Israel evacuó a los jefes islamistas de Siria junto con los Cascos Blancos

4567457.jpg

 

Según la revista estadounidense Foreign Policy [1], Israel ha pagado 75 dólares mensuales a miles de participantes en la guerra contra Siria desde 2013 y, a partir de agosto de 2014, incluso les envió armas a través de 3 puntos de paso de la línea de demarcación que delimita el Golán ocupado por las fuerzas israelíes.

Sin embargo, también según Foreign Policy, Israel parece haber puesto fin a ese apoyo a los yihadistas en julio de 2018, a raíz de un acuerdo con Rusia según el cual los iraníes presentes en Siria se retirarían a 80 kilómetros de la línea de demarcación.

Aunque estas “revelaciones” de Foreign Policy coinciden con cosas que ya habíamos anunciado desde hace mucho en la Red Voltaire, lo cierto es que la publicacion estadounidense se queda por debajo de la realidad:
- El apoyo israelí a los yihadistas que debían destruir el Estado sirio en realidad comenzó antes de los acontecimientos en Siria. La primera acción armada –de hecho una operación militar–, registrada en la mezquita al-Omari de la ciudad siria de Deraa, el 18 de marzo de 2011, fue dirigida por oficiales israelíes. Aquella operación se terminó con la toma por asalto del centro regional de la inteligencia siria encargado de vigilar el Golán ocupado por Israel.
- Israel organizó las acciones de los yihadistas que expulsaron a los cascos azules de la ONU, en agosto de 2014, de la zona de separación cuya seguridad debía garantizar la FNUOS (Fuerza de las Naciones Unidas para la Observación de la Separación) a lo largo de la línea de demarcación. La expulsión de los soldados de la ONU, cuyo lugar tomaron los yihadistas, facilitó el envío a los terroristas de armamento pesado a través del Golán ocupado por Israel. En junio de 2016, Estados Unidos y Rusia habían llegado a un acuerdo para presentar juntos al Consejo de Seguridad de la ONU un proyecto de resolución que exigía a Israel poner fin a su apoyo a al-Qaeda y restablecer la presencia de los soldados de la ONU en la línea de demarcación del Golán [2]. En el último momento, el Pentágono se opuso a la presentación de aquel proyecto de resolución.
- La «ayuda humanitaria» de Israel a los «rebeldes» incluyó atención médica a más de 3 000 elementos de al-Qaeda heridos en combate. Los yihadistas heridos eran atendidos en Israel, en el Ziv Medical Centre, donde el primer ministro israelí Benyamin Netanyahu incluso fue filmado mientras felicitaba a oficiales de al-Qaeda hospitalizados (ver foto).
- El proyecto de acuerdo ruso-israelí sobre la retirada iraní que Netanyahu pretendía obtener no fue aceptado por la parte rusa.

El papel de Israel en la agresión exterior contra Siria ya había sido mencionado antes, en terminos cercanos a los de Foreign Policy, por el Wall Street Journal [3]. El diario estadounidense del mundo de la finanza establecía incluso una comparación con la operación «Buena frontera» realizada por Israel en la frontera libanesa justo antes de invadir el Líbano –en 1982. Si Foreign Policy no hace la misma comparación es sólo porque esa revista explica el respaldo a los yihadistas en Siria con la retórica anti-iraní.

 

[1] “In Secret Program, Israël Armed and Funded Rebel Groups in Southern Syria”, Elizabeth Tsurkov, Foreign Policy, 6 de septiembre de 2018.

[2] «El Consejo de Seguridad de la ONU se dispone a exigir que Israel rompa con al-Qaeda», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 3 de julio de 2016.

[3] “Israel Gives Secret Aid to Syrian Rebels”, Rory Jones, Noam Raydan y Suha Ma’ayeh, The Wall Street Journal, 19 de junio de 2017.

 

***

El programa de la ONU que proporciona combustible de emergencia para instalaciones de salud y sanitarias en Gaza ya agotó todos sus fondos, alertó el viernes el portavoz del secretario general, Stéphane Dujarric.

Un nuevo informe se ensucia sobre los detalles de los envíos israelíes de fondos y armas a 12 grupos extremistas antigubernamentales en Siria. Enterrado al final de la pieza está la revelación de que Israel ayudó a evacuar a los llamados «comandantes rebeldes», ya que también expulsaron a miembros de la autoproclamada organización «imparcial» de Cascos Blancos.

El 22 de agosto, Israel evacuó a unos 800 miembros de los cascos blancos, un grupo financiado por los Estados Unidos, el Reino Unido, Alemania y otros países occidentales, que afirma ser una organización de defensa civil imparcial pero que ha sido acusada por Siria y Rusia de terrorismo. . Sus miembros fueron sorprendidos en video sonriendo abiertamente mientras un niño cercano era decapitado además de otras atrocidades, mientras que una película de alto presupuesto sobre el grupo ganó el Premio de la Academia 2017 al mejor documental.

Pero como los cascos blancos y los miembros de sus familias más cercanas fueron evacuados del sur de Siria cuando el gobierno lo estaba liberando de los yihadistas, también lo fueron los «comandantes rebeldes» y sus familias, según Foreign Policy.

Un grupo de hombres, sin especificar qué grupo de rebeldes, ingresa a un puesto abandonado de la ONU en el cruce fronterizo sirio de Quneitra entre Siria y los Altos del Golán controlados por Israel, visto desde los Altos del Golán controlados por Israel, el lunes 28 de noviembre de 2016.

Los cascos blancos fueron enviados por Israel a Jordania para ser reubicados en el oeste, incluidos Canadá, Alemania y el Reino Unido.

Pero el quid del artículo de la Política Exterior era que Israel suministraba armas a los representantes sirios. Ha sido una gran semana para las revelaciones sobre el tema. informamos el martes que el Jerusalem Post, una organización noticiosa fundada en 1932 durante el Mandato Británico de Palestina, eliminó, sin explicación, un artículo que detallaba una conferencia de prensa en la que miembros de alto rango de las Fuerzas de Defensa de Israel aclararon su apoyo a los islamistas. extremistas en los Altos del Golán, dos tercios de los cuales han sido ocupados ilegalmente por Israel desde 1967. Según el artículo eliminado, funcionarios israelíes admitieron haber apoyado a siete grupos antigubernamentales en los Altos del Golán con armas ligeras y municiones.

El jueves, el embajador de Estados Unidos en Israel, David Friedman, dijo que es «posible» que Estados Unidos reconozca los Altos del Golán como parte de Israel.

La revista Foreign Policy ha hablado bajo condiciones de anonimato con más de 20 comandantes y otros miembros de diferentes grupos rebeldes que operan en el sur de Siria y ha descubierto que al menos 12 facciones que se oponen al Gobierno de Bashar al Assad recibían apoyo significativo de Israel, que de esta manera buscaba prevenir que los milicianos apoyados por Irán y los terroristas del Estado Islámico se adueñaran de los territorios que limitan con la frontera israelí.

Desde la embajada israelí en Washington se han negado a comentar sobre este reportaje. Según datos del medio, las agencias de seguridad israelíes suministraban armas a los rebeldes a través de tres cruces que conectan los Altos del Golán con Siria, los mismos que Israel utilizó para enviar la ayuda humanitaria a los residentes del sur de Siria azotados por años de guerra civil.

Se informa de que la transferencia de equipo militar, que incluía fusiles de asalto, ametralladoras, morteros y vehículos de transporte, cesó en julio de este año. Fue entonces cuando Israel aparentemente llegó a un acuerdo con Rusia y consintió el regreso de las fuerzas gubernamentales sirias a Deraa y Quneitra ―zonas adyacentes a los Altos del Golán― a cambio de que Rusia supuestamente prometiera garantizar que los milicianos apoyados por Irán se mantuvieran a 80 kilómetros de los Altos del Golán y no obstaculizar los bombardeos de Israel contra objetivos iraníes en Siria, explica Foreign Policy.

75 dólares por combatiente

Además de las armas, Israel también pagó a los combatientes rebeldes ―alrededor de 75 dólares al mes a cada uno― y también envió dinero que posteriormente fue gastado por los grupos en la compra de más armamento en el mercado negro de Siria. Esta información ha sido confirmada también por periodistas locales.

Se estima que Israel empezó a armar a los grupos rebeldes alineados con el Ejército Libre Sirio en 2013. Entre los que recibían su ayuda militar había facciones en las gobernaciones sirias de Qunteira, Deraa y las zonas sureñas de los alrededores de Damasco.

En aquel entonces Israel les suministraba básicamente los fusiles de asalto estadounidenses M16, pero luego aparentemente decidió enviarles armas que no fueran fabricadas en EE.UU., en un aparente intento de ocultar que detrás de esta asistencia militar estaba Tel Aviv.

Así, los rebeldes recibieron pistolas y municiones que Irán había concedido a la organización militarizada libanesa Hezbolá, que Israel interceptó en 2009. El año pasado la asistencia militar israelí se incrementó significativamente y si bien antes Israel apoyaba a cientos de rebeldes, pasó a ayudar a miles de ellos.

Sin embargo, en comparación con el apoyo prestado a los rebeldes por otros países a lo largo de los 7 años de la guerra civil, entre ellos Catar, Arabia Saudita, EE.UU. y Turquía, el de Israel ha sido bastante menos extenso, detalla la revista, y los rebeldes perdieron la esperanza de una posible intervención militar de Israel en caso de los avances de las fuerzas leales a Al Assad en el sur del país, sintiéndose traicionados.

“Es una lección que no olvidaremos sobre Israel. No le importa la gente, no le importa la humanidad. Lo único que le importa son sus propios intereses“, comentó un combatiente del grupo Forsan al Jolan (Caballeros del Golán, en español), una de las principales facciones rebeldes, que se extendió por Qunteira y Deraa, a la que financiaba Israel.

De esta manera, el combatiente se refirió al verano del año pasado, cuando las fuerzas de Al Assad avanzaron en el sur de Siria con el apoyo de la aviación rusa, e Israel no intervino.

Además de Forsan al Jolan, se logró identificar públicamente solo un grupo de rebeldes apoyados por Israel, Liwaa Omar bin al Khattab, basado en la ciudad de Beit Jinn, que limita con el monte Hermón.

Fuentes informaron al noticiario que las transferencias militares incluían rifles de asalto, ametralladoras, lanzadores de mortero y vehículos de transporte. En un momento, Israel comenzó a suministrar armas decomisadas a Irán en lugar de armas fabricadas en Estados Unidos para arrojar a los investigadores, de acuerdo con Foreign Policy.

Eso se suma a que la FID paga a cada luchador $ 75 por mes y dinero adicional para comprar armas en el mercado negro. No está claro la cantidad de fondos que Israel proporcionó para ese fin, pero el artículo del Jerusalem Post señaló que uno de los grupos que consta de solo 400 combatientes recibió $ 5,000 por mes.

Ese grupo es Fursan al-Joulan (Caballeros del Golán). Según el periódico israelí Haaretz, al-Joulan «preparó la coordinación final para el rescate». Abu Rateb, un comandante del grupo, también fue evacuado por Israel, según Al Masdar News, que informó que otros tres comandantes del grupo también fueron enviados. Un comandante de Saif al-Sham, un grupo que condenó a al-Nusra y luego se unió a una coalición organizada por Nusra, también fue evacuado.

Mientras que Israel ha tratado a los terroristas de Jabhat al-Nusra, un afiliado de Al Qaeda, en sus hospitales, se cree que muchos de los grupos rebeldes en el Golán y la provincia siria de Quneitra están trabajando estrechamente con al-Nusra. Al-Joulan «sin dudas tiene una afiliación con un grupo islamista más grande como al-Nusra o al-Qaeda, pero no he podido determinar eso», escribió el analista de Israel Richard Silverstein en Middle East Eye.

«Israel estuvo a nuestro lado de una manera heroica», dijo el portavoz de al-Joulan Moatasem al-Golani a The Wall Street Journal en 2017. «No habríamos sobrevivido sin la ayuda de Israel».

La entrevista del Wall Street Journal «deja en claro que no está afiliada con el Ejército Sirio Libre, lo que aumenta la probabilidad de que Fursan al-Joulan sea un grupo islamista», agregó Silverstein.

Mientras tanto, «todos» en la aldea siria de Hader en el Golán creen que Israel y Occidente «tácitamente» apoyan a Al-Nusra, según un informe de mayo de la cadena de noticias británica Canal 4. Un aldeano los llamó «representantes».

Ahora, parece que algunos de los miembros del grupo han revertido sus opiniones sobre el país. Después de que Israel se mantuvo fuera del camino del ejército sirio y del poder aéreo ruso durante la liberación del sur de Siria a principios de este verano, un combatiente dijo a Foreign Policy: «Esta es una lección que no olvidaremos de Israel. No le importa … la gente No le importa la humanidad, se trata de su propio interés «. Según se informa, muchos de los miembros eran para el asilo pero no lo consiguieron. Algunos se unieron al ejército árabe sirio en su lugar.

Además de proporcionar armas de guerra, el Jerusalem Post informó que Israel estaba proporcionando a los extremistas cantidades masivas de suministros: 3,359,845 libras de alimentos (1,524 toneladas métricas), 551,156 libras de ropa (250 toneladas métricas), 250,308 galones de combustible (947,520 litros) )), 21 generadores eléctricos y 24,900 paletas de equipos médicos.

Compilado por ELESPIADIGITAL

Print Friendly, PDF & Email
A %d blogueros les gusta esto: