La iniciativa del cinturón y la franja: una autopista eurasiática – por Alexander Dugin

“Occidente entró en una civilización totalmente artificial basada en ideas erróneas, como el progreso, el materialismo, la tecnología, el capitalismo, el egoísmo y el ateísmo. Esa fue la Ilustración, el orgullo luciferino (10), la guerra contra el Cielo.”

 

Alexander Dugin responde a las preguntas de Fikret Akfırat, editor en jefe de BRIQ.

La crisis del sistema unipolar 

Fikret Akfırat: La edición del 19 de julio del periódico turco Milliyet incluye un artículo de opinión del Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, donde expresa la siguiente opinión: “Sobre todo, no podemos volver al sistema que ha causado la crisis actual. Lo que necesitamos es construir un mejor sistema que permita el crecimiento de sociedades y economías con mayor sostenibilidad, inclusividad e igualdad de género”. ¿Qué tipo de Nuevo Orden Mundial crees que necesita la humanidad? ¿Qué se debe hacer para lograr tal objetivo?

Alexander Dugin: Creo que estas son palabras puramente sin sentido. No son pensamientos reales. La crisis actual es un resultado lógico de la decadencia del sistema liberal global, claramente bajo el liderazgo de Occidente. Así es como se desarrolla todo. Es una especie de hegemonía liberal duplicada por la unipolaridad geopolítica. Entonces, la crisis es causada por el liberalismo occidental y el sistema occidental unipolar.

Todos somos, en cierto sentido, “Occidente”. En cierto sentido, la civilización liberal occidental moderna fue un camino a seguir para todas las demás sociedades. Y creo que el problema con esta crisis actual es precisamente la consecuencia directa de la imposibilidad de superar el coronavirus a escala global a través de las instituciones internacionales liberales occidentales que han demostrado ser absolutamente ineficaces.

Esta crisis económica, la caída de la demanda general, el desplome de los precios del petróleo y el comienzo de una verdadera guerra civil en los Estados Unidos, representan una clara señal del fin del mundo centrado en Occidente. Es una crisis de dos caras. Por un lado, vemos el liberalismo como una visión social, histórica, como una filosofía. No es solo el liberalismo económico, la defensa del libre mercado o la democracia política liberal, el parlamentarismo, etc. También es la comprensión metafísica de la naturaleza de la humanidad como masa de individuos. Para el liberalismo, el hombre es igual al individuo. Esa es la base de toda ideología liberal y también del progreso, entendido como acumulación de libertad. Más y más libertad, más y más progreso que a los ojos de los mismos liberales es lo mismo que el progreso y el crecimiento del liberalismo. Con este crecimiento del liberalismo, Occidente afirmó su propia hegemonía, su propio dominio.

Para ser más moderno, desarrollado y próspero, estás obligado a ser más liberal, más liberal democrático, a tener una sociedad más abierta, una sociedad más civil. En ese contexto global, el propio Occidente se ha asegurado o pensó haberse asegurado una especie de papel de liderazgo, un patrón a seguir. Se presume que la historia de Occidente es equivalente al destino universal de la humanidad. En este nivel ideológico, se piensa en el liberalismo como una ideología universal necesaria que debe ser adoptada por todos. Si te resistes, serás puesto entre los “países canallas” con todas las consecuencias que ello conlleva, la guerra y las operaciones de cambio de régimen.

La ideología política del liberalismo globalista se empareja con otros aspectos, con el liderazgo geopolítico, económico y político de los países occidentales y sobre todo el de Estados Unidos. Entonces, tenemos de un lado la unipolaridad ideológica con el dominio de los liberales. Por otro lado, tenemos la unipolaridad geopolítica, militar, política, estratégica y económica de Occidente.

La crisis de la que estamos hablando es precisamente la crisis de este sistema geopolítico/ideológico unipolar. Cuando el secretario general de Naciones Unidas, Guterres, dice que “debemos construir un mejor sistema” e inmediatamente después se refiere al “crecimiento de sociedades y economías”, se sitúa totalmente dentro del paradigma liberal. El crecimiento económico es la medida clave para definir el éxito de la actividad económica en la teoría liberal. El concepto de crecimiento económico es, por tanto, puramente liberal. Ese es el sistema que ya tenemos. Pero Guterres, apenas unas líneas antes, afirmó que “necesitamos construir un mejor sistema”. Guterres propone curar la crisis, creada por el liberalismo, con más liberalismo, con “más crecimiento de la economía”. Por otro lado, el concepto de la “mayor sostenibilidad” es la tesis desarrollada por el Club de Roma (1). La idea misma de desarrollo sostenible es promovida por el liberalismo de izquierda y significa que los ricos deben cuidar a los pobres para evitar que se produzcan revoluciones proletarias y todo tipo de protestas sociales. Ese es el estilo de la agenda política de la sociedad Fabiana (2). Finalmente, el mismo Club de Roma, que pretendía promover el desarrollo sostenible, insiste en la reducción de la población humana del planeta, acentuando los límites del crecimiento. Por tanto, Guterres debería elegir entre el crecimiento económico (la clásica tesis liberal) o el tipo de sostenibilidad del Club de Roma.

Siguiente punto: la inclusividad. El principal problema de la inclusión es el hecho de que la cultura occidental no puede imaginar un “Otro” fuera de sí misma. El sujeto cartesiano occidental (3) considera al “Otro” como su propio inconsciente. Según Lacan (4), es una entidad, algún sujeto inconsciente (5) que vive dentro del hombre occidental. Entonces, cuando hablamos de inclusividad con el hombre occidental, naturalmente se refiere precisamente a este tipo de inclusividad, es decir, concerniente a su propio yo inconsciente. Este psicoanálisis nos ayuda a comprender por qué Occidente es tan profundamente racista. Es racista incluso cuando obliga a todos a luchar contra el racismo; es obligatorio por el hecho de que el propio Occidente ha decidido hacerlo… De modo que el antirracismo liberal en sí mismo está centrado en Occidente y es profundamente racista. El Otro para Occidente pertenece a su propia inconsciente. Es patógeno y patológico.

Finalmente, la igualdad de género, que es quizás el punto más insensato. Para lograr una verdadera igualdad de género, necesitamos destruir el género como tal. Porque las relaciones entre hombre y mujer se basan en la asimetría, es decir precisamente sobre la ausencia de la igualdad, sobre la no igual y la no equivalencia, para usar los términos de Jacques Lacan. Proclamar la igualdad de género es destruir al hombre y a la mujer como tales. Esto se describió de manera realista en el “Manifiesto Cyborg” de la famosa feminista contemporanea Donna Haraway.

Entonces, ¿qué tenemos en la declaración de Guterres de que “necesitamos un mejor sistema”? Eso significa que necesitamos más liberalismo para el crecimiento económico y, al mismo tiempo, debemos imponer más límites al crecimiento económico de acuerdo con el concepto del Club de Roma de la sustentabilidad, más inclusividad del inconsciente del Otro (eso significa que necesitamos un racismo más egocéntrico, occidental-céntrico, que absorba totalmente sus propias enfermedades psíquicas, la neurosis capitalista o la psicosis posmoderna) y necesitamos destruir el género. Las palabras del secretario general de la ONU, Guterres, son, por tanto, extremadamente absurdas y profundamente contradictorias. Ese es un discurso idiota de alguien que no comprende ni un poco el significado del concepto de las palabras. Las personas así intentan construir un sistema mejor basado en las premisas de lo existente. ¿Cómo se puede curar el liberalismo en decadencia con más liberalismo, añadiendo elementos del posmodernismo de la extrema izquierda deleuziano (6) y del ciberfeminismo (7)?

El problema no es Guterres, personalmente. El problema es que la élite liberal mundial que insiste desesperadamente en curar todos los desastres y crisis lógicos que provienen del liberalismo con más liberalismo, mezclado con extravagantes conceptos posmodernistas.

De ello se deduce que debemos mezclar el liberalismo con elementos del fabianismo, el anarquismo y el marxismo cultural. Escuchar a Guterres es lo mismo que estar en una clínica psiquiátrica. Lo que describe es el síntoma, no formula correctamente el problema y ni siquiera habla de un diagnóstico o cura.

Creo que ya estamos en este nuevo orden mundial si seguimos la descripción de Guterres. Si entendemos el nuevo orden mundial como la continuación de la globalización liberal, que no necesitamos para mejorarlo y embellecerlo, sino salir de él, deshacernos de él, de todos estos idiotas: de Guterres, de los funcionarios de las Naciones Unidas y de las élites liberales globales. Intentan curarnos con veneno, curar todas las crisis provocadas por el dominio de la ideología liberal con más liberalismo. Necesitamos liberarnos a nosotros mismos, a todos los pueblos, al pueblo turco, al pueblo ruso, al pueblo chino, al pueblo europeo, al pueblo estadounidense, de este pantano liberal internacional.

Necesitamos liberarnos del discurso totalitario construido sobre el dogma “evidente por sí mismo” de que solo el liberalismo puede aceptarse como ideología universal, que solo los valores occidentales deben asimilarse como algo universal. Intentan mejorar los problemas técnicos funcionales de su sistema con el mismo enfoque. Necesitamos alternativas reales a Guterres, a las Naciones Unidas, al liberalismo, a la civilización tecnológica moderna occidental. Es la civilización del infierno. Necesitamos encontrar la salida, no profundizar en este infierno.

La Iniciativa Belt & Road: Iniciativa para una Eurasia unida 

Fikret Akfırat: Su retrato de Eurasia y el eurasianismo connota algo más que una mera descripción geográfica. También se extiende a la alianza política de todos los que se oponen al orden mundial atlantista. En este sentido, ¿cómo interpretaría la Iniciativa de la Franja y la Ruta propuesta por China desde una perspectiva euroasiática? 

Alexander Dugin: La iniciativa de la Franja y la Ruta comenzó como una especie de proyecto atlantista, concebido por la élite china con la ayuda de los globalistas estadounidenses. Inicialmente, la idea era crear un vínculo directo entre China y Europa Occidental, uniendo todas las áreas costeras para evitar a Rusia, rodearla y cortar su acceso a los mares cálidos. Esta es la geopolítica tradicional de los atlantistas. La Iniciativa de la Franja y la Ruta comenzó precisamente como tal. China consideró que era una muy buena oportunidad para desarrollar y asegurar sus mercados, así como para promover sus propios intereses políticos y económicos fuera de China. Las élites globalistas occidentales apoyaron eso, porque el proyecto excluía a Rusia.

Pero muchas cosas han cambiado en los últimos años. Primero, China se volvió tan poderosa, tan independiente, tan soberana que comenzó a representar un nuevo desafío para los propios globalistas, para Occidente. China se convirtió en el segundo polo. Al observar que China se volvía cada vez más independiente, una parte de la élite globalista/occidental comenzó a oponerse a China. Vimos esto con Huawei, con la campaña de Trump para sacar todos los activos chinos de EE. UU., con el cierre mutuo de los consulados en EE. UU. y China. Vemos una guerra económica con China. Estos cambios han remodelado la Iniciativa de la Franja y la Ruta en un nuevo contexto geopolítico.

Poco a poco, China llegó a la conclusión de que Rusia sería incluida en la Iniciativa de la Franja y la Ruta, convirtiéndola en una iniciativa para una Eurasia unida. Entonces, todo el proyecto comenzó a convertirse en un “camino euroasiático”. Inicialmente se concibió como un proyecto atlantista, tratando de cercar a Rusia con un “cordón sanitario” (8) – en geopolítica un “cordón sanitario” es visto como una herramienta importante para separar a Rusia de los países vecinos – pero con el crecimiento de China y la insistencia de Putin en la defensa y fortalecimiento de la soberanía rusa, la Iniciativa de la Franja y la Ruta se transformó en algo nuevo en los últimos dos años. Ahora representa una estrategia para asegurar la independencia de China y Rusia, trabajando juntos, en una alianza. Eso fue confirmado por un reciente acuerdo ruso y chino.

Entonces, el significado de la Iniciativa de la Franja y la Ruta ha cambiado drásticamente y ahora podemos hablar de la alianza ruso-china como una alianza geopolítica opuesta al orden mundial atlantista, a su unipolaridad. Inicialmente, los BRIC fueron apoyados por Occidente, pero ahora están bastante bajo ataque. Occidente intenta utilizar a Japón e India para reducir la importancia del proyecto e incluso, a veces, intenta sabotearlo directamente. La cooperación es lo primero contra la globalización atlantista, la rivalidad es secundaria.

Fikret Akfırat: Muchas de sus publicaciones señalan la necesidad de que Rusia coopere con China, Turquía e Irán contra la globalización atlantista. Sin embargo, también hay quienes, en diversos círculos, argumentan en contra de su opinión de que: “Históricamente hablando, Rusia, Turquía, Irán y China son rivales geopolíticos. Todos poseen intereses nacionales y objetivos geoestratégicos contradictorios”. ¿Cómo se pueden acomodar los intereses de estos países y conciliar sus objetivos divergentes? 

Alexander Dugin: Cada Estado, tomado como tal, es un rival de otros Estados. Ese es el fundamento mismo del Estado-Nación, una actitud egoísta y realista. Entonces, desde el punto de vista realista, la rivalidad, la competencia y los conflictos siempre son posibles. Nunca podríamos excluirlos a priori. Son una consecuencia lógica del principio mismo de soberanía.

Por otro lado, la globalización atlantista y la hegemonía occidental no son un paradigma realista en absoluto. El liberalismo insiste en que los valores occidentales, el sistema occidental, debe dominar el mundo y que todos los países nacionales, los Estados-nación deben reconocer a las organizaciones internacionales dirigidas por liberales, como autoridades superiores. El liberalismo en las relaciones internacionales es precisamente la idea de que cada país debe superar sus intereses nacionales y seguir una agenda liberal. De lo contrario, los liberales afirman que habrá guerra. Utilizando el argumento de la rivalidad, los liberales intentan imponer su propio gobierno a todos los países.

Cuando Estados como Rusia, Turquía, Irán y China quisieron oponerse a esta presión liberal, a este modelo de globalización liderado por Occidente, inicialmente no confiaron solo en el paradigma realista, compitiendo entre sí o tratando de evitar el solo el liberalismo. Esa estrategia para asegurar la soberanía está condenada al fracaso.

Ningún Estado-nación por sí solo puede resistir eficazmente la globalización atlantista de forma autónoma. Rusia, Turquía, Irán, China y otros países, incluidos India, Pakistán y muchos otros países árabes, los países africanos y la propia Europa, solo pueden asegurar una independencia real solo mediante la creación de una especie de alianza geopolítica euroasiática, una alianza multipolar para liberar a todos los países de esta globalización atlantista, resistiendo la presión de la hegemonía liberal.

Rusia por sí sola no podría desempeñar el papel de polo alternativo a la globalización y tampoco China, por no mencionar a Turquía e Irán, que son potencias regionales. Son muy fuertes, pero regionalmente. Creo que solo trabajando juntos pueden Rusia, Turquía, China, Irán y otros grandes países establecer un orden mundial verdaderamente multipolar.

Actualmente, todavía estamos en un orden mundial unipolar. Gente como Guterres, cuando están reconociendo los crecientes problemas de hoy, todavía están en el mismo paradigma hegemónico unipolar liberal globalista. Todavía piensan en términos de un mundo unipolar.

Solos no podremos acabar con la unipolaridad. Cuando hay un orden mundial liberal unipolar, no hay soberanía real para los Estados-nación. Los Estados-nación no pueden establecer, asegurar y mantener de forma independiente una soberanía real. Necesitamos oponernos juntos a esta presión global. Tal vez Turquía, Rusia, Irán y China sean rivales geopolíticos, pero eso es de importancia secundaria. Tenemos que dejar de lado esta rivalidad.

Hay un conflicto más urgente. Es precisamente que hagamos esto o el orden mundial global seguirá siendo unipolar con algún ajuste, o podría llegar lo multipolar y la multipolaridad a gran escala. Si vivimos en un orden mundial multipolar sin ningún hegemón único, podríamos salir de esta agenda liberal y también del dominio del liberalismo y de todas sus imposiciones ideológicas: derechos humanos, individualismo, desarrollo tecnológico e inteligencia artificial.

Ahora estamos ante una elección que sellará nuestro destino. Si optamos por la multipolaridad a nivel ideológico, esto significa que ni los derechos humanos ni la igualdad de género u otra igualdad ni el desarrollo tecnológico serán considerados obligatorios para todos. Todo el mundo será libre de seguir sus propios valores: Rusia podría seguir sus propias tradiciones. Turquía, China e Irán, todos estos países pueden seguir sus propias tradiciones y perseguir sus intereses.

Solo después de crear y asegurar un orden mundial multipolar podríamos hablar de rivalidad geopolítica entre estos países y las grandes civilizaciones, no antes. Si enfatizamos esta rivalidad interestatal, todos ellos siendo atacados por el globalismo, el atlantismo y la hegemonía occidental serán vencidos y fracasaremos. En consecuencia, se profundizará en la hegemonía liberal occidental. Ahora esta hegemonía está en una profunda crisis y esa es una gran oportunidad para todos de salir de ella, de hacernos a un lado cuando muera.

Primero, en el escenario actual, necesitamos establecer una alianza multipolar entre todos los poderes, todos los Estados, todos los países y civilizaciones que luchan por su independencia. La independencia y la soberanía real, la soberanía geopolítica deben obtenerse primero y solo después debemos hablar de rivalidades geopolíticas. Pero para los liberales globalistas, el panorama es todo lo contrario. Dicen “¡Rusia! Eres un país cristiano diferente a la Turquía islámica. ¡Turquía! Eres un país sunita y tú, Irán, eres un país chií. Entonces, todos ustedes deberían luchar entre ustedes. ¡China! Eres una gran potencia económica: puedes vencer a Rusia, que es económicamente débil pero militarmente peligrosa y así sucesivamente”. Intentan dividir y gobernar.

Necesitamos unirnos y crear un nuevo paradigma del orden mundial global basado en la multipolaridad y debemos hacerlo juntos. Solo así podremos evaluar los saldos, intereses y eventualmente nuestros desacuerdos. Creo que fácilmente podríamos ponernos de acuerdo en la necesidad de la cooperación en lugar de la rivalidad.

Sí, tenemos algunos intereses y objetivos geoestratégicos diferentes y a veces contradictorios, pero siempre podemos encontrar una especie de solución cuando no hay una participación directa de la hegemonía liberal occidental. De alguna manera podríamos manejar estas contradicciones.

Por ejemplo, las tropas militares rusas y turcas patrullan juntas en la parte noreste de Siria. Eso no nos impide tener algunos desacuerdos sobre el tema de Libia o Idlib, pero sin embargo estamos superando estos problemas locales. Entonces, podríamos repetir ese enfoque en muchas situaciones. Pero cuando hay una tercera potencia, estadounidense o globalistas, inmediatamente se crean nuevos puntos de conflicto. Con ellos todos los conflictos parecen inevitables, pero sin ellos casi siempre encontramos soluciones. Creo que a veces tener objetivos divergentes no anula la necesidad de crear una alianza geopolítica entre Rusia, Turquía, Irán y China para promover un orden mundial multipolar. Solo después podríamos concentrarnos en resolver nuestros problemas secundarios. No antes.

Alianza ruso-china para un orden mundial multipolar 

Fikret Akfırat: ¿Cuál es el papel de Rusia, Turquía, Irán y China en la construcción de un orden mundial multipolar, tanto individualmente como en términos de sus relaciones entre ellos? 

Alexander Dugin: Hoy lo vemos fuera del mundo occidental: ya tenemos dos alternativas, dos polos casi totalmente formados, aún no del todo completos, aún no del todo perfectos, pero ya existe algo muy concreto. Me refiero a China y Rusia.

Económicamente hablando, China ya es un polo; en términos estratégicos, está creciendo a una velocidad muy alta y creo que pronto se convertirá en un polo real y totalmente independiente en todos los sentidos.

También tenemos a Rusia, que es económicamente débil en términos relativos, pero es rica en recursos naturales. El argumento decisivo es su enorme potencial militar nuclear. Rusia es casi un polo. Ya tenemos más de dos polos, incluido Occidente, obviamente: Estados Unidos y Estados de la OTAN. China es casi perfecta y Rusia es otra potencia, muy poderosa tanto militar como geopolíticamente. También está Occidente.

Vemos al mismo tiempo que el polo occidental, que recientemente fue el único y el más poderoso, ahora está en una crisis muy profunda. Es todavía más grande y más poderoso que China y Rusia, pero no más poderoso que los polos ruso y chino juntos.

Estados Unidos es mucho más poderoso que China o Rusia por separado, pero resumiendo los poderes de Rusia y China, la ecuación es de alguna manera diferente. Eso crea una situación global donde todo depende de la alianza ruso-china. Ese es el factor clave. Si esta alianza logra continuar, desarrollarse, muy pronto habrá multipolaridad a gran escala.

Con la alianza entre Rusia y China, logramos un orden mundial multipolar. Este orden mundial multipolar proporcionará a Irán y Turquía, así como a otros países islámicos, la oportunidad de construir una civilización islámica. Depender de Turquía, Irán, los países árabes, Pakistán, todas las demás sociedades islámicas al encontrar la forma para ello. Puede haber diferentes centros de poder, algunas estructuras unidas o tal vez varias esferas como la chiíta, la sunita, la árabe, etc. Será una especie de polo compuesto, diferenciado ideológicamente, religiosamente, psicológicamente, etc. Pero creo que la sociedad musulmana está preparada para eso, a pesar de sus muchas divergencias y rivalidades.

Pero sin Rusia y China, creo que el polo islámico no se puede crear: los países islámicos son demasiado débiles y divergentes para eso. Hoy en día, son demasiadas las contradicciones que impiden que el mundo islámico se una y represente un polo alternativo real al occidental. La sociedad islámica, la civilización islámica necesita urgentemente a Rusia y China, no por el cristianismo o una forma nacional comunismo chino, sino más bien por su poder geopolítico que puede contrarrestar a las potencias occidentales. La alianza ruso-china es el elemento clave, fundamental para crear un orden mundial multipolar. Pero creo que la civilización islámica, así como la India, América Latina y tal vez África, debería jugar un papel muy importante en eso.

Si la unipolaridad actual se derrumba junto con el orden mundial liberal hegemónico, otras civilizaciones, otros tipos de sociedades podrían encontrar la oportunidad de afirmarse como nuevos polos soberanos e independientes. Ahora, todo empieza con China y Rusia, así como con el proyecto de la Franja y la Ruta, que se presentan como síntoma de esta multipolaridad. Creo que la civilización islámica es otro síntoma, cuyos principales representantes son Irán y Turquía, así como el mundo árabe.

Creo que nos acercamos al momento de la multipolaridad real y eso es precisamente lo que no desean las élites globalistas liberales políticas unipolares. Intentan encontrar formas de evitar esta necesidad. Ninguno de ellos podría aceptar la multipolaridad porque sería el fin de su dominación ideológica, económica, estratégica, política, cultural y diplomática. Perderán su posición dominante en educación, cultura, tecnología, etc. Ahora, el curso de la historia todavía está controlado de alguna manera por Occidente, pero las élites occidentales comprenden cada vez más que Occidente ya no puede liderar el mundo. Intentan transmitir esta misión a la Inteligencia Artificial. Pueden utilizar los otros trucos o, muy probablemente, iniciar nuevas guerras o promover revoluciones de color.

Creo que ahora está en juego la vida en la tierra. La naturaleza humana misma está a punto de ser reemplazada por algún tipo de especie post-humana, post-viviente. Ese es el verdadero objetivo del orden mundial globalista. Necesitamos entenderlo claramente y debemos resistir contra esa amenaza para salvar a la humanidad de esta plaga que se avecina, porque el Occidente liberal posmoderno se convirtió en una especie de plaga para la civilización, para todos nosotros, para los rusos, para los chinos, iraníes, turcos y para todos los demás.

La civilización occidental intenta involucrar a toda la humanidad en este proceso de suicidio

Fikret Akfırat: En uno de sus artículos, donde evalúa el “choque de civilizaciones” de Samuel Huntington, argumenta: “Si debe haber un ‘choque’ de civilizaciones, tiene que ser un choque entre Occidente y el ‘resto del mundo ‘. Y el eurasianismo es la fórmula política que se adapta al ‘resto'”. También enfatizó la necesidad de movilizar un frente unido de civilizaciones contra el globalismo, que presenta como el enemigo común. ¿Cómo define los puntos de divergencia entre la civilización occidental y el resto del mundo?

Alexander Dugin: En primer lugar, necesitamos desarrollar una comprensión más profunda de lo que realmente es la civilización occidental. La civilización occidental nació cuando Occidente cortó los lazos con sus valores tradicionales reales. La civilización occidental se basa en un acto de castración o suicidio. Occidente ha cortado sus lazos con el cristianismo, con la cultura grecorromana.

Con la Ilustración, Occidente entró en una civilización totalmente artificial basada en ideas erróneas, como el progreso, el materialismo, la tecnología, el capitalismo, el egoísmo y el ateísmo. Esa fue la Ilustración, el orgullo luciferino (10), la guerra contra el Cielo. Eso coincide con la expansión colonial occidental. El colonialismo fue una especie de proyección de la misma enfermedad a escala global. Ninguna civilización concentró tanto esfuerzo en el aspecto material de la vida como Occidente. Los chinos descubrieron la pólvora hace mucho tiempo, pero lo usaron para hacer hermosos fuegos artificiales. Fue una especie de fenómeno cultural y artístico. Cuando los europeos descubrieron la misma pólvora, comenzaron inmediatamente a matarse entre sí y a todos los demás pueblos. La hegemonía occidental se basa en la enfermedad, por lo que deberíamos reconocer a la civilización occidental de la modernidad como una patología.

El problema es la modernidad, no la Antigüedad occidental o la Edad Media. Durante la Edad Media todas las civilizaciones eran más o menos iguales. La civilización occidental, la civilización islámica, la civilización china, la civilización india y muchas otras coexistieron. El problema comenzó con la modernidad, con la llamada época de los descubrimientos geográficos, con la colonización. El Occidente moderno comenzó a ocupar el planeta, conquistando a toda la humanidad. El problema es la civilización occidental moderna que ha creado una especie de asimetría entre el Amo y el Esclavo (como lo expresó Hegel en su “Fenomenología del Espíritu”). El Amo es el Occidente moderno. Toda la humanidad, todo el Resto fue considerado al Esclavo y la herramienta de la dominación total fue precisamente el poder material. Esa fue una gran catástrofe.

Esa expansión occidental en la época de los grandes descubrimientos geográficos ha destruido el frágil equilibrio entre civilizaciones. Esta naturaleza racista, colonial e imperialista de Occidente todavía existe en este siglo. El liberalismo, una idea de universalidad de los llamados derechos humanos, la igualdad de género y otras estupideces son elementos de una nueva versión de la misma ideología racista, colonial e imperialista. Occidente intenta imponer sus propios valores como algo universal incluso cuando critica su propio pasado.

La modernidad comenzó con la crítica del pasado y el presente de Europa. La posmodernidad intenta una vez más cortar los lazos, esta vez con la modernidad como lo ha hecho la modernidad con la premodernidad, con la fase medieval clásica de la historia occidental. No es nuevo; es una continuación del suicidio de larga duración, pero la civilización occidental intenta involucrar a toda la humanidad en este proceso de suicidio.

Este homicidio, matanza del Otro, transformándolo en un “yo menor” es precisamente lo que el Occidente globalista liberal moderno aporta a todos los otros pueblos. Pero es evidente que el resto, todas las civilizaciones no occidentales, rechazan este liberalismo patológico occidental junto con sus normas LGBT+, la pretendida opcionalidad de los géneros, sus formas tecnocéntricas altamente antihumanistas o poshumanistas de desarrollar la tecnología y la industria, esta intolerante y totalitaria “cultura de la cancelación”.

Todo el resto (no occidental) que tiene su propia cuenca civilizatoria debería unirse contra el globalismo. Esa es la continuación lógica de la descolonización. La descolonización no ha terminado; acaba de empezar.

Y ahora, experimentamos la próxima ola de colonización. Estamos colonizados con patrones occidentales, con tecnologías occidentales, con valores occidentales, con democracias occidentales, con procedimientos de mercado occidentales, con educación occidental, con políticas occidentales de la llamada “democracia liberal”. Todo eso se nos impone como algo universal, pero esto es puro etnocentrismo.

Ahora bien, esta civilización occidental está en conflicto con todas las demás que no se reconocen dentro del destino occidental, de la historia occidental. Ese es el momento crucial. No es solo la manifestación de meras diferencias secundarias entre civilizaciones. Antes del comienzo de la expansión del Occidente moderno a escala global, había diferentes civilizaciones que coexistían, más o menos pacífica y armoniosamente. Estoy de acuerdo en que hubo algunos conflictos y guerras y demás, pero fueron más o menos locales. La verdadera guerra genocida llegó con la modernidad cuando los humanos empezaron a utilizar la tecnología para exterminarse unos a otros.

El nihilismo de la civilización occidental moderna

Pero el pacifismo es ilógico. Soñar con un mundo sin guerras es lo mismo que soñar con un hombre sin humanidad. Solo es posible en una sociedad totalmente inhumana. La guerra es muy mala; tenemos que evitarla, pero la guerra siempre es posible. Necesitamos reducir su probabilidad, pero no intentar destruir la guerra como tal, porque para hacerlo, tendríamos que destruir a la humanidad misma. Creo que la verdadera divergencia no es tanto entre la civilización occidental y el resto del mundo, sino entre la civilización occidental moderna y el resto del mundo. Esa es la divergencia real entre dos tipos fundamentales de civilización. La civilización occidental moderna en su actual etapa liberal globalista es en realidad un tipo de civilización antioccidental y completamente nihilista que ha destruido su propia identidad e intenta destruir las identidades de los demás de la misma manera.

Pero para luchar contra la civilización occidental posmoderna, tenemos muchos aliados en Occidente porque no todos los occidentales comparten la misma ideología liberal, de estos valores pervertidos y morbosos de la élite liberal global. Existe una protesta contra estas élites, es el auge del populismo, el crecimiento del movimiento populista revolucionario. El propio Trump es el síntoma de que estas tendencias antiglobalistas que crecen dentro de la sociedad estadounidense.

Creo que necesitamos un análisis profundo de los orígenes de la civilización occidental moderna. La deconstrucción crítica de la etapa actual de la civilización nos llevará a las claras conclusiones que necesitamos. La deconstrucción en cuestión no significa la destrucción total de la civilización occidental, sino la reducción de sus pretensiones universalistas a proporciones realistas, a límites históricos naturales. Necesitamos reducir Occidente a sus fronteras orgánicas. Es solo una de las muchas regiones de la humanidad, nada más que una provincia.

El Resto debe defender y resucitar las identidades plurales propias de las regiones no occidentales, de las otras provincias de la humanidad. Debemos restaurar y desarrollar nuestras propias tradiciones: las tradiciones islámicas, las tradiciones chinas, las tradiciones rusas, las tradiciones cristianas, sin tener en cuenta lo que dirán los activistas liberales de derechos humanos de Soros o los promotores de la revolución de colores o algunos activistas de la cultura de la cancelación en Internet. A nadie le importa: su opinión puede significar algo solo en sus zonas de influencia, estrictamente dentro de Occidente.

Los liberales occidentales son libres de juzgar a su propia sociedad; podríamos juzgar a los nuestros. El resto debería llegar ahora al choque final. Pero este choque contra Huntington no será entre civilizaciones, sino entre una civilización que todavía pretende imponer sus propios valores y fundamentos históricos y geográficamente limitados, con unos principios que pretenden ser algo universal, y el Mundo que en su lugar consta de múltiples civilizaciones.

Deberíamos poner fin a la expansión de la globalización liberal occidental y reducir a Occidente a su debido espacio. Luego deberíamos comenzar la misión del Renacimiento, de la reconstrucción y de la reforma de nuestro destino. Y de ese Renacimiento podemos deducir el necesario choque entre estas civilizaciones renacidas. Podríamos prosperar y desarrollarnos sobre la base del diálogo, la cooperación y el reconocimiento mutuo, sin necesariamente fomentar el conflicto. Solo hay un choque real de civilizaciones que es inevitable: el choque de la humanidad y este Occidente agresivo, que hoy liberal, pero que siempre ha sido racista.

 

 

Notas

1. Nota del editor (Ed. N.). Fundado en Italia en 1968, el Club de Roma es un grupo de expertos.

2. Ed. N. La Sociedad Fabiana es un movimiento con sede en el Reino Unido que busca lograr el principio que ellos llaman “socialismo democrático” a través de métodos incrementales y de reforma, en lugar de métodos revolucionarios.

3. Ed.N. Es la filosofía de Descartes, basada en el yo pensante. Y también está asociado con su dicho “pienso, luego existo”.

4. Ed.N. Jacques Lacan fue un psicoanalista y psiquiatra francés.

5. Ed.N. Según la teoría psicoanalítica, la mente inconsciente es una estructura más profunda que la mente consciente, es una región invisible, que está relacionada con cualquier contenido o proceso mental del que el individuo no es consciente. Según Lacan, la mente inconsciente es la historia personal que determina la vida de una persona, es una especie de memoria y es la conciencia de la que la persona no es consciente.

6. Ed.N. El pensador posmoderno francés Gilles Deleuze sugiere que todo es diferente, que no hay dos cosas iguales, por lo que no hay identidad.

7. Ed.N. Es el enfoque feminista con respecto a la relación entre las mujeres y la tecnología, particularmente entre las mujeres e internet.

8. Ed.N. El concepto de “Cordon sanitaire” (cinturón de seguridad) fue acuñado por el primer ministro francés Georges Clemenceau al final de la Primera Guerra Mundial. Rusia perdió todas sus regiones occidentales, incluidas Ucrania, Polonia, Finlandia y Bielorrusia, con el acuerdo de Brest-Litovsk (1918) firmado al final de la Primera Guerra Mundial. Estas regiones fueron vistas por Occidente como un “escudo” entre el comunismo soviético y el capitalismo occidental, y fue referida como un “cinturón de seguridad” en el período de entreguerras.

9. Se refiere a la mezcla de la cultura antigua griega y romana.

10. Lucifer es un nombre, generalmente usado para describir al Diablo. El luciferianismo es una filosofía atea que reconoce a Lucifer, el nombre del diablo antes de ser expulsado del paraíso, como símbolo. Creen que la gente debería abrirse camino por sí mismos y rechazan creer en dios o en cualquier criatura imaginaria. La guerra contra los ángeles parece una rebelión de Lucifer junto con algunos ángeles contra dios. Se cree que el ángel Miguel, uno de los cuatro arcángeles principales, envió a los ángeles rebeldes lejos del paraíso y, por lo tanto, Lucifer también es reconocido como un ángel caído. En la mitología islámica, Lucifer es conocido como Iblis, Harut o Marut.

Print Friendly, PDF & Email

You may also like...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.