¿Terminará alguna vez la des-nazificación? – por Laurent Guyenot

 

No hasta el “Vernichtung” (erradicación) de los Blancos.

Auschwitz es el nuevo Sinaí. Para el judaísmo ya no se trata de ser la gente más amada por Dios, sino de ser la gente más odiada por los hombres.[1] Esta nueva versión del pueblo de los elegidos requiere que el sufrimiento judío sea “singularmente único”, sin paralelo en toda la historia de la humanidad. Esto, a su vez, requiere que la crueldad nazi contra los judíos sea suprema, absoluta, la manifestación sin precedentes de una pura maldad metafísica. En esta nueva religión del Holocausto, ocurren milagros. El profesor Simon Baron-Cohen no sufrió burlas por contar en su libro La ciencia del mal (2011) cómo, “uno de los muchos ‘experimentos’ que habían realizado”, “los científicos nazis le habían cortado las manos a la Sra. Goldblatt, las habían intercambiado y se las volvíeron a a coser de modo que si extendía las manos con las palmas hacia abajo, los pulgares quedaban por fuera y los meñiques por dentro”.[2]

La santificación judía no es el único propósito detrás de la interminable demonización de Hitler y el nazismo. Otro propósito es hacer inefables e impensables las bases antropológicas del nacionalsocialismo. Algunas ideas fundamentales que alguna vez pudieron ser reconocidas como verdaderas, e incluso evidentes por la mayoría de las personas, ahora están prohibidas del discurso público con el pretexto de que recuerdan al nazismo.

La “más nazi” de estas ideas es, por supuesto, la grandeza de la raza blanca. Hitler habló de la raza aria, con lo que se refería a todos los pueblos germánicos, incluidos los holandeses, suecos, noruegos, finlandeses, suizos e ingleses, cuya etnia principal es principalmente de ascendencia anglosajona y normanda.

“Toda la cultura humana, el arte, la ciencia y la invención que nos rodean son casi exclusivamente el producto creativo de la raza aria. Este mismo hecho justifica la deducción de que solo el ario fue el fundador de un tipo superior de vida humana y es el prototipo de lo que entendemos por la palabra “hombre” hoy. Él es el Prometeo de la humanidad de cuya mente brillante siempre ha brotado la chispa divina del genio, reavivando siempre el fuego que, en forma de conocimiento, ha iluminado la noche de misterios indecibles, y así envió al hombre por el camino del señorío sobre las demás criaturas de esta tierra. Suprímanlo, y tal vez dentro de unos pocos miles de años, una profunda oscuridad descenderá de nuevo sobre la tierra, la civilización humana se desvanecerá y el mundo se convertirá en un desierto”. ( Mein Kampf 255).[3]

Ópera de Viena, pintado por Adolf Hitler, 1912

Hacia el final de su vida, Frederick Lindemann (1886-1957), asesor judío de Churchill en tiempos de guerra,[4] e inspirado por el  “estratégico” bombardeo  británico de ciudades alemanas, “hizo un comentario en más de una ocasión con tal aire de seriedad que parecía considerarlo como su testamento de sabiduría: […] ‘¿Sabes lo que los futuros historiadores considerarán como el evento más importante de esta época? […] Será la abdicación del hombre blanco”.[5] En otras palabras, la derrota de los nazis marcará el comienzo del fin de la civilización blanca. Lo que hicieron los nazis, lo pagarán los blancos, hasta que sean destruidos moral, psicológica, demográfica y genéticamente. El loco “Plan Morgenthau” de 1944 contra Alemania, que el secretario de Guerra de Estados Unidos, Henry Stimson, condenó como “el semitismo enloquecido con la venganza”,[6] no se implementó por completo, pero la venganza judía se convirtió en un plan de mayor alcance contra la raza blanca. La actual ‘cancelación’ de la raza blanca es la fase final del proyecto de des-nazificación. Por eso el antinazismo (o antifascismo) es, todavía hoy, la bandera de la conspiración contra los blancos y sus valores tradicionales.

Estudiar a Hitler

El excelente Andrew Joyce escribió recientemente: “Realmente no hay duda sobre el hecho de que la política de identidad blanca es el único mal político extremo  de la posmodernidad, y Adolf Hitler es su Gran Satanás, que se cierne sobre una horda de demonios contemporáneos menores”. Joyce sugiere que, dado que el nacionalismo blanco se identifica como irremediablemente malvado en el discurso dominante, no se puede luchar desde esa posición con argumentos racionales. Lo que se necesita es una estrategia de “combatir el fuego con fuego”, es decir, exponer la maldad de aquellos que, bajo la apariencia de principios morales, simplemente están participando en un lento genocidio de su propia raza. ¿No están plagados de las más malévolas intenciones? ¿No balbucean sin cesar sobre las políticas eugenésicas de antaño mientras allanan el camino para el ‘aborto posparto’? No se equivoquen, amigos míos, son malvados “.

Estoy de acuerdo, pero quiero sugerir un enfoque complementario. Dado que la elaborada mitología de la perversidad nazi es el arma del asalto posmoderno a la civilización blanca, no se puede ganar esta guerra cultural sin neutralizarla, rompiendo el hechizo de la Reductio ad Hitlerum. Antes de que los nacionalistas blancos o los “realistas raciales” puedan esperar salir de sus trincheras y lanzar una ofensiva exitosa, primero tendrán que seguir atacando lo que Brenton Bradberry llama el “Mito de la villanía alemana“. Lo que la cultura dominante llama “nazismo” es un espantajo. Necesitamos deconstruir esta fantasía, estudiando la realidad. Empezando por llamarlo por su nombre propio, nacionalsocialismo.

Recuerdo la historia, pero no dónde la escuché, de un hombre europeo que una vez se hizo cortar el pelo en la India. Disgustado con el resultado, se quejó: “¡Me parezco a Hitler!” El barbero, halagado, respondió con una gran sonrisa: “¡Sí, sí, muy lindo!” Aprendamos de los indios. La próxima vez que alguien te diga que suenas como Hitler, di: “¡Gracias!”

Más en serio, des-demonizar a Hitler y al nacionalsocialismo no es lo mismo que idealizarlos o promoverlos. Hay mucho que criticar en las opiniones filosóficas, antropológicas y políticas de Hitler (su anti eslavismo, por ejemplo). De todos modos, hay que contextualizarlas. Ian Kershaw escribió en la introducción de su biografía: “la respuesta al enigma de su impacto tiene que encontrarse menos en la personalidad de Hitler que en las cambiantes circunstancias de una sociedad alemana traumatizada por una guerra perdida, una agitación revolucionaria, la inestabilidad política, la miseria económica y la crisis cultural”. En verdad, la personalidad de Hitler fue moldeada por las circunstancias de Alemania. La historia es la madre de la psicología. Al final de la Primera Guerra Mundial, Alemania había sido apuñalada por la espalda, traicionada, humillada, desmembrada, saqueada, muerta de hambre, y Hitler se sentía como Alemania.

Independientemente de lo que pensemos sobre la personalidad de Hitler, no hay justificación para la prohibición de evaluaciones equilibradas o incluso positivas de su pensamiento. ¿Deberían prohibirse los estudios favorables sobre el hitlerismo debido a los supuestos crímenes contra la humanidad del Tercer Reich? Comparemos, entonces. La teoría política de Karl Marx inspiró a los regímenes más sangrientos de la tierra, responsables de la muerte de hasta cien millones de personas por tortura, ejecución masiva, deportación, trabajos forzados o inanición planificada, según los autores de El libro negro del comunismo ( 1997). [7] Y, sin embargo, a los comunistas todavía se les permite afirmar que la teoría de Marx es verdadera y que el comunismo ideal no debe confundirse con los horrores cometidos en su nombre, ni siquiera culparlos por ellos. Por el contrario, la revolución nacionalsocialista incruenta de 1933 es universalmente condenada como una conspiración malvada contra la humanidad, aunque realizó un milagro social y económico de 1933 a 1939. Después de visitar Alemania en 1936, el ex primer ministro británico David Lloyd George escribió ( Daily Express , 17 de septiembre de 1936):

“Ahora he visto al famoso líder alemán y también algo del gran cambio que ha realizado. Independientemente de lo que se piense de sus métodos -y ciertamente no son los de un país parlamentario-, no cabe duda de que ha logrado una maravillosa transformación en el espíritu de las personas, en su actitud hacia los demás y en sus relaciones sociales. y perspectivas económicas. Afirmó con razón en Nuremberg que, en cuatro años, su movimiento había creado una nueva Alemania. No es la Alemania de la primera década que siguió a la guerra: quebrada, abatida e inclinada por una sensación de aprensión e impotencia. Ahora está llena de esperanza y confianza, y de un renovado sentimiento de determinación para llevar su propia vida sin interferencia de ninguna influencia fuera de sus propias fronteras. Hay por primera vez desde la guerra una sensación general de seguridad. La gente está más alegre. Hay un mayor y general sentido de alegría espiritual en toda la tierra. Es una Alemania más feliz. Lo vi en todas partes, y los ingleses que conocí durante mi viaje y que conocían bien Alemania quedaron muy impresionados con el cambio. Un hombre ha logrado este milagro. Es un líder nato de hombres. Una personalidad magnética y dinámica con un propósito resuelto, una voluntad resuelta y un corazón intrépido. […] En cuanto a su popularidad, especialmente entre la juventud de Alemania, no puede haber ninguna duda. Los viejos confían en él; los jóvenes lo idolatran. No es la admiración que se le concede a un líder popular. Es la adoración de un héroe nacional que ha salvado a su país del abatimiento y la degradación absolutos “. […].[8]

Los méritos de la teoría política de Hitler deben juzgarse por lo que logró en tiempos de paz, como estaba destinada a aplicarse. “Si la Providencia preserva mi vida”, declaró Hitler el 30 de enero de 1942, “mi orgullo serán las grandes obras de paz que todavía tengo la intención de crear”.[9] Lo que sucedió durante la guerra es un asunto diferente. Así que aquí está mi modesta contribución a un estudio desapasionado de la filosofía política de Hitler. Arrojará luz sobre la profecía de Lindemann.

26 de febrero de 1936: Hitler aprueba el modelo Volkswagen, que ayudó a diseñar.

Alemania y la teoría política orgánica

Primero, alguna perspectiva histórica y teórica. La filosofía política de Hitler estaba arraigada en una tradición alemana que incluía a Fichte, Nietzsche, Kant, Hegel y Schopenhauer (cuya obra Hitler dijo que llevó “durante toda la Primera Guerra Mundial”). [10] Yvonne Sherratt, en su libro Hitler’s Philosophers (Yale UP, 2013), afirma que Hitler los malinterpretó a todos. Y, por supuesto, no podemos saber cómo esos grandes pensadores habrían juzgado a Hitler. Pero sabemos al menos que Martin Heidegger, el más grande filósofo de su generación, se unió al Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán en 1933, y hay suficientes otros ejemplos para descartar la tonta noción de que la popularidad de Hitler solo se debió a su dominio de la propaganda, que era indiscutible.

Todos los “filósofos de Hitler” criticaron a los judíos. Fichte, por ejemplo, escribió en 1793: “Dentro de casi todos los países de Europa se encuentra un público poderoso, animado por sentimientos hostiles, que está continuamente en guerra con todos los demás y que, en algunos de ellos, oprime terriblemente a los ciudadanos; me refiero a los judíos “. Fichte recomendó tratar a los judíos con la compasión debida a todos los seres humanos, pero agregó:

“Pero, en cuanto a darles derechos civiles, por mi parte, no veo otra forma que cortarle la cabeza a cada uno una buena noche y reemplazarla por otra desprovista de toda idea judía. De lo contrario, no sé cómo defendernos de ellos, si no es que conquisten su tierra prometida y se les envíe a todos allí “.[11]

Las Directivas a la nación alemana (1808) de Fichte tuvieron una gran influencia en el nacionalismo alemán. En su octava directiva, busca responder a la pregunta “¿Qué es un pueblo?” como requisito previo para responder a la pregunta “¿Qué es el amor a la patria?” En el proceso, define la nación como un ser colectivo cuya existencia depende de quienes la aman más que a sí mismos. Su premisa es que el hombre encuentra sentido a su vida contribuyendo al “progreso interminable en la perfección de su raza”. La sangre es lo que conecta la naturaleza y la cultura.

“¿Qué hombre de mente noble vive sin que desee fervientemente experimentar su propia vida de una manera nueva y transmitirle todo lo suyo a sus hijos y los hijos de sus hijos, para que sigan viviendo en esta tierra, ennoblecidos y perfeccionados en sus vidas, mucho tiempo después de su propia muerte? […] Para salvar a su nación debe estar dispuesto incluso a morir para que viva, y para que pueda vivir en ella la única vida que siempre ha deseado. […] Pero aquel a quien se le ha transmitido una patria, y en cuya alma el cielo y la tierra, visibles e invisibles, se encuentran y se mezclan, y así, y sólo así, crean un cielo verdadero y duradero, tal hombre lucha hasta el último aliento de su vida. Para defender con su sangre la preciosa posesión intacta para su posteridad”.

La teoría política de Fichte pertenece a lo que TD Weldon llama la “teoría orgánica del Estado”, en contraposición a la “teoría mecánica” ( States and Morals, 1947).[12] “En todo organismo”, explica Weldon, “las partes están subordinadas y dominadas por el todo. Por lo tanto, pierden necesariamente su carácter esencial cuando se separan de él “. Por el contrario, “una máquina está formada por un número de bits separados, cada uno de los cuales existe antes de que se introduzca en la máquina y cada uno de los cuales se puede sacar y utilizar en una máquina diferente sin ninguna pérdida de realidad o importancia, excepto por accidente”.

La categoría “mecánica” se refiere principalmente a las teorías del “contrato social”, iniciadas por Thomas Hobbes (1588-1679). Para Hobbes, los hombres son sociales solo por necesidad; por naturaleza, “los hombres no sienten placer (sino mucho dolor) en hacer compañía”. Entran en contratos sociales por miedo a una muerte violenta. Hobbes era un monárquico, pero con Locke y Rousseau, el modelo contractualista se apegó al liberalismo y la democracia. Este esquema triunfó en la Revolución Francesa y sigue siendo hasta el día de hoy dominante en la retórica política francesa; podría decirse que es el paradigma básico de los ideólogos cosmopolititas, que quieren reemplazar el patriotismo etnonacional por una “lealtad basada en la racionalidad” al derecho constitucional (Jürgen Habermas).[13]

Las teorías orgánicas definen a la nación principalmente por ancestros comunes y consideran a la familia -más que al individuo- como la célula básica del organismo social. Se desarrollaron como reacción a la democracia y al efecto disolutivo de su cosmovisión individualista subyacente. “Si la democracia exige igualdad de estatus político para todos los seres humanos”, escribe Weldon, “entonces ninguna teoría orgánica de la sociedad puede armonizarse con ella. Porque la idea general de un organismo es que los elementos que contiene tienen diferentes funciones que realizar y que estas funciones no son igualmente importantes para el mantenimiento del todo”. En reacción a la Ilustración francesa, luego al imperialismo francés, el nacionalismo alemán cristalizó en torno a una definición orgánica y racial del Volk. Antes de Fichte llegó la teoría étnica de las nacionalidades de Herder (Ideas sobre la filosofía de la historia de la humanidad, 1784-1791). Herder rechazó la antropología individualista francesa, que postulaba una naturaleza humana invariable. Las naciones son seres colectivos que tienen cada uno un “genio” particular (un alma inmortal), y la nacionalidad no es un atributo accidental del individuo, sino la parte más esencial de su ser. Hitler fue el heredero de esta tradición.

La premisa antropológica de Hobbes de que “el hombre es un lobo para el hombre” hace evidente el límite inherente al modelo contractualista. Está refutado por la antropología moderna, que confirma la idea de Aristóteles de que el hombre, como el lobo, es un animal social, y muestra que todas las sociedades humanas tradicionales se mantienen unidas orgánicamente. Ludwig Gumplowicz formuló en 1883, en Der Rassenkampf (“La lucha de las razas”), la ley natural del “singenismo”, refiriéndose al sentido natural de parentesco entre miembros de una misma raza. En el origen de la formación del sentimiento singénico, existe sobre todo la consanguinidad, aunque la educación, el idioma, la religión, la costumbre, la ley y el modo de vida juegan su papel.[14] Más recientemente, la investigación de Philippe Rushton ha demostrado que la empatía tiende a estar naturalmente correlacionada con la similitud genética.[15] La sociabilidad humana no es principalmente racional. Es emocional y tiene sus raíces en la biología.

Eso no quiere decir que no existan procesos contractuales en la formación de la polis. Las leyes, por supuesto, son en gran parte contractuales. El punto es simplemente que la cultura de la sociabilidad tiene sus raíces en la naturaleza humana, y que la sociabilidad natural está condicionada por el parentesco o la similitud genética. Si asumimos que la mayoría de las naciones se mantienen unidas por un cierto equilibrio de principios orgánicos (singénicos) y contractuales, el nacionalsocialismo es una teoría política orgánica radical. Esto se ilustra mejor en los escritos de su teórico jurídico Werner Best: “El principio político nacionalsocialista de totalidad, que corresponde a nuestra visión orgánica e indivisible de la unidad del pueblo alemán, no sufre la formación de ninguna voluntad política aparte de nuestra propia voluntad política”. [16] Funcionó para los alemanes en ese momento: unió a su país, social, moral y económicamente. Ésta es la razón por la que los alemanes amaban a Hitler.

Hitler se inspiró mucho en Benito Mussolini, quien dio la expresión más clara al ideal orgánico y antidemocrático en La doctrina del fascismo (1932):

“El fascismo ve en el mundo no sólo aquellos aspectos materiales superficiales en los que el hombre aparece como un individuo, parado solo, egocéntrico, sujeto a la ley natural, que instintivamente lo impulsa hacia una vida de egoísta y momentáneo placer; ve no sólo al individuo sino a la nación y al país; individuos y generaciones unidos por una ley moral, con tradiciones comunes y una misión que […] construye una vida superior, fundada en el deber, una vida libre de las limitaciones del tiempo y del espacio, en la que el individuo, mediante el autosacrificio , la renuncia al interés propio, por la muerte misma, puede lograr esa existencia puramente espiritual de la que emana su valor como hombre”.

Hay que subrayar que tanto para Mussolini, como para Hitler, la unidad orgánica de la nación no es algo natural: es una realidad superior creada por el Estado. “Anti individualista, la concepción fascista de la vida subraya la importancia del Estado y acepta al individuo sólo en la medida en que sus intereses coinciden con los del Estado, que defiende la conciencia y la voluntad universal del hombre como entidad histórica”.

Tanto el Duce como el Führer despreciaban la democracia parlamentaria porque no favorecía el surgimiento de un verdadero liderazgo, que es el encuentro fusional y vigorizante entre la vocación interior de un hombre a liderar y el anhelo interior de un pueblo de ser liderado. Desde el punto de vista orgánico u holístico, los hombres tienen una necesidad natural de jerarquía y autoridad, lo que los impulsa a subordinar colectivamente su propia voluntad a la voluntad más fuerte de un líder, por el bien del conjunto.

Benito Mussolini

 

El “estado nacionalista basado en la raza” de Hitler

El objetivo de Hitler, como explicó en Mein Kampf (MK), era crear un “estado nacionalista basado en la raza”. Él creía que el tesoro más preciado de una nación es su herencia genética colectiva, y que el deber más sagrado de hombres y mujeres es protegerlo y transmitirlo para hacer eterno a su pueblo.

Como el fascismo italiano, el nacionalsocialismo es holístico, heroico y sacrificado. “Si nos preguntamos qué fuerzas preservan un estado, podemos agruparlas todas en una categoría: la capacidad y la voluntad de un individuo de sacrificarse por el todo. Estas virtudes no tienen nada que ver con la economía. Podemos ver esto por el simple hecho de que el hombre nunca se sacrifica por la economía” (MK, pág 129).

“Esta voluntad de sacrificio, de dedicar el trabajo personal y, si es necesario, la vida misma a los demás, está más desarrollada en el ario. El mayor poder del ario no está necesariamente en sus cualidades mentales, sino en el grado de su disposición a dedicar todas sus habilidades al servicio de la comunidad. En él, el instinto de autoconservación puede alcanzar su forma más noble porque voluntariamente subordina su propio ego por la prosperidad de la comunidad e incluso está dispuesto a sacrificar su propia vida por ello, si es necesario. […] Este espíritu de anteponer la prosperidad de la comunidad a los intereses propios del propio ego es el primer elemento esencial de toda cultura verdaderamente humana. Este espíritu solo ha podido realizar todas las grandes obras de la humanidad. Aporta solo una pequeña recompensa al creador, pero grandes bendiciones a las generaciones futuras. Esto por sí solo hace posible comprender cómo tanta gente puede llevar una vida miserable pero honesta, llena de pobreza e insignificancia; saben que están sentando las bases para la existencia de la comunidad. Todo trabajador, todo campesino, todo inventor y todo funcionario que trabaja sin alcanzar nunca la felicidad y la prosperidad es un pilar de este alto ideal, aunque el significado más profundo de sus acciones le esté oculto para siempre”. (MK, pág 263)

Para Hitler, no puede haber nación sana sin justicia social: ese es el significado del “nacionalsocialismo”. Su objetivo era crear una sociedad sin clases, no mediante la destrucción violenta de la clase burguesa, sino reduciendo el conflicto de clases mediante la cooperación por el interés nacional superior. “Solo podemos prevalecer si tenemos paz social, es decir, aunque no todos puedan hacer lo que quieren […], ¡cada uno está llamado a mostrar consideración mutua hacia los demás!”. (4 de octubre de 1936). El 1 de mayo de 1933, Hitler anunció un período de servicio de trabajo obligatorio para todos, con el fin de hacer que el Volk alemán “se diera cuenta de que el trabajo manual no desacredita, no degrada, sino que, como cualquier otra actividad, honra a quien lo realiza con fidelidad y honestidad”. Hitler se enorgullecía de haber superado la hostilidad de clase y creado una auténtica Volksgemeinschaft (comunidad popular):

“Fue la conversión suave y obstinada del antiguo estado de clases en un nuevo organismo socialista, un Volksstaat, lo que hizo posible que el Reich alemán se volviera inmune a todos los intentos de contaminación bolchevique. […] La historia lo registrará un día como uno de nuestros mayores logros: el hecho de que logramos iniciar y llevar a cabo la revolución nacionalsocialista en este gran estado, sin destruir la riqueza nacional, y sin restringir los poderes creativos de las viejas clases, y, al hacerlo, alcanzó una completa igualdad de derechos para todos”. (30 de enero de 1944)

El estado nacionalsocialista afirmó traer una revolución en la ley, al restaurar la primacía de la ley natural. En su arrogancia, la tradición judicial liberal “negaba que el mundo natural fuera la base de los valores”, explica el abogado Hans-Helmut Dietze en Naturrecht in der Gegenwart (“La ley natural en el presente”, 1936). En reacción, “la nueva ley natural quiere traducir en términos legales el orden que existe en la naturaleza”. Las leyes raciales de 1935 son “una lealtad a las leyes de la naturaleza”,[17] porque la preferencia por los propios parientes sobre los extraños es un derecho natural de todos los hombres, y la preservación de la homogeneidad genética, un deber público.

Otro abogado nacionalsocialista, Werner Best, se opone a dos “concepciones de la vida”: la concepción “individualista-humanista” (o individualista-universalista) y postula que “el individuo singular es el valor más alto” y que “los individuos tienen el mismo valor”. Ningún fenómeno humano es superior al individuo, salvo “la suma aritmética de todos los individuos, que llamamos humanidad”. Desde este punto de vista, el fin del estado es proteger a las personas. Por el contrario, en la “concepción racial”, el Volk es visto como “una entidad que trasciende a los individuos y se mantiene a través del tiempo, una entidad definida por una unidad de sangre y espíritu”. La gente es el valor supremo. “Todos los valores vitales inferiores, incluidos los individuos, deben subordinarse a la preservación de este valor vital supremo. Si es necesario, deben sacrificarse por su causa “.[18]

El énfasis en la ley natural como fundamento de los valores morales significa que no hay lugar para asuntos como el feminismo o el homosexualismo, sin mencionar las tendencias aún inimaginables en la época de Hitler: “La mujer alemana nunca necesitará emanciparse en una época que apoya la vida alemana. Poseía lo que la naturaleza le dio automáticamente como un activo para mantener y preservar; así como el hombre, en esa época, nunca tuvo que temer ser destituido de su responsabilidad con respecto a la mujer. (Hitler, 7 de septiembre de 1934).

Hitler y los judíos

Hitler creía que los alemanes eran los portadores del espíritu creativo ario más puro y los líderes naturales en la jerarquía de las naciones de Europa continental. Sin embargo, reconoció que Inglaterra era la dueña legítima de los mares e imaginó una asociación con ella para la gobernanza pacífica de Europa.

La concepción de la superioridad de la raza aria de Hitler no era muy diferente de la anglosajona que había florecido en la Inglaterra victoriana. Incluso era más sobria que la propaganda del “Destino americano” que floreció durante la Guerra de México, que sostenía que “los anglosajones eran una raza superior destinada a gobernar a otras razas o perseguir su extinción”.[19] Y The Passing of the Great Race de Madison Grant, sorprendentemente racista, se publicó menos de diez años antes que Mein Kampf.

En comparación con las de Grant, las opiniones eugenésicas de Hitler también eran bastante moderadas. Dado que la eugenesia es un elemento clave de la oscura leyenda del nazismo, hay que recordar que la “eugenesia” fue inventada por el británico Francis Galton, primo de Charles Darwin, para corregir el efecto perverso de la civilización que “disminuye el rigor de la aplicación de la ley de selección natural y preserva débilmente las vidas que hubieran perecido en tierras bárbaras” (Galton, Hereditary Genius,1869). Leonard, el hijo de Darwin, fue el primer presidente de la Sociedad Británica de Eugenesia fundada en 1911. Winston Churchill resultó ser un firme defensor de la eugenesia y actuó como vicepresidente honorario del Primer Congreso Internacional de Eugenesia en 1912. “La mejora de la raza británica es mi objetivo en la vida”, le escribió a su primo Ivor Guest el 19 de enero de 1899. En diciembre de 1910, como ministro del Interior, Churchill escribió una carta a Herbert Henry Asquith, afirmando que “el crecimiento antinatural y cada vez más rápido de los minusválidos mentales y las clases dementes, junto con una restricción constante de acciones ahorrativas, enérgicas y superiores, constituye un peligro nacional y racial que es imposible exagerar” (ver aquí).

Entonces, si el supremacismo alemán y las opiniones eugenésicas de Hitler estaban lejos de ser radicales para los estándares británicos o estadounidenses, ¿qué hizo a Hitler tan inaceptable para las élites británicas y estadounidenses? La respuesta es simple: fue su fuerte hostilidad hacia los judíos. Hitler provenía de una tradición judeofóbica alemana y sentía un fuerte temor de la fuerza corrosiva de los judíos. Veía a los judíos no solo como responsables de los levantamientos bolcheviques que casi habían vencido a su país, sino también como la fuente de la corrupción moral de la República de Weimar. Para que el pueblo alemán volviera a formar un organismo sano, los judíos tenían que ser expuestos y neutralizados como una nación extraña y parasitaria.

“La vida del judío como un parásito dentro del cuerpo de otras naciones y estados […] impulsa al judío a mentir regular y metódicamente de una manera ordenada y profesional que les resulta tan natural como la ropa de abrigo para quienes viven en climas fríos. Su vida dentro de una nación solo puede continuar si convence a la gente de que los judíos no son un pueblo separado, sino simplemente una “comunidad religiosa”, aunque inusual. Pero esta en sí es la primera gran mentira “. ( MK, pág  270)

Cuando escribió que “la religión de la Ley mosaica no es más que una doctrina para la preservación de la raza judía” (MK, pág 128), Hitler se estaba haciendo eco de lo que muchos judíos, y especialmente los sionistas, decían. Lucien Wolf, periodista, historiador y editor de Jewish World, había escrito en 1884 que, “en el judaísmo, la religión y la raza son términos casi intercambiables”.[20] Y en un Ensayo sobre el alma judía, escrito cuatro años después de Mein Kampf , Isaac Kadmi-Cohen describía al judaísmo como “la espiritualización que deifica la raza, jus sanguinis ”; “Así, la divinidad en el judaísmo está contenida en la exaltación de la entidad representada por la raza”.[21] No es de extrañar que algunos judíos como Harry Waton consideraran, erróneamente, que “el nazismo es una imitación del judaísmo”.[22]

En contraste con la judeofobia de Hitler, el orgullo racial anglosajón de las élites británicas se había combinado con una fuerte judeofilia desde la época de Oliver Cromwell. Esto fue más manifiesto en lo que se conoce como anglo-israelismo, la teoría de que los ingleses son descendientes directos de los judíos (las tribus perdidas de Israel). El hecho de que esta extraña teoría había seguido siendo influyente a lo largo de la era victoriana,[23] da testimonio de la ascendencia cultural de los judíos sobre la aristocracia británica. En realidad, había algo de verdad en el sentido del judaísmo de estos últimos, ya que durante los siglos XVI y XVII, muchos matrimonios habían unido a familias judías ricas con la vieja aristocracia terrateniente indigente, hasta el punto de que, según Hilaire Belloc, “con la apertura de del siglo XX las grandes familias territoriales inglesas en las que no había sangre judía eran la excepción”.[24]

Churchill tenía a los judíos en la más alta estima, y ​​sus pensamientos -dijo una vez- eran “99 por ciento idénticos” a los del cabildero sionista Chaim Weizmann.[25] En 1920, escribió un artículo para el Illustrated Sunday Herald titulado “Sionismo versus bolchevismo: una lucha por el alma del pueblo judío” que comenzaba con estas palabras:

“A algunas personas les gustan los judíos y a otras no; pero ningún hombre reflexivo puede dudar del hecho de que son, sin lugar a dudas, la raza más formidable y notable que jamás haya aparecido en el mundo. / Disraeli, el primer ministro judío de Inglaterra y líder del Partido Conservador, que siempre fue fiel a esta raza y orgulloso de su origen, dijo en una conocida ocasión: ‘El Señor trata a las naciones según como las naciones tratan a los judios'”.

Esto es muy revelador de los motivos últimos de Churchill y, de hecho, de su personalidad. Reemplace “las naciones” por “los individuos” en la última oración y tendrá la explicación de las políticas pro judías de Churchill. Su odio hacia Hitler estaba fuertemente motivado por la hostilidad de Hitler hacia los judíos.

Benjamín Disraeli

El propio Hitler se refirió más de una vez a Benjamin Disraeli, diciendo, por ejemplo, el 26 de abril de 1942: “El judío británico, Lord Disraeli, dijo una vez que la cuestión racial es la clave de la historia mundial. Los nacionalsocialistas hemos sido educados en esta creencia”.[26] Hannah Arendt escribió que Disraeli era un “fanático racial” que había “desarrollado un plan para un imperio judío en el que los judíos gobernarían como una clase estrictamente separada”.[27] Disraeli expresó sus pensamientos más profundos a través de Sidonia, un personaje que aparece en tres de sus novelas, que en realidad era un cruce entre Disraeli y su amigo cercano Lionel de Rothschild, según Robert Blake.[28] “Todo es raza, no hay otra verdad”, afirma Sidonia en Tancred. Y en Coningsby :

“El hecho es que no se puede destruir una raza pura con organización caucásica. Es un hecho fisiológico; una simple ley de la naturaleza que ha desconcertado a los reyes egipcios y asirios, a los emperadores romanos y a los inquisidores cristianos. Ninguna ley penal, ninguna tortura física, puede hacer que una raza superior sea absorbida por una inferior o sea destruida por ella. Las razas perseguidoras mixtas desaparecen; permanece la raza pura perseguida”. (Libro IV, cap. 15)

Por “una raza pura con organización caucásica”, Disraeli/Sidonia se refiere aquí a los judíos, y la idea implícita es que los judíos finalmente prevalecerán, siempre que sigan siendo una raza pura y sus enemigos no. Las opiniones de Hitler en realidad parecen reflejar las de Disraeli, cuando escribe que el judío

“quiere destruir a la odiada raza blanca mediante la bastardización. Continúa atrayendo negros como una inundación y forzando a la mezcla de razas. Esta corrupción pone fin a la cultura blanca y la distinción política y eleva al grupo de los judíos a ser sus amos. Un pueblo racialmente puro, consciente de su sangre, nunca podrá ser derrotado por el judío. En este mundo, el judío solo puede ser el amo de bastardos. Es por eso que continuamente trata de reducir la calidad racial envenenando la sangre de las personas entre los pueblos a los que quiere dominar”. (MK, pág 290)

Hitler solo sentía desprecio por el “crisol de culturas” estadounidense, que vio como una idea judía para los Goyim (la expresión fue acuñada por Israel Zangwill, quien resultó ser una figura destacada del sionismo). “Es increíble”, declaró Hitler el 18 de enero de 1927, “que el judío que ha estado entre nosotros durante miles de años y, a pesar de eso, sigue siendo judío, haya logrado persuadir a millones de nosotros de que la raza no tiene ninguna importancia y, sin embargo, para su raza propia es lo más importante “. Benzion Netanyahu (padre de Benjamin) puede escribir que casarse con un no judío es, “incluso desde un punto de vista biológico, un acto de suicidio”.[29] pero le llamará nazi si usted, un no judío, tiene semejante idea.

De la siguiente declaración del activista de la Liga Anti-Difamación Earl Raab en el Jewish Bulletin en 1993 (citado de The Culture of Critique de Kevin MacDonald ), podemos entender mejor por qué, todavía hoy, la posibilidad real de una raza aria pura tiene que ser permanentemente destruida:

“La Oficina de Censos acaba de informar que, aproximadamente, la mitad de la población estadounidense pronto será no blanca o no europea. Y todos serán ciudadanos estadounidenses. Hemos ido más allá del punto en que un partido nazi-ario podrá prevalecer en este país. Nosotros [los judíos] hemos estado alimentando el clima estadounidense de oposición al fanatismo durante aproximadamente medio siglo. Ese clima aún no se ha perfeccionado, pero la naturaleza heterogénea de nuestra población tiende a hacerlo irreversible, y hace que nuestras limitaciones constitucionales contra el fanatismo sean más reales que nunca “. [30]

La misma agenda ha prevalecido en Europa. Clare Ellis muestra en The Blackening of Europe (lea aquí la reseña de Andrew Joyce) que la Unión Europea se ha convertido en “un proyecto cosmopolita de ingeniería política” mediante el cual

“Los europeos originarios y sus instituciones e identidades políticas y culturales están en un proceso de sometimiento, de borradura, mediante estigmatización, marginación, privación, y sustitución – por mandato de la inmigración, el multiculturalismo, y otros métodos de diversificación forzada, mientras que la resistencia a la marginación política y cultural y el despojo demográfico están tipificados como delito”. [31]

Conclusión: ¿hay esperanza?

Hitler escribió en Mein Kampf, volumen 2: “Si se permite que los eventos actuales se desarrollen sin obstáculos, el resultado final será la realización de la profecía pan-judía, y el judío devorará a los pueblos de la tierra y se convertirá en su amo” ( MK 413). Hermann Goering compartía la visión de Hitler: “Esta guerra no es una Segunda Guerra Mundial. Esta es una gran guerra racial. A fin de cuentas, se trata de si el alemán y el ario prevalecen aquí, o si es el judío es el que gobierna el mundo, y eso es por lo que estamos luchando allá afuera “.[32] Los alemanes perdieron la guerra, y aquí está el resultado de hoy, como lo describe Benton Bradberry en el párrafo final de su libro, El mito de la villanía alemana:

“A principios del siglo XX, la raza blanca dominaba el mundo. La Primera Guerra Mundial asestó a la civilización occidental un golpe mortal, aunque Europa podría haberse recuperado de eso. Pero hoy, unas seis décadas y media después de la devastadora Segunda Guerra Mundial, una guerra que podría haberse evitado fácilmente, la raza blanca europea se enfrenta al peligro de una posible extinción. Actualmente, su tasa de natalidad se mantiene por debajo del nivel de mantenimiento de la población, mientras que hordas de inmigrantes no blancos y no cristianos pululan desde todos lados, tanto en Europa como en los Estados Unidos, contaminando, diluyendo, fraccionando y balcanizando nuestras poblaciones, que antes eran homogéneas, hasta el final. Y cabe señalar que el proceso ahora parece irreversible. Si ‘la demografía es el destino’, entonces el destino de Occidente está en un declive inexorable, mientras que la fortuna de la judería internacional está en ascenso”.[33]

Richard von Coudenhove-Kalergi, fundador de la Unión Paneuropea en 1946 (apoyado por Churchill y financiado por los banqueros de Warburg), había profetizado en 1925 tanto la desaparición de la raza blanca en una mezcla de “raza euroasiática-negroide del futuro”, y la supremacía de los judíos, la única raza pura que quedará: “En lugar de destruir a los judíos europeos, Europa, en contra de su propia voluntad, refinó y educó a este pueblo para ser una futura nación líder a través de este proceso de selección artificial. […] Por lo tanto, una Providencia misericordiosa proporcionó a Europa una nueva raza de nobleza por la Gracia del Espíritu”. [34] ¿Deberíamos aceptar lo inevitable (ya sea lo estipulado por la Providencia o por la ley darwiniana), dejar que los judíos gobiernen y dominen el mundo? A veces contemplo esta idea. Pero siempre vuelvo al mismo punto: el poder judío es la regla de la mentira (lea mi artículo anterior “El truco del diablo”).

“La verdad es Dios”. No he leído mucho de las palabras de Gandhi, pero este aforismo me parece la sabiduría más profunda y práctica. No “Dios es la verdad”, sino “la verdad es Dios”, lo que significa que los buscadores de la verdad son amantes de Dios, sin importar lo que piensen sobre el concepto de “Dios”. La palabra egipcia para verdad es Ma’at, que también se traduce como Justicia o Sabiduría, la Sofía de los griegos. Los antiguos egipcios esperaban que su alma fuera comparada con la pluma de Ma’at después de su muerte. Espero que todavía funcione de esa manera, porque tengo la intención de seguir el consejo de Gerard Menuhin: “Di la verdad y avergüenza al diablo”.[35]

LAURENT GUYÉNOT, 6 septiembre 2020

Adolf Hitler, Madre María con el Santo Niño Jesucristo, 1913 (Wikipedia)

 

 

Notas

 

[1] Los judíos son “el pueblo elegido para el odio universal”, había proclamado en 1882 el pionero sionista Leo Pinsker en Auto-Emancipación.

[2] Simon Baron-Cohen, La ciencia del mal: sobre la empatía y los orígenes de la crueldad, Basic Books, 2011, edición kindle, como también se puede leer en la edición en línea en archive.org . Este pasaje se reprodujo, en una forma ligeramente alterada, en el New York Times.

[3] Todas las citas de Mein Kampf (MK) de Hilter son de la edición de Wewelsburg Archives, 2018, en línea en archive.org . Todas las demás citas de Hitler son de Adolf Hitler, Collection of Speeches, 1922-1945, en línea en archive.org.

[4] Hijo de un ingeniero alsaciano y la viuda de un banquero llamado Davidson, Lindemann figura entre las personalidades judías de Oxford listada por la Oxford Chabad Society. Según Ronald Hilton (“Los hombres detrás de Roosevelt y Churchill“), era miembro de un grupo de intelectuales judíos de Oxford, cercanos a Isaiah Berlin.

[5] Según lo informado por Roy Harrod en The Prof: A Personal Memoir of Lord Cherwell, Macmillan, 1959, págs. 261-262, citando a Mike King, “The Evil Professor Frederick Lindemann”.

[6] Citado en David Irving, Nuremberg: The Last Battle, Focal Point, 1996, p. 20.

[7] Stéphane Courtois, ed., El Libro Negro del Comunismo: Crímenes, Terror, Represión, Harvard UP, 1999.

[8] Publicado en el Daily Express ,17 de septiembre de 1936, en línea aquí.

[9] Todas las citas de Hitler que no sean de Mein Kampf son de su Colección de discursos, 1922-1945, en línea en archive.org

[10] Yvonne Sherratt, Filósofos de Hitler, Yale UP, 2013, p. 23.

[11] Este texto no ha sido traducido al inglés. La versión alemana está en línea aquí. He traducido a partir de la versión francesa: Johann Gottlieb Fichte, Considérations destinés à rectifier les jugements du public sur la Révolution française (1793), París, 1859 (en línea aquí), págs. 183-185.

[12] TD Weldon, Estados y moral: un estudio sobre conflictos políticos, McGraw-Hill Book Company, 1947, en línea en archive.org .

[13] Clare Ellis, El ennegrecimiento de Europa: Volumen I. Ideologías y desarrollos internacionales, Arktos, 2020, p. 119.

[14] Ludwig Gumplowicz, Der Rassenkampf (“La lucha de las razas”), 1883, citado a partir de la traducción francesa La Lutte des Races. Recherches sociologiques, Guillaumin, 1893 (en línea en archive.org), págs. 242-261.

[15] MacDonald, Cultural Insurrections, pág. 32-33

[16] Johann Chapoutot, La Loi du sang. Penser et agir en Nazi, Gallimard, 2014, 2020, p. 271.

[17] Johann Chapoutot, La Loi du sang. Penser et agir en Nazi, Gallimard, 2014, 2020, págs.201-202.

[18] Ibíd. págs. 263-264.

[19] Reginald Horsman, Raza y destino manifiesto: los orígenes del racialismo anglosajón estadounidense, Cambridge UP, 1981.

[20] Lucien Wolf, “¿Qué es el judaísmo? Una cuestión de hoy”, Revista Quincenal XXXVI, (1884), págs. 237-256, en línea aquí.

[21] Isaac Kadmi-Cohen, Nomades: Essai sur l’âme juive, Felix Alcan, 1929 (archive.org), págs. 115, 98, 143, 27-28.

[22] Harry Waton, Un programa para los judíos y una respuesta a todos los antisemitas: un programa para la humanidad, 1939 (archive.org), p. 54.

[23] Con publicaciones como las de John Wilson, Lectures on Ancient Israel and the Israelitish Origin of the Modern Nations of Europe (1840) o de Edward Hine, The English Nation Identified with the Lost Israel (1870), mencionado en André Pichot, Aux origines des théories raciales, de la Bible à Darwin, Flammarion, 2008, págs. 124-143, 319.

[24] Hilaire Belloc, Los judíos, Constable & Co., 1922 (archive.org), p. 223.

[25] Martin Gilbert, Churchill y los judíos: una amistad de por vida, Henry Holt & Company, 2007.

[26] Hitler había hecho la misma observación el 8 de noviembre de 1941.

[27] Hannah Arendt, Los orígenes del totalitarismo, vol. 1: Antisemitism, Meridian Books, 1958, págs. 309–310.

[28] Robert Blake, Disraeli (1966), Faber Finds, 2010, pág. 202.

[29] Benzion Netanyahu, Los padres fundadores del sionismo (1938) , Balfour Books, 2012.

[30] Citado en Kevin MacDonald, La cultura de la crítica: hacia una teoría evolutiva de la participación judía en los movimientos intelectuales y políticos del siglo XX, Praeger, 1998, kindle 2013, k. 246–7.

[31] Clare Ellis, El ennegrecimiento de Europa: Volumen I. Ideologías y desarrollos internacionales, Arktos, 2020, p. 6.

[32] Citado en Michael Burleigh, The Third Reich: A New History, 2000, p. 591.

[33] Benton L. Bradberry, El mito de la villanía alemana, AuthorHouse, 2012, p. 288 en la edición archive.org.

[34] Conde Richard Nikolaus Eijiro von Coudenhove-Kalergi, Praktischer Idealismus: Adel – Technik – Pazifismus , PanEuropa Verlag, 1925 , en línea en archive.org , págs. 22-23 y 27-28. Esta cita apareció en la página de Wikipedia de Coudenhove-Kalergi, fue capturada por Adam Green (aquí a las 19:30) y eliminada de Wikipedia poco después. Para una presentación detallada del “Plan Kalergi” y su influencia, lea Clare Ellis, El ennegrecimiento de Europa: Volumen I. Ideologías y desarrollos internacionales, Arktos, 2020, págs. 10-29.

[35] Gerard Menuhin, Diga la verdad y avergüence al diablo, The Barnes Review, 2015, en archive.org .

 

*

Articulo Original

Traducción: JM para Red Internacional

Sobre el autor:

Laurent Guyénot ha recopilado sus artículos anteriores de Unz Review en ““Our God is Your God Too, But He Has Chosen Us”: Essays on Jewish Power

 

También es el autor de From Yahweh to Zion: Jealous God, Chosen People, Promised Land … Clash of Civilizations, 2018,

 

y

JFK-9/11: 50 years of Deep State,, Progressive Press, 2014 (ahora prohibido en Amazon).

 

Laurent Guyénot tiene un título de ingeniero (ENSTA, París) y un doctorado en estudios medievales (Sorbona, París). (Traducción del título de su volumen publicado en inglés:  De Yahvé a Sión: Dios celoso, Pueblo elegido, Tierra prometida… choque de civilizaciones, y Nuestro Dios es tu Dios también, pero nos ha elegido a nosotros: Ensayos sobre el poder judío ( colección de artículos publicados por Unz Review). También ha escrito JFK-9/11: 50 años de Estado Profundo (prohibido en amazon.com) y es co-autor de un documental sobre “Israel y los asesinatos de los hermanos Kennedy“.

 

Hasta ahora las publicaciones en español de Laurent Guyénot son:

– El cristianismo y la gran mentira, cómo pudo Yahvé conquistar a Roma https://redinternacional.net/2021/01/09/el-cristianismo-y-la-gran-mentira-como-pudo-yahve-conquistar-a-roma-laurent-guyenot/?fbclid=IwAR3YZlUS3oZqSuN5i9HRmh5qWgF-6xbaaEbbub_H4_HtB1_QE95fr4AH590:

– 11 de septiembre ¿una operación que se organizó desde adentro, o una operación del Mossad? https://www.voltairenet.org/article180189.html (25 de septiembre de 2013)

– Kennedy, el lobby y la bomba : https://www.voltairenet.org/article178407.html (2 de mayo de 2013)

 

 

 

 

 

 

Print Friendly, PDF & Email

You may also like...