Covid19, las pruebas de la infamia – por John Miltimore

“Hay pruebas de que fue un montaje”; Jonathan Miltimore sugiere que el virus Covid19 no es tan mortal como se pensaba. ¿Cómo es que los expertos fallaron de nuevo? Los “expertos” pueden habernos sometido a un error garrafal, el mayor desde la guerra de Irak.

 

En abril de 2005, Charles Duelfer, el principal inspector de armas de la CIA en Iraq, admitió en el informe final de la CIA que, tras una extensa búsqueda, no se pudieron encontrar armas de destrucción masiva.

“Después de más de 18 meses, la investigación sobre armas de destrucción masiva y el interrogatorio de los detenidos relacionados con esas armas se han agotado”, escribió Duelfer, el líder del Grupo de Investigación en Iraq. “Tal y como están las cosas, la investigación sobre las armas de destrucción masiva ha ido tan lejos como ha sido posible.”

Hoy en día se acepta generalmente que la presencia de armas de destrucción masiva fue la base principal de la guerra de Irak. Naturalmente, la ausencia de tales armas sacudió al mundo. Los medios de comunicación culparon a los políticos, los políticos culparon a la inteligencia de EE.UU., y los actores de inteligencia involucrados en su mayoría defendieron su trabajo.

La palabra oficial, que aparece en el informe de Robb-Silberman, concluyó que “la Comunidad de Inteligencia no explicó adecuadamente cuán poca buena inteligencia tenía – o hasta dónde sus evaluaciones se basaban en suposiciones e inferencias más que en pruebas concretas”.

La debacle de las armas de destrucción masiva de la guerra de Irak es posiblemente el mayor “fracaso” de los expertos a lo largo de varias generaciones. El santo triunvirato – legisladores, burócratas y medios de comunicación – todos fallaron en olfatear la verdad. Si alguno de ellos lo hubiera hecho, una guerra que costó trillones de dólares y cobró la vida de 100.000 a 200.000 personas probablemente podría haberse evitado.

Sería difícil superar el error garrafal de Irak, pero la evidencia emergente sobre el COVID-19 sugiere que los expertos -una vez más: legisladores, burócratas y medios de comunicación- pueden habernos sometido a un error garrafal de proporciones igualmente desastrosas.

Un nuevo informe de la NPR sugiere que la respuesta global al COVID-19 puede haberse originado en  una premisa errónea.

La creciente evidencia sugiere que el coronavirus es más común y menos mortal de lo que parecía al principio.

La evidencia proviene de pruebas que detectan anticuerpos contra el coronavirus en la sangre de una persona en lugar del propio virus.

Las pruebas están apareciendo en un gran número de personas en los EE.UU. que se infectaron pero nunca se enfermaron gravemente. Y cuando estas infecciones leves se incluyen en las estadísticas de coronavirus, el virus parece menos peligroso.

“Las mejores estimaciones actuales del riesgo de mortalidad por infección están entre el 0,5% y el 1%”, dice Caitlin Rivers, epidemióloga del Centro de Seguridad Sanitaria de la Johns Hopkins.

Eso contrasta con las tasas de mortalidad del 5% o más, basadas en cálculos que incluyen sólo a las personas que se enfermaron lo suficiente como para ser diagnosticadas con pruebas que detectan la presencia del virus en el cuerpo de una persona.

Mucha gente recordará el debate sobre el riesgo de muerte que tuvo lugar antes y en las primeras etapas de los encierros masivos. Hubo mucha discusión sobre cuán mortal era el virus y cuál debería ser la respuesta colectiva al virus.

Algunas voces ejercieron cautela.

“El público se está comportando como si esta epidemia fuera la próxima gripe española, lo cual es francamente comprensible dado que los informes iniciales han fijado la mortalidad por culpa del COVID-19 alrededor del 2-3 por ciento, bastante similar a la pandemia de 1918 que mató a decenas de millones de personas”, escribió en Slate Jeremy Samuel Faust, médico de medicina de emergencia e instructor de la Facultad de Medicina de Harvard. “Permítanme ser el portador de buenas noticias. Es improbable que estos números aterradores se mantengan”.

De manera similar, el 5 de marzo, el experto en vacunas Paul A. Offit, que ocupa la cátedra Maurice R. Hilleman de Vacunología en la Universidad de Pensilvania, dijo a Factcheck.org que creía que la cifra de la Organización Mundial de la Salud de 3,4 por ciento de muertes era demasiado alta, lo que sugiere que estaba muy por debajo del 1 por ciento.

“Somos más víctimas del miedo que del virus”, dijo Offit, y añadió que el mundo estaba siendo testigo de una “reacción exagerada” ante la enfermedad.

Sin embargo, voces como las de Fausto y Offit fueron sofocadas rápidamente. El ciclo de noticias de 24 horas avivó el miedo y la indignación colectiva porque no se estaba haciendo más. Se produjeron movilizaciones disparatadas en torno al papel higiénico y las máscaras. Neil Ferguson, profesor de biología matemática en el Imperial College de Londres, predijo que millones de personas morirían en el “mejor de los casos”.

Siguiendo el ejemplo de China, uno de los regímenes más autoritarios del mundo, la mayor parte del mundo desarrollado fue puesto en aislamiento por tiempo indefinido por sus propios gobiernos.

Los costos sociales y económicos de los cierres pronto se hicieron evidentes. Sólo en los EE.UU. se han perdido 40 millones de puestos de trabajo, muchos de los cuales no van a volver. La recesión se avecina. Cientos de miles de empresas ya han sido eliminadas. La deuda federal ha aumentado a 26 billones de dólares.

Desafortunadamente, el desastre del COVID y la mencionada guerra de Irak encajan en un mismo patrón familiar. Como el historiador Paul Johnson ha observado, la mayoría de los peores eventos del siglo XX fueron perpetrados por expertos que usaron el poder colectivo para dar forma a los eventos mundiales en una dirección que creían beneficiosa [¿para ellos o para nosotros?].

“Una de las principales lecciones de nuestro trágico siglo, en el que se han sacrificado tantos millones de vidas inocentes en planes para mejorar la suerte de la humanidad, es que hay que tener cuidado con los intelectuales”, escribió Johnson en The Intellectuals. “No sólo deben mantenerse alejados de las palancas de poder, sino que también deben ser objeto de especial sospecha cuando buscan ofrecer un consejo colectivo”.

Nadie niega el inmenso costo de las cuarentenas que nos han impuesto en cada país, pero lo que se ganó con ello sigue siendo un tema de discusión.

Un informe de mayo de JP Morgan, así como otras pruebas, sugiere que los cierres tuvieron poco o ningún impacto en la propagación del COVID-19.

Marko Kolanovic, físico y estratega de JP Morgan, señaló que la mayoría de las naciones vieron descensos en las tasas de infección después de que se levantaran los cierres.

“A diferencia de las rigurosas pruebas acerca de los nuevos medicamentos, los cierres se administraron con poca consideración de que podrían no sólo causar la devastación económica, sino potencialmente más muertes que el propio Covid-19”, dijo Kolanoviche. Jon Miltimore, @miltimore79

La mayoría de las naciones vieron bajar los índices de infección Covid después de que se levantaran los cierres, según un reciente análisis de @jpmorgan.

De manera similar, un análisis de Bloomberg en mayo encontró “poca correlación entre la severidad de las restricciones de una nación y si logró frenar el exceso de muertes”. Mientras tanto, el principal funcionario de salud de Noruega declaró recientemente que los encierros no eran un paso necesario para domar el virus.

Por otro lado, el Washington Post esta semana citó estudios que afirman que las órdenes de bloqueo evitaron cientos de millones de infecciones por COVID-19 y salvaron millones de vidas.

Sin embargo, estos hallazgos vienen con advertencias. Primero, uno de los estudios fue presentado el 22 de marzo, mucho antes de que la gran mayoría de los casos de COVID ocurrieran. El otro estudio fue realizado por investigadores del Colegio Imperial de Londres, la misma escuela de la que Ferguson provenía. (Desde entonces ha renunciado después de que se descubriera que rompió el protocolo de cuarentena que ayudó a diseñar, al permitir que su amante -una mujer casada-  fuera a visitarlo a su casa).

Ferguson, que en 2005 dijo que hasta 200 millones podrían morir de gripe aviar (¡en realidad murieron unas 100 personas!), fue preguntado por The New York Times en marzo cuál era el escenario más optimista para los EE.UU. durante la pandemia de COVID.

“Alrededor de 1,1 millones de muertes”, respondió.

A partir del 10 de junio, Ferguson está fuera de juego porque había multiplicado por diez las cifras reales. Por qué debemos seguir escuchando a las escuelas que ya han demostrado estar tan desastrosamente equivocadas es una pregunta que nos hacemos todos. La historia de la “pequeña gallina” me viene a la mente.

En 2003, los actores estatales llevaron al mundo a una lucha sangrienta de años en Irak para proteger al mundo de unas armas nucleares que no existían, sólo para que nos enteráramos de paso sobre lo poco que los expertos de inteligencia de EE.UU. sabían realmente sobre las capacidades nucleares de Irak.

En 2020, los planificadores centrales del mundo entero decidieron colapsar la economía global para proteger a la gente de un virus invisible y altamente contagioso que resultará en síntomas nulos o leves para hasta el 90 por ciento de sus portadores.

Parece que algunas lecciones son difíciles de aprender.

Jon Miltimore, 12 junio 2020

*

Original publicado en El FEE Daily

Original de la traduccion al espanol: Red internacional

*

 

Sobre el Autor:

Jonathan Miltimore es el editor gerente de FEE.org. Sus escritos y reportajes han sido objeto de artículos en la revista TIME, The Wall Street Journal, CNN, Forbes, Fox News y Star Tribune.

*

Artículos relacionados:

https://redinternacional.net/2020/12/24/los-hechos-inexplicables-en-torno-al-covid-19-por-larry-romanoff/

https://redinternacional.net/2020/12/09/la-vacuna-con-pretexto-del-covid-19-el-objetivo-es-la-inmunidad-o-la-despoblacion-por-mike-whitney/

https://redinternacional.net/2019/03/21/argentina-el-senado-aprobo-una-nueva-ley-de-vacunas-seran-obligatorias/

https://redinternacional.net/2020/11/06/el-gran-reajuste-the-great-reset/

https://redinternacional.net/2020/11/26/hold-up-el-documental-frances-sobre-la-crisis-covid/

 

Print Friendly, PDF & Email

You may also like...