Terrorismo, inmigración y racismo: el contragolpe ha comenzado hasta en Canadá

63767373467.jpg
Hay una extraña confluencia en Canadá que probablemente alterará el destino de todos los ciudadanos del país y dejará una marca indeleble en la psique de lo que una vez fue considerado una nación pacífica y amistosa. Se está avecinando una tormenta perfecta de acontecimientos aparentemente no relacionados, pero vagamente conectados, que han contribuido a aumentar la tensión y a fomentar la división entre ciudadanos que antes eran amistosos de una manera profunda y significativa.
La inmigración masiva ilegal incontrolada, junto con el espectro de un potencial terrorismo islámico, combinado con la imposición forzosa de absurdas y contraproducentes políticas gubernamentales neomarxistas, inspiradas en la justicia social, ha dado lugar recientemente a una reacción muy pública, que a veces ha tomado la forma de varios incidentes altamente publicitados que los medios liberales progresistas de Canadá consideran “crímenes de odio” por motivos raciales.

Contrariamente a todas las apariencias, esta confluencia puede no ser meramente una serie de acontecimientos accidentales e independientes, sino que podría decirse que es el resultado directo de un plan deliberado y consciente de quienes detentan el poder para debilitar la soberanía nacional y sembrar la discordia, la desconfianza y la hostilidad entre diferentes grupos de personas. Las señales están todas ahí. Es hora de juntar las piezas…

Sin identificación, sin visa, sin verificación de antecedentes, sin problemas

En enero de 2017, el primer ministro canadiense Justin Trudeau aparentemente abrió las fronteras de Canadá al tuitear un mensaje a los inmigrantes de todo el mundo de que su gobierno daría con gusto la bienvenida a cualquiera que reclamara el estatus de refugiado. El tuit fue hecho en respuesta a la orden ejecutiva del presidente estadounidense Donald Trump en ese momento, restringiendo la inmigración y limitando temporalmente los viajes de 7 países de mayoría musulmana.

El tuit fue generalmente elogiado por los medios de comunicación por ser empático e inclusivo, tocando temas de tolerancia y diversidad, y conteniendo todas las palabras de moda de los guerreros de la justivia social (SJW por sus siglas en inglés), que hacen que aquellos con capacidad disminuida para el pensamiento racional y matizado se sientan realmente bien consigo mismos. En realidad, fue un movimiento típicamente vanaglorioso y cínico del notoriamente izquierdista primer ministro, virtud que señalaba su superioridad moral sobre el mundo al oponerse al malvado Herr Trump.

Mejor conocido por su buen aspecto y sus calcetines estrafalarios que por su altísimo intelecto, Justin Trudeau parece carecer de la previsión necesaria para comprender las consecuencias de sus acciones. En un tuit descuidado, no sólo abrió las compuertas de la inundación para permitir que hordas de inmigrantes ilegales solicitaran asilo en Canadá, sino que él mismo podría razonablemente ser considerado responsable de la inevitable reacción pública que seguirá.

Desde que Trudeau tuiteó eso en 2017, las fronteras de Canadá se han visto inundadas por decenas de miles de los llamados “solicitantes de asilo”, que cruzan desde EE.UU., la mayoría hacia Quebec, con estimaciones recientes de que cientos más cruzan la frontera cada día. Con un costo estimado hasta ahora de 270 millones de dólares de los contribuyentes, no hay fin a la crisis de los migrantes a la vista, y gracias a Trudeau, ¡los que cruzan ilegalmente la frontera pueden esperar que la Policía Montada de Canadá les ayude a llevar su equipaje! Una vez que llegan a Canadá, pueden usar su nuevo estatus de refugiados para convertirse en “parientes ancla” y eventualmente traer a toda su familia extendida desde el extranjero.

El hecho es que la gran mayoría (más del 90%) de estos migrantes ilegales (ahora llamados migrantes “irregulares” por los medios masivos de comunicación) no son verdaderos refugiados. La mayoría de ellos son haitianos y nigerianos que cruzaron a Canadá desde EE.UU., que está muy lejos de ser un país destrozado por la guerra o un agujero de mierda para los estándares modernos, y muchos de ellos llegaron a EE.UU. con visas de turista regulares y están utilizando la porosa política de frontera de Canadá para saltarse la fila por delante de todos los demás aspirantes inmigrantes legítimos.

Esto no sólo es muy injusto, sino que podría ser visto como una bofetada en la cara para aquellas familias que han luchado por postularse justamente a través del sistema y han invertido miles de dólares y han esperado años para inmigrar legalmente a Canadá. No es de extrañar que un número considerable de chinos canadienses hayan protestado recientemente en Markham, Ontario, contra las políticas de apertura fronteriza de Justin Trudeau.

¿Y a alguien le sorprende que los manifestantes fueran recibidos con intolerancia, hostilidad y violencia por parte de Antifa, sindicatos y otros izquierdistas radicales? Si alguien tiene una queja legítima en contra de estos inmigrantes ilegales, son los inmigrantes respetuosos de la ley quienes han gastado mucho tiempo, esfuerzo y dinero para entrar al país a través de los canales apropiados.

Algunos, pero no todos

En la noche del 22 de julio de 2018, un hombre armado caminó por la concurrida avenida Danforth de Toronto en el área de Greektown de la ciudad, disparando al azar a peatones antes de abrir fuego contra restaurantes abarrotados, matando a dos personas e hiriendo a trece. El nombre del pistolero era Faisal Hussain, un musulmán supuestamente no practicante nacido de padres canadienses de origen pakistaní.
Al igual que con muchos tiroteos masivos en los últimos años, hubo muchas anomalías con la historia y preguntas persistentes sobre el motivo y los antecedentes que aún no han sido respondidas.

¿Por qué las fuerzas del orden esperaron tanto antes de dar a conocer el nombre del tirador a los medios de comunicación? ¿Es una coincidencia que esperaran lo suficiente para que la familia contratara a un prominente activista musulmán para que escribiera y publicara una declaración escrita profesionalmente que enmarcara la narración del subsiguiente “lobo solitario enfermo mental” recogida y promocionada por la prensa convencional?

¿Por qué el tirador, sin experiencia con armas de fuego ni entrenamiento previo, fue capaz de tomar una postura profesional, disparar con precisión y exactitud, recargar con calma y comenzar a disparar de nuevo?

Un oficial dijo que en sus años de trabajo, nunca se había encontrado a un tirador con un arma mejor que Hussain.

“Era muy competente”, dijo el oficial. “No puedo imaginarme que pudiera cambiar de cargadores en el camino, evitar atascos y acertar objetivos con tanta precisión como lo hizo, si no hubiera tenido entrenamiento y experiencia en armas de fuego.”

Otro dijo: “Escuché los informes de que estaba mentalmente enfermo, y no descarto esa posibilidad. Pero diré que en mis años de tratar con gente emocionalmente perturbada nunca he visto a nadie operar ningún tipo de arma tan bien como él”.

¿Por qué los medios de comunicación rechazaron de inmediato la idea de que el atentado estuviera motivado por el terrorismo islámico, a pesar de que el ISIS había reivindicado su responsabilidad en el atentado y de que los organismos encargados de hacer cumplir la ley habían informado de que Faisal Hussain visitó sitios web favorables al ISIS, expresó su apoyo al grupo terrorista y pudo haber vivido en algún momento en Afganistán y Pakistán?

Y el hermano mayor de Faisal Hussain, que era bien conocido por la policía por sus vínculos anteriores con la actividad criminal (incluyendo drogas y armas), ¿le proporcionó las armas que usó para herir a 13 personas y asesinar a 2 inocentes?

Estas y otras inconsistencias fueron prácticamente ignoradas por la prensa occidental a favor de la narrativa de la “enfermedad mental”, y es este punto el más preocupante. Desde el principio y en un esfuerzo aparentemente concertado, el gobierno, la policía y los medios de comunicación manejaron la historia como si se tratara de “un hombre paranoico con hábitos peculiares” que “se vistió inadecuadamente” y tuvo “graves problemas de salud mental, luchando contra la psicosis y la depresión toda su vida”.

¿Es posible que esta narrativa específica haya sido escogida y promulgada ampliamente por quienes detentan el poder, no porque fuera la verdad per se, sino porque facilitó y reforzó la narrativa liberal dominante de que todos los inmigrantes musulmanes son simplemente víctimas pobres e inofensivas que sólo vienen a Canadá en busca de una vida mejor? La idea de que el tirador pudo haber sido radicalizado y motivado religiosamente por el odio hacia Occidente ni siquiera puede ser considerada como una posibilidad en la cultura políticamente correcta de Canadá. Al parecer, sólo los racistas y los islamófobos piensan así.

Es poco probable que alguna vez aprendamos las verdaderas motivaciones de Faisal Hussain para matar a tiros a toda esa gente, y quizás ni siquiera importe. El hecho de que fuera musulmán y de una familia inmigrante, que conscientemente perpetró un acto de terror, es todo lo que se necesita para equiparar la inmigración ilegal y el terrorismo en la mente de muchas personas.

No todos los musulmanes cometen ataques terroristas, pero algunos ciertamente lo hacen. E incluso si el número es estadísticamente minúsculo, cualquier posición gubernamental que permita la inmigración ilegal incontrolada sin algún tipo de investigación adecuada y verificación de antecedentes, está literalmente invitando a que este tipo de evento horrible suceda. Trudeau no sólo deja entrar definitivamente a un cierto número de terroristas, sino que pide a los ciudadanos del país, al que se supone que lidera, que acepten este tipo de ataques como “normales” bajo la bandera de la tolerancia y la diversidad. No importa cómo lo veas, es una muy, muy mala idea.

El inevitable contragolpe

Los canadienses como pueblo son generalmente conocidos por ser justos y de mentalidad abierta, amigables, tranquilos y a menudo dispuestos a echar una mano. El hecho de que a veces se nos tome el pelo por decir en exceso la palabra “lo siento” y se nos considere como los “primos norteños más agradables” de Estados Unidos no es casualidad. Quizás con el tiempo evolucionamos a esta manera de ser como resultado de los largos y duros inviernos en los que teníamos que depender de nuestros vecinos y de nosotros mismos para sobrevivir.
Al mismo tiempo, los canadienses tampoco son totalmente ignorantes de lo que está sucediendo en todo el mundo. Leen los periódicos y ven la televisión, y se informan buscando información en Internet. Ven lo que está sucediendo en Europa, la migración masiva incontrolada de refugiados de Medio Oriente y el norte de África, las improvisadas ciudades de tiendas de campaña, los disturbios, los incendios y el vandalismo, los informes de violaciones y las zonas prohibidas.

Combinando una conciencia general de este tipo de eventos mundiales con las políticas de inmigración miopes y vacías de contenido de un primer ministro de extrema izquierda, uno no se sorprendería si unos pocos ciudadanos canadienses tuvieran una reacción fuertemente negativa viendo a su país dirigirse en una dirección similar.

Sin embargo, si se cree en los medios de comunicación liberales, Canadá sigue siendo un país de intolerantes campesinos, desesperadamente necesitados de leyes como la moción M103 para recordarles lo prejuiciosos e ignorantes que son, y ahora es literalmente un semillero de intolerancia, racismo e islamofobia. Vea algunas de las historias que dominan el ciclo de noticias de las últimas semanas, sustituyendo convenientemente cualquier otra investigación sobre el tiroteo de Danforth…

Nadie en su sano juicio aprobaría este tipo de incidentes. Son desafortunados, lamentables y en gran medida innecesarios. Todo tipo de personas tienen confrontaciones furiosas como ésta todos los días por todo tipo de razones, muchas veces diciendo cosas o actuando en el calor del momento. No hay excusa real para no ser civilizados entre nosotros, pero la insinuación de racismo generalizado y arraigado entre la población canadiense es patentemente absurda y ciertamente no es un problema tan grande como nuestros líderes socialmente progresistas quieren hacernos creer.

No es casualidad que los medios de comunicación exageren y se centren deliberadamente en los enfrentamientos que parecen estar relacionados con la cultura, la raza o la religión. Se ajusta a su narrativa inspirada en los SJW y es una buena copia. Por supuesto, nadie aprecia que le griten y le insulten por ninguna razón, pero recuerden, todos somos adultos aquí, con palos y piedras y todo eso. Al poner las situaciones enumeradas anteriormente en contexto, una pregunta más apropiada podría ser, ¿preferiría ser insultado y ofendido por unas pocas palabras imaginarias o ser disparado y asesinado por una bala real?

No se puede legislar la tolerancia

La gente es tribal por naturaleza. Tienden a pasar el tiempo en grupos de personas que se parecen a ellos, hablan como ellos y actúan de manera familiar y comprensible para ellos. Es bastante normal y comprensible desde el punto de vista evolutivo y sociológico que exista cierta inquietud y desconfianza inicial hacia otros de diferentes culturas. Y cuando una cultura relativamente estable se ve inundada por un gran número de extranjeros en un período de tiempo muy corto, uno podría esperar una cierta cantidad de resistencia y la actuación ocasional de los mismos.

Dicho esto, incluso hoy en día, usted podría fácilmente tomar a dos ciudadanos canadienses al azar, pertenecientes a cualquier cultura, raza o religión, y encerrarlos en una habitación juntos durante un par de horas, y 99 de cada 100 veces, terminarán llevándose bien, probablemente abriría la puerta para encontrarlos bebiendo cerveza y viendo un partido de hockey. Esa es la realidad que casi todo canadiense de vieja cepa sabe en su corazón que es verdad, pero se opone a la agenda radical, posmoderna, centrada en las víctimas y neomarxista que Justin Trudeau y sus manipuladores globalistas han impuesto a la población en contra de su voluntad.

Y aquí es donde la situación se vuelve realmente extraña, porque a primera vista cosas como el terrorismo, la inmigración ilegal y el racismo pueden ser vistos como asuntos independientes entre sí y quizás sólo ligeramente conectados en lugares donde se superponen, pero cuando se tiene en cuenta la implacable presión por políticas gubernamentales inspiradas en la justicia social, como la equidad y la diversidad, que son esencialmente de naturaleza comunista, parece como si los poderes dentro de la oficina del primer ministro estuvieran consciente y deliberadamente actuando en contra de los intereses de las personas que los eligieron.

Es casi como si alguien con una influencia política significativa quisiera una reacción pública y estuviera ansioso por incitar a un “choque de civilizaciones”. No sólo están tratando de usar las leyes de “crímenes de odio” para forzar a todo el mundo a aceptar voluntariamente la afluencia de inmigrantes ilegales indocumentados bajo la amenaza de castigo, sino que también están usando a los medios de comunicación para manipular a la opinión pública para que cualquiera que exprese la más mínima oposición a estas políticas sea tachado de intolerante, nazi, supremacista blanco o islamofóbico.

Al forzar esta retorcida y reprensible agenda progresista sobre una población canadiense poco dispuesta, Trudeau ha golpeado y provocado abiertamente lo que podría llamarse el lado sombrío de la psique canadiense. Un lado que a menudo encuentra expresión cuando las cosas van en serio, por así decirlo. Un lado oscuro, feo, agresivo, y a veces vicioso, cuya desconfianza natural (pero generalmente rectificable) hacia todas las cosas extrañas y diferentes está enterrada.

Debido al legado ideológico y destructivo de Justin Trudeau, esta sombra ha comenzado a surgir en forma de reacción contra las minorías. Esto es lo que sucede cuando un pueblo normalmente amable, despreocupado y amistoso se ve empujado a sus límites, obligado a aceptar cosas que sabe que son peligrosas, que no tiene salida para una protesta razonable y que, en su mente, se enfrenta a la posible pérdida irrevocable de la única forma de vida que ha conocido.

La mayor parte de la responsabilidad de esta crisis se encuentra directamente a los pies del profesor de teatro a tiempo parcial y del bufón tartamudo de un primer ministro, Justin Trudeau, que en realidad puede creer que está en el lado correcto de la historia.

Racismo, intolerancia, desconfianza, discordia y violencia son exactamente lo que los verdaderos poderes detrás del gobierno de Trudeau esperan lograr, a pesar de su retórica de sentirse bien al contrario. Y al parecer, todo va según lo planeado.
Timothy C. Trepanier, 6 agosto 2018
Fuente SOTT
***
VER TAMBIEN:
***
Comentario: Para una breve pero completa comprensión de la ideología que impulsa las políticas progresistas de gobiernos como la de Justin Truedeau, este video sobre el marxismo cultural sirve como un excelente manual…

[puede activar los subtítulos en español]

*Colaborador de Sott.net desde hace mucho tiempo, Timothy C. Trepanier se licenció en Farmacia en la Universidad de Alberta y fue propietario de la librería Rabbit Hole en Grande Prairie, Alberta, Canadá. Está jubilado y vive en una casa de campo con su hermosa esposa, Miss Pearls el gato, Banjo el perro y tres pollos sospechosos.

Print Friendly, PDF & Email
A %d blogueros les gusta esto: