Arabia Saudita y aliados occidentales continúan la guerra contra Yemen, afligido por la pobreza; Yemen se defiende

El 26 de marzo de este año se cumplió el tercer aniversario de la guerra entre Estados Unidos, el Reino Unido y Arabia Saudita contra Yemen. Hasta ahora, los saudíes y sus aliados no han podido ganar la guerra. La resistencia del pueblo yemení y su ejército a la agresión de Arabia Saudita y sus aliados estadounidenses y británicos ha sido notablemente fuerte.

En el aniversario de este año, decenas de miles de ciudadanos yemeníes se reunieron en Sana’a para protestar contra la guerra saudí apoyada por Occidente. Hussain Al-Mousawy, un analista político de Beirut, comentó en ‘The Debate’ de PressTV:

Para aquellos que conocen la historia, Sana’a es una de las pocas ciudades del mundo que nunca fue conquistada. Es casi imposible apoderarse de la ciudad. Han pasado 3 años, 36 meses… Creo que hemos entrado en el mes 37 de esta guerra, los saudíes están encerrados en un atolladero en Yemen. No son capaces de hacer nada, básicamente porque los yemeníes han demostrado una gran resistencia, han estado al lado de su ejército, de su liderazgo… realmente han enviado un mensaje a todo el mundo de que si uno se mantiene firme y está en el lado correcto de la guerra, puede tener éxito.

Desde el comienzo de la guerra, Yemen no ha dudado en disparar contra Arabia Saudita. El último misil que alcanzó una base militar dirigida por Arabia Saudita, la base aérea de al-Anad -que es una antigua instalación de las fuerzas de operaciones especiales de Estados Unidos- fue disparado el 17 de mayo. Dos días antes, la base militar del Rey Faisal, en la región sudoccidental de Jizan, en Arabia Saudita, también fue alcanzada por otro misil balístico Badr-1 de corto alcance lanzado por el ejército yemení. Poco antes de este último ataque, se disparó un misil Zelzal-2 de corto alcance contra una reunión de mercenarios apoyados por Arabia Saudita en el distrito de al-Ghayl, en el noroeste de Yemen. Estos ataques son sólo algunos ejemplos de los numerosos ataques que Yemen ha llevado a cabo en los últimos tres años.

En un intento de evitar la humillación y restar importancia a la fuerza de la resistencia yemení, Arabia Saudí y sus aliados han afirmado en el pasado que derribaron misiles balísticos disparados desde Yemen, pero esas afirmaciones son muy sospechosas. Un artículo publicado en el New York Times en diciembre de 2017 analizó la eficacia de la defensa antimisiles saudí. Los autores escribieron que, si bien el presidente Trump afirmó que su “sistema derribó el misil [que fue disparado contra el aeropuerto de Riad]”, un equipo de investigación concluyó que el misil casi alcanzó su objetivo. De hecho: “La ojiva detonó tan cerca de la terminal doméstica que los clientes saltaron de sus asientos.”

La conclusión de los autores del artículo fue que los hutíes “se han vuelto lo suficientemente poderosos como para atacar objetivos importantes en Arabia Saudí, posiblemente cambiando el equilibrio de su guerra de años de duración”.

Ésta es una señal positiva en general para el país, devastado por la guerra. Hay que añadir que no solo la firmeza del pueblo yemení y las habilidades y el coraje del ejército yemení y de los hutíes han permitido que Yemen se enfrente a Arabia Saudita y a Estados Unidos, sino también el apoyo que Yemen ha recibido de Irán, por no hablar de los misiles de la era soviética que han estado utilizando. Hoy mismo, un misil aire-aire R-27T de la era soviética fue disparado desde tierra a un avión saudí (¿o de EE.UU.?) y el avión aparentemente recibió un impacto directo. Y esto puede ser sólo el principio. A principios del mes pasado, Saleh al-Samad, jefe del consejo político de los hutíes, señaló que el grupo está dispuesto a comprar armas a cualquier país que esté dispuesto a vendérselas, ya sea Rusia o Irán, ya que las armas de ambos países son asequibles.

Dos semanas después de esta declaración, un avión teledirigido estadounidense MQ-9 Reaper disparó un misil contra la residencia de Samad en la ciudad portuaria de Hudaydah, en el Mar Rojo, que resultó en su muerte. Nótese que era un avión teledirigido estadounidense. Su muerte llevó a los funcionarios de Yemen a sugerir que “los estadounidenses planearon y luego ejecutaron esta intrincada operación”. En el mundo de hoy, pedir ayuda a Irán o a Rusia puede ponerle una diana en la espalda.

Con respecto al suministro de armas de Irán a Yemen, la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, dijo lo siguiente el 14 de diciembre de 2017:

También estamos examinando detenidamente el programa de misiles balísticos de Irán, sus exportaciones de armas y su apoyo a terroristas, combatientes subsidiarios y dictadores. […] Lo más revelador es que el informe es un caso convincente de que Irán está proporcionando ilegalmente armas peligrosas a los militantes hutíes en Yemen. El informe proporciona pruebas devastadoras de misiles, armas convencionales y barcos explosivos de origen iraní utilizados por los rebeldes en Yemen, todos los cuales violan las resoluciones de la ONU.

Éste es un comentario peculiar hecho por la embajadora de un país que ha estado apoyando activamente a verdaderos terroristas en Oriente Medio y Libia en su campaña global de “cambio de régimen” por razones “geoestratégicas”. Si Irán (y Rusia) no hubieran suministrado armas a Yemen, ni en el pasado ni en la actualidad, es probable que Yemen hubiera sido invadido por las fuerzas saudíes y estadounidenses mucho antes de ahora, con un mayor número de víctimas civiles y una destrucción mucho más severa de lo que ha sido hasta la fecha.

Lamentablemente, eso no significa que la situación en Yemen pueda describirse como tolerable. Un número cada vez mayor de ataques aéreos llevados a cabo por Arabia Saudita (dirigidos por las fuerzas estadounidenses) han estado dirigidos deliberadamente contra reuniones civiles, incluyendo bodas, concurridos mercados, hospitales y escuelas. El mes pasado, una fiesta de boda fue alcanzada por un ataque aéreo saudí-estadounidense en el norte de Yemen que causó la muerte de al menos 20 civiles, incluida la novia, y 45 heridos (gravemente), 30 de ellos niños.

El Ministerio de Derechos Humanos yemení anunció en una declaración a finales de marzo que:

  • la campaña militar contra Yemen, encabezada por Arabia Saudita, Estados Unidos y el Reino Unido, ha matado y herido a más de 600.000 civiles, entre ellos más de un cuarto de millón de niños.
  • los ataques aéreos llevados a cabo por Arabia Saudita han causado al menos 38.500 muertes.
  • 2.949 niños y mujeres, y 8.979 hombres han resultado heridos o mutilados como resultado de los ataques aéreos.
  • Arabia Saudita ha causado la muerte de otras 296.834 personas indirectamente.

Además, debido al bloqueo marítimo, terrestre y aéreo de Yemen, cientos de miles de niños y niñas han muerto debido a la desnutrición grave, y casi 20.000 civiles han muerto debido a que se les impidió viajar al extranjero para recibir tratamiento médico. Este es el brutal asedio a Yemen que EE.UU. y el Reino Unido han estado apoyando activamente durante más de 3 años. Como resultado de ello, se está desarrollando una grave crisis humanitaria mientras que el país se enfrenta a la peor hambruna del mundo en décadas.

Afortunadamente, Rusia ha estado entregando ayuda humanitaria a Yemen (varias veces el año pasado). El embajador yemení en Rusia, Ahmed Salem Wahishi, dijo a Sputnik en una entrevista: “El gobierno yemení agradece el apoyo político y humanitario de Rusia al pueblo yemení. Esperamos mejorar su papel en el logro de la paz en Yemen”. Irán también ha estado ofreciendo ayuda humanitaria de manera continua, sin embargo, los bloqueos en vigor han dificultado la entrega. Pero después del ataque con misiles de los hutíes contra Riyadh, Arabia Saudita y sus aliados relajaron el bloqueo de tres semanas impuesto a puertos y aeropuertos yemeníes en noviembre. Reuters informa que la “coalición liderada por Arabia Saudíta” supuestamente dará 1.500 millones de dólares en ayuda humanitaria para Yemen. La cuestión sigue siendo si esa inversión llegará realmente a las personas necesitadas.

map yemen saudi arabia iran

Si nos fijamos en el estado actual de la situación en Oriente Medio y consideramos que (1) Arabia Saudita y sus aliados occidentales están perdiendo mercenarios yihadistas en Siria, y por lo tanto su guerra subsidiaria de 7 años en Siria; (2) que Irak está desarrollando lazos más estrechos con Irán (en particular después de las elecciones iraquíes de este mes en las que ganó el testaferro chiíta Moqtada al Sadr), y puesto que Irán es el mayor socio comercial de Irak; (3) y considerando el hecho de que Yemen ha estado luchando en las maneras que ha sido capaz de hacerlo, las cosas no pintan bien para Arabia Saudita y los “portadores de democracia y libertad” occidentales en lo que respecta a ganar influencia en esta área geopolítica.

En resumen, parece que los vientos de cambio están soplando con fuerza en Oriente Medio. Si la UE logra mantenerse firme frente a la amenaza de sanciones estadounidenses contra Irán (y la UE, por supuesto, por hacer negocios con Irán), entonces es probable que la alianza estadounidense/saudí en Oriente Medio disminuya aún más su influencia en la región. Esto, a su vez, puede llevar a un mayor apoyo a Yemen en su guerra con Arabia Saudita y a una mayor presión sobre Arabia Saudita y sus aliados por su brutal agresión contra el pueblo yemení.

Aunque es difícil decir si el fin de la guerra en Yemen (o al menos el levantamiento completo del bloqueo) es probable en un futuro cercano, una combinación de la derrota de los planes de “cambio de régimen” de EE.UU. y Arabia Saudita en Siria, la creciente influencia iraní y rusa en la región, el apoyo continuo de ambos países al ejército yemení y a los hutíes, y la resistencia del propio pueblo yemení, puede permitir una cierta esperanza de que habrá un resultado positivo para Yemen en su larga guerra con Arabia Saudita y EE.UU. y el Reino Unido.

Bahar Azizi, 21 mayo 2018

Fuente SOTT

Print Friendly, PDF & Email
A %d blogueros les gusta esto: