Siria: Damasco está lejos de ser tratada diplomáticamente como una ‘potencia victoriosa’

Russia Israel

Siria no ha ganado la guerra, Putin la ha obligado a negociar un compromiso

 
La afirmación de que Assad “ha ganado” la guerra es engañosa; ciertamente, sigue siendo el presidente de Siria en el poder, elegido democráticamente, y es el único dirigente legítimo de su país, pero Putin le ha obligado a hacer “concesiones” sobre varios temas importantes después de la liberación de Alepo, y a aceptar una realidad política que es lo contrario de lo que se podría llamar “una victoria”.
Está de moda en los medios alternativos escribir que Assad “ganó” la guerra: el hombre sigue siendo el presidente democráticamente elegido de la República Árabe y su único líder legítimo; y es cierto que esto es un gran logro si se tiene en cuenta que decenas de países estaban trabajando en la conspiración para derrocarlo por medio de la violencia, a través de la guerra terrorista híbrida que devastó a Siria.
Pero tal afirmación ignora la realidad política que se ha convertido en la de Siria hasta la fecha, y que es todo lo contrario de lo que podría describirse como una “victoria”. Para permanecer en el cargo como Presidente, Assad ha sido obligado por Putin a sellar “compromisos” sobre varios temas importantes después de la liberación de Alepo. De hecho, habría sido mucho más difícil para Assad permanecer en el poder si sus principales oponentes extranjeros no hubieran llegado a un acuerdo con Rusia sobre él; pero el resultado habría sido que cada uno de estos países opositores recibiría algún beneficio a cambio a expensas de Siria. Para bien o para mal, y ya sea que se trate de “necesidades pragmáticas” o de “concesiones inútiles”, esta es ahora la situación objetiva de Siria en la actualidad.
La liberación de Alepo fue un episodio importante en el conflicto sirio, y sólo fue posible gracias al apoyo de las fuerzas aéreas rusas. Estamos hablando de la liberación de la ciudad más poblada de Siria -antes del comienzo de la guerra- que es el regreso simbólico de una de las cunas de la llamada “revolución” bajo el control del gobierno. Fue este episodio el que constituyó el hito en el que el mundo esperaba ver al ejército árabe sirio, con la ayuda de sus aliados rusos, iraníes y de Hezbolah, barrer el resto del país y poner fin rápidamente a la guerra; las cosas no han sido así en absoluto. De hecho, casi inmediatamente después de la liberación de Alepo, Rusia convocó la primera ronda de las negociaciones de paz de Astana con Turquía e Irán e intentó congelar las líneas del frente, llegando incluso a presentar un “proyecto de constitución” escrito por Rusia para Siria para facilitar las conversaciones de paz en lugar de continuar la lucha. Como prueba de su intención de poner fin a la guerra a partir de ese momento, Rusia estableció “zonas de desescalada” en todo el territorio sirio para poner fin a la mayor parte de los combates.
El giro de los acontecimientos que siguió sorprendió a los dirigentes sirios, que antes habían creído (ingenua o incautamente) que Rusia extendería su mandato antiterrorista a la plena liberación del país de otros grupos armados de la “oposición” que Moscú no reconocía oficialmente como terroristas; Damasco difícilmente podría haber estado más equivocado. Lejos de ayudar a Assad a recuperar el control de su territorio después de Alepo, Putin puso fin rápidamente a la fase cinética del conflicto al concluir una serie de acuerdos con todas las potencias regionales. De esta manera, el dirigente ruso actúa en el marco de la estrategia general rusa del siglo XXI, para posicionarse como la fuerza suprema de “equilibrio” en Afroeurasia, y en particular en la zona clave de Oriente Medio, en las fronteras de los tres continentes. Nadie tenía los detalles de los acuerdos que se sellaron entonces, pero ahora aparecen a plena luz, dos años y medio después de la liberación de Alepo. No hay duda de que Assad se vio obligado, voluntaria o forzadamente, a recurrir a “compromisos” con los actores y en los términos que ahora revisaremos.
El Ministerio de Defensa ruso reconoció en septiembre de 2018, tras la conocida tragedia aérea, que había permitido a “Israel” utilizar ataques contra objetivos iraníes y de Hezbolah en más de 200 ocasiones sólo en los últimos 18 meses. Estos ataques continúan hasta el día de hoy, siendo los más recientes los de la semana pasada. Putin también anunció, al final de su penúltima reunión con Netanyahu, la creación de un “grupo de trabajo” con “Israel” para retirar a todos los ejércitos extranjeros de Siria, y el embajador ruso ante la ONU llegó incluso a declarar a los medios de comunicación saudíes que incluso Irán “tendrá que salir una vez que Siria se estabilice”. Y eso no es todo, en el verano de 2018, Rusia también definió una zona de amortiguación antiiraní de 140 kilómetros más allá de los Altos del Golán, a petición de Israel. Entonces Putin ayudó a Netanyahu a ser reelegido, a través de una campaña fotográfica de última hora, que mostraba el regreso de los restos de 20 soldados de las FDI [ejército israelí], pocos días antes de las elecciones. Desde entonces, han circulado rumores de que Rusia también ha entregado los restos de Eli Cohen, un famoso espía del Mossad, a Israel. Nadie con una mente racional puede negar la existencia del “Israel de Putinyahu” hasta el día de hoy.
Las fuerzas armadas, dirigidas por los kurdos y apoyadas por Estados Unidos, ocupan actualmente el tercio noreste de Siria, rico en recursos agrícolas y energéticos, a lo largo del río Éufrates, y no hay ningún indicio de que planeen entregar sus armas y abandonar su autoproclamada autonomía al Estado central sirio, sobre todo porque los soldados estadounidenses siguen en el terreno a pesar de la promesa de Trump de “retirada”. Las fuerzas norteamericanas actúan como “hilo conductor”, impidiendo que el ejército sirio cruce el río y restablezca la soberanía estatal sobre esta zona estratégica; el desastre de Deir Ezzor de febrero de 2018 demostró que Estados Unidos aplastaría por la fuerza a cualquier elemento hostil que se atreviera a cruzar la “línea de desactivación” que había establecido de acuerdo con Rusia. Contrariamente a lo que se dice a menudo en varios medios de comunicación alternativos, Rusia no muestra ninguna voluntad política de enfrentarse militarmente a Estados Unidos y arriesgarse a una Tercera Guerra Mundial. Por eso ha aceptado la puesta en marcha de esta “partición” informal de Siria, esperando que esta medida contribuya a legislar, a través del “proyecto de constitución” que ha redactado para su “aliado” sirio. Por lo tanto, se puede considerar que las negociaciones rusas llevaron a Siria a perder no sólo los Altos del Golán, sino también probablemente la parte nororiental del país.
Pero la lista de pérdidas que debe registrar Damasco como resultado del “equilibrio” de Rusia con Siria desde el lanzamiento de su intervención antiterrorista probablemente no se detiene ahí: la posibilidad de que el Estado sirio tome el control de Idlib y de otras partes del país es cada vez más dudosa. Seamos sinceros, sin los acuerdos de Rusia en este ámbito, probablemente sería igual de imposible que el ejército sirio recuperara el control de la zona. Pero el hecho es que las operaciones convencionales de Turquía en varias zonas fronterizas se han llevado a cabo con el acuerdo tácito de Rusia, no mediante algún “complot” contra Siria, sino -en gran medida como en el caso de Estados Unidos antes mencionado- porque Rusia no tenía la intención de entrar en otra escalada al estilo de la Tercera Guerra Mundial con un país miembro de la OTAN: a Rusia le ha parecido mucho más pragmático sellar una serie de acuerdos informales. Moscú entiende la importancia para Ankara de poder contrarrestar a los militantes kurdos y asegurar su propia zona de amortiguación en Siria, a los “israelíes“: por eso Rusia ha ayudado a Turquía a ampliar su “esfera de influencia” y a formalizar parte de ella a través de “zonas de desescalada”.
Damasco había comenzado a experimentar con la aplicación de programas de amnistía antes de la intervención rusa, pero éstos se aceleraron tras el lanzamiento de la campaña antiterrorista de Moscú, el principal socio militar de Siria que ofrece a todos los grupos armados del país la posibilidad de ser reconocidos como “rebeldes”, teóricamente capaces de participar en el incipiente proceso de paz, siempre que renieguen de los grupos terroristas reconocidos internacionalmente como el Califato Islámico; y muchos de estos grupos han aprovechado esta oportunidad. Varios de los grupos “no terroristas” más conocidos fueron invitados al proceso de paz de Astana, que finalmente llevó a la decisión de crear una “comisión constitucional” de 150 miembros en total, de los cuales sólo 1/3 (50) eran del gobierno, los 2/3 (50 + 50) restantes de la “oposición” y la “sociedad civil”. Está claro aquí que Damasco está lejos de ser tratada diplomáticamente como una “potencia victoriosa”, y en la práctica sólo tiene el mismo estatus que aquellas fuerzas de la sociedad civil que no han luchado en absoluto en esta guerra. El resultado, en opinión de Rusia, será la aprobación de casi todas las cláusulas de su “proyecto de constitución”, incluida la “descentralización” destinada a legitimar las “esferas de influencia” que ya ha negociado con las demás partes en Siria.
Todos los detalles de los acuerdos que acabamos de mencionar son fácticos, pero no nos gusta mencionarlos en absoluto en los medios de comunicación alternativos, especialmente entre los “putinistas” que practican los más entusiastas “deseos piadosos”, que se mantienen en contra de cualquier objetividad convencidos de que todo esto forma parte de una especie de “juego de ajedrez 5D”, algún “plan maestro” que, en última instancia, hará que el dirigente ruso suelte una lluvia de fuego y azufre contra todos los enemigos de Siria, liberando “gloriosamente” al país y asestando un “golpe fatal” al “Nuevo Orden Mundial” contra el que se supone que debe “luchar”. Estas personas son en realidad el peor tipo de “amigos” que Damasco puede contar, porque impiden que el mundo vea la realidad objetiva de la situación política actual del país. Sin duda, se encontrarán observadores que argumenten que Rusia es sólo un “amigo” venenoso de Siria; pero el hecho es que Damasco nunca se ha quejado hasta la fecha de que Moscú “supere” su posición, lo que sugiere que Assad (¿retrospectivamente?) está de acuerdo con el hecho de que Putin elige “la solución más pragmática” posible.
El lector que ha integrado adecuadamente los elementos revelados y analizados en este artículo habrá comprendido que afirmar que Assad “ganó” la guerra es, como mínimo, inexacto: aparte del hecho de que sigue en el poder, y sigue siendo el presidente democráticamente elegido y legítimo de Siria (lo que en sí mismo constituye un logro notable), Putin lo ha obligado a “comprometerse” en muchos frentes, y con cada uno de los enemigos jurados de su país. El papel “equilibrador” de Rusia da a Siria la “distancia diplomática” suficiente para “negar” y mantener un cierto grado de “ambigüedad estratégica”, que sus medios de comunicación pueden utilizar para presentar la situación desde tal o cual ángulo en tal o cual momento. Este estado de incertidumbre responde probablemente más a una “necesidad pragmática” por parte siria, siendo el país técnicamente incapaz de oponerse a Rusia si considera que su “aliado” ofrece “concesiones innecesarias” en nombre de Siria para reforzar su propio estatus diplomático. Esto refuerza aún más el primer argumento: Assad realmente no “ganó” la guerra, a pesar de las afirmaciones de sus “amigos” en los medios de comunicación alternativos.
Andrew Korybko
Print Friendly, PDF & Email
A %d blogueros les gusta esto: