reducir al mínimo el contacto humano cercano. De hecho, las tecnologías de automatización se adaptan especialmente bien a un mundo en el que los seres humanos no pueden acercarse demasiado unos a otros. […] Hasta el 86% de los empleos en la restauración, el 75% de los empleos en el comercio minorista y el 59% de los empleos en el entretenimiento podrían automatizarse para el 2035. Por todas estas razones, Bain & Company estima que el número de empresas que implementan la automatización de los procesos de negocios se duplicará en los próximos dos años, una línea de tiempo que la pandemia podría acelerar aún más.

“Los sectores más afectados por la pandemia serán los más lentos en recuperarse. Los hoteles, restaurantes, aerolíneas, tiendas y lugares culturales en particular se verán obligados a realizar cambios costosos en la forma en que ofrecen sus servicios para adaptarse a una nueva norma pospandémica que requerirá la aplicación de cambios drásticos que impliquen la introducción de espacio adicional, limpieza periódica, protección del personal y tecnología que limite las interacciones de los clientes con los trabajadores.”

“Tómese el caso de los restaurantes. Esta industria se ha visto afectada por la pandemia hasta tal punto que ni siquiera sabemos cómo volverán los restaurantes. […] Hasta el 75% de los restaurantes independientes pueden no sobrevivir a los cierres y al distanciamiento social. […] El cierre afectará no sólo al restaurante y a su personal inmediato, sino también a todos los negocios que operan en su órbita: proveedores, agricultores y camioneros.”

 

“Empresas sujetas a una mayor interferencia del gobierno”.

Hacia un bolchevismo 2.0

“¿Deben preservarse a toda costa el crecimiento del PIB y la actividad económica en un intento de evitar el aumento del desempleo, o se trata de cuidar a los miembros más frágiles de nuestra comunidad y de hacer sacrificios unos por otros? ”

“Al desencadenar un período de declive forzoso, la pandemia ha suscitado un renovado interés por invertir el ritmo del crecimiento económico.”

“La nueva “normalidad” económica podría caracterizarse por un crecimiento mucho menor que en los últimos decenios. […] En tales condiciones, cuando la disminución del crecimiento económico parece casi segura, muchas personas pueden preguntarse si la “obsesión” por el crecimiento es siquiera útil, concluyendo que no tiene sentido perseguir un objetivo de crecimiento del PIB cada vez mayor.”

“La ‘tiranía del crecimiento del PIB’ terminará.”

“No es nada seguro que la crisis del COVID incline la balanza a favor del trabajo contra el capital. Política y socialmente, esto sería posible, pero la tecnología está cambiando el juego.”

“La recesión inducida por la pandemia desencadenará un fuerte aumento de la sustitución de la mano de obra, lo que significa que la mano de obra física será sustituida por robots y máquinas ‘inteligentes’, lo que a su vez provocará cambios duraderos y estructurales en el mercado laboral.”

“Un mundo con tasas elevadas de desempleo.”

 

PARTE 2

En cuanto a la comunicación, el Gran Reajuste se basa primero en el miedo, luego en los mandatos sanitarios y climáticos que logran el sometimiento de la población a través de un chantaje compasivo para “salvar vidas” y “salvar el clima”. La lectura del Gran Reajuste y el análisis de las fuerzas en juego nos permiten establecer un paralelismo con 1917. Con la destrucción controlada de la economía real y la clase media occidental, está surgiendo un “bolchevismo 2.0”, donde lo verde sustituye lo rojo, lo “social” se convierte en “sostenible” y el papel de la Cheka lo asume la combinación de inteligencia artificial (IA) y ondas 5G.

“Empresas sujetas a una interferencia gubernamental mucho mayor”

“Una de las grandes lecciones de los últimos cinco siglos en Europa y América es que las crisis agudas ayudan a fortalecer el poder del Estado. Esto siempre ha sido así y no hay razón para que sea diferente con la pandemia de COVID-19. […] Los impuestos aumentarán. Como en el pasado, la lógica social y la justificación política de los aumentos se basarán en la narración de “países en guerra” (pero esta vez contra un enemigo invisible).”

“El control público de las empresas privadas aumentará, especialmente (pero no sólo) para todas las empresas que se hayan beneficiado de fondos públicos. […]. Los gobiernos alentarán decididamente las asociaciones entre el sector público y el privado a fin de que las empresas privadas puedan participar más en la mitigación de los riesgos mundiales. Independientemente de los detalles, el papel del Estado aumentará y, al hacerlo, afectará materialmente a la forma en que se realizan los negocios. En diversos grados, los dirigentes empresariales de todos los sectores y países tendrán que adaptarse a una mayor intervención gubernamental. Se procurará activamente la investigación y el desarrollo de bienes públicos mundiales, como soluciones para la salud y el cambio climático. Los impuestos aumentarán.”

“Tres sectores prosperarán en la era post-pandémica: la alta tecnología, la salud y el bienestar.”

“Los fabricantes de drogas serán más poderosos y ricos que nunca.”

“La combinación de Inteligencia Artificial (IA), Internet de los objetos (IO) sensores y tecnología de mano proporcionará nuevas perspectivas sobre el bienestar personal. Vigilarán quiénes somos y cómo nos sentimos, y gradualmente desdibujarán los límites entre los sistemas de salud pública y los sistemas de creación de salud personalizados, una distinción que finalmente se derrumbará. Los flujos de datos en muchas áreas distintas desde nuestros entornos hasta nuestras condiciones personales nos darán un control mucho mayor sobre nuestra propia salud y bienestar. En el mundo posterior al COVID-19, la información precisa sobre nuestra huella de carbono, nuestro impacto en la biodiversidad, la toxicidad de todos los ingredientes que consumimos y los entornos o contextos espaciales en los que vivimos generará avances significativos en términos de concienciación y bienestar colectivo e individual. Las industrias tendrán que tomar nota de esto.”

“El mundo de la educación, como tantos otros sectores, se volverá parcialmente virtual.”

“Un efecto importante del confinamiento será la expansión y la progresión del mundo digital de manera decisiva y a menudo permanente.”

“El imperativo actual de impulsar la “economía sin contacto” pase lo que pase y la consiguiente voluntad de los reguladores para acelerarla significa que ya no hay bloqueo. Lo que hasta hace poco valía para ámbitos sensibles, como la telemedicina y la entrega por drones, también va a difundirse en áreas reglamentarias más comunes, como los pagos móviles.”

“Durante la contención, se produjo repentinamente una relajación casi mundial de los reglamentos que anteriormente habían impedido el progreso en esferas en las que la tecnología ya estaba disponible desde años atrás, porque no había otra opción.”

Satya Nadella, Director General de Microsoft, observó que las exigencias de la distancia social y física estaban creando “un todo distante”, impulsando la adopción de una amplia gama de tecnologías en dos años, mientras que Sundar Pichai, Director General de Google, se maravilló ante el impresionante salto adelante en el negocio digital, prediciendo un efecto “significativo y duradero” en sectores tan diversos como el trabajo electrónico, la educación, las compras, la medicina y el entretenimiento.”

“La combinación de inversiones en una infraestructura energética progresiva (como la energía renovable, los conductos de hidrógeno y las redes de recarga de vehículos eléctricos) y el redesarrollo de los polos industriales (como la electrificación de la energía para la producción de productos químicos) tiene el potencial para apoyar la recuperación económica y, al mismo tiempo, aumentar la resistencia general del sector energético en lo que respecta a la producción de energía limpia.”

“Las empresas no se adherirán necesariamente a estas medidas porque las consideren “buenas”, sino más bien porque el “precio” por no hacerlo será demasiado alto en términos de la ira de los activistas, desde los inversores activistas hasta los activistas sociales.”

Nota. Vuelve a aparecer aquí el tema de la 4ª Revolución Industrial, que ya ha sido discutida en números anteriores de Faits et Documents porque era el tema del Foro de Davos de 2016. Es una verdadera obsesión para Klaus Schwab y la élite económica alemana, esta mayor robotización, especialmente impulsada por la 5G, y nos remite a la temática del Future of Work (Work 4.0) promovido por el Banco Mundial (The Changing Nature of Work) y la Organización Internacional del Trabajo (Future of Work Centenary Initiative).

 

“La vanguardia del cambio social”.

Las columnas infernales del Gran Reajuste

“Los activistas sociales y muchos inversionistas activistas observarán de cerca el comportamiento de las empresas durante la crisis de la pandemia. Es probable que los mercados y/o los consumidores castiguen a las empresas que hayan tenido un desempeño deficiente en cuestiones sociales.”

“Alentados por lo visto durante las cuarentenas (desaparición de la contaminación del aire), los activistas del clima redoblarán sus esfuerzos, ejerciendo una presión adicional sobre las empresas y los inversores.”

“El COVID-19 ya ha desatado una ola global de disturbios sociales. Comenzó en los Estados Unidos con las protestas de Black Lives Matter tras el asesinato de George Floyd a finales de mayo de 2020, pero se extendió rápidamente por todo el mundo. […] La tendencia muestra que el movimiento Black Lives Matter está evolucionando hacia algo más amplio que los temas específicos de la raza. Las protestas contra el racismo sistémico han dado lugar a llamamientos más amplios en favor de la justicia económica y la inclusión.”

“El activismo juvenil está creciendo en todo el mundo, dinamizado por las redes sociales que aumentan la movilización hasta un nivel que antes hubiera sido imposible. Adopta muchas formas diferentes, que van desde la participación política no institucionalizada hasta las manifestaciones y protestas, y aborda cuestiones tan diversas como el cambio climático, la reforma económica, la igualdad entre géneros y derechos de los LGBT. La generación más joven está firmemente a la vanguardia del cambio social. No hay duda de que serán el catalizador del cambio y una fuente de impulso crítico para el gran reajuste.”

Nota: Para las empresas, el “comportamiento” apropiado es, de hecho, el cumplimiento de los criterios ambientales, sociales y de gobernanza (ESG), es decir, la estricta observancia de los imperativos dictados por la huida hacia adelante de la corrección política (feminismo, diversidad, “sostenibilidad”, etc.). El documento de referencia citado a este respecto es Sustainable investing: Resilience amiddle uncertainty, una nota elaborada la primavera pasada por BlackRock, en la que se da respuesta a la pregunta: “¿Quién establece los criterios? “. Para “ayudar” a las empresas a adaptarse al ESG (también conocido como “capitalismo de los interesados”), el Foro Económico Mundial también ha publicado una hoja de ruta en colaboración con Bank of America, Deloitte, EY, KPMG y PwC.

 

“Cuanto más alto sea el crecimiento demográfico, cuanto más se altere el medio ambiente, mayor será el riesgo de nuevas pandemias.”

Hacia una nueva humanidad reducida en número, mestiza, ociosa, asistida y bajo arresto domiciliario.

“La fragilidad de los Estados sigue siendo uno de los retos mundiales más críticos, especialmente en África. […] La interrupción del comercio y las cadenas de suministro causada por la pandemia causará una devastación inmediata.”

“Muchos países del Oriente Medio y el África septentrional corren un riesgo especial. El triple golpe de COVID-19, el colapso de los precios del petróleo (para algunos) y la congelación del turismo (una fuente vital de empleos e ingresos en divisas) podría desencadenar una ola de protestas masivas contra el gobierno que recordaría a la Primavera Árabe de 2011.”

“En países más grandes como Egipto, Filipinas, India, Pakistán y Nigeria, para los que las remesas son una fuente crucial de financiación externa, esto creará muchas dificultades y hará que su situación económica, social y política sea aún más frágil, con una posibilidad muy real de desestabilización.”

“En países como Etiopía, donde los ingresos del turismo representan casi la mitad (47%) del total de las exportaciones, la correspondiente pérdida de ingresos y empleo infligirá un considerable sufrimiento económico y social. Lo mismo ocurre con las Maldivas, Camboya y varios otros países.”

“Una de las repercusiones más evidentes para las partes más ricas del mundo de la miseria económica, el descontento y el hambre en los Estados más frágiles y pobres será una nueva ola de migración masiva en su dirección, como la que tuvo lugar en Europa en 2016.”

“¿Qué forma podría adoptar el nuevo contrato social? […] Una oferta más amplia, si no universal, de asistencia social, bienestar social, atención de la salud y servicios básicos de calidad.”

“A medida que el distanciamiento social y físico persista, una mayor confianza en las plataformas digitales para comunicarse, trabajar, pedir consejo u ordenar algo irá ganando terreno poco a poco en costumbres que antes estaban muy arraigadas[…]. Si las consideraciones de salud se vuelven primordiales, podemos decidir, por ejemplo, que una lección de ciclismo frente a una pantalla en casa es más segura (¡y más barata!) aunque no sea tan y agradable como hacerlo con un grupo en una clase en vivo. El mismo razonamiento se aplica a muchas áreas diferentes, como volar a una reunión (el Zoom es más seguro, más barato, más ecológico y mucho más práctico), ir a una reunión familiar remota durante el fin de semana (el grupo familiar de WhatsApp no es tan divertido pero también es más seguro, más barato y más ecológico) o incluso tomar un curso académico (no tan gratificante pero más barato y más cómodo)”.

Notas.

1 – La puesta en marcha en los próximos meses de la “asistencia social universal” consiste, de hecho, en generalizar el mínimo vital, ahora llamada “renta universal” o UBI en el mundo anglosajón. Esta destrucción del “valor del trabajo” (y por lo tanto de la autoestima) combinada con la orden de permanecer encerrado irá acompañada de la legalización de la marijuana (por convertirse en  “terapéutica”), cuya experimentación, votada por la Asamblea Nacional en 2019, comenzará el 31 de marzo de 2021 en Francia.

2 – Como sugiere la “modernización” contenida en el proyecto de ley sobre la financiación de la seguridad social en 2021 (declaración social nominativa, retención en la fuente de ingresos, etc.), presentada como un medio para alivgerar la burocracia y luchar contra el fraude, la prioridad de la “asistencia social” y del “seguro social” de carácter “universal”, que figura en el Gran Reajuste, está de hecho vinculada al reconocimiento facial en el contexto de una importación del famoso “crédito social” chino que tan deseable parece a las “élites” occidentales.

 “La pandemia de Covid-19 confirma lo que todos sabemos: milenios de patriarcado han dado lugar a un mundo dominado por los hombres con una cultura dominada por los hombres que perjudica a todos, mujeres, hombres, niñas y niños”, dice Antonio Guterres, el secretario general de la ONU en Twitter, en el marco del Gran Reajuste.

 

PARTE 3 

En la cima del mundo de pesadilla del Gran Reajuste está BlackRock, el mayor gestor de activos del mundo, un poder fantasma que pretende gobernar a una humanidad reducida a la servidumbre a través del control por la Inteligencia Artificial (IA).

 

 “Respetando nuestras fronteras planetarias”

Clima: La gran coartada

“A primera vista, la pandemia y el medio ambiente pueden parecer primos lejanos, pero están mucho más cercanos y más entrelazados de lo que pensamos. […] Son de carácter mundial y, por lo tanto, sólo pueden abordarse adecuadamente de manera coordinada a nivel mundial.

“Si algunos de los hábitos que nos vimos forzados a adoptar durante la pandemia resultaran en cambios estructurales en el comportamiento, el resultado climático podría ser diferente.”

“El encierro sin precedentes y draconiano de un tercio de la población mundial confinada en sus casas durante más de un mes dista de ser una estrategia viable de descarbonatación porque, a pesar de ello, la economía mundial sigue emitiendo grandes cantidades de dióxido de carbono. […] Estamos sólo al principio de una larga y dolorosa recuperación y para muchos de nosotros pensar en la sostenibilidad puede parecer un lujo, pero cuando las cosas empiecen a mejorar, recordaremos colectivamente que hay una relación causal entre la contaminación del aire y el COVID. Entonces la sostenibilidad dejará de ser secundaria y el cambio climático (tan estrechamente correlacionado con la contaminación atmosférica) pasará a primer plano de nuestras preocupaciones. Lo que los científicos sociales llaman “contagio conductual” (la forma en que las actitudes, ideas y comportamientos se propagan a través de la población) podría entonces operar su magia! “.

“Los gobiernos de los líderes ilustrados someterán sus planes de estímulo a compromisos ambientales. Por ejemplo, ofrecerán condiciones financieras más generosas a las empresas con modelos económicos con baja emisión de carbono.”

Observaciones. 1 – Lo que no se dice en el plan para el Gran Reajuste es su carácter esencialmente maltusiano, ya que la “frontera planetaria” ha sido estimada en mil millones de habitantes por el referente alemán de la climatología, Hans Joachim Schellnhuber: “Esto es un triunfo para la ciencia porque al menos hemos conseguido estabilizar algo, que es la estimación de la capacidad de carga del planeta, es decir, mil millones de personas. ¡Qué triunfo! Por otro lado, ¿a esto queremos llegar? ¡Creo que podemos lograr mucho más! “ Así se expresó entusiasmado en 2009 en la conferencia de Copenhague, que co-organizó con el Príncipe Carlos. En 1988, el padre de este último, el Príncipe Felipe, explicó: “En caso de reencarnación, me gustaría volver bajo la forma de un virus mortal, para ayudar a resolver el problema de la superpoblación” (citado por Deutsche Presse-Agentur).

2 – No es de extrañar que la referencia citada en COVID-19: The Great Reset sea una figura de la Fundación Rockefeller, el economista Nicholas Stern (cf. F&D 485 y 486), autor, en 2006, para el gobierno británico, del informe sobre la “economía del cambio climático” (todo el mundo está de acuerdo que descansa en la “burda manipulación de la metodología económica”, véase el artículo de Olivier Godard publicado en la Revue d’économie politique, 2007/4 – Vol. 117, p. 475-506, Dalloz). Como documento de referencia, se citan también los Objetivos de Desarrollo Sostenible (SDGS) adoptados por la ONU en 2015 y reunidos en la Agenda 2030, en los que el globalismo se descompone en 17 puntos con un derroche de buenos sentimientos.

3 – Se mencionan la Comisión Europea y su “Green Deal” como modelos para la aplicación de esta política, así como el Gobernador demócrata de Nueva York Andrew Cuomo (asociado principal de Jeffrey Epstein) y el banquero británico Mark Carney, antiguo Gobernador del Banco de Inglaterra, nombrado en diciembre de 2019, Enviado Especial de las Naciones Unidas para la Financiación del Clima, después de instar a los bancos centrales en el Simposio de Jackson Hole en agosto de 2019 a abandonar el dólar como moneda de reserva y adoptar una nueva moneda hegemónica sintética (SHC), como Libra, el proyecto de criptomanía de Facebook. A Mark Carney, miembro del Grupo de los Treinta (G30), del Consejo del Foro Económico Mundial y del Grupo Bilderberg, se le cita, como la mayoría de los jugadores de la operación Covid-19/Great Reset (Bill Gates, los Rockefeller, Michael Bloomberg, la familia real británica, etc.), en el marco del caso Epstein con su esposa Diana Fox, que también es embajadora del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF).

4 – Recordemos aquí que en la última edición del Foro Económico Mundial se anunció la decisión de la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas de considerar como “refugiados” con  pleno derecho a quienes invocan el calentamiento global: “Debemos prepararnos para un fuerte aumento del número […]. No me atrevería a dar cifras precisas […], pero probablemente se trate de varios millones” (Filippo Grandi, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, citado por Reuters, 21 de enero de 2020).

 

“Las reglas del juego de la política económica y monetaria”.

Detrás de la moneda falsa y la esclavitud por el endeudamiento está la inteligencia artificial controlada por BlackRock[…]

“La respuesta de la política fiscal y monetaria a la pandemia fue decisiva, masiva y rápida.”

“La barrera que hace que las autoridades monetarias y fiscales sean independientes entre sí ya ha sido desmantelada.”

“Aquí es donde entran en juego la teoría monetaria moderna (MMT) y la “moneda de helicóptero”: con unos tipos de interés que rondan el cero, los bancos centrales no pueden estimular la economía con los instrumentos monetarios convencionales; es decir, con una reducción de las tasas de interés – a menos que decidan ir a por unos tipos de interés profundamente negativos.”

“Estas medidas conducirán a déficits presupuestarios muy grandes, con ratios deuda/PIB que probablemente aumenten en un 30% del PIB en las economías ricas. A nivel mundial, es probable que el estímulo global al gasto público supere el 20% del PIB mundial en 2020.”

“La condición del [dólar] como moneda de reserva no puede durar más tiempo que la confianza extranjera en la capacidad del titular para hacer frente a sus pagos. […]¿hay alternativas viables? Los Estados Unidos siguen siendo un formidable hegemón financiero mundial[…] pero también es cierto que muchos países quisieran desafiar el dominio mundial del dólar. […]”El ‘privilegio exorbitante’ está íntimamente ligado al poder mundial, a la percepción de los Estados Unidos como un socio fiable y a su papel en el funcionamiento de las instituciones multilaterales”.

“En cuanto a los Estados Unidos, su sobreendeudamiento limitará tarde o temprano los gastos posteriores a la recuperación, con el riesgo siempre presente de que la actual crisis económica se convierta en una crisis financiera sistémica.”

Nota. Además de la amenaza apenas velada dirigida a Donald Trump, el Foro de Davos reconoce así que Covid-19 permitió la aplicación de la teoría monetaria moderna (“moneda de helicóptero”) promovida en dirección a los bancos centrales en el Simposio de Jackson Hole por BlackRock en agosto de 2019 para abolir la frontera entre la política monetaria y la fiscal. Así pues, los bancos centrales mantendrían un “servicio fiscal de emergencia permanente” que se activaría cuando la manipulación de las tasas de interés deje de funcionar para evitar la deflación. Una “instalación” desplegada por un “experto independiente” nombrado por los bancos centrales. Y en marzo de 2020, BlackRock obtuvo este mandato de la Reserva Federal (FED), un contrato no licitado bajo la Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica del Coronavirus (conocida como la Ley CARES) para desplegar un fondo ilícito de 454.000 millones de dólares creado por el Tesoro en asociación con la FED. BlackRock fue creada en 1988 por Larry Fink y fue originalmente una subsidiaria de Blackstone, el fondo de inversión fundado por Stephen Schwarzman (antes Lehman Brothers) y el ex Secretario de Comercio de los Estados Unidos Peter G. Peterson (y por cierto Presidente del Consejo de Relaciones Exteriores hasta su muerte en 2007). Al principio BlackRock aumentó su balance en los años 90 y 2000 promoviendo valores respaldados por hipotecas (MBS), lo que provocó que la economía se desplomara en 2008. Basándose en su conocimiento de las hipotecas, BlackRock recibió el mandato de la FED de gestionar “vehículos con fines especiales” utilizados para comprar activos “tóxicos” de Bear Stearns y American Insurance Group (AIG), lo que la FED no estaba legalmente autorizada a hacer por sí misma. BlackRock debe su expansión a los Exchange-Traded Funds (fondos cotizados en Bolsa ETF), un sector en crecimiento exponencial concentrado en las manos de los “Tres Grandes” (BlackRock, Vanguard y State Street). Para 2017, los Big Three se habían convertido en accionistas de casi el 90% de las empresas de S&P 500 y tenían importantes intereses en megabancos, grandes medios de comunicación, Big Pharma y gigantes de la web. En 2018, en Blackrock – The Company That Owns the World? Investigate Europe llegó a la conclusión de que BlackRock “socava la competencia al poseer acciones de empresas competidoras y desdibuja los límites entre el capital privado y los asuntos gubernamentales al trabajar en estrecha colaboración con los reguladores”. Los activos de BlackRock los administra la inteligencia artificial a través de su programa informático Aladdin, al que se le ha encomendado la tarea de distribuir los fondos de la Reserva Federal a través de los once “vehículos para fines especiales” establecidos en virtud de la Ley CARES. Estos vehículos fueron diseñados para permitir a la Reserva Federal financiar la compra de activos de mayor riesgo en el mercado, esencialmente ETF. Como explica Ryan Clements (Universidad de Duke): “Los ETF están en el corazón de la crisis financiera del COVID-19. Además de salvar al sector de la ETF del colapso, BlackRock se hizo cargo de las riendas de la FED y ha llegado a la cima del sistema que el Gran Reajuste está diseñando.

EXCTRACTOS DE FAITS ET DOCUMENTS N° 487, 488, 489, París, noviembre 2020.

Articulo Original

Faits et documents, Carta de información confidencial fundada por Emmanuel Ratier

Publicacion original en Espanol: Red Internacional. Traducción, con permiso de F&D: María Poumier

*

 

Print Friendly, PDF & Email

You may also like...