La guerra electromagnética hace estragos, antes de la deflagración generalizada…

ob_63a1a4_elfgj728x800-c

 

En la intensa guerra electromagnética y cibernética que hace estragos entre americanos y rusos, del extremo Norte de Noruega hasta Irak, pasando por Ucrania, el Mar Negro, el Mediterráneo oriental, el Levante, la Mesopotamia y el Pacífico Sur, todos los golpes posibles e inimaginables están permitidos.

El incidente del destructor USS Donald Cook, (DDG-75) no fue más que un pequeño episodio entre las 1300 confrontaciones electromagnéticas y cibernéticas (estas batallas invisibles continúan en este mismo momento) que se producen desde el comienzo del año 2016.

En uno de los últimos episodios de esta guerra de medidas y contra medidas, incluso de contras-contra medidas electrónicas, Los Estados Unidos parece haber resucitado: en mayo 2018, los americanos han logrado perturbar los sistemas S-300 desplegados en Siria y apagar a distancia algunas balizas y algunos sitemas de controles de vuelo de los cazadores Su-30 SM y aviones de ataque a tierra Su-25. Ahora intentan sabotear con medios electromagnéticos  y ataques cibernéticos las defensas aéreas que hay  alrededor de las bases rusas en Siria.

En abril 2018, los rusos habían logrado desactivar los dispositivos de lanzamiento de los navíos y submarinos US y franceses y poco después del atque tripartito al cual ha participado Israel, decenas de misiles de crucero han sido “desviados” por la capacidad de guerra electrónica rusa.

La guerra electrónica hace estragos. Buques de superficie US han sufrido cientos de ataques electromagnéticos y algunos navíos perdieron la orientación.

Las interferencias de las señales GPS y Glonass, la destrucción de componentes electrónicos a distancia por medio de micro-ondas, las simulaciones de falsos espacios electromagnéticos, la creación de falsas redes dentro de las redes de comunicación, las tentativas de intrusión en las redes intranet, el hackeo de las comunicaciones auguran muy probablemente el uso de armas EMP, en las próximas contiendas con un nivel más superior y en vísperas de una guerra generalizada actualmente garantizada, por el empleo de armas nucleares tácticas y armas espaciales.

 

Fuente: strategika51, 4 mayo 2018

Print Friendly, PDF & Email
A %d blogueros les gusta esto: