Se retrasa la llegada del Anticristo – por Israel Shamir

998091627.jpg

Si los judíos poseen planes de dominación mundial, los mismos han sufrido un revés debido a la rivalidad mezquina entre los políticos israelíes. Ahora, este pequeño tropiezo amenaza con estropear todo el plan maestro. A falta de un clavo, el reino se había perdido. Un mínimo error puede acarrear graves consecuencias; decía Eugene Scribe[1] en su comedia El vaso de agua, donde una equivocación había logrado terminado con una guerra demasiado larga.

‘El mínimo error’ fue el fracaso de Netanyahu para formar su nuevo gobierno después de una exitosa campaña electoral. ‘Las graves consecuencias’, fueron el derrumbe del ambicioso “Acuerdo del Siglo” de Kushner/Trump. La alianza de Rusia con Israel parece tambaleante; y más allá de esto, la coronación del Mesías, Rey judío y autoridad espiritual más importante del mundo, parece pospuesta indefinidamente. Como por efecto dominó, todos estos planes comenzaron a fracasar, uno tras otro.

Dirigiéndose a la nación de Israel con un discurso dramático y reconociendo su derrota, después de que la Knesset (el parlamento israelí) fuera disuelta bajo su insistencia, el líder eterno Benjamín Netanyahu reveló los planes de la reunión trilateral entre los jefes de seguridad de Rusia, los EUA e Israel. La Casa Blanca también confirmó dicha reunión[2]. Se suponía que esta reunión sin precedentes se convertiría en el mayor logro de Netanyahu, la coronación de su enésima reelección y la confirmación de su estatus internacional.

Simbólicamente, esta reunión daría a Israel una posición especial con respecto a las dos superpotencias; se reconocería el talento único de Israel capaz de acercar a ambas potencias hostiles, como el domador que conduce al león y al tigre al centro del ruedo. Incluso para nuestra época profana y sobria, tal reunión tiene gran importancia, mucho mayor de lo que nos gustaría pensar. [3]

En la Edad Media, cuando la gente era menos inhibida para sumergirse en el mundo del esoterismo, la supuesta agenda de los grandes dirigentes de la cristiandad occidental y oriental, al plantear una reunión trilateral, con un homólogo judío en Jerusalén (¡y en cualquier lugar!), sería como un encuentro con el Viejo de la Montaña[4], y habría incluido sin duda el besarle el trasero a Baphomet[5]. Una reunión tal con los judíos supondría su deseo de coronar al Anticristo. En ambos casos, habrían terminado en la hoguera frente a Notre-Dame de Paris, como Jacques de Molay, el último gran maestre de la orden de los Templarios.

Y si el hombre medieval se enterase del reciente incendio de la venerada catedral[6], lo consideraría caso cerrado, hasta para el escéptico más entusiasta. Esta sería la interpretación general : los caballeros traidores (Trump y Putin) son herederos de los Templarios. Está claro que intentaron establecer el dominio eterno de los judíos sobre los cristianos, diría un sabio cristiano; mientras que sus contemporáneos judíos aplaudirían el encuentro como prefiguración de la próxima venida del Rey y Pastor del universo para guiar al pueblo de Israel y a los gentiles obedientes.

Hoy en día, en la época de la racionalidad y de las leyes “contra” el odio, estas afirmaciones hirientes están prohibidas, pero nuestras almas son anticuadas y junguianas, y todavía interpretan el trueno y el relámpago como señales del más allá. Los símbolos comportan un significado y poseen un mensaje, nos guste o no. Si usted está condicionado a rechazar cualquier interpretación espiritual, piense en la programación neurolingüística (PNL)[7] que comporta la Biblia, ese libro al que usted, sus padres y sus abuelos estuvieron expuestos. “Una reunión en Jerusalén” son palabras provocativas, no sólo para los creyentes, sino también para crasos materialistas negadores de cualquier trascendencia. En palabras simples, las profecías de las cuales tenemos conocimiento tienden a cumplirse.

Las expectativas sobre la llegada del Mesías son altas en Jerusalén. Hace unos días, cuando el Día de Jerusalén (el aniversario de la conquista israelí de Jerusalén Este en 1967) coincidió con la fiesta musulmana más importante al final del Ramadán, la Noche de Laylat al-Qadr, los judíos acudieron al patio de la mezquita de Al-Aqsa para rezar. Habitualmente, a los judíos no se les permite entrar al patio de la mezquita en la última semana del Ramadán. Después de algunas escaramuzas, los soldados israelíes irrumpieron en la mezquita. “Con suerte, pronto rezaremos ahí, en nuestro lugar sagrado”, dijo Miri Regev[8], una sionista religiosa y popular ministra de cultura del gobierno de Netanyahu. Estas palabras fueron interpretadas como una expectativa de toma inminente de la mezquita, su destrucción y la edificación del templo judío sobre sus ruinas.

La reunión trilateral encaja muy bien con el plan de cumplir estas expectativas. Un encuentro público de este tipo sin precedentes sería interpretado como el apoyo de las superpotencias para la toma del poder judío y la subordinación de los gentiles. El representante estadounidense en esta reunión es John Bolton, un ferviente sionista, un hombre obsesionado con su adoración de los judíos, dispuesto a decir lo que sea con tal de complacer a su público israelí. Es conocido por ejercer una influencia preponderante sobre el presidente Trump, y ha sido descrito como su ‘cerebro’, seleccionado por los agentes secretos para controlar al extravagante presidente.

El representante ruso es Nikolai Patrushev, un viejo amigo de Putin. Heredó la posición más alta en los servicios secretos de Rusia (FSB) después de que Putin renunciase para comenzar su ascenso a la presidencia. Es considerado un tipo aburrido de visión e imaginación limitadas, que suele leer  sus discursos. No sirve para improvisar, no tiene fama de pensar ágilmente o tener habilidades como negociador. Lo cual es bueno. Un improvisador puede dejarse llevar en momentos de peligro. Patrushev se apegará al libreto, dicen sus colegas. En el ministerio ruso de asuntos extranjeros, los diplomáticos no están conformes con su elección, pero no se contentarían con nadie que no fuera un diplomático de carrera.

Los israelíes esperan[9] que la reunión pueda conducir a una más importante y renovada alianza con Rusia, a un cambio de Moscú hacia el bando US-israelí contra Irán. Pero es muy improbable. Rusia se lleva bien con Israel, y quiere hacer las paces con EUA, pero sin dejar de obedecer a sus propios intereses nacionales.

La semana pasada, durante el ‘Davos ruso’, el Foro Económico Internacional de San Petersburgo, el presidente Putin reiteró[10] los puntos principales de su memorable discurso en Munich en 2007[11]. Expresó siete reclamos sin dejar duda alguna de su descontento con la política americana de mano dura, con los intentos US de hacer del dólar un arma, lo mismo con Google, Facebook y de todo know-how como en el caso de Huawei. “Hay Estados que previamente invocaban los principios de libertad de comercio, la libre y justa competencia, y ahora empezaron a hablar el lenguaje de las guerras comerciales y de las sanciones, del descarado saqueo económico, las represalias, la intimidación, la eliminación de competidores mediante supuestos métodos no mercantiles”, dijo el presidente Putin. No son las palabras de un hombre que espera cualquier señal para unirse al séquito US.

Sin embargo, hay todavía otras señales menos agradables:

  • El ‘Bolton ruso’, Eugene Satanovsky, a la cabeza de un think tank pro-israelí, antiguo director de un órgano judío sionista y habitual comentarista de la televisión rusa, ha sido nombrado consejero del ministro de defensa ruso, Sergey Shoygu. Su nominación vino directamente del Kremlin y sorprendió a los funcionarios de dicho ministerio.
  • Un sobresaliente eclesiástico ruso, Vsevolod Chaplin, expresó su satisfacción con el control israelí de Jerusalén, en una columna del Nezavisimaya Gazeta[12].
  • Al mismo tiempo, los misiles rusos S-300 no respondieron a los bombardeos israelíes en Siria.

Al parecer, los israelíes habían embarcado a los rusos en la ambiciosa reunión prometiéndoles el levantamiento de las sanciones estadounidenses. Para empezar, resulta dudoso que Israel pueda cumplir tal promesa. Putin es un estadista muy experimentado, y no se tomaría en serio una promesa de los EUA. Sobre todo después del fracaso en Hanói de las negociaciones Trump-Kim, ni antes tampoco. De cualquier manera, a Putin le gustaría deshacerse de las sanciones, pero no al precio de ceder a las exigencias de Washington.

Los israelíes quieren neutralizar a Irán, puesto que la república islámica de Irán es el único país restante que defiende a la mezquita de Al-Aqsa. Amán, Riad y otras capitales árabes no irían a la guerra contra Israel, si Netanyahu destruyese la mezquita. Los palestinos sí pelearían, pero no tienen armamento. La última víctima judía de un ataque palestino fue herida con unas tijeras. Irán tiene armas y quiere proteger la mezquita. ¿Puede Netanyahu convencer a Putin de neutralizar a Irán, o presionar a Irán para que se aleje de Palestina? Sería una gran hazaña, digna de un mago.

Y ahora llegamos al punto clave. En vez de recibir a los enviados de dos superpotencias con el esplendor de un cuasi Rey de los judíos, Bibi Netanyahu los recibirá como el jefe de un gobierno de transición en espera de nuevas elecciones y de un posible juicio. Con tal estatus, resulta difícil convencer a un banquero que te otorgue un préstamo para comprar un nuevo auto, mucho más difícil convencer a Putin de un cambio de alianza o a Trump de negar a Cristo.

Al mismo tiempo, Kushner, el yerno con cara de bebé de Trump, había planeado ejecutar su “Acuerdo del Siglo”. Hasta un Trump inatacable y un Netanyahu inexpugnable tendrían dificultades para realizar esta estafa. Un Trump amenazado de impeachment y un Netanyahu esperando elecciones y una investigación policial no tienen ninguna posibilidad. Y tal vez sea algo bueno también. Rusia y China decidieron abstenerse de participar en el trato. Mahmud Abbas, el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, también rechazó el acuerdo, y el fiasco de todo este fraude impedirá que Palestina pague los platos rotos.

El contenido del deseado acuerdo todavía no se ha revelado oficialmente; todo lo que hay es un documento filtrado[13] publicado por un periódico cercano a Bibi Netanyahu y financiado por Sheldon Adelson, alegando ser una filtración del ministerio israelí de asuntos exteriores. ¡Pero sea paciente, amable lector, y suspenda su incredulidad! Aunque esta pieza de fantasía parezca un proyecto escrito por chicos de colegio durante las vacaciones de verano, no se inspira por ningún lado de la menor benevolencia.

En el mismo se dice que los EUA matarán (así es, “kill”, en inglés) a los líderes palestinos que no acepten el trato, pero antes sancionarán a Palestina a muerte y prohibirán a todos sus aliados comprar, vender o donar cualquier cosa a los palestinos.

El acuerdo contempla una entidad palestina desarmada de forma permanente y que pagará a Israel por su “protección”. Todos los asentamientos judíos se mantendrán inviolables y formarán parte de Israel. Israel controlará cada llegada y salida de la entidad llamada “Nueva Palestina”. Jerusalén se quedará en manos judías. Gaza será conectada con Cisjordania a través de un puente de 30 kilómetros de largo, bajo control israelí. Este puente será financiado por… China. Una planta de desalinización en Gaza será financiada por… Japón. Aún sin tener en cuenta la amenaza de matar a los árabes desobedientes, todo este plan sería sencillamente absurdo. Así que nada de qué lamentarse por el fallecimiento de este ‘acuerdo’ grotesco.

El presidente Trump entendió que con Bibi enfrentando juicio y una campaña para su reelección, no hay posibilidad alguna de que avance su proyecto, o cualquier otro proyecto. “Israel está hecho un desastre con el tema de sus elecciones”, Trump dijo a los periodistas. “Tienen que ponerse de acuerdo”. “¿Bibi fue elegido y ahora tienen que hacer todo el proceso otra vez? Eso no nos gusta para nada”, declaró Trump[14].

De este modo, los dos grandes planes de Bibi: la reunión trilateral en Jerusalén y el “Acuerdo del Siglo” se vinieron abajo cuando Bibi no logró formar su gobierno. Estos despreciables planes no fueron abortados por la izquierda israelí o por la extrema derecha americana, ni por los cristianos ortodoxos de Rusia. Un hombre es el responsable: Avigdor Lieberman, un político israelí, el dirigente de un pequeño partido que representa a los israelíes rusos. No es un tipo muy agradable, pero saboteó, o al menos pospuso, la venida del Mesías judío, también conocido como el Anticristo.

Yo lo compararía con Gollum, la repulsiva y traicionera criatura que seguía a Frodo en El Señor de los Anillos. Cuando Frodo realizó su tentativa disparatada de apoderarse del anillo para sí mismo, Gollum salvó el plan divino, pues le arrancó de una mordida el dedo de Frodo y cayó con el anillo en el magma del Orodruin. Gandalf concluye: “hasta Gollum puede tener aún algo que hacer”.

Lieberman arruinó la coalición de Netanyahu no por una decente o benevolente razón, ni por compasión hacia los palestinos: todo lo contrario, quería bombardear Gaza hasta hacerla añicos; tampoco lo hizo por odio a la corrupción ya que él no es menos corrupto que Netanyahu; su razón declarada (dijo que se oponía a la dominación de los judíos religiosos) no tiene lógica, ya que votó con los partidos religiosos durante toda su carrera incluso en contra de los intereses de los israelíes rusos que le daban sus votos. Al final, le ofrecieron todo cuanto quería, pero insistió sobre una exigencia que no tenía ninguna importancia para sus electores: que todos los estudiantes de derecho judío hiciesen su servicio militar. El ejército no los quiere, a los electores rusos ni les importa este asunto y los jóvenes judíos religiosos se mostraron inflexibles, dispuestos a morir antes que unirse al ejército.

Lo hizo por puro odio. Netanyahu no lo trató con el debido respeto; se sintió usado y despreciado. Al final, rechazó todas las ofertas tentadoras de Netanyahu y cayó al Orodruin junto con la Knesset.

Este odio puro parece ser una cosa muy judía. El Segundo Templo de Jerusalén había sido destruido por puro odio (שינאת חינם), dice el Talmud (Yoma 9b). El rabino Yohanan (BT Gittin 55b) detalla toda la historia de Kamtza y Bar Kamtza, cuyo odio gratuito causó la guerra con Roma y la posterior destrucción del templo. El rabino Yohanan ben Torta [PT, Yoma 4b (1:1)] fue más allá al decir que el Segundo Templo había sido destruido por el amor al dinero y por un odio gratuito.

El amor por el dinero y el odio gratuito entre los líderes israelíes jugaron su papel una vez más, frenando un proceso extremadamente peligroso, a último momento. Probablemente se haya pospuesto la construcción del Tercer Templo, como tantas veces ha pasado en la historia. La ocasión más memorable se presentó en los días de Juliano el Apóstata, quien había dado permiso a los judíos para reconstruir su templo; lo comenzaron a construir pero un terremoto destruyó la obra aún no terminada. Lieberman fue menos espectacular que el terremoto, pero igual de eficaz.

Para los lectores insatisfechos con la simple explicación del odio puro, puedo ofrecer otra versión de los hechos que se rumora en Israel. Se dice que Lieberman actuó siguiendo las astutas órdenes de Putin. Putin no tenía interés alguno en soportar la presión de Netanyahu y de Trump para actuar contra Irán; no quería pelearse con estos dos tampoco. Así que movilizó a Lieberman y así destruyó el nuevo gobierno de Netanyahu.

Se non é vero, é ben trovato: aun si la cosa no fue así, está bien ideado.

Israel Shamir, 9 junio 2019

*

Traducción: Daniel Osuna

Contacto de Israel Shamir: adam@israelshamir.net

Publicación original en inglés: The Unz Review 

Publicacion original en espanol: Red Internacional

 ***

NOTAS

[1] Disponible en inglés: http://en.home-task.com/a-glass-of-water-or-causes-and-causes-of-scribe-in-brief-summary/

[2] Disponible en inglés: https://www.whitehouse.gov/briefings-statements/statement-press-secretary-regarding-trilateral-meeting-national-security-advisors-united-states-israel-russia/

Nota del traductor: el 24 de junio, tuvo lugar dicho encuentro; ver

[3] La reunión finalmente tuvo lugar el 24 de junio de 2019, pero sin el carácter triunfalista que le quería dar Israel. Al contrario, Rusia reafirmó su alianza con Irán. Ver https://elpais.com › Internacional.

[4] https://es.wikipedia.org/wiki/Hassan-i_Sabbah

[5] Disponible en inglés: http://www.faunaliafestival.com/who-the-hell-is-baphomet.html

[6] Ver artículo del autor, en español “Las llamas del odio: la Iglesia católica presa de las llamas”: https://redinternacional.net/2019/05/19/las-llamas-del-odio-la-iglesia-catolica-presa-de-las-llamas-por-israel-shamir/

[7] Disponible en inglés: https://ultraculture.org/blog/2014/01/16/nlp-10-ways-protect-mind-control/

[8] Disponible en inglés: https://www.middleeasteye.net/news/we-will-soon-pray-there-israeli-minister-urges-settlers-enter-al-aqsa

[9] Disponible en inglés: https://www.haaretz.com/middle-east-news/syria/.premium-there-s-a-new-alliance-in-the-middle-east-syria-iran-russia-israel-u-s-1.7340317

[10] Disponible en inglés: https://www.rt.com/news/461346-putin-us-dollar-spief/

[11] https://actualidad.rt.com/actualidad/230719-aniversario-discurso-putin-munich

[12] Disponible en ruso: http://www.ng.ru/vision/2019-05-31/100_jerus.html

[13] https://www.aa.com.tr/es/mundo/peri%C3%B3dico-israel%C3%AD-publica-t%C3%A9rminos-del-acuerdo-del-siglo-/1473465

[14] Disponible en inglés: https://www.jpost.com/American-Politics/Trump-tells-Israel-to-get-their-act-together-after-Knesset-dissolves-591421

Print Friendly, PDF & Email
A %d blogueros les gusta esto: