El islamismo en Europa es UN problema, pero el sionismo es EL problema

klk8956798498

Cuando el antiislamismo tiene una base sionista.

Recientemente, servidor que escribe este texto, informaba y opinaba a través de este medio sobre la censura y el veto policial a un activista antiislámico llamado Tommy Robinson, detenido por informar sobre la espiral de violaciones a manos de musulmanes que vive Reino Unido.

En las últimas horas he podido saber (por fotos que se han difundido) que Robinson milita en organizaciones prosionistas – a favor del Estado de Israel- como la Liga de Defensa Inglesa (EDL).

Y ya que nuestro público lector, y yo mismo desde la redacción de Despiertainfo, tenemos un compromiso indeleble con la verdad sin medias tintas ni oscurantismos pondré ciertos puntos sobre las íes.

Ser sionista, como lo es Tommy Robinson, es defender un proyecto terrorista, que es el Estado judío de Israel y la esclavitud financiera y política sobre Occidente.

La inmigración islámica es una lacra que nos asola y que forma parte del inexorable proceso para descuajar la identidad de los pueblos de Europa y favorecer un proceso de sustitución étnica y cultural, y lo denunciaré siempre. Pero esta inmigración, el terrorismo que trae aparejado, y la colisión directa e impune con que se enfrenta a nuestra civilización, no podrían darse si esta Europa no se hubiese convertido en un vulgar apéndice de la globalización mundialista y en un correveidile del sionismo internacional.

El Banco Central Europeo, la Comisión Europea, el sistema financiero internacional, las élites rectoras de los Estados, y los grandes medios de masas, obedecen a las consignas supranacionales de fronteras abiertas impuestas por David Rockefeller e impulsadas a través de tentáculos como el Club Bilderberg.

“A través de la deuda se esclaviza a los Estados que a su vez deben esclavizar a los ciudadanos con los impuestos”; “el fin de las fronteras entre los Estados debe dar lugar a un gobierno mundial”. Son las premisas de la todopoderosa dinastía Rockefeller (figuran en discursos y “Memorias” de David Rockefeller), apuntaladas por el mencionado Club y ejecutadas por la Unión Europea y sus Estados.

El reconocido “filántropo” judío Soros, ha hilvanado, desde su megalomanía, subvenciones a los proyectos más antieuropeos: fomento del “welcome refugees”, de los movimientos LGTBI o pagos a entidades secesionistas catalanas de la generalidad de Puigdemont.

Israel, y su mamporrero –USA- han creado y armado el terrorismo islámico de Al Qaeda, Daesh e ISIS; el objetivo ha sido sembrar el caos total en Oriente Medio y destronar a regímenes estables y soberanos como el Irak de Sadam, la Libia de Gadafi o la Siria de al Asad. Hillary Clinton lo reconoció abiertamente. La política netamente genocida e intrusiva que Israel aplica en Palestina y en Oriente Medio, para hacer avanzar su estrategia de caos total y colonizar y usurpar, provoca terrorismo islámico enardecido que se vuelca sobre Europa como consecuencia de nuestra alianza con el matón de Israel que se llama EEUU y que tiene su alianza de vasallos en la OTAN.

Nadie crea que condenar el terrorismo islamista equivale a blanquear otro terrorismo que es político, económico y también militar, y que se llama sionismo. La doctrina política en la que milita Tommy Robinson no se puede ir de rositas porque, aunque tal vez Tommy no lo sepa, el Estado judío de Israel y su proyecto de dominio mundial son los padres y los agitadores de esos musulmanes que encuentran en Europa las Mezquitas pagadas por Arabia Saudi –aliada geoestratégica de Israel – así como las entidades defensoras de la inmigración islámica pagadas por bancos y especuladores como Soros y toda la élite bancaria occidental imbuida del clan Rothschild a cuyas faldas medró, por cierto, el proinmigracionista e islamófilo Presidente francés Macron.

Ataques de falsa bandera y operaciones mediáticas se han entremezclado para ensangrentar el mundo desde el final de la IIª Guerra Mundial.

El islamismo en Europa es UN problema, pero el sionismo es EL problema.

J.M. Pérez, 30 mayo 2018

Fuente

Print Friendly, PDF & Email
A %d blogueros les gusta esto: