No se trata de Trump contra Biden – por Gilad Atzmon

Estamos concretamente reviviendo los “últimos días de la República de Weimar”.

No se trata de Trump contra Biden,

  • Se trata de Urbanos contra Rurales
  • Se trata de Globalistas contra Nacionalistas
  • Se trata de Cosmopolitas decididos a seguir siéndolo contra patriotas
  • Se trata de Tribales contra Universales

 

No se trata de demócratas contra republicanos,

  • Se trata de minorías  contra Americanos
  • Se trata de las personas “en tanto que” contra la autenticidad
  • Se trata de un ‘Gran Reajuste’ contra el anhelo de grandeza
  • Se trata de Jerusalén contra Atenas

Estamos concretamente reviviendo los “últimos días de la República de Weimar” .

A lo largo de su historia, el capitalismo ha utilizado diferentes tácticas para suprimir la oposición.

En un momento dado fue el fantasma de una revolución inevitable. La amenaza de ese espíritu rebelde contribuyó a la evolución del estado de bienestar, pero la revolución prometida nunca se materializó.

No hace falta ser un genio para entender que, en perspectiva histórica, esos sentidos de libertad, productividad y esperanza que se convirtieron en emblemas occidentales durante la era posterior a la Segunda Guerra Mundial, tenían muy poco que ver con nuestros verdaderos deseos y caprichos humanistas. Nuestra “libertad” fue fabricada a modo de tentación para los pobres humanos que estaban detrás del Muro de Hierro. La Guerra Fría que amenazaba con acabar con la civilización era sólo el medio para el crecimiento capitalista. Por consiguiente, sería correcto argumentar que debemos nuestro sentido de ‘libertad’ de la posguerra a la URSS y a Stalin. Cuanto más opresivo era el comunismo, más liberal pretendía ser Occidente. Una vez que el bloque soviético se evaporó, no hubo necesidad de mantener nuestra ‘libertad’. No había nadie a quien tentar con visiones de Coca Cola y McDonald’s. Se requería un nuevo campo de batalla para desviar la atención de las masas de sus verdaderos opresores eternos.

Una vez más fue la llamada “Izquierda” la que proporcionó las municiones. En lugar del viejo mantra de la izquierda que llamaba a unirnos todos en la furia proletaria sin importar raza, color de piel, género o etnia, la ‘Nueva Izquierda’ introdujo un himno completamente nuevo. Contra el más básico ethos universal de la izquierda, la Nueva Izquierda nos enseñó a pensar y hablar “en tanto que”: “como mujeres”, “como gay”, “como trans”, “como judío”, “como latino”, “como negro”. Prácticamente aprendimos a pelear entre nosotros en lugar de unirnos en un solo pueblo. En lugar de eliminar las diferencias, construimos nuevos muros de gueto enfatizando y celebrando cada línea divisoria posible (Blanco/Negro, hombre/mujer, heterosexual/LGBTQ etc.). En lugar de identificar a Wall Street, la propaganda de los medios masivos y los gigantes de la tecnología como nuestro feroz enemigo global, estos se convirtieron en los catalizadores y proveedores de dinero en una guerra que nosotros, el pueblo, nos declaramos tontamente a nosotros mismos.

En esta nueva mescolanza identitaria de la “Izquierda”, todas las voces “en tanto que” son bienvenidas excepto la de los blancos. ¿Será que alguien realmente cree que los “blancos” son categóricamente o colectivamente malos? Lo dudo. Lo que pasa es, simplemente, que los llamados “blancos” fueron elegidos para retomar el “papel” del bloque soviético. El ‘Blanco’ se ha convertido en el nuevo ‘malvado’ imaginario.

Tal y como están las cosas, nadie en América puede unir a la nación: ni Biden ni el DNC pueden introducir una solución armoniosa ya que lo anterior son en realidad extensiones del problema. Biden y el DNC están intrínsecamente ligados a Wall Street, Soros, losmedios masivos y los gigantes de la tecnología que formularon y sostienen esta trágica batalla. Trump y el partido republicano, por supuesto, tampoco pueden hacer mucho, porque a los ojos de sus muchos oponentes, el propio Trump es el núcleo de todo este desastre. Es claramente “demasiado blanco” además de ser un “macho” y si esto no fuera suficiente, también es un narcisista sumamente irritante.

Lo que vemos en América es prácticamente la República de Weimar resucitada.

El público está perdiendo su confianza en el proceso y las instituciones democráticas. La pobreza y el malestar público están aumentando. La prensa y los medios de comunicación nacionales se están separando cada vez más de grandes segmentos de la población. En medio de todo esto, Wall Street está en auge. Los dos lados de esta división no pueden tolerarse mutuamente. Están separados demográfica, espiritual, cultural e intelectualmente. La democracia se está convirtiendo en una noción nostálgica en los EE.UU. y esto no debería sorprendernos, ya que la democracia y la libertad no son ni han sido nunca objetivos o valores capitalistas de primer orden. La democracia y la libertad eran los medios, no el objetivo. Estaban ahí para servir al mamonismo.* Pero ya no; en noviembre de 2016 Wall Street se percató de que la democracia estorba en el camino. La ciudad de Londres llegó a la misma conclusión después del referéndum de Brexit.

Si América quiere salvarse a sí misma, va a tener que entender sus condiciones primero. Es mejor que se eleve por encima de sí misma más allá de la falsa batalla entre Trump y Biden o entre los demócratas y los republicanos. Los stados Unidos deberían averiguar quién los está empujando al abismo de la guerra civil. América debería averiguar quién trabaja tan duro y con éxito, hasta ahora, para dividirla a ella y a todos los demás países occidentales , partiéndolos por la mitad.

Si la novela 1984 de Orwell tiene algún mérito profético, es fácil averiguar quién se encarga del papel del Hermano Mayor. Lo que tal vez quieras hacer a continuación es averiguar quién será el Immanuel Goldstein de nuestro tiempo. ¿Quién controla la oposición?

Gilad Atzmon, 22 noviembre 2020

 

* Mamonismo la obsesiva búsqueda de riqueza material y posesiones.

In Author’s Website: https://gilad.online/writings/2020/11/22/it-is-not-about-trump-or-biden

Original Article : https://www.unz.com/gatzmon/it-is-not-about-trump-or-biden/

Article in French: https://plumenclume.org/blog/634-trump-ou-biden-la-question-n-est-pas-la

Traducido al espanol por Maria Poumier para Red Internacional

 

Print Friendly, PDF & Email

You may also like...