El misterioso Virus Zika – por Larry Romanoff

El virus ZIKA recibe su nombre del bosque ZIKA de Uganda, donde fue descubierto por primera vez, y es un tipo de flavivirus, estrechamente relacionado con los que causan enfermedades más graves como el dengue y la fiebre amarilla. El ZIKA normalmente produce síntomas como fiebre o conjuntivitis y, a veces, dolor en las articulaciones, pero normalmente es tan leve que los síntomas duran sólo unos pocos días y la mayoría de la gente ni siquiera sabe que lo tiene. El ZIKA no es contagioso, pero lo transmiten los mosquitos, lo que significa que hay que ser picado por un mosquito infectado para contraerla. Los africanos han desarrollado anticuerpos contra el virus y son en su mayoría inmunes, pero los occidentales no tienen tal inmunidad y para ellos no hay vacuna ni cura para el virus ZIKA, aunque generalmente no es necesaria.

El virus se aisló por primera vez de un mono rhesus en Uganda en 1947, se descubrió en unos pocos humanos en Uganda y en Tanzania algunos años después, y en humanos en Nigeria en 1968. (1) (2) Nunca hubo ninguna indicación de que el virus “viajara bien”, y siguió siendo una enfermedad oscura y sin importancia, con sólo un puñado de casos notificados durante 40 años, hasta que apareció repentinamente en una isla del Pacífico Sur en Micronesia en 2007, que fue la primera vez que se vio fuera de su hogar original, pero donde aparentemente no tuvo ninguna consecuencia. (3)  Unos seis o siete años después hubo un brote en la Polinesia Francesa, también en el Pacífico Sur, que afectó a alrededor del 10% de la población, pero esta vez con la característica adicional de causar aparentemente el síndrome de Guillain-Barré, un raro trastorno auto-inmune en el que el sistema inmunológico del cuerpo se ataca a sí mismo, o por lo menos a los nervios del cuerpo, y puede ser paralizante o incluso mortal. Luego, después de un paréntesis de unos siete años, el ZIKA apareció abruptamente en Brasil, con una propagación prácticamente simultánea en más de 20 países. En esta ocasión, el ZIKA estaba ahora vinculado a un grave defecto de nacimiento llamado microcefalia, y posiblemente a otros defectos de nacimiento y trastornos neurológicos. Estos son los hechos básicos.

Hubo una controversia sustancial sobre los vínculos entre el ZIKA y la microcefalia, siendo la versión oficial que se sospechaba que el ZIKA -y de hecho fue muy promocionado- era la causa, pero siempre con advertencias que sugerían que los vínculos podrían haber sido coincidentes u ocasionales más que causales. (4) (5)Un grupo de médicos del Brasil escribió un documento en el que se sugería que la microcefalia era causada por la dispersión del producto químico piriproxifeno, un insecticida recomendado por la OMS, que se rociaba abundantemente en los depósitos de agua potable de las zonas donde se registraban las mayores incidencias de la enfermedad, o que estaba vinculada a ello, teoría que parecía tener al menos una sólida base circunstancial. Los médicos afirmaron que el piriproxifeno era un disruptor hormonal y un inhibidor del crecimiento que alteraba el proceso de desarrollo de los mosquitos, generando malformaciones y causando su muerte o su incapacidad para reproducirse. Escribieron: “Las malformaciones detectadas en miles de niños de mujeres embarazadas, que viven en zonas donde el Estado brasileño añadió el piriproxifeno al agua potable, no es una coincidencia, aunque el Ministerio de Salud [descarta] la hipótesis de un daño químico directo y acumulativo”. (6)

Un epidemiólogo alemán, el Dr. Christoph Zink, había estado estudiando y trazando la distribución temporal y geográfica tanto del ZIKA como de la microcefalia, y escribió: “Pronto tuve la idea de que culpar al virus ZIKA por esta epidemia no iba realmente al grano”, declarando la sospecha de que había habido un sub-registro de casos durante años. (7) Pero, según un informe de la CBC, también sospechaba de una explicación química para la alta concentración en el noreste de Brasil, declarando: “Le pediría a mis colegas toxicólogos de Brasil que por favor miren muy de cerca la aplicación práctica de los agroquímicos”. Otros descartaron esta hipótesis sobre la base de un calendario incoherente y algunos datos contradictorios. Sea como fuere, los vínculos entre el ZIKA y los defectos de nacimiento parecían ser, en el momento de redactar el presente informe (y posteriormente), sólo una coincidencia en el mejor de los casos, sin pruebas de causalidad directa.

Fue interesante que este debate se llevase a cabo con más calor que luz, exhibiendo el tipo de características que asociamos con los pros y los contras de la comunicación 5G, es decir, más ideológica y emocional que científica. También fue interesante que el CDC americano y la OMS de la ONU actuaran fervientemente para echar la culpa de los defectos de nacimiento directamente al ZIKA, mientras que simultáneamente elaboraban una salida para su posible uso posterior, con lo que yo pensaba que eran sugerencias bastante ingeniosas, de que el vínculo “no estaba del todo probado”. Esta campaña claramente coordinada, con su vasto apoyo de los medios de comunicación internacionales, llevaba consigo un poderoso aroma de intento de desviar el tema principal hacia un canal deseado y, por lo tanto, desalentar la investigación activa o la discusión de temas fuera de la lista oficial aprobada. La prueba de ello parecía evidente en el afán injustificado con que los funcionarios y los numerosos elementos de los medios de comunicación destrozaban literalmente a cualquiera que sugiriera una línea de la historia diferente de la versión oficial. Como escribí en la Introducción, una clara señal de advertencia de que se está elaborando una versión oficial deseada es cuando aquellos que presentan hechos y teorías contrarias, no sólo son inmediata y ampliamente denunciados como ideólogos sesgados, sino que son ridiculizados como teóricos de la conspiración. El ZIKA encaja muy bien en este patrón.

Independientemente de la totalidad de las verdades sobre este brote viral, la cobertura de los medios de comunicación -de la versión oficial- sobre el ZIKA se centró rápidamente en las cifras estadísticamente insignificantes de defectos de nacimiento en relación con el total de las poblaciones infectadas, y la iniciación simultánea de un debate centrado en la causa de tales defectos, al tiempo que descartaba en una sola frase descuidada el origen del propio brote de ZIKA. Si bien es el origen y la causa del brote lo que debería haber sido la historia principal, la versión oficial puso este aspecto en un segundo plano, donde los medios de comunicación lo enterraron. Y es principalmente esto lo que tenía el aroma de un intento de desviar el tema principal no sólo hacia un canal deseado, sino lejos de otros aspectos, quizás políticamente peligrosos, del evento. Así que tomemos unos minutos para examinar el curioso origen de este brote.

Como ya se ha señalado, el ZIKA nunca estuvo predispuesto a viajar, teniendo en cuenta que estuvo en Uganda desde 1947 y no fue a ninguna parte. Seguramente tuvo múltiples oportunidades de unirse a una persona o a un mosquito y aterrizar en otro continente. Pero no. Se quedó en casa, y durante casi 60 años no fue una amenaza pública, nunca se le asoció con defectos de nacimiento ni otros defectos físicos, y no llamó la atención. Entonces, si este virus ZIKA podía quedarse en casa y permanecer más o menos localizado durante 60 años, ¿por qué empezaría de repente a viajar por el mundo? Y, si el virus nunca se había propagado explosivamente localmente en África en esos 60 años, ¿cómo pudo repentinamente volverse tan activo y virulento como para haber infectado a casi toda América del Sur y Central en sólo unos pocos meses?

Revisemos el camino. Un día de 2007, el ZIKA viajó por medios desconocidos 15.000 kilómetros desde África hasta desembarcar en una pequeña isla micronesia llamada Yap, donde descansó durante seis o siete años sin hacer nada extraordinario, y luego continuó su viaje de varios miles de kilómetros hasta la Polinesia Francesa, donde desembarcó para infectar a un gran porcentaje de la población y hacer bastante más daño. Después de otra larga pausa de seis o siete años comenzó otro viaje, esta vez viajando 12.000 kilómetros más o menos, cruzando gran parte del Océano Pacífico, los EE.UU. y México, toda América Central y el Caribe, y finalmente atravesando toda América del Sur para desembarcar en el lado del Atlántico en Río y São Paulo. Desde allí, irradió casi instantáneamente hacia afuera unos 4.000 o 5.000 kilómetros en todas las direcciones para cubrir la mayor parte de Brasil (el quinto país más grande del mundo). El ZIKA se extendió luego por toda América Central y del Sur y el Caribe, inundando más de 20 países en pocos meses, y luego se embarcó en viajes de 8.000 kilómetros o más, viajando hasta México y Puerto Rico. Luego se dirigió rápidamente al noreste en otro viaje de 8.000 kilómetros para aterrizar en España, donde se predijo que se convertiría en una calamidad.

Ahora pensemos en el viaje. Los virus no pueden volar, y no viajan en avión. Viajan en un mosquito, y los mosquitos tampoco viajan. Viven toda su corta vida a un kilómetro de donde nacieron. Es cierto que a veces son llevados por los vientos dominantes y podrían terminar casi en cualquier lugar, pero estos insectos llevados por el viento tienden a ser decenas o centenares en lugar de los cientos de millones necesarios para infectar a millones de personas en un vasto país como Brasil. Algunos medios de comunicación publicaron informes deliberadamente engañosos e imperdonablemente desinformados que se referían a las “pautas de migración” de los mosquitos, pero los mosquitos no migran, no en ningún sentido del significado de esa palabra. Las aves migran, los caribúes migran, las langostas y los lemmings migran. Las mariposas monarca migran. Los patos, gansos y colibríes migran. Los mosquitos no migran. No pueden.

Como escribió un entomólogo, “los mosquitos viven toda su vida a menos de una o dos millas de sus zonas de reproducción, con pocas pruebas de que realicen vuelos de larga distancia intencionados que puedan clasificarse zoológicamente como migración”. Es mejor considerar todos los vuelos de los mosquitos como dispersión”. En otras palabras, no podemos tener decenas de millones de mosquitos, infectados o no, llenando su diminuto equipaje con minivirus y volando 15.000 kilómetros para establecerse en otro país. Se nos dice que los mosquitos a veces se reproducen en charcos de agua, en neumáticos viejos de automóviles y otros lugares extraños, y que por este método pueden ser transportados por todo el mundo, pero una vez más el número de insectos que viajan por este camino sería excesivamente bajo para nuestros propósitos, ya que ningún país -y ciertamente no Brasil- está importando un número suficiente de neumáticos viejos para traernos los cientos de millones de insectos que necesitamos para crear una epidemia. Y sí, los mosquitos se reproducen, pero pasar en sólo semanas de unas pocas parejas infectadas en un lugar a unos cuantos cientos de millones dispersos en millones de kilómetros cuadrados está más allá de la capacidad incluso de los mosquitos.

 

El Visitante de la Copa del Mundo Infectado

Y fue aquí donde la OMS y los medios de comunicación occidentales comenzaron a elaborar su historia. La versión oficial era que los mosquitos nunca viajaban. En cambio, el virus se encontró con un medio de transporte de larga distancia y se “creía que había sido traído a Brasil por un visitante de la Copa del Mundo infectado”. Así pues, según la OMS y los medios de comunicación obedientes con la norma, un viajero solitario infectó a millones de personas en Río y en pocos meses la enfermedad se había propagado a Colombia, Paraguay, Venezuela, Panamá, Honduras, Guyana, Martinica, Puerto Rico y México, y en total a más de 20 países. Sólo tenemos que pensar un momento para darnos cuenta de que esta propuesta es una ridícula imposibilidad. Escribí anteriormente que el origen del brote de ZIKA fue descartado en una sola frase descuidada, siendo esa frase “se cree que fue traído al Brasil por un visitante de la Copa del Mundo infectado”, una declaración lanzada sin ningún apoyo probatorio, una que parece superficialmente creíble pero que constituye una basura lógica. Y, como veremos, el ZIKA estuvo en Brasil mucho antes de la Copa del Mundo. Recuerden que el ZIKA no es una enfermedad contagiosa que se propaga por la tos o los estornudos o incluso por un contacto social prolongado. Es una infección viral transmitida por mosquitos, y uno debe ser picado para contraerla. El viaje de personas infectadas de la Polinesia a Brasil no tiene ninguna consecuencia en sí mismo, ya que la única manera de transmitir su enfermedad es mediante la picadura de mosquitos, que a su vez pueden infectarse y luego propagar la infección mediante la picadura a otros. (8)

Tomemos un momento para pensar en el supuestamente infectado (y seguramente imaginario) visitante de la Copa del Mundo, y consideremos la asombrosa rapidez con que se extendió la infección. La versión oficial era que el virus llegó a Brasil desde la Polinesia Francesa, pero ¿cuántas personas, infectadas, o no, es probable que viajen desde la pequeña población de la Polinesia Francesa a Brasil sólo para ver un partido de fútbol? ¿Dos? ¿Diez? Entonces, ¿cómo podrían los mosquitos brasileños limpios y no infectados encontrar a esas pocas personas de la Polinesia infectadas, picarlas y a su vez infectarse, y luego propagar la infección a por lo menos decenas de millones de insectos en unos pocos meses para picar e infectar a muchos millones de personas en toda América Latina? El mero volumen del brote, junto con su propagación prácticamente instantánea, descarta toda posibilidad de que esta infección se originase en un viajero extranjero. Un mosquito que pica a una persona no constituye una epidemia. Si queremos tener una “propagación explosiva” de un virus transmitido por mosquitos como el ZIKA, que infectó a millones de personas en muy poco tiempo, necesitamos al menos decenas de millones de mosquitos, pero más razonablemente necesitamos cientos de millones de ellos. Esto es especialmente cierto cuando los mosquitos parecen decididos a infectar las enormes áreas de tierra de América del Sur y Central, pasando por vastas zonas despobladas en el proceso. No todos los mosquitos están infectados, no todos los mosquitos infectados encontrarán a alguien a quien picar, no todos serán picados, y no todos los picados estarán infectados. Y la vida de un mosquito es muy corta, unos diez días.

Con sólo un puñado de personas infectadas, una epidemia tan extendida es imposible por este método de transmisión. El número de viajeros es estadísticamente insignificante, de modo que aunque todos ellos fueran picados muchas veces por diferentes insectos, la totalidad de esos insectos no podrían haber picado e infectado a su vez a millones de personas en 20 países en unos pocos meses, especialmente en países situados a muchos miles de kilómetros de distancia, teniendo en cuenta que los mosquitos no viajan. Es cierto que los mosquitos infectados se reproducirían y tal vez contaminarían a sus crías, pero esto sería por definición un brote localizado sin posibilidad natural de viajar ni siquiera decenas, y mucho menos miles, de kilómetros para cubrir un continente. Un mosquito infectado no puede criar millones de crías y cubrir millones de kilómetros cuadrados en unos pocos meses. Y si una persona viajó a Río o a São Paulo para ver un partido de fútbol, ¿cómo se explica que la enfermedad explotara en una docena de otras ciudades de Brasil, todas aproximadamente al mismo tiempo? ¿Cómo explica eso que la enfermedad se extendiera a Colombia y a una docena de países cercanos, y a 8.000 Km. de distancia en México y Puerto Rico muy poco después? Incluso si los viajeros infectados de Brasil fueran a México, ¿cuántos serían picados por mosquitos limpios allí y serían capaces de transmitir el virus? Estadísticamente cero, o algo así.

Millones de mosquitos no pueden picar a los mismos diez viajeros, infectarse, y luego picar a millones de personas y causan una epidemia. No hay que ser estadístico para saber que eso no es posible. Si millones de personas están infectadas, tiene que haber habido al menos muchos millones de mosquitos infectados en la zona. Por lo tanto, la pregunta más importante de toda esta saga es: ¿cómo se infectaron al menos decenas, y más probablemente, cientos de millones de insectos? El virus no existía en Brasil. Los mosquitos nativos no estaban infectados con el ZIKA, y podrían haberse infectado sólo por la picadura a incontables miles de personas infectadas, o por ser la descendencia de millones de parejas con insectos infectados, pero ¿de dónde vendrían? Unos pocos viajeros infectados no pueden explicar un brote geográfico tan masivo en cuestión de semanas, lo que significa que un gran número de mosquitos infectados deben haber sido introducidos en esos lugares. No hay otra explicación posible.

La declaración oficial de la OMS fue que el ZIKA parecía estar extendiéndose tan rápidamente por dos razones: Una, porque se trataba de una nueva enfermedad para la región y por lo tanto la población no tenía inmunidad, y dos, porque el ZIKA se transmite principalmente por una especie de mosquito conocido como A. aegypti, que vive en todos los países de América del Norte y del Sur, excepto Canadá y Chile. Estas declaraciones son deliberadamente desinformativas e imperdonablemente deshonestas por lo que no dicen. La parte sobre la falta de inmunidad es cierta, pero esa falta de inmunidad existe sólo porque, como señaló la propia OMS, el ZIKA es una enfermedad nueva en la región, lo que significa que no existía en Brasil ni en América Central del Sur antes de esta época. La segunda parte de la declaración es más deshonesta. La OMS nos dice que la enfermedad se propagó tan rápidamente porque es transmitida por una especie de mosquito que existe localmente, pero la razón por la que la enfermedad era nueva en la región es, en primer lugar, que los mosquitos domésticos nunca habían estado infectados y por lo tanto no podían ser responsables de la dispersión del virus.

Cabe destacar la inteligencia de la declaración de la OMS. No dice que la enfermedad fuera propagada por mosquitos locales (y no pudo serlo, ya que no estaban infectados), sino que se propagó por la misma especie que vive en América del Sur. Eso no es exactamente lo mismo. El hecho de que esta cepa de mosquito viva en América del Sur y Central es totalmente irrelevante para el brote de ZIKA, porque estos mosquitos locales no estaban infectados. La declaración parece culpar a los insectos locales, por asociación familiar, y normalmente sacaríamos esta deducción de una lectura casual, pero si examinamos las palabras, la declaración no nos dice absolutamente nada, y es fraudulenta porque nos lleva a una conclusión falsa. La OMS ha pasado por alto la cuestión más importante de todo este número, que es cómo decenas o cientos de millones de una variedad local de mosquitos limpios se infectaron repentinamente con un virus extraño, y en pocos meses causaron una epidemia que abarcó casi 20 millones de kilómetros cuadrados.

Por supuesto, es teóricamente posible que una sola persona infectada inicie una eventual epidemia, pero hay que considerar las circunstancias necesarias. Una persona infectada que viaja a un nuevo lugar es picada por uno o más mosquitos que se infectan y que a su vez pican a otras personas que se infectan. Los mosquitos infectados se reproducen y mueren, dejando descendencia potencialmente infectada que puede propagar la enfermedad gradualmente. Al principio, esto estaría muy localizado, no sólo en una ciudad sino probablemente en una zona de esa ciudad, ya que tenemos muy pocos mosquitos infectados y que no viajan. Luego, gradualmente, las personas infectadas se moverían a otras áreas de la ciudad y a otras ciudades, y lentamente se extendería la infección a otras áreas. Pero debería ser obvio que este método requeriría años para crear una epidemia, y aún así no daría cuenta de una propagación explosiva en los nuevos lugares. Por definición, la introducción y propagación natural de un virus transmitido por un mosquito requeriría años para desarrollarse. La única forma física de tener una propagación explosiva de una enfermedad transmitida por un insecto es tener cientos de millones de insectos infectados. Y como América Latina experimentó precisamente una propagación explosiva de ese tipo, la  pregunta fundamental es la fuente de esos insectos infectados.

Los mosquitos GM* “Terminator” de Oxitec

* Modificados genéticamente

Hay un hecho adicional en esta historia, un hecho que fue altamente ocultado por los medios de comunicación. Se trata de una empresa llamada Oxitec, que se auto-denomina “empresa británica de biotecnología pionera en el respeto con el medio ambiente [es decir, modificada genéticamente] al controlar las plagas de insectos que propagan enfermedades y dañan los cultivos”. Oxitec estaba realizando “ensayos con mosquitos transgénicos” modificados genéticamente en Brasil y en muchos otros lugares, ensayos que, según la revista Science, “no han estado exentos de controversia en el pasado”. (9) No será una sorpresa que uno de los “colaboradores” de Oxitec sea la Fundación Bill y Melinda Gates, así como otras no sorpresas que incluyen a la OMS, la CIA, el Pentágono, la Fundación Rockefeller, Fort Detrick, y otras luminarias del mundo de los patógenos modificados genéticamente. En particular, un artículo que parecía creíble, afirmaba que los propietarios de Oxitec tenían fuertes vínculos con la CIA. Otros financiadores de Oxitec son la OMS, que proporciona becas de investigación, y aparentemente un fondo de inversión de Hong Kong llamado Asia Pacific Capital, que está controlado por GE Capital de los Estados Unidos.

Oxitec estaba llevando a cabo “experimentos de supresión de mosquitos”, experimentos que implicaban la liberación de incontables millones de mosquitos Aedes aegypti genéticamente modificados (la misma especie que propagó el virus ZIKA) que habían sido bio-diseñados para la esterilidad del macho. Oliver Tickell escribió un interesante artículo publicado en The Ecologist el 1 de febrero de 2016, titulado “La caja de Pandora: cómo los mosquitos genéticamente modificados pudieron haber causado el desastre de la microcefalia en Brasil”. (10) En él escribió, “La idea de los mosquitos Oxitec es bastante simple: los machos producen crías inviables que mueren todas. Así que los mosquitos GM son ‘auto-extinguibles’ y los genes alterados no pueden sobrevivir en la población silvestre”. La teoría es que estos mosquitos ‘Terminators’ modificados por GM se reproducirán con las hembras nativas para producir larvas inviables, erradicando así toda la población de mosquitos. Desafortunadamente, la verdad, incluso de acuerdo con la propia información de Oxitec, es que un gran porcentaje de sus mosquitos no son estériles después de todo, ya que muchos sobreviven y prosperan, y que aparentemente un gran porcentaje de insectos hembras nativas se niegan a reproducirse con estos exterminadores GM introducidos, haciendo inútil parte del experimento.

Según la investigación de Tickell, las dispersiones de insectos ocurrieron entre mayo de 2011 y principios de 2012 y, sólo en algunos lugares involucraron a millones al mes. No sé el número total de lugares en los que se dispersaron los mosquitos ni el número total de insectos dispersos, pero para que la enfermedad se propagara de la manera en que lo hizo, la dispersión se llevó a cabo sin duda en muchos lugares y probablemente implicó a decenas de millones de insectos en cada caso y, con varios años para reproducirse, nos da los cientos de millones que necesitábamos. Ciertamente, las dispersiones en algunos casos contenían volúmenes masivos. En las Islas Caimán, Oxitec “liberó” 3,3 millones de sus “mosquitos transgénicos” en 80 liberaciones separadas que cubrieron sólo unas 16 hectáreas de tierra, y lo mismo un poco más tarde en Malasia. (11)  Con 100 hectáreas en un kilómetro cuadrado, ¿cuántos mosquitos se habrían liberado en 20 millones de kilómetros cuadrados? En este punto, quizás podemos asumir que fue un microbiólogo de Oxitec quien viajó a Brasil, pero no para la Copa del Mundo. Esta suposición explica muchas cosas, pero aparentemente no a los conversos. Poco después, los medios de comunicación mundiales promovieron activamente la teoría de que los mosquitos GM “mutantes” de Oxitec estaban siendo utilizados para combatir el ZIKA.(12) (13)

Tickell discutió la posible supervivencia de los insectos GM y de cómo podrían propagar la infección del ZIKA, pero ignoró la cuestión mucho más importante de cómo se infectaron en primer lugar. Intentemos una analogía directa: no se contrae la rabia por la mordedura de un perro; se contrae la rabia cuando se es mordido por un perro rabioso. Si el perro no tiene rabia, todo lo que obtienes es una mordedura de perro. Y dispersar miles de perros no rabiosos en un ambiente limpio te dará sólo miles de perros no rabiosos en un ambiente aún limpio. Puede que te muerdan mucho más a menudo, pero aún así no contraerás la rabia. Por esta analogía, la gran dispersión de mosquitos Aedes aegypti genéticamente modificados no tiene ninguna consecuencia, a menos que los mosquitos ya estén infectados con el virus ZIKA. Si no son portadores del virus, sus picaduras no harán nada a sus víctimas, dejándonos sin forma de propagar un virus extraño.

El punto importante, tan cuidadosamente evitado por el CDC, la OMS y los medios de comunicación, es que como el ZIKA no era endémico de Brasil ni de América Central y del Sur, tuvo que ser introducido desde algún lugar, y a una escala masiva. Un visitante infectado en la Copa del Mundo no puede hacer eso, pero la importación y la dispersión de cientos de millones de mosquitos infectados puede hacerlo. No es posible dispersar millones de mosquitos no infectados en un ambiente limpio y luego hacer que se auto-infecten mágicamente por un virus cuya proximidad más cercana está a 18.000 kilómetros de distancia, lo que significa que los insectos dispersados por Oxitec tuvieron que haber sido infectados antes de su dispersión, porque no hay otra explicación creíble para la explosión comparativamente instantánea del ZIKA en tantos millones de kilómetros cuadrados, y en acontecimientos que parecían coincidir con la dispersión de los insectos de Oxitec. La pregunta entonces es ¿cómo una compañía como Oxitec pudo dispersar millones de insectos sin saber que estaban infectados? Después de todo, ellos diseñaron los mosquitos, seguramente eran conscientes de los peligros, y ciertamente tenían la capacidad de hacer pruebas. La única conclusión posible que veo es que sí lo sabían. Si hay una explicación alternativa, no puedo imaginar cuál sería.

Recuerdo al Dr. David Heymann de la OMS, que al hablar de la idéntica cuestión sobre el origen y propagación del VIH, afirmó: “El origen del virus del SIDA no tiene importancia… la especulación sobre cómo surgió no tiene importancia”. No estuve de acuerdo entonces, y no estoy de acuerdo ahora. La OMS se esforzó enormemente en oscurecer la investigación sobre el origen y la propagación de ese virus, y parecía estar haciendo lo mismo con el ZIKA. En el Método Científico tratamos de formar una teoría para explicar los fenómenos que presenciamos. Luego, si podemos, probamos nuestras suposiciones e hipótesis para ver si se correlacionan con los hechos conocidos. En este caso, tenemos preguntas desconocidas y sin respuesta en una situación en la que la explicación oficial no parece plausible, y donde existe confusión en algunos hechos. Pero si teorizamos que Oxitec llevó a cabo sus pruebas de campo en estos lugares con mosquitos infectados, nuestra teoría explica casi todo lo que sabemos sobre el ZIKA. Pero este no es el final de la historia.

 

Regreso al Futuro

Muchos virólogos y fuentes de los medios de comunicación nos informan de que el virus ZIKA fue aislado por primera vez de un mono en el bosque de ZIKA, en África (Uganda) en 1947, mientras los científicos investigaban la fiebre amarilla, pero las partes más interesantes de la historia del ZIKA se produjeron en los laboratorios y no en los bosques. El virus fue aislado en un laboratorio por un microbiólogo llamado Jordi Casals (14) (15), cuya carrera entera (pero dos años después de su graduación) fue financiada por la Fundación Rockefeller, trabajando principalmente en laboratorios de la Universidad de Yale. Casals era especialista en garrapatas y enfermedades transmitidas por virus (del tipo producido por el Ejército de los EE.UU. en Fort Detrick y Plum Island), así como en los virus que causan encefalitis y el tipo de fiebre hemorrágica que los EE.UU. dispersaron en Corea del Norte durante la guerra y más tarde en Cuba. Durante años fue consultor de la OMS y del Instituto de Investigación del Ejército de los EE.UU. en Bethseda, Maryland, donde realizaba trabajos simultáneos en lo que parecía estar relacionado con la investigación sobre armas biológicas.

Los medios de comunicación y los libros de historia médica nos dicen que, después de su descubrimiento, el ZIKA siguió siendo una “enfermedad oscura y sin importancia” que no causaba problemas y no era de interés aparente para nadie, pero eso no es del todo correcto. Después de que Casals aislara el ZIKA del mono número 766 de la Fundación Rockefeller, aparentemente surgió un tranquilo interés en este “oscuro” virus, con la OMS y el CDC de América estableciendo “laboratorios de investigación de virus” muy cerca del mismo bosque donde se descubrió el ZIKA, y en 2008 el Wellcome Trust -que casualmente es una de las fuentes de financiación de Oxitec- también se involucró en programas de microbiología en el mismo lugar. (16) (17) La Fundación Rockefeller estableció su Instituto de Investigación de Virus de África Oriental en Entebbe, Uganda, en 1936, formando al mismo tiempo el UVRI (con el que el CDC comenzó a trabajar en 1991, la OMS se unió a la afiliación en 1996). (18)

Más recientemente, cuando se produjo el brote de ZIKA en 2007 en la isla micronesia de Yap, se informó de que el ejército de los Estados Unidos había enviado a esa isla lo que se describió como “una gran presencia de investigación”, integrada por personas de los laboratorios de los CDC, de la Universidad de Colorado y del ejército, todas ellas expertas en biopatógenos de insectos y vectores. (19) (20) (21) Tal vez por coincidencia y tal vez no, la isla de Yap está a sólo unos 800 Kms. de Guam, el lugar original del laboratorio de bioguerra NAMRU-2 del ejército de los EE.UU., que dependía principalmente de los investigadores del Instituto Rockefeller. Y para ponernos al día con Brasil, un informe de los medios de comunicación nos informó de que dos investigadores americanos de la Universidad de Wisconsin, uno profesor de ciencias bio-patológicas, llamado Jorge Osorio (22) (23), el otro su asistente, llamado Matthew Aliota, fueron los primeros en identificar el virus ZIKA en Sudamérica. El asistente de Osorio, Aliota, tenía una larga trayectoria en el laboratorio de guerra biológica del ejército de los EE.UU., USAMRIID, ubicado en Fort Detrick, Maryland, y también era profesor en la Universidad Estatal de Colorado, la fuente del personal virológico del CDC enviado originalmente a Yap para examinar el primer brote de ZIKA. (24) (25)

 

El Problema de la Microcefalia

Durante muchos meses hubo una gran actividad en los medios de comunicación con informes que contenían una total confusión de afirmaciones sobre la incidencia de esta enfermedad, una multitud de falsas alarmas que causaban malentendidos y creaban una excesiva cautela. Un informe del New York Times afirmaba que el temor al virus se traducía en un “exceso de información masiva”. A principios de febrero de 2016, el Ministerio de Salud de Brasil contabilizó unos 5.000 casos notificados, pero en realidad sólo se habían confirmado unos pocos centenares, una cifra insignificante que normalmente quedaría enterrada dentro de los promedios estadísticos. Curiosamente, la OMS fue culpable de echar la mayor parte del combustible en este incendio, anunciando una “emergencia sanitaria internacional”, que parecía motivada principalmente por centrar fuertemente la atención pública en los defectos congénitos y apartarse de otras consideraciones. De hecho, prácticamente toda la atención de los medios de comunicación parecía centrarse en unos pocos cientos de fetos potencialmente dañados y unos pocos miles de madres sintomáticas, en lugar de en los millones de civiles inexplicablemente infectados por un virus extraño de procedencia (hasta ahora) desconocida. En cualquier caso, la clara intención era establecer un vínculo en la mente del público entre el ZIKA y los defectos de nacimiento, llegando incluso a aconsejar a todas las madres de América del Sur y Central que retrasaran la planificación de los embarazos durante varios años. Mucho de esto era alarmista e injustificado. El New England Journal of Medicine afirmaba que “el 29 por ciento de las mujeres que se hacían exámenes de ultrasonido después de dar positivo por infección con el virus ZIKA tenían fetos que sufrían “resultados graves” [indocumentados].”  (26) (27) Pero omitieron mencionar que el número total de mujeres en esta muestra era sólo de unas 40, si la memoria no me falla.

Los informes de los medios de comunicación sobre este problema, prácticamente sin excepción y ciertamente incluyendo todos los de la OMS, consistieron en su mayoría en titulares que llamaban poderosamente la atención. En un artículo se citaría a un virólogo aparentemente prominente que afirmaba que su investigación “indicaba claramente” que “el virus ZIKA, y nada más” era responsable de la erupción de defectos de nacimiento. Otros científicos fueron citados diciendo que el ZIKA atacaba la corteza cerebral, dejando a los lectores preocupados porque cada madre embarazada en toda América Latina diera a luz a un bebé con daño cerebral. Un sitio web que se llama a sí mismo Virology Blog, dirigido por un virólogo y profesor de la Universidad de Columbia en los EE.UU., declaró que los informes publicados constituían “un caso convincente de que el virus ZIKA está causando microcefalia en Brasil”, citando estudios con muestras tan pequeñas que eran estadísticamente inválidos, e incluso admitiendo que no había confirmaciones disponibles de infecciones por ZIKA en los casos de microcefalia estudiados. Incluso llegó a escribir, “Aquí está el factor decisivo, todo el genoma del virus ZIKA fue identificado en el tejido cerebral” de un niño nacido en esa condición. (28) Otro virólogo le informó rápidamente a este escritor de que estaba equivocado en todos sus datos, y que sólo pequeñas secciones del virus habían sido identificadas. Blog de Virología – El virus ZIKA está causando microcefalia en Brasil.

Otros científicos expresaron su asombro de que un flavivirus como el ZIKA pudiera causar defectos de nacimiento, cuando ninguna cepa o variedad de flavivirus lo había hecho antes. También observaron que la cepa brasileña del virus era compatible en un 99,75%, lo que indicaba que era el mismo virus de otras zonas del mundo, y que los defectos de nacimiento no existían en ninguno de esos lugares. Muchos virólogos afirmaron que históricamente ningún flavivirus había estado implicado en defectos de nacimiento, afirmando que las condiciones apuntaban a un “factor ambiental localizado” o alguna otra causa. El Dr. Ahmed Kalebi, Director del Grupo de Investigación de Patología de Lancet, se hizo eco de un sentimiento similar, apuntando la posibilidad de que “el ZIKA sea sólo una pista falsa y haya algo más… que hace que esos bebés tengan microcefalia”. Y en un estudio publicado en el sitio web de la OMS se afirmaba: “El ZIKA se identificó en África hace más de 50 años, y ni allí ni en los brotes fuera de África se ha informado de tal asociación con la microcefalia [alguna vez]”. Otro virólogo escribió que no había pruebas de una relación causa-efecto, que el virus ZIKA podría haber estado “infectando de forma ocasional, y que estos eran casos que habrían desarrollado defectos de nacimiento incluso sin él”. Otros observaron que el aparente aumento de estos casos sólo se producía en el nordeste del Brasil, principalmente en Pernambuco, en Recife y sus alrededores (donde se estaba rociando el insecticida recomendado por la OMS, el piroxiprofeno), y muchos señalaron que no había ninguna prueba real de correlación entre el ZIKA y la microcefalia, aparte del hecho de que el virus se había encontrado en algunos lactantes con esta afección. Desafortunadamente, ninguna de estas otras voces fue capaz de alcanzar el micrófono.

Y hay más. Descargué un estudio de la propia página web de la OMS, titulado “Microcefalia en el noreste de Brasil: una revisión de 16.208 nacimientos entre 2012 y 2015” (29) que dice en parte, “Sin embargo, si el ZIKA se hubiera introducido efectivamente en Brasil en la Copa del Mundo a mediados de 2014, el brote de microcefalia lo habría precedido”. En caso de que esto no esté claro, los autores de este trabajo documentaron que la microcefalia comenzó a aparecer en Brasil en 2011 y 2012, mucho antes de la aparición del supuesto “visitante de la Polinesia”, lo que por sí mismo parecería una prueba irrefutable de que el virus ZIKA no puede ser el responsable de los defectos de nacimiento en América Latina. No sólo eso, según este mismo artículo, las apariciones iniciales de la microcefalia habrían coincidido perfectamente con la fumigación de piroxiprofeno y con el momento del programa de dispersión de mosquitos GM de Oxitec.

Ciertamente, la OMS era plenamente consciente de esta información, y los expertos de los medios de comunicación lo sabían o deberían haberlo sabido, pero estos hechos cruciales fueron totalmente censurados por todos los medios de comunicación. En marzo de 2016, la CBC de Canadá informó sobre otro estudio en el Estado de Paraíba en Brasil, que se encuentra al lado de Pernambuco, y que también descubrió casos de microcefalia antes de 2012, dos años antes de la aparición del supuesto visitante polinesio, y confirmó también que esos casos se habían concentrado en el noreste de Brasil, donde se hizo la mayor parte de la fumigación química. (30) (31) (32) (33) Sin embargo, el New York Times nos decía “Ya no hay ninguna duda de que el Zika causa microcefalia”, citando un estudio del ZIKA en el que se estimaba un riesgo de microcefalia de “1 en 100”.  (34) (35)

 

El Enfoque de los Medios de Comunicación

En la amplia cobertura mediática de la epidemia de ZIKA, algunos elementos no sólo eran inusuales, sino que estaban tan uniformemente enfocados que tenían la apariencia distintiva de haber sido coordinados como parte del plan. El primero de ellos ya lo he discutido: la aparente ausencia de cualquier interés en la fuente de la infección del ZIKA. Aparte de la casi frívola atribución de un repentino y masivo brote internacional del ZIKA a un solo viajero de la Polinesia, no pude encontrar ninguna referencia, pregunta o investigación por parte de los medios de comunicación occidentales en cuanto a explicaciones alternativas. Parece que ningún científico o reportero del mundo occidental tenía un interés aparente en este crítico asunto, una circunstancia que encuentro casi extraña. Cada periódico, cadena de televisión, publicación, que pude monitorizar, evitó cuidadosamente cualquier mención a explicaciones alternativas sobre la fuente de millones de mosquitos infectados. Con cada brote de enfermedades en el pasado reciente, hemos tenido varias teorías y consecuentes debates sobre la fuente y el origen, pero no esta vez. Esto es sumamente curioso, ya que la fuente atribuida oficialmente es claramente imposible.

El segundo elemento fue el enfoque persistente y coordinado de los relativamente pocos casos de microcefalia y el descuido de casi todos los demás aspectos, lo que llevó a la conclusión de que el brote podría consistir en millones de casos de microcefalia en lugar de casos de una infección vírica menor. Esto era cierto no sólo en los medios de comunicación occidentales, sino también en las búsquedas en Internet. En repetidas búsquedas de la incidencia de infecciones totales del ZIKA en Brasil y otras naciones sudamericanas, Google repetidamente produjo sólo información sobre nacimientos con aparentes defectos relacionados con el ZIKA. Apuntaré aquí que las búsquedas de Google son a menudo altamente selectivas de una manera no del todo explicada al ser un algoritmo autónomo. Cuando las búsquedas repetidas y diligentes sobre un tema producen sólo resultados sobre otro tema, es seguro para nosotros concluir que alguien está moviendo los hilos. En amplias búsquedas de índices de infección por ZIKA, todo el énfasis de Google estaba en los casos de microcefalia supuestamente relacionados con el ZIKA, y las búsquedas de porcentajes producían más de las mismas estadísticas “reportadas pero no confirmadas”, citadas engañosamente para inferir que un porcentaje muy alto de nacimientos eran defectuosos, lo que no era en absoluto el caso. Veamos algunas estadísticas.

La población total de América del Sur y Central es de casi 450 millones de habitantes, y se prevé que las infecciones por ZIKA notificadas asciendan a un total de unos 4 millones en total. Esto significa que menos del 1% de la población total de estos países estará infectada con el virus ZIKA, de los cuales una porción muy pequeña (quizás sólo el 1% o 2% en un momento dado) serán madres embarazadas. Recuerden también que sólo hubo unos pocos cientos de casos de microcefalia confirmados, y que sólo alrededor del 1% de los mismos contenían algún vínculo con el ZIKA. Esto significa que de todos los embarazos en Brasil, quizás una diez milésima parte resultará en microcefalia y, como se ha señalado anteriormente, sólo alrededor del 1% de éstos exhibiría una infección de ZIKA. No deseo de ninguna manera trivializar las tragedias individuales, pero con los casos confirmados medidos como un porcentaje de la población o por la incidencia de todas las demás causas primarias de enfermedades y muertes, la incidencia de la microcefalia en Brasil fue estadísticamente cero, ya fuera inducida por el ZIKA o no.

La siguiente preocupación era lo que parecía ser un programa extendido y deliberado de alarmismo, con un enfoque coordinado que anticipé pero que, sin embargo, me pareció inquietante. Incluso los apéndices estaban diseñados para ser inquietantes y aterradores. Para un artículo sobre el ZIKA, el Washington Post empleó un escenario fotográfico de una estatua que guardaba una tumba en un cementerio, con la leyenda, “Las urnas de flores en muchas tumbas son caldo de cultivo para los mosquitos portadores de enfermedades”. ¿Por qué un escenario de cementerio? ¿Por qué la foto de las tumbas? ¿Cuánta gente ha muerto por contraer el ZIKA? Aproximadamente ninguna. El Washington Post gritó que “Cuanto más sabemos, peor parecen ir las cosas”. Nos habló del virus “que se extiende por todo el hemisferio”, y escribió sobre los “crecientes vínculos con los defectos de nacimiento y desórdenes neurológicos” que eran incluso “peores de lo que se sospechaba originalmente”, y advirtió del “aumento del riesgo de daños devastadores” durante el embarazo. El Washington Post nos dijo que “los brasileños entran en pánico por un mosquito relacionado con el daño cerebral en miles de bebés”  (36) (37), y el Globe and Mail del Canadá nos dijo que “a medida que el virus hace estragos en el Brasil”, varios cientos de bebés quedaron “con cerebros devastados” ((38)), sin mencionar que la Cámara del Parlamento del Canadá ha sufrido la misma condición durante décadas.

Thomas Frieden, Director del CDC con sede en los Estados Unidos, dijo que esperaba que los casos aumentaran “drásticamente” (39), y que “el costo de cuidar a un niño con defectos de nacimiento puede ser de 10 millones de dólares o más”. Nos contó con lágrimas en los ojos, según el Washington Post, sobre una mujer “que tenía miedo de lo que le pasaría a su bebé”. Para citar, “Ella dijo, ‘Estaré preocupada toda mi vida, e incluso después de que muera, ¿quién va a cuidar del bebé?’”. Se nos informó además que “los estudios mostraron” que el ZIKA estaba “probablemente detrás de más defectos y problemas de nacimiento de lo que los investigadores se dieron cuenta”, y que estaba relacionado con “una amplia gama de defectos de nacimiento y de trastornos neurológicos”. Como anexo, la Directora General de la OMS, Dra. Margaret Chan, dijo que el ZIKA había pasado “de ser una amenaza leve a una de proporciones alarmantes”, y que había creado un “equipo de emergencia” del ZIKA después de la “explosiva” propagación del virus. (40) Pero, como se leerá en otra parte, Margaret Chan aparentemente no estaba preocupada por el Ébola, que estaba matando a decenas de miles de personas, hasta el punto de que la OMS dejó de responder sus teléfonos para que la gente no siguiera molestándolos con actualizaciones. Pasaron años hasta que el Ébola -y otros graves brotes, incluyendo la gripe H5N1 y el SARS en Hong Kong- se volvieron “alarmantes” y explosivos” y requirieron que Margaret Chan estableciera un “equipo de emergencia”, así que ¿por qué tanto alboroto por el ZIKA que no mató a nadie? Para continuar, el Washington Post nos informó además:

“Una preocupación creciente entre los pediatras era que el ZIKA podría infligir daño al tejido cerebral en desarrollo de otras maneras menos obvias que la microcefalia. Esa condición podría ser la “punta del iceberg” de una serie de problemas neurológicos, algunos de los cuales podrían no aparecer en los escáneres cerebrales utilizados para detectar la microcefalia, y podría incluso no aparecer en los siguientes años. Estos podrían incluir la epilepsia, problemas de comportamiento y retraso mental, “Podría ser que estos niños nazcan con un tamaño normal de cabeza pero manifiesten otros problemas más tarde en la vida”. De esto debemos deducir que, incluso ahora, aquellos bebés que parecen normales al nacer no están de ninguna manera seguros o saludables, que podrían parecer normales hoy pero podrían muy bien convertirse en delincuentes, epilépticos y retrasados mentales en puntos indeterminados del futuro. Así pues, no sólo nos centramos en los relativamente pocos casos de defectos de nacimiento confirmados, sino también en las solemnes y sombrías advertencias de que todos los nacimientos en toda América Latina son sospechosos en un futuro indefinido.

En tal caso, ¿qué se hace? Afortunadamente, la OMS, los “expertos” médicos occidentales y el Washington Post, todos leyendo la misma página, tenían la respuesta preparada: abortos legalizados. Y este fue el último, y extraordinariamente oral, empuje de la cobertura de los medios de comunicación. Y tengo que decir que encontré esto muy sospechoso. Leyendo de principio a fin, fue difícil evitar llegar a la conclusión de que el propósito de la exagerada atención a los defectos de nacimiento, con exclusión de todo lo demás, junto con el intenso alarmismo que le siguió, eran simplemente el preludio del acto final que iba a forzar un cambio en las leyes sobre el aborto en América del Sur. El alarmismo dio sus frutos hasta cierto punto: los gobiernos de muchos países de América del Sur y Central, con la ayuda inconmensurable de algunos elementos de los medios de comunicación e innumerables ONG, aconsejaron a todas las mujeres que retrasaran hasta 2018 cualquier embarazo planeado.

El New York Times, Bloomberg, el Servicio de Salud Pública de Canadá y otros aconsejaban a las mujeres latinoamericanas que evitaran el embarazo (41) (42) (43) (44) mientras que el Washington Post publicaba un artículo el 22 de enero de 2016 en el que informaba de que los países latinoamericanos aconsejaban a las mujeres, no sólo posponer los embarazos, sino también evitar las relaciones sexuales por completo. (45) Pero luego se lanzó a lo que yo pensaba que era una extraordinaria pieza de propaganda sobre el aborto en América Latina. Nos decía que el tema era “Tabú en las campañas electorales”, y luego “estimaba” el número total de abortos inducidos en más de 850.000 por año, afirmando que quizás diez millones de mujeres habrían tenido abortos ilegales, sólo en Brasil, durante los diez años anteriores. En otras palabras, aproximadamente un tercio de todos los embarazos en Brasil habían sido abortados. Y en un grupo conocido como la Organización Panamericana de la Salud, una hermana de Margaret Chan, de la OMS, realizó un estudio afirmando que las cifras eran muy superiores a un millón por año. (46) Y no sólo eso, sino que más del 20% de todas las mujeres de Brasil han tenido “al menos un aborto” -esto en un país donde los abortos son ilegales-. Pero, según estos “expertos”, está claro que tal prohibición “no impide que las mujeres recurran al aborto”. Supongo que no. Estos “expertos” incluso admitieron que sus cifras eran “ridículamente altas”, pero usaron esto como prueba de que los abortos no aumentarían si se legalizaran, lo cual fue el eje de todo el argumento y el propósito de los hechos, casi seguro fabricados. El alarmismo se hizo notar con la historia (indocumentada y ciertamente falsa) de una mujer que “desapareció después de entrar en una clínica de abortos ilegal”, el artículo nos confiaba que “ella habría muerto durante el procedimiento, y la policía sospecha que su cuerpo fue quemado y desmembrado”. Con riesgos como éste, deberíamos concluir que las mujeres brasileñas no son otra que valientes, aunque yo habría pensado que el procedimiento más común sería desmembrar primero y quemar después. Pero entonces, tal vez las cosas sean diferentes en Brasil.

El Washington Post publicó otro artículo el 8 de febrero de 2016, titulado “El ZIKA suscita un debate urgente sobre el aborto en América Latina” (47), en el que afirmaba (con demasiada alegría, pensé) que los llamamientos para aflojar las leyes restrictivas sobre el aborto estaban “ganando impulso”, y que los “activistas” estaban “presionando a los legisladores” para que actuaran rápidamente en la eliminación de estas leyes. Según el Post, el grupo de presión pro-aborto estaba “aprovechando esto para liberalizar la legislación”, y un portavoz de una ONG pro-aborto llamada “Oficina para la Vida y la Salud de la Mujer” esperaba que “el ZIKA cambiara el debate”. (48) (49)

También se nos informó de otra ONG canadiense llamada “Women on Web”, que se especializa en el envío por correo de medicamentos para inducir el aborto (por una “donación” de 100 dólares) a países donde los abortos están prohibidos por ley. El artículo nos informó que, tristemente, “A menudo los inspectores de aduanas del gobierno incautan las píldoras”. Ni idea de por qué. . “Y un columnista llamado Hélio Schwartsman escribió que entrevistó a una mujer que dijo que si estaba embarazada y descubria que había sido infectada por ZIKA:” No dudaría ni por un instante en abortar”, siendo el desmembramiento y la incineración posterior, una disuasión insuficiente.(50) (51) Debo señalar aquí que el Washington Post y todos los demás medios de comunicación occidentales, si bien se alegraron de las perspectivas de la legalización del aborto en América del Sur y Central, olvidaron mencionar que todos los “activistas”, las ONG, y los “grupos de presión pro-aborto” estaban establecidos en, o financiados por, los EE.UU., además de estar a menudo gestionados por los EE.UU., muchos o la mayoría estrechamente relacionados con la USAID y Planificación Familiar con sedes en los EE.UU., que son a su vez el bisabuelo y la bisabuela de la eugenesia, el aborto, la esterilización forzada y la reducción de la población.

Luego el New York Times, que no es de los que se quedan fuera de la emoción, publicó un artículo de un tal Simon Romero informando de que “el virus ZIKA ha hecho que los brasileños reexaminen sus estrictas leyes sobre el aborto”, y que “los crecientes informes” de bebés con microcefalia “están encendiendo un feroz debate” sobre las leyes del aborto en el país. Romero (americano) también señaló que “los activistas del derecho al aborto están aprovechando la crisis” para cambiar las leyes del país.(52) Las mujeres embarazadas de todo Brasil están ahora en pánico”, nos dice, lo cual no es una gran sorpresa dados los “crecientes informes” y la extraordinaria cantidad de miedo que los medios de comunicación contribuyeron a impulsar. Después de leer todas las historias de los medios occidentales, yo también estaría en estado de pánico. Señaló que “algunos activistas”, americanos como de costumbre, comparan esto con el debate estadounidense sobre el aborto tras las infecciones de sarampión en ese país, una situación que “allanó el camino” para el aborto en California y luego en la mayoría de los EE.UU. “Los temores sobre el virus ZIKA nos dan una rara apertura para desafiar a los fundamentalistas religiosos que ponen en riesgo la vida de miles de mujeres en Brasil cada año por mantener leyes que pertenecen a la Edad Media”.

Es preciso señalar en alguna parte que los abortos ocasionales como medio de control de la natalidad pueden no calificarse necesariamente como “valor universal”. Las personas y las sociedades de los distintos países tienen el derecho a formar sus propios valores, especialmente los que se refieren a la vida humana, sin la ayuda beligerante de Planned Parenthood (Planificación Familiar) o del Washington Post, y si los países de América Latina quieren restringir los abortos o si China quiere restringir la pornografía, no es asunto de nadie más, y es una grave violación a su soberanía intentar imponerles nuestros valores occidentales o de otro tipo. Nosotros formamos nuestros valores, tal y como son, sin interferencia de otros, y ellos tienen el derecho de hacer lo mismo.

Es verdad que en todos los asuntos relacionados con las relaciones exteriores, sobre todo los que tienen importantes repercusiones sociales, políticas o económicas, no hay acontecimientos fortuitos, ni “coincidencias”, y que todas las cosas suceden porque están planificadas, y que el resultado final está inevitablemente conforme con las expectativas y con el plan. ¿Qué pensamos entonces sobre el ZIKA? Parece inverosímil que el intenso ataque de la OMS y de los medios de comunicación, exagerando salvajemente lo que parecían ser peligros inexistentes, fuera simplemente un alarmismo poco inteligente y sin propósito. Esto, y el repentino y abrumador empuje para legalizar los abortos, fueron demasiado unánimes, demasiado extendidos y demasiado bien orquestados para haber sido meramente casualidades. ¿Qué pensamos entonces de la liberación por parte de Oxitec de cientos de millones de mosquitos, que casi con toda seguridad estaban infectados con el ZIKA? ¿Qué pensamos de la unánime versión oficial sobre el ZIKA, haciendo las maletas y viajando por medio mundo hacia Brasil en el momento de la Copa del Mundo? ¿Una coincidencia? ¿Qué pensamos de que el ZIKA eligiese como su nuevo hogar el único lugar del mundo con restricciones centradas en el aborto? ¿Qué pensamos de que los medios de comunicación ignoren la lógica de estas preguntas y destrocen a cualquiera que las plantee?

¿Cuáles fueron los resultados del brote de ZIKA? El más notable fue la oportunidad sin precedentes de hacer surgir una masa crítica clamando por la legalización de los abortos, pero hubo otros. Los medios de comunicación estimaron que Sudamérica perdería al menos 53.000 millones de dólares en ingresos por turismo debido a las tan aconsejadas restricciones para viajar. (53) (54) Metropole tendría que buscar con ahínco para encontrar una sanción económica más adecuada para una periferia socialista recalcitrante. Y por supuesto, las dificultades económicas, junto con el miedo y el pánico del público, decaen fácilmente en el malestar social, y son el precursor de la siembra para un cambio de régimen. Hemos visto todo esto y más.

Larry Romanoff12 de Junio, 2020

Fuente Original

Notas

(1) https://www.who.int/emergencies/zika-virus/timeline/en/

(2) https://www.who.int/emergencies/zika-virus/history/en

(3) https://www.who.int/bulletin/online_first/16-171082/en

(4) https://www.huffpost.com/entry/zika-monsanto-pyriproxyfen-microcephaly_n_56c2712de4b0b40245c79f7c

(5) https://www.nature.com/articles/srep40067

(6) https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5760164/

(7) https://www.cbc.ca/news/health/microcephaly-brazil-zika-reality-1.3442580

(8) https://www.reuters.com/article/health-zika-brazil-exclusive-idUSKCN0VA33F

(9) https://www.nature.com/articles/nbt0111-9a

(10) https://theecologist.org/2016/feb/01/pandoras-box-how-gm-mosquitos-could-have-caused-brazils-microcephaly-disaster

(11) http://www.genewatch.org/sub-566989

(12) https://www.dailymail.co.uk/news/article-3722573/Mutant-UK-mosquitoes-fight-Zika-Florida-Genetically-modified-insects-pass-killer-gene-set-released-attempt-stop-spread-virus.html

(13) https://www.builtreport.com/genetically-modified-mosquitos-to-fight-zika-virus/

(14) https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC390228/

(15) https://www.mdpi.com/1999-4915/11/5/471/htm

(16) https://www.afro.who.int/news/uganda-virus-research-institute-approved-regional-reference-laboratory-yellow-fever

(17) https://www.cdc.gov/globalhealth/countries/uganda/default.htm

(18) http://hardnoxandfriends.com/2020/04/09/where-oh-where-did-zika-virus-go-after-2016/

(19) https://www.researchgate.net/publication/26282227_Zika_Virus_Outbreak_on_Yap_Island_Federated_States_of_Micronesia

(20)http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/1469-0691.12707/full

(21) https://health.mil/News/Articles/2019/07/01/Zika-Virus-Surveillance

(22) https://mhdtg.wisc.edu/staff/osorio-dvm-phd-jorge/

(23) https://vetmed.umn.edu/bio/college-of-veterinary-medicine/matthew-aliota

(24) https://vetmed.umn.edu/departments/veterinary-and-biomedical-sciences/news-events/vbs-welcomes-vector-borne-agreett-hire-dr-matthew-aliota

(25) https://www.military.com/daily-news/2016/07/06/us-army-and-france-sanofi-combine-work-zika-vaccine.html

(26) https://www.ctvnews.ca/health/grave-outcomes-likely-associated-with-zika-infection-during-pregnancy-study-1.2804329

(27) https://www.reuters.com/article/us-health-zika-fetus-idUSKCN0W62Q1

(28) https://www.virology.ws/2016/01/28/zika-virus/

(29) https://www.who.int/bulletin/online_first/16-171223.pdf

(30) https://www.cbc.ca/news/health/microcephaly-brazil-zika-reality-1.3442580

(31) https://thevaccinereaction.org/2016/09/brazil-study-raises-major-doubts-about-zika-microcephaly-link/

(32) https://inhabitat.com/is-zika-the-real-cause-of-microcephaly-in-brazil-new-study-raises-questions/

(33) https://globalnews.ca/news/2512640/is-zika-virus-causing-a-spike-in-microcephaly-in-babies/

(34) https://www.nytimes.com/2016/04/14/health/zika-virus-causes-birth-defects-cdc.html

(35) https://www.nytimes.com/2016/03/16/health/zika-virus-microcephaly-rate.html

(36) https://www.washingtonpost.com/world/the_americas/brazilians-panic-as-mosquito-linked-to-brain-damage-in-thousands-of-babies/2016/01/15/7e8e2dec-b8ca-11e5-85cd-5ad59bc19432_story.html

(37) https://www.washingtonpost.com/news/to-your-health/wp/2015/12/23/brazil-declares-emergency-after-2400-babies-are-born-with-brain-damage-possibly-due-to-mosquito-borne-virus/

(38) https://www.theglobeandmail.com/news/world/the-globe-in-brazil-zikas-groundzero/article28934757/

(39) https://www.washingtontimes.com/news/2016/sep/9/dr-thomas-frieden-cdc-chief-zika-will-be-sobering-/

(40) https://nationalpost.com/news/zika-virus-explosive-spread-is-a-global-emergency-and-extraordinary-event-who-says

(41) https://www.nytimes.com/2016/02/09/health/zika-virus-women-pregnancy.html

(42) https://www.nytimes.com/2016/06/10/health/zika-virus-pregnancy-who.html

(43) https://www.bloomberg.com/news/articles/2016-01-25/countries-hit-with-zika-virus-are-telling-women-not-to-get-pregnant

(44) https://www.canada.ca/en/public-health/services/diseases/zika-virus/pregnant-planning-pregnancy.html

(45) https://www.washingtonpost.com/zika-and-pregnancy/bf70c3c4-23e0-4981-9ff3-3624ffcdef0c_note.html (evitar el sexo)

(46) https://www.nytimes.com/1988/11/26/world/abortions-across-latin-america-rising-despite-illegality-and-risks.html

(47) https://www.washingtonpost.com/world/the_americas/zika-prompts-urgent-debate-about-abortion-in-latin-america/2016/02/07/b4f3a718-cc6b-11e5-b9ab-26591104bb19_story.html

(48) https://www.scientificamerican.com/article/zika-awakens-debate-over-legal-and-safe-abortion-in-latin-america1/

(49) https://www.usatoday.com/story/news/2016/08/05/zika-outbreak-could-reignite-abortion-debate/87961918/

(50) https://www.newscientist.com/article/2094448-zika-virus-prompts-increase-in-unsafe-abor

 

Print Friendly, PDF & Email

You may also like...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.