La ‘Guerra de la Información’ es para cubrir el verdadero agresor

67457

«La revelación de informaciónes importantes sobre los verdaderos responsables de las guerras es la razón por la que el gobierno de Estados Unidos está persiguiendo tanto a Assange como a Zikry«

 

Assange y la Guerra de Yemen: el hilo invisible de la venganza

Estaba en Kabul hace diez años cuando WikiLeaks publicó una importante serie de documentos del gobierno de Estados Unidos sobre los conflictos en Afganistán, Irak y Yemen. El día de la publicación, había acordado por teléfono una reunión con un funcionario estadounidense para una entrevista informal. Durante nuestra conversación, le conté lo que acababa de enterarme por la prensa.

Estaba muy interesado y me preguntó lo que sabía sobre el grado de clasificación de los expedientes. Cuando se lo dije, me contestó en tono aliviado: “Entonces no son verdaderos secretos”.

Cuando volvimos a coincidir más tarde en mi hotel, le pregunté por qué se despreocupaba tanto por unas revelaciones, que estaban haciendo mucho ruido en el mundo.

Explicó que el gobierno estadounidense no es tan ingenuo como para no darse cuenta de que poner documentos a disposición de tantos funcionarios civiles y militares significa que corren el riesgo de filtrarse. Cualquier información que fuera realmente perjudicial para la seguridad estadounidense había sido eliminada.

De todos modos, dijo, “no aprenderemos grandes secretos de WikiLeaks porque ya han sido revelados por la Casa Blanca, el Pentágono o el Departamento de Estado”.

Encontré su argumento convincente y luego escribí un artículo diciendo que los secretos de WikiLeaks no eran tan secretos.

Sin embargo, el funcionario estadounidense y yo fuimos ingenuos olvidando que el verdadero propósito del secreto de Estado es permitir que los gobiernos establezcan su propia versión de la verdad, a menudo engañosa, a través de una cuidadosa selección de los “hechos” que se comunican al público. Se enfurecen por cualquier revelación de lo que realmente saben o por fuentes alternativas de información. Estas amenazas a su control de la información deben abordarse siempre que sea posible y, cuando esto no sea posible, los responsables deben ser procesados y castigados.

Hemos tenido dos buenos ejemplos de cómo un gobierno -en este caso Estados Unidos- trabaja para proteger su propia versión de los hechos. La primera es la acusación del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, bajo la Ley de Espionaje, por revelar 750.000 documentos militares y diplomáticos confidenciales en 2010.

El segundo ejemplo ha ocurrido en los últimos días. Puede que los medios de comunicación internacionales no siempre se hayan cubierto de gloria en la Guerra de Yemen, pero hay valientes periodistas y organizaciones de prensa que lo han hecho. Uno de ellos es el periodista yemení Maad Al-Zikry, quien, junto con Maggie Michael y Nariman El-Mofty, forma parte de un equipo de Associated Press (AP) que ganó este año el Premio Internacional Pulitzer de Periodismo por su excelente cobertura de la Guerra de Yemen. Sus historias incluían revelaciones de ataques de aviones no tripulados estadounidenses y prisiones controladas por Emiratos Árabes Unidos (EAU) en Yemen.

Al gobierno de Estados Unidos claramente no le gusta este tipo de periodismo crítico. Cuando el pasado martes se otorgó el Premio Pulitzer en Nueva York, Zikry no estaba allí porque se le negó un visado de entrada a Estados Unidos. Ya no hay una embajada estadounidense en la capital yemení, Sanaa, pero hace dos meses la embajada de Estados Unidos en El Cairo rechazó su solicitud de visado, a pesar de contar con el pleno apoyo de la AP y de muchas otras instituciones de renombre.

Después de que la AP presionara, Zikry solicitó un segundo visado y esta vez fue recibido por un consejero de la embajada. Dijo que preguntó: “¿Piensa la embajada estadounidense que un periodista de investigación yemení que informa para la AP es un terrorista?, ¿Estás diciendo que soy un terrorista?”

El asesor dijo que “trabajarían” en su visado o, en otras palabras, le preguntarían al gobierno de Washington qué hacer. “Así que esperé, esperé, esperé, esperé, esperé, esperé”, dijo. “Y, hasta ahora, no he sabido nada de ellos”.

Por supuesto, Washington es muy capaz de levantar la prohibición de visado para un yemení en un caso como éste, pero ha decidido deliberadamente no hacerlo.

¿Se puede comparar lo que hicieron Assange y WikiLeaks en 2010 con lo que hicieron Zikry y la AP en 2019? Algunos comentaristas, vergonzosamente, sostienen que el procesamiento de Assange y su actual encarcelamiento, a la espera de su posible extradición a Estados Unidos o Suecia, no tiene nada que ver con la libertad de expresión.

De hecho, hizo lo que todo periodista debería hacer y lo hizo muy bien.

Tomemos el ejemplo de Yemen. Es muy actual, porque en los últimos días, altos funcionarios estadounidenses han denunciado a Irán por dirigir y armar presuntamente a los rebeldes huthíes que combaten a las fuerzas apoyadas por Arabia saudí y Emiratos Árabes Unidos. La acción de estos llamados “agentes iraníes” podría ser un casus belli en el enfrentamiento entre Estados Unidos e Irán.

Mike Pompeo, el Secretario de Estado de Estados Unidos, dice que Irán ha proporcionado a los huthíes “el sistema de misiles, el equipo y la capacidad militar que tienen hoy en día”.

John Bolton, asesor de seguridad nacional, dijo el miércoles [29 de mayo] que Irán se arriesga a una “respuesta muy fuerte” de Estados Unidos, entre otras cosas, por los ataques con aviones teledirigidos de los huthíes en Arabia saudí, de los que responsabiliza a los iraníes.

Estas acusaciones de Estados Unidos, Arabia saudí y su aliado yemení, procedan de quien procedan, de que los huthíes son los lacayos de Irán, y que están armados por Irán, han circulado durante mucho tiempo. Pero, ¿qué sabemos acerca de lo que Washington realmente piensa de estas acusaciones, que no han cambiado mucho a lo largo de los años?

Aquí es donde Wikileaks viene al rescate.

La embajada de Estados Unidos en Sanaa puede estar cerrada hoy, pero fue inaugurada el 9 de diciembre de 2009, cuando Stephen Seche, el embajador de Estados Unidos, envió un informe detallado al Departamento de Estado titulado: “¿Quiénes son los huthíes?, ¿cómo luchan?” Citando numerosas fuentes, afirmó que los huthíes “obtienen sus armas en el mercado negro yemení” y a través de acuerdos con comandantes militares corruptos del gobierno. Un alto funcionario de la inteligencia yemení dijo: “Los iraníes no arman a los huthíes. Las armas que usan son yemeníes. Otro alto funcionario dice que la coalición anti-huthi “cubre sus fracasos diciendo que las armas [de los huthíes] provienen de Irán”.

Los expertos yemeníes en conflictos afirman que la adquisición de armas por parte de los huthíes tampoco tiene mucho que ver con Irán. Yemen siempre ha tenido un floreciente mercado negro de armamento, donde se pueden obtener armas de todo tipo en casi cualquier cantidad, si el dinero lo permite. Las fuerzas anti-huthíes, abundantemente abastecidas por Arabia saudí y Emiratos Árabes Unidos, son felices porque aprovechan para venderlas a los huthíes o a cualquier otra persona.

En un período anterior, el estudio de la embajada cita “informes sensibles” -presumiblemente de la CIA u otra organización de inteligencia- de que extremistas somalíes, que querían lanzacohetes Katyusha, simplemente habían cruzado el Mar Rojo para comprarlos en el mercado negro yemení.

La revelación de informaciónes importantes sobre los verdaderos responsables de las guerras (por ejemplo en Yemen -que ha matado al menos a 70.000 personas) es la razón por la que el gobierno de Estados Unidos está persiguiendo tanto a Assange como a Zikry.

El periodista disidente yemení afirma que “una de las principales razones por las que este país está tan empobrecido y en la trágica situación a la que se enfrenta hoy es el castigo masivo de Yemen por parte de la administración norteamericana”.

Eso es obviamente cierto, pero alguien en Washington probablemente lo considera un secreto.

Patrick Cockburn, 1 junio 2019

Fuente original

Print Friendly, PDF & Email
A %d blogueros les gusta esto: