Si hasta hace poco se hablaba del aislamiento de Rusia, ahora es el Viejo Continente el que no quiere quedar fuera de juego

Deja una respuesta