Esclavitud en siglo XXI – por Peter Koenig

peter koenig

Cuando en los siglos XVIII y XIX los esclavos africanos no se ‘comportaban’, eran cruelmente golpeados, a veces hasta la muerte, como un elemento de disuasión para otros. Se les privaba de alimento para sus familias. Sus mujeres eran violadas. Se les negociaba con amos blancos aún más duros. Sus vidas valían sólo lo que su trabajo podía producir. Eran tratados como súbditos, desprovistos de calor humano.

Hoy en día, todos nos hemos convertido en esclavos; esclavos a los poderes de la mafia banquera de las finanzas; esclavos de la propaganda mentirosa de Occidente; de los lobbies y su corporaciones gigantes que todo dominan – de la industria de la guerra, por creer felizmente lo que nos dicen sobre el terrorismo que es cada vez mayor y que necesita ser aplastado con guerras eternas; esclavos de la destructiva industria de los hidrocarburos; de la industria farmacéutica; de la agroindustria Monsantoizada; del consumismo sin sentido y, sobre todo, de la codicia, la codicia sin fin que impulsa el crecimiento sin fin, al fomentar la competencia sin fin fomentando la adversidad, destruyendo la solidaridad, en lugar de apoyar la cooperación amigable para una convivencia humana armoniosa.

Como pueblo de naciones occidentales, somos esclavos de un fascismo neoliberal que engloba todo – un depredador económico . La propaganda de la mentira corporativa gotea en nuestros cerebros. Ni siquiera lo hemos notado. Somos esclavos de los llamados “líderes”, puestos en el cargo por oscuros amos extranjeros del engaño -la máquina de propaganda controlada corporativa es cada vez más fuerte- los seis que controlan los medios de comunicación Anglozionista, a quienes les creemos cualquier mentira que vomiten -porque es más cómodo creer una mentira que confrontar la verdad – esta es la esclavitud auto-impuesta.

Tan lejos hemos llegado. Porque estamos claramente en una pista de bajada casi irreversible – deslizándonos y corriendo hacia nuestra propia muerte – hacia la oscuridad – la oscuridad del caos y las guerras sangrientas, las guerras sin fin contra el terrorismo inventado por nosotros mismos; guerras que mantienen nuestra economía occidental funcionando – y viva nuestra política del sillón. Guerras que matan y matan a millones y millones – pero todas en tierras “lejanas”. Se nos dice que estamos protegidos. Nuestra policía y el ejército nos vigilan. Los nuevos dioses – dinero y militares.

Para evitar este caos terrorífico interminable que ocurre en nuestras esferas occidentales, una vez “orgullosamente” llamada Europa o Estados Unidos de América, Canadá, Australia, Japón y cualquier otro país rendido a la máquina de matanza occidental – pedimos protección policial y militar en nuestras propias tierras, le damos el poder de esclavizarnos más al Estado Oscuro -las fuerzas anglo-sionistas-iluminati-masónicas que cotidianamente comandan un comercio de esclavos en todo el mundo, llamado El Mercado -el mercado que todo lo domina. Adoramos el mercado. Queremos ser integrados en él. El Mercado nos permite vivir y esforzarnos, comer y soñar con más. Alimenta nuestra codicia como si no hubiera fin. La esclavitud al Nirvana o a la Tierra de Nunca Jamás.

Aunque el “orgullo” nunca fue un término apropiado para integrar nuestra alma y nuestras mentes, asi como nosotros las potencias occidentales – han esclavizado, violado, explotado y sacrificado durante siglos a los pueblos indígenas, los que han sobrevivido y que por milenios han traspasado para la historia de la humanidad nuestros genes humanos,de una civilización asesina a otra, siempre con la esperanza de que la nueva vea la luz.

Sólo podemos esperar que la paciencia de estos pueblos nativos, los supervivientes, nuestros salvadores – prevalecerá, que antes de desaparecer en la oscuridad, en el vacío de un agujero negro hecho por el hombre, despertaremos, abriremos los ojos y buscaremos la luz Humana, el término que hemos aplicado fraudulentamente a nosotros mismos – la civilización occidental.

Aqui hay que tener cuidado – cualquiera que contradiga esta verdad y curso de los acontecimientos, es etiquetado como un teórico de la conspiración, difamado y, será objeto de burlas, estigmatizado. Tenemos que desmetrizarnos. Abandonemos nuestros parámetros establecidos en Occidente, fueron hechos para esclavizarnos, de modo que una clase, élite satánica, cada vez más pequeña que produce y administra a los Clintons, Trumps, Obamas, Bush, Blairs, Merkels, Abes, Macrons y muchos más del mismo tipo – pueda continuar su fiesta.

Estamos llamados a votar por estas personas abyectas, llamadas políticos, la mayoría de ellos sin cerebro y sin sentido, que han sido preseleccionados por los amos que controlan el mundo, creemos que estamos eligiendo a las personas que representan a nuestra sociedad, que defienden nuestras necesidades, libertad, justicia e igualdad. Cada cuatro o cinco años caemos en los mismos rituales y creemos que las cosas cambiarán. Nunca cavamos más al fondo para encontrar las razones por las cuales todo sigue igual – y hasta empeora, a pesar de nuestra infelicidad y a pesar de nuestros votos “democráticos”. Somos ciegos. La esclavitud hace ciegos. Somos más cómodos como esclavos ciegos que como seres humanos. Por lo tanto, seguimos creyendo en ilusiones.

Nuestras vidas son gris-blancas como un cielo brumoso, sin sol. El sol y su encantador brillo maravilloso ha sido eviscerado de nuestras mentes esclavizadas. Vivimos en una civilización opresiva occidental, depresiva, que todavía llamamos “democracia”, porque nuestras maltrechas y manipuladas mentes amorosas no quieren admitir que somos esclavos. Que la democracia fue una quimera de algunos filósofos griegos hace 2500 años. Nada mas. Robamos el término de la historia como un pretexto para librar guerras, violar, explotar y – esclavizar.

La esclavitud de hoy – y quizás muchos más años por venir – si no nos despertamos pronto – se ha vuelto global, muy global. Es el epítome de la globalización. Estamos siendo uniformados en cubículos incoloros. La cultura es masacrada, el lenguaje se sintetiza en lemas anglosajones – se supone que todos debemos pensar en clichés mundialmente reconocidos; clichés repetidos y perpetuados hasta la náusea por Hollywood, los infames medios de comunicación; por el sistema de educación occidental, las escuelas desde la primaria hasta las universidades, privadas o estatales, adoctrinan a nuestros niños con dogmas neoliberales que los esclavizan.

El pensamiento independiente se ha convertido en un crimen, ya que impide el avance de la esclavitud. La educación está diseñada para matar el pensamiento individual y la amplia gama de la inventiva – porque es peligrosa – para aquellos que nos esclavizan y nos controlan. La educación del “nuevo lenguaje” tiene que hacernos pensar en lo que el sistema quiere que pensemos. Eso es en lo que la educación occidental se ha convertido en los últimos 50 años, una farsa para mantenernos como idiotas no pensantes.

Los idiotas son fácilmente esclavizados y explotados y enviados a las guerras – para robar recursos extranjeros para satisfacer la codicia de unos pocos. Nos encanta ser carne de cañón, como se nos dijo – esclavos – para hacernos creer que a los patriotas les encanta morir por su país. Estamos cegados y evitamos ver que estamos muriendo por luchar para satisfacer la codicia de poder y dinero de los líderes títeres – cuyo poder no es más que lo que les permiten sus amos que controlan el mundo y que tiran de las cuerdas a sus marionetas.

Despertad de la esclavitud  – ¡Hagamos que el siglo XXI sea el último como esclavos!

Peter Koenig, 3 mayo 2017

Fuente

Print Friendly, PDF & Email
A %d blogueros les gusta esto: