El Washington Post indignado porque Trump miente sobre todo lo que no importa

 

C3XBsdf0BZWcAAJgLY

 

Todos los días estoy agradecido, porque todos los días tengo algo por lo que estar indignado. Gracias a ese bastión de veracidad y objetividad (el Washington Post) ahora tengo 3.001 cosas más por las que indignarme: El presidente Trump, afirman, ha hecho precisamente 3.001 afirmaciones falsas o engañosas hasta ahora en su presidencia. Eso debería durarme hasta la mediana edad. Si sigue así, a este ritmo tendré suficiente para toda la vida. Y por eso estoy súper agradecido. Porque sin la cuidadosa verificación de los hechos del Washington Post, quizás pasaría por alto que Donald Trump dijo no una vez, ni dos, sino veintinueve veces que el déficit comercial de Estados Unidos con China es de 500.000 millones de dólares, en lugar de 300.000 millones. ¿Puede alguien leer eso sin que la sangre le fluya a la cara? ¿Sin que sus delicadas manos se aprieten en puños indignados?

¿Qué hay del hecho de que Trump tuvo la audacia de afirmar que Franklin D. Roosevelt fue presidente durante 16 años, cuando sólo cumplió 12? Seguramente un grito gutural involuntario está comenzando a escapar del espacio santificado de su laringe. ¿No? Bueno, ¿qué hay de la vez que dijo que Henry Ford inventó la línea de montaje? ¡Henry Ford! Todo el mundo sabe que fue Ransom Eli Olds. Bueno, tal vez no todo el mundo sabe eso. Pero deberían saberlo. Y ahora que sé que Trump no lo sabía, estoy listo para romper cualquier cosa rompible.

No sabía que Donald Trump hacía caso omiso de los hechos y tendía a exagerar. Eso me sorprende completamente. No tenía ni idea de que era un grandilocuente mercachifle de persuasión. Pero en sus 466 días desde que asumió el cargo, según el Washington Post, ha hecho afirmaciones “falsas o engañosas” una media de 6,5 veces al día. El Washington Post incluso tiene un gráfico interactivo que muestra el flujo y reflujo de sus mentiritas.

washington post trump

El equipo del Washington Post aparentemente ha pasado los últimos 18 meses pendiente de cada palabra de Trump. Hay obsesionados, y luego hay locos de remate.

¿Fue el recorte de impuestos de Trump realmente el “más grande”? Nop. ¿Es la investigación de Rusia una controversia inventada? No según el Washington Post. Me alegra saber que saben lo que el mismo Consejero Especial Mueller no sabe. Es tranquilizador. También me tranquiliza que tengan la capacidad de leer la mente. Porque cuando Trump dice que a los demócratas no les importa la DACA (Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, por sus siglas en inglés), el Washington Post sabe que está mintiendo, y que a los demócratas sí les importa la DACA. O tal vez él también pueda leer mentes. No lo sé. Porque a diferencia de Trump y el Washington Post, yo no puedo leer mentes.

Pero espere un segundo. Algo anda mal. Estoy seguro de que Trump ha dicho más de 3001 mentiras. Pero cuando busco en la base de datos del Washington Post, no encuentro ningún registro de ellas. ¿Qué hay de aquella vez que Trump dijo que el presidente sirio Assad mató a bebés con armas químicas (dos veces) cuando Assad ciertamente no hizo tal cosa? Esa mentira no se encuentra en la excepcional lista del Washington Post. Incluso el Secretario de Defensa Mattis admitió que no había evidencia para esas afirmaciones.

¿Qué hay de aquellas veces en que Trump dijo que Irán era el mayor patrocinador del terrorismo internacional, cuando esa gracia seguramente debía ir dirigida a Arabia Saudita, aliada de Estados Unidos? ¿O qué hay de todas esas mentiras por omisión? ¿Qué hay de su negativa a decir la verdad sobre Arabia Saudita o Israel? ¿Y qué hay de todas esas ocasiones que Trump dice la verdad, o algo que se aproxima a ella? ¿Como cuando denuncia el cambio de régimen, el intervencionismo extranjero, las costosas guerras inútiles en el extranjero y la histeria antirrusa? ¿Y qué hay de todas las mentiras difundidas por el FBI, los establishments demócrata y republicano, y los mismos medios de los que el Washington Post es miembro?

¿Es posible que el Washington Post sólo esté siendo quisquilloso? ¿Es posible que le estén torciendo los brazos a Trump por una letanía de cosas que no tienen mucha importancia, pero optan por permanecer en silencio acerca de las verdaderas mentiras de Trump, y por las cuales él realmente debería rendir cuentas? ¿Acaso optan ignorar o discrepar con todas las cosas que dice que sí tienen sentido? No, quizás me esté indignando sin razón. El Washington Post nunca haría tal cosa, y si compilaran una lista como esa para los predecesores de Trump y todos los demás líderes mundiales, estoy seguro de que los considerarían parangones de la virtud verbal, expresando sólo la verdad prístina.

Como lo hacen para esta “mentira” de Trump:

“Afirmó falsamente que los demócratas coludían con los rusos, y toda la investigación comenzó con ‘un documento que fue pagado por el DNC [Comité Nacional Demócrata] y Hillary Clinton’. Pero el DNC fue víctima de las actividades rusas, ya que sus correos fueron pirateados y luego publicados a través de WikiLeaks”.

Porque los demócratas no coludieron en absoluto con los rusos, ni siquiera cuando sí lo hicieron. Y el DNC fue una víctima absoluta de las “actividades rusas” (lo que sea que eso signifique), incluso cuando no lo fueron. Está claro que el Washington Post no tiene una agenda aquí.

Así que siguiendo el ánimo de las listas, aquí hay una lista de cosas que la lista del Washington Post NO es en absoluto:

  • No es una lista de exageraciones triviales y errores en los datos.
  • No es una lista que excluye todas las mentiras reales que de hecho son importantes.
  • No es una lista que toma verdades reales y las contrarresta repitiendo mentiras generalizadas para reforzar la propia agenda del establishment.
  • No es tendenciosa en modo alguno.

 

Harrison Koehli, 7 mayo 2018

Fuente SOTT

Print Friendly, PDF & Email
A %d blogueros les gusta esto: