En el mundo occidental de hoy nada está más en peligro que la verdad – por Paul Craig Roberts

367456747467.png

Apple, Google, Youtube, Facebook, Twitter, subvierten la Constitución de los Estados Unidos, la libertad de expresión y la libertad estadounidense.

El ataque coordinado contra Info Wars, el ampliamente visto sitio de Alex Jones, por parte de Apple, Facebook, Google/Youtube y Spotify, es toda la prueba que necesitamos sobre que la falla total para hacer cumplir las leyes antimonopolio de Estados Unidos ha producido empresas inexplicablemente poderosas que son capaces de ejercer mucha más censura, no sólo en Estados Unidos sino también en el extranjero entre los estados vasallos de Washington, que lo que la Gestapo nazi o la NKVD de Stalin alguna vez pudieron lograr.

Recientemente, el progresista Rob Kall y yo discutimos en su programa sobre las implicancias de una compañía de un billón de dólares, como Apple en este momento. Un día o dos después, Rob Kall escribió un artículo en su sitio web OpEdNews en el que exponía que una compañía de un billón de dólares tenía demasiado poder como para que continuemos siendo personas libres. Estoy de acuerdo con él. Solo 16 países de 195 países en el mundo, apenas el 8%, tienen un PBI igual o superior a un billón de dólares.

Piénsalo. Apple es más grande que el PBI de casi todos los países del mundo. En otras palabras, Apple tiene el poder de un gobierno importante. Apple podría ser un miembro del G-20. Apple podría establecer su propia moneda y formar parte de los derechos especiales de giro, SDR (por sus siglas en inglés). Apple podría participar como respaldo de los préstamos del FMI y el Banco Mundial. Apple podría tener su propio servicio militar y secreto.

Tan pronto como Rob Kall presentó su caso, Apple lo demostró, junto con otros monopolios tecnológicos: Google/Youtube, Spotify y Facebook. https://www.rt.com/usa/435259-infowars-ban-twitter-reacts/

En los Estados Unidos casi todo ha sido monopolizado -el mundo digital; 90% de los medios impresos y televisivos propiedad de 5 o 6 empresas; 90% de los depósitos bancarios en 5 grandes bancos “demasiado grandes para caer”; Walmart, Home Depot, Lowes, que han abolido los comercios de comunidades familiares, independientes; franquicias de autopartes que han abolido las empresas familiares; franquicias de restaurantes que han destruido los restaurantes familiares; monopolios farmacéuticos y químicos. Es interminable. La monopolización de la economía estadounidense se hizo bajo la rúbrica de “globalismo”. El dogma es que no se puede competir globalmente a menos que seas lo suficientemente grande como para ser un monopolio o casi monopolio.

La revolución digital, combinada con las “políticas de identidad” (“Identity Politics”), ha facilitado la reducción de la libertad de expresión. Cualquier atención a cuestiones que la élite gobernante no quiere mencionar, cualquier manifestación de la verdad que exponga las agendas ocultas, es etiquetada como “teoría de la conspiración” o “discurso de odio” y se cierra. Ese poder de monopolio es lo que Apple, Facebook, Gogle/Youtube y Spotify han ejercido ahora contra Alex Jones.

Alex es solo el comienzo. Él es franco y en ocasiones exagerado. Pero él pone en el centro de atención cuestiones que los poderes gobernantes quieren mantener en las sombras. Esto, y sólo esto, es la razón por la cual la élite gobernante está intentando cerrarlo. La acusación de odio es un chiste fabricado.

Lo que Apple, Facebook y el resto de la Gestapo estadounidense quieren decir es que la verdad es discurso de odio. Esto es directamente de la novela 1984, de George Orwell.

El engaño hacia el pueblo estadounidense al censurar a los que cuentan la verdad, es ahora la política oficial de Apple, Google/Youtube, Facebook, Twitter y Spotify.

Los medios impresos y televisivos ya han despedido a todos los verdaderos periodistas, como Robert Perry, Chris Hedges y Sy Hersh. Ahora que Alex Jones está siendo expulsado de Internet, la determinación de la élite de controlar todas las explicaciones se extenderá a través de Internet hasta que se cierre todo relator de la verdad. Es sólo cuestión de tiempo.

De hecho, la censura se está extendiendo rápidamente. Twitter prohibió la presencia de Scott Horton, quien es director editorial de antiwar.com, y de Daniel McAdams, quien es director del libertario Instituto Ron Raul. https://www.zerohedge.com/news/2018-08-07/crackdown-continues-twitter-suspends-libertarian-accounts-including-ron-paul. La página de Instagram de Tommy Robinson ha sido eliminada. https://www.rt.com/uk/435312-tommy-robinson-instagram-ban/. El ex funcionario del Departamento de Estado, Peter Van Buren, ha sido censurado en Twitter, al parecer porque nos dijo que los funcionarios del gobierno nos mienten.

Las “políticas de identidad”, que ayudaron a imponer códigos discursivos y a crear la categoría de “discurso de odio” por el cual cualquier miembro de un “grupo de víctimas” puede volverse contra los hombres blancos, son una fuente de censura que está destruyendo la libertad de expresión en todo el mundo occidental. Sin embargo, en los Estados Unidos, la fuerza más poderosa para la censura es el hecho de que las agendas de la elite gobernante son inaceptables para el pueblo estadounidense. La élite gobernante teme que sus historias de tapa sean tan livianas que incluso aquellos a quienes se les ha lavado el cerebro vean la luz si alguna verdad continúa brillando.

En el mundo occidental de hoy nada está más en peligro que la verdad. Ninguna institución pública o privada, ya sea la CIA, el FBI o el Departamento de Justicia (sic), o Facebook, Apple, Google, Youtube, o Twitter, CNN, NPR, MSNBC, New York Times, o Washington Post, tienen algún respeto por la verdad.

La verdad se cruza en el camino de las agendas ocultas. La prensa prostituta (“presstitutes”, según el  acertado neologismo inglés para denominarla. Nota del traductor) sirve a las agendas ocultas, no a la verdad.

Nada es menos bienvenido en los sistemas políticos occidentales que la verdad. Sin embargo, los gobiernos ruso, chino, norcoreano, iraní e indio aún mantienen acuerdos sin sentido con Washington, acuerdos, como el iraní, que no tienen ninguna posibilidad de que Washington los mantenga.

Washington pretende ejercer la hegemonía sobre el mundo. Los neoconservadores, junto con Israel, con los que los neoconservadores están sólidamente aliados, controlan la política exterior de los EEUU y están firmemente comprometidos con la hegemonía de Estados Unidos sobre el mundo. Si los gobiernos de Rusia, China, Irán, India y Corea del Norte no entienden esto, les espera un duro viaje.

¿Qué podemos hacer? Nunca compre otro producto de Apple. Margine a Youtube, Facebook, Twitter, Spotify. Termine todas las cuentas de correo electrónico de Google y nunca use un motor de búsqueda de Google. Estas firmas son nazis de la Gestapo. Ellos merecen nuestra condena. Estas compañías despreciables deberían ser nacionalizadas o abolidas o arrestadas por colaborar con el complot para derrocar al Presidente de los Estados Unidos.

Ellos son los agentes del mal.

Hay portales alternativos. Dirígete a ellos y apoya a los que se niegan a censurar la libertad de expresión. Afortunadamente, las acciones antidemocráticas de Facebook, Twitter y el resto destruirán su modelo comercial, y su lugar será ocupado por nuevas firmas que respeten la protección constitucional de la libertad de expresión.

¿Son tan estúpidos los estadounidenses que no ven lo que se está desarrollando frente a sus ojos? Nuestra élite gobernante tiene agendas que no pueden defender. La gente como Alex Jones expone estas agendas. La élite gobernante tiene que voltear esta exposición, por lo que tergiversan y demonizan a Alex Jones. Aquellos con el cerebro lavado en “políticas de identidad” y los medios de la prensa prostituta son manipulados y utilizados para instigar una campaña contra Alex Jones, tal como han sido usados contra el presidente Trump, Julian Assange, Snowden y muchos otros. De hecho, PropOrNot se usó contra 200 sitios web de mentalidad independiente.

Una vez que atrapen a Alex, a quien convirtieron en un blanco, ellos harán un blanco con el resto de nosotros, y toda la verdad desaparecerá de la totalidad del mundo occidental. De hecho, la verdad tiene una escasa presencia en el mundo occidental existente. Las élites gobernantes no tienen interés en la verdad. En algún momento, los rusos, chinos, iraníes, indios y norcoreanos tendrán que tomar conciencia de este hecho.

Antes de que Ud., estúpidamente, como muchos estadounidenses despreocupados lo harán, se suba al tren anti-Alex Jones, recuerde y piense en la observación del pastor luterano alemán Martin Niemoller, de su tiempo bajo los nazis:

“Primero vinieron por los socialistas, y yo no dije nada…
Porque yo no era socialista.
Luego vinieron por los sindicalistas, y yo no dije nada…
Porque yo no era un sindicalista.
Luego vinieron por los judíos, y yo no dije nada…
Porque yo no era judío.
Luego vinieron a por mí, y no quedó nadie para hablar en mi defensa”.

Esta vez están comenzando con Alex Jones.

Pronto seremos todos nosotros. En Estados Unidos, la libertad de expresión, que es esencial para el descubrimiento de la verdad, está siendo sistemáticamente exterminada. La idea de que Estados Unidos es un país libre es la mentira más grande jamás contada.

Paul Craig Roberts, 7 agosto 2018

 

Fuente original

Fuente traduccion, por Leonardo del Grosso

Print Friendly, PDF & Email
A %d blogueros les gusta esto: