¿El James Bond sionista? O cómo un agente del Mossad ayudó a un dictador brutal a retener el poder – por Eitay Mack

Documentos desclasificados arrojan luz sobre los lazos secretos tejidos por un empresario israelí y agente del Mossad con la dictadura militar que gobernó Panamá durante 20 años.

Foto: El empresario israelí y operador del Mossad Mike Harari, también conocido como “el James Bond sionista”, en el centro, con el general Manuel Noriega, a la izquierda, en Israel.

Traduccion de Haaretz.com, Mar. 25, 2021

Hugo Spadafora fue secuestrado a plena luz del día en septiembre de 1985. Médico local en una pequeña ciudad del este de Panamá, el Dr. Spadafora había estado durante mucho tiempo en la mira del régimen militar por las feroces críticas que se atrevió a lanzar contra él. El líder desenfrenado del régimen, el general Manuel Noriega, ordenó que Spadafora fuera secuestrado y torturado hasta la muerte; partes de su cuerpo decapitado se encontraron pudriéndose en un saco de correos. Los resultados de la tortura que había sufrido eran claramente evidentes. Su cabeza nunca fue encontrada. [En El Salvador y en Guatemala también, se sospecha que son paramilitares israelíes los que asesinaron a figuras de la oposición a dirigentes odiados por la población]

Sin embargo, algunos dirían que la familia Spadafora tuvo suerte. A diferencia de la larga lista de opositores a la junta militar en Panamá que fueron “desaparecidos”, al menos tenían un cuerpo que enterrar. La tortura, los secuestros, los asesinatos y las desapariciones habían sido parte integral de la realidad cotidiana en Panamá desde el golpe militar en octubre de 1968. El régimen tiránico retuvo el poder hasta que cayó en desgracia con su patrón estadounidense. Cuando Noriega se negó a ceder el poder, Estados Unidos invadió Panamá y lo depuso por la fuerza. Eso fue a finales de 1989.

La dictadura en Panamá duró 22 años gracias al apoyo estadounidense, pero Estados Unidos no fue el único país que respaldó el brutal gobierno militar allí. Israel también tenía intereses de seguridad en el país centroamericano y mantenía estrechos vínculos con el gobierno, ignorando sistemáticamente sus violaciones a los derechos humanos y su arraigada corrupción.

Incluso hoy en día, la mayoría de los hechos sobre las relaciones estadounidenses e israelíes con la junta panameña siguen sin conocerse. El Ejército de los Estados Unidos está en posesión de un archivo de miles de cajas de documentos clasificados relacionados con el general Noriega. Del lado israelí, los documentos relevantes del Mossad de ese período también siguen siendo inaccesibles para el público. Lo que está claro es que en ese momento tanto Israel como Estados Unidos tenían intereses políticos y relacionados con la seguridad relacionados no solo con Panamá y su famoso canal, sino con toda América Central y del Sur. Un ejemplo de esto es el caso Irán-Contra de mediados de la década de 1980, durante el cual Noriega ayudó a Estados Unidos e Israel a armar a las fuerzas rebeldes que buscaban derrocar al gobierno socialista en Nicaragua.

Los documentos del Ministerio de Relaciones Exteriores recientemente desclasificados por los Archivos del Estado de Israel arrojan algo de luz sobre los lazos que Israel mantenía con los gobernantes despóticos de Panamá. Las docenas de archivos incluyen cables de la embajada de Israel en la ciudad de Panamá actualizando al ministerio en Jerusalén sobre los desarrollos locales. ¿Cuáles eran exactamente los intereses de Israel en Panamá? Los documentos no dicen. Lo que sí dejan claro de manera inequívoca es que los lazos militares y políticos de Israel con Panamá fueron conducidos durante las décadas en cuestión por el Mossad, con total exclusión del Ministerio de Relaciones Exteriores.

En muchos de los cables sobresale una figura central: Michael “Mike” Harari, el agente principal del Mossad que estableció la unidad de asesinatos de la agencia de espionaje y fue apodado el “James Bond sionista” por los periodistas israelíes. Harari mantuvo estrechas relaciones con los líderes de la junta militar en Panamá mientras estuvo en el poder. Poco antes de su muerte en 2014, Harari le dijo al periodista Ronen Bergman en una entrevista que Noriega había sido un colaborador principal al servicio del establecimiento de defensa de Israel.

Harari se retiró oficialmente del Mossad en 1980, pero continuó operando en Panamá mucho después de eso: en la superficie, era un hombre de negocios con estrechas conexiones con el régimen que sirvió como una eminencia gris para el hombre fuerte Noriega, pero en paralelo continuó trabajando. actuar en Panamá en nombre del Mossad. Los documentos revelan que la embajada en Ciudad de Panamá estaba furiosa por el doble papel que desempeñaba. A veces, simplemente no sabían qué lo impulsaba: ¿estaba actuando en nombre del Estado de Israel o promoviendo sus propios intereses comerciales?

El material autorizado para su publicación en los últimos meses describe los medios que utilizó Harari para ayudar a Noriega a retener el poder. Resulta que el agente nacido en Tel Aviv fue un actor destacado en un esquema político destinado a inclinar una elección a favor de su cliente panameño. Como parte de este complot, Harari distribuyó un libro inventado que acusaba al rival de Noriega, el Dr. Arnulfo Arias, de perpetrar una masacre de la comunidad judía del país. Harari era percibido como una figura tan significativa en Panamá que, durante los últimos años del régimen militar, Washington exigió que Israel lo expulsara del país. Los estadounidenses estaban convencidos de que solo liberando al país de Harari sería posible lograr la terminación del gobierno de Noriega, y aparentemente no dudaron en amenazar a Israel para lograr ese objetivo.

Los cables recientemente publicados enviados por la embajada en Ciudad de Panamá a lo largo de los años de la dictadura pintan un vívido retrato del régimen dictatorial que se fraguó. Revelan un ciclo continuo de violaciones de derechos humanos, corrupción, protestas populares y supresión brutal de la disidencia. En un cable fechado el 25 de noviembre de 1969, un año después de que el golpe militar encabezado por Omar Torrijos tomara el poder por primera vez, la embajada informó a la Cancillería sobre una nueva ley promulgada recientemente. “El gobierno puede arrestar a una persona sin una orden judicial”, escribió el embajador Yehiel Eilsar, y agregó: “Las personas tienen prohibido expresar críticas negativas al gobierno, un ministro o un funcionario”. Un cable fechado el 21 de octubre de 1970 señaló que se estaba expulsando a estudiantes políticamente activos de las universidades y escuelas secundarias; además, se había establecido una unidad secreta de seguridad y espionaje dentro de la Guardia Nacional de Panamá. Unas semanas después: “No hay duda de que la red de la Guardia Nacional se está desplegando para cada evento, actividad, actuación o fenómeno civil, a veces abiertamente, a veces clandestinamente”.

Israel tenía intereses de seguridad en Panamá y mantenía estrechos vínculos con el gobierno, ignorando sistemáticamente sus violaciones de derechos humanos y su arraigada corrupción.

En mayo de 1971, Eilsar comenzó a informar a Jerusalén sobre el secuestro y desaparición de un sacerdote local, Héctor Gallego Herrera, un incidente que provocó protestas entre el público y la Iglesia católica. Eilsar no tenía ninguna duda de quién estaba detrás del evento: el coronel Noriega, entonces jefe de la policía secreta. “El coronel Noriega es conocido por ser ambicioso, astuto e inteligente, y como una persona a la que le gusta hacer cosas por iniciativa propia, como secuestrar al padre Gallego”, escribió el embajador ese mismo año.

En ese momento, las actividades de Noriega y Torrijos no afectaron sus relaciones abiertas con Israel. Un documento biográfico sobre Noriega elaborado por la Cancillería afirma que realizó un curso de inteligencia y defensa en Israel, así como entrenamiento en paracaídas. Según los cables enviados por la embajada en la ciudad de Panamá, los dos funcionarios también visitaron Israel en varias ocasiones. En mayo de 1970, Torrijos, quien fue jefe de facto del país hasta 1981 pero nunca fue nombrado presidente oficialmente, realizó una visita oficial y fue seguido unos meses más tarde por Noriega. Este último también visitó Israel en 1984. Yitzhak Rabin, ex jefe de gabinete en ese momento miembro del Partido Laborista, visitó Panamá y se reunió con Noriega en diciembre de 1983; el ministro de Relaciones Exteriores Yitzhak Shamir se reunió con él allí un año después.

Tras la muerte de Torrijos en un misterioso accidente aéreo en julio de 1981, estalló una lucha por el liderazgo de la Guardia Nacional, en la que Noriega salió triunfante. Trató de afianzar aún más su posición al nombrar a un presidente títere llamado Nicolas Ardito Barletta, quien siguió la línea en las elecciones de 1984.

Sin embargo, surgió un gran obstáculo para ese plan: Arias, el líder de la oposición, que había sido presidente tres veces antes del golpe militar. Arias era extremadamente popular y se lo percibía como la única persona que podía provocar el fin de la junta. Todos los pronósticos apuntaban a que ganaría las elecciones.

La valoración ofrecida por la embajada de Israel en Panamá fue que el general Noriega no aceptaría una victoria de Arias. Según un cable fechado el 15 de marzo de 1984, enviado por el embajador Yosef Hassin, “Muy pocos comentaristas creen en la existencia de una elección libre e impoluta. Todos creen que el general Noriega hará todo lo posible para evitar la elección de un presidente que no sea de su agrado, incluido un golpe de Estado o la falsificación de los resultados electorales.

Es lo que sucedió: el hombre fuerte actuó para liquidar políticamente a su rival por medio de una campaña de evasión y difamación, y fue ayudado en ese esfuerzo nada menos que por el hombre aparentemente retirado del Mossad, Mike Harari.

Harari. El subsecretario de Estado adjunto de Estados Unidos le recomendó que abandonara Panamá y agregó: “Por el bien de Israel, esa persona debe irse de inmediato”. Crédito: David Bachar

No está claro en los documentos del Ministerio de Relaciones Exteriores cuándo Harari llegó por primera vez a Panamá. El primer cable que lo menciona está fechado el 25 de julio de 1980. Escrito por el entonces embajador, Chanan Olami, señala que con respecto a la actividad pro palestina en Panamá, “Mike Harari del Mossad puede ayudarnos dados sus vínculos con Torrijos”.

Harari es mencionado por segunda vez en correspondencia a Jerusalén desde Olami, en agosto de 1983, en la que informa sobre la ceremonia en la que Noriega asumió como jefe de la Guardia Nacional: “El CV del General Noriega, que se leyó en la ceremonia y distribuido al público, señala que tomó cursos en Israel, y entre sus invitados privados invitados del extranjero, uno de los que se presentó a la audiencia fue el general Mike Harari de Israel”, quien había emigrado a Panamá durante su primer período como presidente, en 1941. El plan inventado por Harari y Noriega para derrotar a Arias se describe lúcidamente en los cables enviados por el embajador Hassin. Un aspecto fundamental es la redacción y distribución de un libro titulado “Holocausto en Panamá”, que inventó un capítulo del pasado del candidato presidencial Arias. Según el libro, el líder de la oposición había ordenado el asesinato de judíos de origen alemán.

La redacción y distribución del libro fueron financiadas por la Guardia Nacional y, según el embajador israelí, “los derechos de distribución del libro fueron adquiridos por Mike Harari”. Los ejemplares del libro fueron almacenados en el edificio de la legación de Israel en Panamá, sin la autorización del embajador, mientras Harari esperaba “luz verde del ejército para comenzar a distribuirlos al público”.

Aunque las acusaciones del libro eran falsas, se basaban en un período oscuro del pasado de Arias. En la década de 1930, se desempeñó como embajador de Panamá en la Italia de Mussolini. Estaba fascinado por el fascismo y simpatizaba con el régimen nazi. Más tarde se supo que el Ministerio de Relaciones Exteriores de Jerusalén perdonaba este tema. “Hasta donde sabemos, Arias fue de hecho un enviado en Europa durante el período del nazismo, y como muchos otros de la misma clase (como el argentino Juan Perón), sintió simpatía por el régimen”, Herzl Inbar, director de el escritorio latinoamericano de la Cancillería, escribió en marzo de 1983. “Sin embargo, no conocemos declaraciones o hechos antisemitas y antiisraelíes durante su actividad política en Panamá”.

La misma impresión tuvo la comunidad judía de Panamá. Tras un encuentro que Arias sostuvo durante su campaña a la presidencia con representantes de la comunidad, este último salió con la sensación de que éste había sido “un hecho en la historia remota cuando estaba de moda el nacionalismo extremo. Pero ahora no alberga sentimientos antijudíos y desea estar cerca de ellos, y les desea lo mejor ”, escribió Hassin el 14 de marzo de 1984.

Un mes después, el embajador informó en un cable que la distribución generalizada del libro tenía como objetivo no solo disuadir a la pequeña comunidad judía de 5.000 almas y otros de apoyar a Arias, sino también poner en marcha “una campaña de terror frente a su política racista. De acuerdo con esto, expulsaría de Panamá a todos los chinos, los negros, los judíos y los indios”.

El complot tuvo éxito: “Holocausto en Panamá” generó titulares sensacionalistas y fue ampliamente cubierto en todos los medios locales. En un cable a Jerusalén fechado el 5 de abril de 1984, Hassin señaló: “La prensa está llena de titulares y descripciones detalladas del derramamiento de sangre judía y el asesinato de niños judíos hechos por Arnulfo Arias”.

La historia inventada, agregó, estaba causando mucha incomodidad en la comunidad judía: “Hay ira y vergüenza entre los judíos porque están siendo utilizados en un asunto que, en su opinión, está fabricado en forma y contenido. Una petición con 50 firmas de judíos de la comunidad declara que nunca hubo antisemitismo, discriminación o asesinato de judíos en Panamá, y que no tienen información o evidencia sobre el asunto”.

Un documento biográfico sobre Noriega elaborado por la Cancillería afirma que realizó un curso de inteligencia y defensa en Israel, así como entrenamiento en paracaídas.

Hassin no solo aceptó las enérgicas negaciones de Arias de cualquier participación personal en el presunto asesinato, sino que también estaba convencido de que nunca había ocurrido tal atrocidad.

“Es cierto que había una comunidad germano-suiza en la región de Chiriquí [del oeste de Panamá], sobre la cual no está claro si estaba total, parcialmente o en absoluto compuesta por judíos”, escribió el embajador el 26 de abril. “No es sabido lo que les sucedió a lo largo del tiempo, si regresaron a Europa, murieron de enfermedades, fueron asesinados o esparcidos en otras ciudades de Panamá”.

La elección tuvo lugar el 6 de mayo. El 22 de mayo, Hassin informó que había escuchado preguntas en el sentido de que, “Si todas las acusaciones contra Arias están documentadas en el libro, ¿por qué el gobierno de Panamá no lo enjuicia por asesinato, y ¿por qué el gobierno de Israel no presiona por su castigo? ”

El embajador estaba muy preocupado por las posibles implicaciones del asunto para las relaciones entre Israel y Panamá. “¿Por qué fue necesario en primer lugar permitir que un empresario privado, que también posee estatus oficial estatal, involucrara a la embajada en un tema cuyo único objetivo era la intervención en una elección interna? escribió en un cable. “El episodio puede colocar a la embajada e Israel en una posición incómoda y causarnos complicaciones”, preguntó en otro cable. “Arias podría ganar las elecciones, y cuando se entere de que un empresario israelí echó una mano en la batalla contra su elección como presidente, no saldremos bien de esto”. Agregó, en otro cable, “será muy difícil subsanar el daño que se hizo”.

Posteriormente, el enviado israelí se enteró de que esta no era la única participación de Harari en las elecciones. Como parte de la campaña, Harari también le había prometido a Noriega que se plantaría un bosque en Israel en memoria del general Torrijos. Hassin estaba indignado. “No conozco ningún otro país que haya conmemorado a Torrijos”, escribió. “Para usted está claro que las donaciones que se recolectaron para el ‘Bosque de Torrijos’ con la intercesión del Sr. Harari no son el resultado de una amistad espontánea con Israel, sino que vienen a raíz de una orden explícita de Noriega”. (Todavía no está claro si el bosque se plantó alguna vez).

Para Hassin era evidente que uno de los principales beneficiarios de los esfuerzos de intromisión no era otro que el propio Harari, el “hombre de negocios con estatus oficial del Estado”, como él mismo había dicho. “Mientras tanto, solo Israel, un país extranjero, se ha pronunciado en la campaña electoral”, escribió en un cable de abril de 1984, y agregó irónicamente: “A diferencia del daño que el ‘Bosque de Torrijos’ y el libro ‘Holocausto en Panamá ‘nos causará, al menos aseguraremos excelentes relaciones personales continuas entre un general panameño y un’ general ‘israelí”.

A pesar de las críticas formuladas por el embajador, se desprende de sus comentarios que él creía que la intervención en las elecciones no fue una iniciativa privada de Harari, sino un movimiento deliberado de Israel. “El ejercicio forestal fue superfluo en mi opinión”, señaló. “Solo espero que se esté guiando por consideraciones gubernamentales con las que no estoy familiarizado, y que no necesito conocer, y que los frutos del bosque de Torrijos ya se estén recolectando o darán frutos pronto. Si es así, me retracto de mi crítica y pido perdón a todos los que operan con éxito secreto”.

Pero las estratagemas no funcionaron: Arias ganó las elecciones de mayo de 1984 por una pequeña mayoría. Sin embargo, el candidato de Noriega fue declarado ganador. Israel, los Estados Unidos y la comunidad internacional tenían claro que los resultados habían sido camuflados.

En un informe del 11 de septiembre de 1984, en el que resumía su mandato en Panamá, el enviado Hassin describió la culminación de la toma del país por parte de Noriega. “El centro del poder en el país es el ejército, y dentro del ejército la persona que lo encabeza, y hoy ese es el general Noriega”, escribió. “Hay instituciones y organizaciones, sindicatos y oficinas, una Asamblea Nacional y un consejo legislativo, pero su importancia es insignificante”.

Hassin también abordó las actividades problemáticas de Harari: “Un oficial de seguridad israelí mantiene estrechos y estrechos vínculos con el jefe del ejército, en cuestiones de seguridad y también en el marco de negocios privados”, informó. “Ese personaje israelí tiene el monopolio exclusivo de los vínculos comerciales con el gobierno panameño, y la embajada no recibe información sobre sus asuntos comerciales. Ese individuo también sirve como enlace directo con Israel en asuntos político-diplomáticos, en el contexto de sus vínculos con panameños oficiales y privados”.

Los estadounidenses creían que Harari estaba trabajando para preservar el gobierno de Noriega a cualquier precio, y estaban decididos a hacer que los israelíes abandonaran el país.

El brutal asesinato del Dr. Hugo Spadafora conmocionó a Panamá y provocó amplias protestas contra las autoridades gobernantes. La oposición cobró fuerza y hubo cada vez más llamamientos para la destitución de Noriega. Paralelamente, también se intensificaron la opresión y la tortura, se incrementó la censura de prensa y se prohibieron las manifestaciones.

El siguiente embajador de Israel en Panamá, Shaul Kariv, señaló en su informe resumiendo su mandato (1984-88), que las relaciones de Israel con Panamá “no fueron muy felices, e incluso problemáticas, si tenemos en cuenta que estas relaciones se están llevando a cabo. con un régimen corrupto que es aborrecido por gran parte del pueblo de Panamá, o más precisamente, con un dictador militar cuya destitución es demandada por gran parte de la nación”.

Por esa época también aumentaron las tensiones entre Estados Unidos y Panamá: la administración de Ronald Reagan inició una acción para derrocar a Noriega. El Departamento de Estado comenzó a acusar al dictador de incurrir en prácticas corruptas, violar los derechos humanos, el narcotráfico y transferir tecnología estadounidense a manos cubanas. El Senado de los Estados Unidos aprobó una resolución en la que pedía a Noriega que dimitiera y, en julio de 1987, la administración anunció que suspendería la ayuda militar a Panamá.

Una protesta contra el gobierno en la ciudad de Panamá luego de que un intento de golpe de Estado fuera sofocado por el presidente Noriega, el 16 de marzo de 1988. Crédito: Diana Smith / AP

Pero Noriega se aferró al poder y se negó a dimitir. Aquí también Harari jugó un papel importante. El 7 de agosto de 1987, se envió un documento de Panamá a la embajada de Israel en Washington. El documento esbozaba un plan de trabajo interno destinado a mantener a Noriega en el poder. Entre otros elementos, el plan incluía reprimir reuniones y manifestaciones mediante el despliegue del ejército; difundir rumores sobre intenciones de arrestar o incluso asesinar a líderes de la oposición y empresarios en Panamá y en el exterior; intensificación de la actividad de las milicias para generar sensación de terror; eludir las sanciones económicas de la administración Reagan presionando directamente a los políticos estadounidenses; y una mayor supervisión de los medios y periodistas panameños.

Los estadounidenses, por su parte, estaban convencidos de que el documento “no fue una creación de Noriega, sino de Mike Harari”. Creían que Harari estaba trabajando para preservar el gobierno de Noriega a cualquier precio, y estaban decididos a hacer que los israelíes abandonaran el país.

El 6 de julio de 1987, el subsecretario de Estado de los Estados Unidos, Elliot Abrams, se reunió con Oded Eran, un representante israelí en Washington. La posterior conclusión del Ministerio de Relaciones Exteriores fue inequívoca: “Los estadounidenses quieren terminar la conexión Noriega-Mike Harari”. Según el resumen de la reunión transmitido por Yitzhak Shefi, quien se desempeñó en la oficina latinoamericana de la Cancillería, Abrams recomendó que Harari saliera de Panamá, y agregó: “Por el bien de Israel, ese hombre debe irse de inmediato”.

Shefi dedujo de la reunión que “los estadounidenses están convencidos de que la contribución de Harari a la posición de Noriega es crucial y que ‘desarmar el paquete’ acelerará la caída del general y abreviará significativamente la agonía del régimen actual”. El 29 de julio, el propio Shefi habló con Harari y descubrió que no estaba impresionado por las advertencias de los estadounidenses. “El propio Mike se identifica con el gobierno y con Noriega”, escribió el funcionario. “No tiene la intención de abandonar a su amigo precisamente en este período crítico”.

En marzo de 1988, el subsecretario adjunto de Estado Bill Walker se reunió con el general Noriega. La reunión tuvo lugar en la casa de Harari y un cable fechado el 22 de marzo relata lo sucedido. Walker le sugirió a Noriega que se mudara a España y le prometió que Estados Unidos no exigiría su extradición y que su familia saldría ilesa. El cable afirma que Noriega rechazó esta idea “con retórica [en una conversación] que se prolongó durante unas cuatro horas y que se puede resumir como ‘vete al infierno’”.

Un cable enviado a Jerusalén por la embajada de Israel en Washington el 14 de septiembre de 1988 decía: “Un panameño que tiene estrechos vínculos con la oposición en Panamá y que trabaja en su nombre en Washington, dirigió mi atención a lo que considera un daño grave causado a Israel por la actividad de Harari en Panamá. Sostiene que la oposición atribuye las acciones de Harari a Israel, y que las relaciones [de Israel] con Panamá se verán seriamente afectadas si hay un cambio de gobierno”.

En mayo de 1989, se celebró otra elección presidencial en Panamá. Ganó el candidato de la oposición; Noriega declaró la elección nula y sin valor. El 20 de diciembre de 1989 Estados Unidos invadió Panamá. Noriega fue detenido y posteriormente condenado por tráfico de drogas, blanqueo de capitales y otros delitos. Pasó el resto de su vida en cárceles de Estados Unidos, Francia y Panamá, hasta su muerte en mayo de 2017.

Harari, quien huyó de Panamá hacia Israel justo antes de la invasión estadounidense, murió en 2014 a la edad de 87 años. Las personas que lo elogiaron recordaron sus heroicas hazañas en varias operaciones de seguridad en todo el mundo, entre ellos actos de venganza contra los palestinos después de la masacre de Atletas israelíes en los Juegos Olímpicos de Múnich de 1972 y el rescate de rehenes en la operación de Entebbe de 1976. Sin embargo, los documentos desclasificados del Ministerio de Relaciones Exteriores no dan detalles sobre los servicios que Harari brindó al general Noriega, aparte de los relacionados con las elecciones de 1984. Pero la solicitud de Estados Unidos, muy inusual, de sacar a un agente del Mossad de un país extranjero indica que esos servicios fueron de gran importancia. La naturaleza completa de la actividad de Harari en Panamá solo quedará clara cuando el Mossad y los censores militares de Israel permitan que se hagan públicos más detalles. Nadie tiene la ilusión de que esto suceda pronto.

Eitay Mac, 25 marzo 2021

*

Eitay Mack es un abogado que actúa para exponer y detener las relaciones del Estado de Israel con las dictaduras.

Articulo original

Traducción de J.M. para Red Internacional

Print Friendly, PDF & Email

You may also like...