Fabricando una pandemia – Quién pudo organizarla y porqué? – por Gregory Sinaisky

 

Es difícil no notar que hay algo inventado en la actualmente anunciada “pandemia” del virus Covid-19. La cobertura de los medios de comunicación de este evento tiene todos los sellos de una campaña de histeria coordinada, con estos factores:

  • el llamado a las emociones en lugar de los números y la lógica (por ejemplo, con videos que muestran hospitales y morgues supuestamente desbordados, con imágenes que pueden ser fácilmente escenificadas u ocurrir debido a una situación natural no relacionada con el Covid-19)
  • la negativa a mencionar siquiera los contra-argumentos más obvios (por ejemplo, los medios de comunicación nunca compararán el número de muertes causadas por la gripe en los últimos años con las muertes de Covid-19)
  • y la completa censura de todas las opiniones que estén en desacuerdo con la narrativa de los medios de comunicación, incluso las que provienen de expertos reconocidos.

Hemos sido testigos de la publicación de numerosos relatos falsos, como el reportaje de la CNN sobre cuerpos abandonados en las calles de Ecuador, que luego fue desacreditado. Hemos visto con frecuencia titulares histéricos que no se apoyaban de ninguna manera en el contenido del artículo.

Finalmente, la cobertura nacional, así como la local, es siempre vaga, sin decir nunca quiénes son exactamente los enfermos o lo que tienen, o si están en casa o en un hospital, y nunca dicen cómo tratan la enfermedad. La vaguedad en los medios de comunicación es un signo seguro de mentira.

Fuera de toda proporción con la realidad, los medios de comunicación continúan diciendo siniestramente que esta es la Nueva Normalidad, y que bien podríamos acostumbrarnos a ella, que el mundo nunca será como era antes del coronavirus. Esto es nada más y nada menos que la clásica guerra psicológica.

¿Por qué un brote viral requeriría “psy-ops”, es decir manipulaciones de nuestra sique, a menos que algo más grande estuviera en marcha?

Los principales medios de comunicación, como de costumbre, etiquetan a todos los que se oponen a su versión de los hechos como “Conspiracionistas”. Sin embargo, además de la lista habitual de escépticos como James Corbett o Del Bigtree, ahora tenemos muchos científicos y médicos establecidos que cuestionan públicamente la versión de los hechos que están presentando los medios de comunicación y los gobiernos. Estos son, por nombrar algunos: El Dr. Sucharit Bhakdi, profesor emérito de la Universidad Johannes Gutenberg de Maguncia y antiguo director del Instituto de Microbiología Médica; el Dr. Wolfgang Wodarg, miembro de la PACE; la Profesora Dolores Cahill, Vicepresidenta del Comité Científico del IMI (tiene más títulos importantes que los que yo puedo incluir aquí); el Dr. Peer Eifler de Austria; el Dr. Claus Köhnlein; el Dr. Scott Jensen, Senador de Minnesota; Harvey A. Risch, profesor de epidemiología de la Escuela de Salud Pública de Yale. Cada una de estas personas inteligentes, articuladas y confiables con credenciales de primera clase están en desacuerdo con la historia oficial. Todos estos médicos acusan a los medios de comunicación, a los gobiernos y a la OMS de fabricar la pandemia de Covid y de abusar de sus poderes tomando medidas extremas ante una enfermedad que no ha mostrado signos de ser peor que una gripe estacional típica.

Algunos de estos médicos añaden acusaciones aún más inquietantes, a saber, que algunos pacientes murieron porque los médicos utilizaron un protocolo de tratamiento equivocado, que se ordenó a las autoridades médicas que mencionaran el “coronavirus” como la causa de la muerte aun cuando no se hiciera ningún análisis de coronavirus, cuando muchas muertes fueron causadas por el internamiento en hogares de ancianos de personas con Covid-19 activo y, por último, que se está negando a la población un medicamento capaz de salvar cientos de miles de vidas.

La pregunta es… ¿esta campaña de miedo es una reacción exagerada espontánea ante un nuevo virus, o fue organizada por alguien para lograr algunos objetivos malévolos?

Si llegamos a la conclusión de que la pandemia es realmente falsa, la campaña mundial de medios de comunicación fabricada, los funcionarios gubernamentales y la OMS sobornados o coaccionados, entonces surgen más preguntas. ¿Hay alguien que tenga la capacidad de lograr esto?

Si es sí, entonces ¿por qué lo hicieron y cómo?

Mucho antes de esta “pandemia” oímos hablar de que estamos viviendo una época de crisis, pero parece que nadie identifica completamente la crisis o lo que la causó. En nuestra opinión, la falsa pandemia está estrechamente relacionada con esta crisis y es imposible comprender los acontecimientos actuales sin una clara comprensión de la crisis.

Una breve respuesta a las preguntas planteadas anteriormente: vivimos en una época única, en los restos de un proyecto colonial europeo que existió durante 500 años, haciendo de Europa y los EE.UU. la parte más rica e influyente del mundo y la envidia de la mayoría de sus habitantes.

Desde el final de la Segunda Guerra Mundial hasta los años 60, este proyecto colonial fue gradualmente reemplazado por el neocolonialismo, controlado casi exclusivamente por los plutócratas estadounidenses. En los últimos 10-20 años, los sistemas de neocolonialismo comenzaron a quebrarse debido al auge económico de China y también a la degeneración de las elites occidentales. En los últimos años, lo que llamamos el Mundo Libre mantiene su forma de vida, con un solo recurso: simplemente hundiéndose cada vez más en la deuda.

Esta situación no puede continuar indefinidamente, y muy pronto podemos esperar una caída abrupta del nivel de vida en los Estados Unidos, el Reino Unido y la mayoría de los países europeos, acompañada de tremendas convulsiones sociales. La plutocracia estadounidense no tiene medios económicos ni militares para detener este colapso.

Una solución inteligente sería culpar a un fenómeno natural, como una enfermedad, y luego justificar cualquier cantidad de violencia necesaria para mantener bajo control los problemas resultantes de la crisis.

Los plutócratas estadounidenses controlan convenientemente la mayoría de los medios de comunicación del mundo y tienen una enorme red de fundaciones “caritativas” e instituciones de ONG afiliadas en todo el mundo. Esta red se ha utilizado durante generaciones como una herramienta para influir en los medios de comunicación, las instituciones educativas, los gobiernos y las organizaciones internacionales, para la ingeniería social y el control ideológico.

A continuación examinaremos más detalladamente la breve tesis anterior.

 

¿ES POSIBLE UNA CAMPAÑA DE ESTE TIPO?

¿Hay alguien ahí fuera que sea capaz de organizar una campaña mediática mundial apoyada por los gobiernos y las organizaciones internacionales?

Sí, podemos estar seguros de que tales actores existen porque tenemos un ejemplo reciente de una campaña mediática de este tipo que fue claramente creada artificialmente.

Coincidentemente, esta campaña también tenía como objetivo convencer a la población de que estamos en peligro inmediato, y que se requerirán medidas drásticas para salvarnos.

Me refiero, por supuesto, a la campaña de Greta Thunberg.

En poco tiempo, una niña de 13 años sin encanto personal fue elevada a una posición de prominencia mundial por agentes misteriosos. Quien sea el que organizó esta campaña también pudo organizar que Greta hablara en las Naciones Unidas, el Parlamento Europeo, el Foro Económico de Davos y así sucesivamente. Además de esto, Amnistía Internacional le dio un premio. Esto no tiene sentido a menos que Amnistía Internacional sea dirigida desde el mismo centro que manda y ordena en nuestros medios de comunicación “independientes”.

Recientemente el primer Premio de la Fundación Gulbenkian para la Humanidad, cerca de un millón de euros, fue otorgado a Greta. Fue llamada “una de las figuras más notables de nuestros días” y una “carismática e inspiradora personalidad”.

Sería muy improbable, cuando menos, que los periodistas de todo el mundo haya quedado fascinados simultáneamente por esta niña y el mensaje de mente simple que se le enseñó a regar. Es igualmente improbable que la ONU, el Foro de Davos y el Parlamento Europeo decidieran independientemente que sus tópicos eran algo interesante e importante para que los escucharan en persona. Y estoy seguro de que la gente de Amnistía Internacional y de la Fundación Gulbenkian no está tan trastornada como para creer sinceramente en la grandeza de Greta.

Creer que esta campaña fue causada exclusivamente por las virtudes de Greta sería tan ingenuo como creer que la campaña mediática soviética de los años 60 que una vez glorificó a la “simple chica soviética” que quería donar sus ojos al ciego líder del partido comunista de los EE.UU. Henry Winston surgió por el sincero interés periodístico por esta “heroína” en lugar de ser encargada por el Politburó.

Por lo tanto, podemos concluir con seguridad que existen fuerzas capaces de organizar campañas mediáticas en todo el mundo e influir en los corredores del poder.

Se han escrito volúmenes sobre el control plutocrático de los medios de comunicación estadounidenses, entre ellos “Manufacturing Consent” de Edward Herman y Noam Chomsky, “The Media Monopoly” de Ben Bagdikian, “Taking the Risk out of Democracy” de Alex Carey, “Media Control” y “Necessary Illusions” de Noam Chomsky.

Ya en 1928, Edward Bernays, considerado el padre de las relaciones públicas en América, escribía:

En casi todos los actos de nuestra vida diaria, ya sea en la esfera de la política o de los negocios, en nuestra conducta social o en nuestro pensamiento ético, estamos dominados por el relativamente pequeño número de personas… que entienden los procesos mentales y los patrones sociales de las masas. Son ellos los que tiran de los cables que controlan la mente pública.”

Noam Chomsky lo dijo más claramente:

Cualquier dictador admiraría la uniformidad y la obediencia de los medios de comunicación de EE.UU.”.

Obsérvese que el control de los medios de comunicación de los EE.UU. se logra sin requerir la propiedad directa de los mismos. Herman y Chomsky citan a Sir George Lewis, quien dijo que el mercado promovería esos papeles “gozando de la preferencia del público publicitario… los anunciantes adquirieron así una autoridad de facto para la concesión de licencias ya que, sin su apoyo, los periódicos dejaron de ser económicamente viables”.

Por supuesto, sólo los grandes anunciantes pueden ejercer una influencia política significativa sobre los medios de comunicación. En la siguiente parte de nuestro artículo describiremos una fuente aún más importante de control de los medios, las llamadas fundaciones “caritativas”.

En gran medida, los principales medios de comunicación fuera de los EE.UU. también están controlados por los plutócratas estadounidenses.

El control se logra en gran parte porque la abrumadora mayoría de los periódicos de todo el mundo obtienen sus historias internacionales de tres (3) agencias de noticias. Dos de las tres grandes agencias de noticias, Reuters y Associated Press, están directamente controladas por plutócratas americanos.

El papel de las agencias de noticias se analiza en el artículo titulado “El multiplicador de la propaganda” publicado en Off-Guardian. En un estudio de caso particular, se examinó la cobertura geopolítica en nueve de los principales diarios de Alemania, Austria y Suiza para determinar la diversidad y el rendimiento periodístico.

Los resultados confirman una gran dependencia de las agencias de noticias mundiales (del 63% al 90% del contenido, excluidos los comentarios y las entrevistas) y la falta de una investigación propia.

Los métodos de control más directos se describen, por ejemplo, en el libro Journalists for Hire: Cómo la CIA compra las noticias, del Dr. Udo Ulfkotte. El Dr. Ulfkotte murió de un ataque al corazón a una edad relativamente joven poco después de publicar su libro en 2014. Una traducción al inglés de su libro ya está desde hace años en la lista de “Actualmente no disponible” en Amazon.

La mano invisible del mercado libre se niega a llevar este libro a sus lectores. Aunque el Dr. Ulfkotte sólo menciona a la CIA en el título de su libro, deja claro que las fundaciones “caritativas” también están muy involucradas en el control de los medios de comunicación extranjeros.

La parte más difícil de entender es cómo los gobiernos de todo el mundo se vieron obligados a aceptar las narraciones de los medios de comunicación durante esta falsa pandemia.

Para empezar, la mayoría de los gobiernos no tienen una capacidad independiente para evaluar los eventos médicos y no tienen otra opción que aceptar el consejo de la OMS. Además, el gobierno de los Estados Unidos y las organizaciones médicas globalistas utilizaron su influencia.

Uno de los pocos jefes de Estado que se atrevió a rechazar el pánico por el coronavirus, el presidente bielorruso Lukashenko, testificó que el FMI y el Banco Mundial le ofrecieron 950 millones de dólares si introducía la cuarentena, el aislamiento y el toque de queda “como en Italia”.

 

LA RED DE INFLUENCIA PLUTOCRÁTICA

Para organizar una campaña mundial que cambie la vida en todo el mundo, se necesita una fuerza que merezca ser llamada un gobierno en la sombra. Theodore Roosevelt, que fue presidente de los EE.UU. de 1901 a 1909, informó al mundo que:

Detrás del gobierno ostensible se encuentra entronizado un gobierno invisible que no debe lealtad y no reconoce ninguna responsabilidad hacia el pueblo”.

Llamó a este gobierno en la sombra “la profana alianza entre negocios y políticas corruptas”.

Sin embargo, para dirigir un gobierno en la sombra a tal escala, se necesitan instituciones grandes y bien financiadas. Skull & Bones, los masones o los Illuminati no lo harían. Se necesitaría una amplia red de instituciones que empleen profesionales bien pagados a los que se les ofrezca una trayectoria profesional fiable.

La única manera de dirigir una red tan extensa (diseñada, por así decirlo, con fines esencialmente nefastos) sería mantenerla a la vista, pero disfrazada con una cubierta de apariencia inocente. Los plutócratas de EE.UU. encontraron hace mucho tiempo la perfecta tapadera que les permitiría establecer instituciones gubernamentales en la sombra.

Estas instituciones están enmascaradas como fundaciones “caritativas”. Las fundaciones actúan a través de la financiación de amplias redes de “think tanks” y ONGs en todo el mundo, y por lo tanto su poder no está limitado por las fronteras nacionales.

Las fundaciones más notorias son, por nombrar sólo algunas: La Fundación Rockefeller, la Fundación Ford, la Fundación Sociedad Abierta, la Fundación Carnegie y la Fundación Bill & Melinda Gates.

Una importante línea de actividad de las fundaciones es ayudar a las carreras de los periodistas serviles, académicos y expertos, elevándolos a posiciones de prominencia. Las fundaciones ayudan a los periodistas y académicos en dificultades otorgándoles premios “prestigiosos”, becas y subsidios para la investigación. Aunque muchos de estos profesionales pasarán la mayor parte o la totalidad de sus carreras en la universidad y el gobierno siendo apoyados en su mayoría por el dinero de los contribuyentes, obtienen estos lucrativos y prestigiosos nombramientos debido a su historial de conformidad con la agenda de la fundación.

Por ejemplo, a un reciente doctorado en ciencias políticas o sociales nada le vendría mejor, para conseguir una posición de profesor titular, que el hecho de que una fundación le conceda una beca. De este modo, las fundaciones aprovechan su dinero para elevar a profesionales que han demostrado su fidelidad a puestos apoyados por el dinero del Estado en cantidades mucho mayores que el dinero que se han gastado en premios, becas y subvenciones. El resultado es que, aunque pocas personas se rebelan ocasionalmente, la mayoría de los profesionales de la esfera ideológica entienden el juego y siguen la línea.

Las fundaciones a menudo colaboran estrechamente con la CIA, pero sería incorrecto decir que las fundaciones están controladas por la CIA. Más bien, la misma gente que controla las fundaciones, también controla el gobierno – incluyendo la CIA. Ambos sistemas son meramente partes de un sistema más amplio que comparte libremente los cuadros entre las entidades; esto se denomina a menudo “puerta giratoria”. Como ejemplo, Reuel Marc Gerecht, un ex oficial de la CIA, es ahora un miembro de alto rango de la “Fundación para la Defensa de las Democracias”.

Como mencionamos anteriormente, las fundaciones actúan a través de grupos de reflexión y ONG. Existen cientos o miles de estas organizaciones. Aquí no haremos el esfuerzo de clasificarlas y enumerarlas. Simplemente llamaremos a todas las fundaciones, junto con los grupos de reflexión y las ONG, la Red de Influencia Plutócrata (PIN).

La Red de Influencia Plutocrática está involucrada en el control ideológico, la ingeniería social y la subversión directa de las “dictaduras”, es decir, los regímenes que no permiten que los plutócratas estadounidenses exploten sus países. Los medios de comunicación plutócratas prefieren llamar a la PIN “Sociedad Civil”, disfrazando inteligentemente la PIN como una red suelta de iniciativas ciudadanas independientes y la base de la democracia.

Esto es lo que hacen los think tanks, según Martin S. Indyk, vicepresidente y director del Programa de Política Exterior de Brookings, uno de los think tanks más antiguos y prestigiosos de Washington: “Nuestro negocio es influenciar la política con investigaciones académicas e independientes, basadas en criterios objetivos, y para ser relevantes para la política, necesitamos involucrar a los políticos”. Por supuesto, la “investigación objetiva” nunca da resultados contrarios a los intereses plutocráticos.

Según Matt Taibbi: “la docena más grande de estas “instituciones de investigación” de financiación privada tienen un inmenso impacto en el discurso público. La Heritage Foundation, el American Enterprise Institute y el Cato Institute existen únicamente para producir investigaciones y comentarios que influyan en la opinión pública. Tienen salas de lujo para celebrar conferencias de prensa y mesas redondas y consejeros contratados -personas como Cohen de Heritage y McFaul de Carnegie- esperan prácticamente las 24 horas del día a que llamen los periodistas” (The Russia Journal, 15-21 de marzo de 2002).

Los grupos de reflexión también reciben dinero directamente de las empresas y de los gobiernos occidentales. Para complicar aún más las cosas, las fundaciones se hacen donaciones entre sí y ocasionalmente a empresas privadas. La escala de la actividad de las fundaciones y los think tanks es enorme. Según el comentarista político Vladimir Simonov, en 2004 había al menos 2.000 organizaciones no gubernamentales rusas viviendo de subvenciones de los Estados Unidos y otras formas de asistencia financiera”. Muchos millones de dólares se gastan en “alimentar algunos ‘centros de prensa independientes’, ‘comisiones públicas’ y ‘fundaciones benéficas'” (RIA Novosti 1 de junio de 2004).

Los cuernos diabólicos de las fundaciones aparecen en los lugares más inesperados. La Organización Mundial de la Salud, que en su mayoría presume de ser un recurso público, cuenta con el apoyo “generoso” de la Fundación Bill y Melinda Gates (BMGF). Swissmedic, la Agencia Suiza de Productos Terapéuticos, (que suena como el epítome de la limpieza y la neutralidad) también es apoyada por BMGF. No hay duda de que encontraremos dinero de la fundación BMGF en cientos de otras organizaciones, que suponíamos neutrales.

Sólo podemos adivinar cómo este dinero influirá en los burócratas y por lo tanto pondrá cantidades mucho mayores de dinero de los contribuyentes bajo el control de la fundación. Como muestra la experiencia, los burócratas y los políticos son sorprendentemente fáciles de sobornar. Todo lo que se necesita es un poco de dinero adicional para viajes o unas cuantas conferencias en lugares bonitos. O puede tratarse de pequeños bonos que se añaden a sus salarios, o la oportunidad de conseguir un puesto bien pagado y honorable después de la jubilación o buenos trabajos para los parientes y amigos del burócrata.

Aunque es difícil penetrar en el mundo secreto de la Red de Influencia Plutócrata, a veces ocurren eventos que nos muestran el grado de control coordinado dentro de ella. ¿Cuál es la conexión entre Transparencia Internacional (TI) y la falsa pandemia de Covid?

El Dr. Wolfgang Wodarg, anteriormente un distinguido miembro de la Junta Directiva de TI, negó públicamente la existencia de la pandemia. En respuesta, Transparencia Internacional retiró a D. Wolfgang Wodarg de su junta directiva. La situación es extraña. El Dr. Wodarg (que es médico) había expresado su propia opinión profesional que no estaba relacionada de ninguna manera con su trabajo en TI. La censura de TI sólo puede explicarse por una orden de aquellos que la financian y controlan, es decir, la misma Red de Influencia Plutócrata que, en nuestra opinión, organizó toda la campaña de Covid.

Cualquier investigación seria de la Red de Influencia Plutocrática requiere enormes recursos y voluntad política. El Congreso de los Estados Unidos trató de investigar las fundaciones sólo en dos ocasiones, la primera entre 1913-1915 (la Comisión Walsh) y luego en 1954 (la Comisión Reece). La Comisión Walsh fue creada para estudiar las relaciones industriales y tocó las fundaciones sólo tangencialmente. En su informe final de 1915 se señala que el objetivo de una fundación no es la caridad, al menos no en el sentido original de esta palabra, sino el control ideológico sobre la educación y los medios de comunicación. Así, el dominio de los hombres en cuyas manos descansa el control final de gran parte de la industria americana no se limita a sus empleados, sino que se extiende rápidamente para controlar la educación y el “servicio social” de la nación. Este control se está extendiendo en gran medida mediante la creación de enormes fondos de gestión privada con fines indefinidos, designados en adelante como “fundaciones”, por la dotación de colegios y universidades, por la creación de fondos para la jubilación de profesores, por la contribución a organizaciones benéficas privadas, así como por el control o la influencia de la prensa pública.

El Comité Reece hizo una investigación más exhaustiva, que sin embargo no llegó a su fin porque fue saboteada por fuerzas poderosas del Congreso. No obstante, se recogieron muchos materiales valiosos y en 1958, Rene A. Wormser, miembro del Comité, publicó un libro, Fundaciones: Su Poder e Influencia, en el que describió los resultados de la investigación. No tenemos espacio aquí para reseñar este libro y nos limitaremos a algunas citas cortas. Wormser señala la gran (y nefasta) influencia que la investigación social financiada por fundaciones tiene en el gobierno:

“Muchos de estos estudiosos… sirven como “expertos” y asesores de numerosas agencias gubernamentales. Se puede decir que los científicos sociales han llegado a constituir una cuarta rama importante del gobierno. Son los consultores del gobierno, los planificadores y los diseñadores de la teoría y la práctica gubernamental. Están libres de los controles y equilibrios a los que están sujetos los otros tres poderes del gobierno (legislativo, ejecutivo y judicial). Han alcanzado su influencia y su posición en el gobierno a través del apoyo de fundaciones. Además, gran parte de esta investigación puede clasificarse como “ciencia”, es decir, pseudociencia que pretende ser tan objetiva como la física, pero que en realidad da resultados que son deseados por los que dirigen el espectáculo.”

Wormser cita el informe de 1925 de la Fundación Carnegie para la Paz Internacional que declara abiertamente sus objetivos coercitivos antidemocráticos: “Debajo y detrás de todas estas empresas queda la tarea de instruir e iluminar a la opinión pública para que no sólo guíe sino que obligue a actuar a gobiernos y funcionarios públicos en la dirección de un progreso constructivo”.

El libro también describe brevemente un caso flagrante de ingeniería social de la Fundación Rockefeller, cuando apoyaron la falsa investigación sobre las prácticas sexuales del Dr. Kinsey. Los Informes Kinsey causaron de paso tremendos cambios en la vida privada de los americanos [porque fomentó perversiones múltiples].

Aquí podemos concluir que la Red de Influencia Plutocrática fue creada para influenciar la educación, la opinión pública y los gobiernos. Incluso puede alterar nuestras actitudes más básicas y privadas haciendo uso de la propaganda encubierta y la falsa “investigación” social. Los plutócratas tienen enormes recursos y muchos miles de profesionales capacitados para realizar estas tareas. Por lo tanto, es muy probable que tengan las herramientas adecuadas para crear una falsa pandemia. A continuación hablaremos de sus técnicas y objetivos específicos.

 

¿QUÉ CRISIS?

Desde 2008 al menos nos vienen diciendo desde todas partes que vivimos en tiempos difíciles, que se avecina una crisis. Según el fundador del FEM, Klaus Schwab, se requiere “El Gran Reajuste”. El orden mundial entero se está acercando a su fin y un nuevo y siniestro orden está llegando. Lo que es exactamente esta crisis permanece inexplicable.

Como ya se ha señalado en la introducción, nuestra afirmación es que la tan publicitada crisis inminente es simplemente el desenlace del proyecto colonial europeo que comenzó hace más de 500 años. Durante este período de tiempo, la civilización de Europa Occidental (incluyendo sus extensiones, sobre todo los EE.UU.) lideró el mundo económica y militarmente, y dominó el arte, la ciencia y la ideología del mundo. El resultado de esta crisis será la pérdida de la posición de liderazgo de Europa y una caída precipitada del nivel de vida de su población.

La propaganda occidental, por supuesto, atribuye la prosperidad material de Occidente a la libertad, la democracia, la libre empresa, los medios de comunicación libres y los derechos humanos. Y por último, pero no menos importante, a la importante contribución del feminismo y los derechos de los LGBTQ+. Aunque pocos occidentales se atreverían a decirlo abiertamente hoy en día, la mayoría cree que su prosperidad también se debe a su superior ética de trabajo y a sus habilidades mentales.

De hecho, es lo contrario. La prosperidad occidental se basa en gran medida en el poder militar, la violación sistemática de las libertades más básicas y los derechos humanos en los países explotados, y la interferencia sistemática en los mercados libres. La riqueza de Occidente está directamente conectada con la miseria de la mayor parte del mundo.

Las bases del ejército de los EE.UU. en todo el mundo, las guerras constantes, los bombardeos y los ataques con aviones no tripulados no son necesarios para el libre comercio y el libre mercado. Sería ingenuo creer que el ejército de EE.UU. se utiliza para llevar la libertad y los derechos humanos a los nativos ignorantes. Por el contrario, los ejércitos se emplean para robar recursos y explotar a las poblaciones conquistadas como mano de obra barata.

Para nuestros propósitos podemos dividir la era del colonialismo en tres etapas, el Colonialismo Directo, el Neo-colonialismo y, más recientemente, la Etapa Terminal del Neo-colonialismo que se basa en niveles cada vez más profundos de endeudamiento.

El Colonialismo Directo Occidental del Nuevo Mundo y lo que más tarde se conoció como el Tercer Mundo comenzó en serio hace más de 500 años, pero este período de dominio directo comenzó a descomponerse gradualmente después del final de la Segunda Guerra Mundial.

Cuando la guerra entre la Alemania nazi y la URSS se inició, parecía que la dominación angloamericana del mundo de la posguerra estaba asegurada. Desafortunadamente para Occidente, la Segunda Guerra Mundial condujo al ascenso de la Unión Soviética como potencia mundial, y a la creación de una China socialista (cuyas implicaciones totales no se sintieron hasta las últimas décadas). El establishment estadounidense esperó brevemente que la situación se salvara gracias a sus nuevas armas nucleares; sin embargo, la bomba nuclear soviética probada en 1949 puso fin abruptamente a sus sueños de un dominio mundial perpetuo.

Sin embargo, desde el punto de vista económico, se logró una victoria total. En ese momento, los Estados Unidos producían el 50 por ciento de la producción económica mundial. La mayoría de los productos técnicamente avanzados se fabricaban sólo en los EE.UU. y por lo tanto se vendían a precios altos, debido a la ausencia casi total de competencia. Sus principales rivales industriales, Alemania y Japón, quedaron en ruinas.

Los EE.UU. planearon evitar la reconstrucción de sus industrias en un intento de mantener su dominio económico mundial indefinidamente. El Plan Morgenthau era una propuesta para eliminar la capacidad de Alemania de hacer la guerra eliminando su industria armamentística y su capacidad de competir, restringiendo otras industrias alemanas clave. Japón estaba completamente postrado ante la Armada Americana y las fuerzas de ocupación.

Con la dominación económica y naval de EE.UU. en el mundo, las colonias británicas, francesas y todas las demás comenzaron a caer naturalmente bajo el control de facto de los EE.UU. Para explotarlas, el control directo colonial al viejo estilo ya no era necesario.

De ahí, el proceso de descolonización y la transición al neocolonialismo. Al establecer la independencia formal de las antiguas colonias, la ayuda soviética sólo tuvo una importancia secundaria, excepto en China, Corea y más tarde en Vietnam.

Militar y políticamente, Occidente se encontró en un atolladero poco después de la Segunda Guerra Mundial. La Unión Soviética se convirtió repentinamente en un fuerte rival militar, tomando el control de Europa Oriental e inmediatamente después ayudando a China a liberarse. Había fuertes partidos comunistas en Italia, Francia y Grecia; China pronto empezó a presionar a Asia, sobre todo en Corea y Vietnam.

Para contener a la Unión Soviética y a China, los EE.UU. necesitaban aliados, desesperadamente. La única solución era permitir que Alemania y Japón restauraran y desarrollaran sus industrias.

Resultó que esta solución contenía las semillas de su propia destrucción. A lo largo de los años, los fabricantes alemanes y japoneses se convirtieron rápidamente en competidores exitosos, y gradualmente socavaron la preeminencia americana. El trato de América a Alemania y Japón se nos presenta a menudo como el epítome de la generosidad virtuosa, del deseo beatífico de compartir la democracia y la prosperidad al estilo americano con todas las naciones del mundo.

Esta aparente franqueza fue, sin embargo, la excepción más que la regla. Si estos países no hubieran sido necesarios como baluartes para contener la propagación del comunismo, habrían quedado desindustrializados, atrasados y explotados.

Las tácticas comunes de los neocolonialistas incluyen el soborno de las elites locales, el suministro de armas, préstamos, mercenarios, capacitación de la policía y los servicios de seguridad, apoyo político y de los medios de comunicación, refugios en el extranjero para el dinero robado y la amenaza siempre presente de la intervención militar directa. Estos métodos los describen en detalle Chomsky y Perkins entre otros.

Tras la desintegración de la Unión Soviética y las reformas en China, parecía de nuevo, como durante la Segunda Guerra Mundial, que una era de dominación mundial de los EE.UU. estaba a punto de llegar. Rusia estaba muy debilitada, su riqueza fue saqueada. Políticamente, estaba dominada por los Estados Unidos. China parecía no ser más que un Bangladesh sin límites, una fuente inagotable de mano de obra barata, y la pérdida de control por parte del Partido Comunista parecía sólo una cuestión de tiempo.

Sólo un obstáculo se interponía entre los EE.UU. y la dominación mundial total – las Fuerzas Nucleares Estratégicas Rusas.

Se esperaba, sin embargo, que Rusia no pudiera mantenerlas por mucho tiempo. La deuda externa americana, que había crecido tan rápidamente durante la era Reagan debido al crecimiento de los alemanes y la competencia japonesa, dejó de crecer bajo Clinton. Todo se veía color de rosa. Incluso los gastos militares se redujeron un poco bajo Clinton. Era el “fin de la historia”, proclamaron.

Pero entonces, inesperadamente, la victoria se convirtió en una derrota aplastante. Putin arrebató el control de Rusia a los oligarcas amigos de Occidente y comenzó a restaurar su economía, su independencia y su ejército. A esto le siguieron victorias inesperadas sobre las fuerzas georgianas apoyadas y armadas por los Estados Unidos en Osetia del Sur, luego triunfaron en Crimea, Donbass y Siria. Los contratistas militares rusos comenzaron a aparecer en Libia y otros países africanos.

China se ha convertido en un problema aún mayor. Los chinos engañaron a Occidente a lo grande. El Partido Comunista mantuvo el control. Atrajeron a las empresas occidentales con mano de obra barata, buena organización e infraestructura. Y luego, el Partido creó las condiciones primero para copiar y dominar las tecnologías occidentales y luego para desarrollar sus propias tecnologías avanzadas. A diferencia de Bangladesh, no dejaron que los dólares ganados con esfuerzo se desperdiciaran para el consumo de la clase alta. Los gastaron en educación, investigación, infraestructura y en la construcción de su propio poder industrial.

Con su creciente poder económico, China pudo hacer lo que la Unión Soviética nunca pudo hacer: desplazar económicamente a Occidente en el Tercer Mundo, que incluía la mayor parte de Asia, África y América Latina. Con la pérdida de su lugar preeminente en la cima de la pirámide económica mundial, la deuda externa de América reanudó su crecimiento y ha alcanzado ahora dimensiones verdaderamente insostenibles. Están ocurriendo unas crisis similares de deuda en el Reino Unido, España, Italia y otros países que se han sumado al neocolonialismo americano. Esta crisis no depende de la incompetencia de Trump o de la astucia de Putin o Xi, es totalmente objetiva.

Durante un tiempo después de los reveses iniciales, el gobierno de los EE.UU. siguió depositando sus esperanzas en los militares. Después de 2001 el presupuesto del Pentágono volvió a crecer, iniciando nuevas guerras en todo el mundo. Sin embargo, estas guerras no produjeron los beneficios económicos deseados. Todo lo contrario. Poco a poco, los generales estadounidenses comenzaron a darse cuenta de los límites del poder militar estadounidense. Se dieron cuenta de que no podían luchar contra Rusia y China bajo escenarios realistas. No tenemos espacio aquí para un análisis más detallado de esta interesante e importante cuestión.

Sólo hemos podido encontrar un trabajo que intenta cuantificar el PIB “real” de los países occidentales – uno que tiene en cuenta el enorme déficit de comercio exterior. El estudio de Awara sobre el crecimiento real del PIB sin incluir la deuda concluyó que “el crecimiento real del PIB ajustado por la deuda de los países occidentales lleva años en territorio negativo. Sólo mediante la acumulación masiva de deuda han podido ocultar la verdadera situación y retrasar el inicio de un colapso inevitable de sus respectivas economías. El estudio muestra que el PIB real de esos países oculta grandes pérdidas después de compensar las cifras de la deuda, lo que da el PIB real-neto de deuda”.

Este estudio afirma que de 2009 a 2013, el PIB real sin deuda disminuyó aproximadamente un 45% en los EE.UU. y el Reino Unido; cayó en España un 55%, Italia un 35%, Francia un 30% y Alemania un 18%. Aunque no consideramos que estos números sean precisos, creemos que reflejan la realidad con bastante exactitud.

A pesar de que Occidente ya está sintiendo un pellizco, todavía es muy difícil para la mayoría de los occidentales reconocer la crisis que se avecina. Pueden ser reacios a admitir que alguna vez fueron los beneficiarios de un brutal robo colonial, o que el viaje gratis ha llegado a su fin. Se centran con poca visión de futuro en culpar a China por quitarles sus puestos de trabajo en la industria, sin dudar ni un momento de su derecho a los productos chinos baratos. Todavía no entienden que cuando los empleos occidentales vuelvan, los productos que actualmente se fabrican en China con mano de obra barata serán inasequibles para la mayoría de los occidentales.

 

¿POR QUÉ LO HARÍAN?

Supongamos, como hemos mostrado anteriormente, que los plutócratas gobernantes tienen la capacidad de organizar una falsa pandemia mundial. ¿Para qué querrían hacer tal cosa? ¿Cómo se beneficiarían? Veamos los posibles motivos.

Nada es nuevo bajo la luna, y el régimen de Washington tiene un historial en lo de usar crisis fabricadas para lograr sus objetivos. Según H.L. Mencken: “El objetivo de la política práctica es mantener a la población alarmada (y por lo tanto clamorosa de ser llevada a la seguridad) amenazándola con una serie interminable de duendes, todos ellos imaginarios.”

Una de las razones de una “pandemia” podría ser la de extraer beneficios de la perturbación económica generalizada resultante de los cierres. Es muy probable que las grandes empresas puedan tragarse a sus competidores más pequeños, que a menudo se vieron obligados a cerrar sus puertas por las autoridades locales.

Los administradores de los Estados Unidos y los de la Unión Europea anunciaron enormes medidas de socorro, requeridas por el Covid19, por valor de muchos cientos de miles de millones de dólares y de euros, respectivamente. ¿Quiénes se beneficiarán de esta ganancia inesperada? Probablemente algunos grandes actores bien conectados. La revista Business Insider informó en junio de 2020 que “los multimillonarios estadounidenses son ahora casi un 20% más ricos que al comienzo de la pandemia de coronavirus, según un nuevo informe del Instituto de Estudios Políticos”.

Las compañías farmacéuticas estarán ciertamente interesadas en las ganancias de la vacunación. ¿Pero son lo suficientemente poderosas para sacar provecho de todo el espectáculo? No es probable.

La atomización de la sociedad, la ruptura de la solidaridad comunitaria, la erosión de todas las conexiones no monetarias entre las personas, la destrucción de las relaciones familiares y el debilitamiento de los lazos de sangre, es un proyecto plutocrático de larga data. Ahora, utilizando esta falsa pandemia, los plutócratas han ido aún más lejos, ahora nos entrenan para vernos no como amigos, ni como hermanos, ni siquiera como fuente de beneficios, sino principalmente como fuente de infección mortal. Este mensaje no sólo se transmite verbalmente a través de los medios de comunicación; nos obligan físicamente a mantener las distancias, nos avergüenzan al rechazar el apretón de manos de nuestro vecino y nos amenazan con multas por ser vistos sin máscara. El aspecto físico de la ingeniería social es más efectivo que el simple lavado de cerebro verbal y hace que los cambios sociales sean más permanentes.

La restricción física crea hábitos sociales que serán difíciles de romper en el futuro.

Mientras que todas las razones anteriores pueden ser válidas, la principal razón en nuestra opinión es la inminente crisis de Occidente descrita anteriormente. El paradigma de la sociedad occidental se basa en un consumo cada vez mayor. Los occidentales no entienden que es posible vivir con menos y ser felices.

Uno puede esperar que la próxima caída drástica del consumo resulte en el colapso permanente de la sociedad occidental. Ya estamos viendo disturbios generalizados en las ciudades americanas. Con el cuento ampliamente aceptado de la “pandemia global”, los plutócratas gobernantes pretenden encubrir sus fracasos pasados y continuar gobernando bajo un estado de emergencia creado artificialmente.

 

CONCLUSIÓN

Hemos presentado nuestro análisis de la actual “pandemia” de Covid-19. Si de hecho se planeó deliberadamente podría considerarse un crimen contra la humanidad. Aún más ominoso es que hay indicios de que el bloqueo global es sólo la primera muestra de lo que eventualmente podría ser la regla de un estado de emergencia semi-permanente. El propio Bill Gates, el 23 de junio en un video que actualmente aparece en el sitio web de la Fundación de la Cámara de Comercio de EE.UU., nos prometió abiertamente que va a haber un “próximo” brote, y – “ése, digo, llamará la atención esta vez”.

Una de las consideraciones más importantes en la investigación de un presunto crimen es encontrar un motivo. Cui bono – ¿quién se beneficia? Estamos describiendo un posible motivo de los hechos y estamos demostrando que los sospechosos poseen instrumentos que hacen posible la fabricación de una “pandemia” global.

Si trabajas para una fundación, una ONG, una organización internacional o un gobierno y tienes conocimiento interno de primera mano de los eventos, te invitamos a escribirnos.

Gregory Sinaisky

https://off-guardian.org/2020/09/06/%ef%bb%bffabricating-a-pandemic-who-could-organize-it-and-why/

Texto original: Off-Guardian

Publicacion en Espanol original : Red internacional (Traducción: MP)

El autor: Gregory Sinaisky tiene un doctorado en Informática y vive en Zurich. Escribe, entre otros temas, sobre desinformación en los medios de comunicación, asuntos militares, temas sociales y científicos. Conocido como judío ortodoxo de tendencia antisionista.

 

 

Print Friendly, PDF & Email

You may also like...