Assange: La era de la injusticia – por Paul Craig Roberts

67896789

El 11 de abril de 2019 nos trajo un nuevo sinónimo para Judas: Moreno, el presidente títere de Ecuador que vendió a Julian Assange a Washington por sus 30 piezas de plata.

El arresto de Assange esta mañana en la embajada ecuatoriana en Londres es la primera etapa en el intento de Washington de criminalizar la Primera Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos.

El hombre de Washington en Quito dijo que revocó el asilo político de Assange y la ciudadanía ecuatoriana porque Assange participó en la libertad de expresión.

Cuando la policía, diversa en raza y género, sacó a Assange de la embajada esta mañana, reflexioné sobre la corrupción completa de tres gobiernos (Estados Unidos, Reino Unido y Ecuador) y sus instituciones.

La policía británica no tuvo vergüenza al llevar a Assange de la prisión de su embajada de los últimos siete años a una prisión británica como una estación de paso en el camino hacia una estadounidense. Si la policía británica tuviera alguna integridad, toda la fuerza habría pasado parte de enfermo.

Si el parlamento británico tuviera alguna integridad habría bloqueado la contribución de Londres al próximo juicio de Washington.

Si los británicos tuvieran un primer ministro en lugar de un agente de Washington, Assange habría sido liberado hace mucho tiempo, no detenido de facto hasta que Washington encontrara el precio de Moreno.

Si el embajador ecuatoriano en Londres tuviera alguna integridad, habría renunciado públicamente en lugar de llamar a la policía para que se llevara a Assange. ¿Es el embajador tan desalmado que puede vivir consigo mismo como el hombre que ayudó a Moreno a deshonrar la reputación de Ecuador?

Si los periodistas anglo-estadounidenses tuvieran alguna integridad, estarían en armas por la criminalización de su profesión.

El presidente Trump ha sobrevivido a una prueba de tres años similar a la prueba de Assange de siete años. Trump sabe cuán corruptas son las agencias de inteligencia de los EEUU y el Departamento de Justicia (sic) de los EEUU. Si Trump tuviera alguna integridad, pondría fin a la bochornosa y vergonzosa persecución de Assange mediante la emisión de un indulto previo al juicio. Esto también acabaría con el reencarcelamiento ilegal de Manning.

Pero la integridad no es algo que prospere en Washington, ni en Londres, ni en Quito.

Cuando el Departamento de Justicia (sic) no tiene un delito con el cual puede acusar a su víctima, el departamento saca a relucir “conspiración”. Assange es acusado de estar en una conspiración con Manning para obtener y divulgar datos secretos del gobierno, como el registro de video, que ya era conocido por un reportero del Washington Post que le falló a su periódico y a su profesión al permanecer en silencio, de soldados estadounidenses cometiendo crímenes de guerra extraordinarios sin remordimientos. Como soldado estadounidense, en realidad era el deber de Manning informar los crímenes y la falta de que las tropas estadounidenses no hayan desobedecido órdenes ilegales. Se suponía que Manning informaría de los crímenes a sus superiores, no al público, pero él sabía que los militares ya habían ocultado la masacre de periodistas y civiles y no querían otro evento tipo My Lai en sus manos.

No creo en la acusación contra Assange. Si Wikileaks rompió el código de Manning, Wikileaks no necesitaba Manning.

El presunto Gran Jurado que presuntamente produjo la acusación se reunió en secreto durante muchos años, mientras Washington buscaba algo que pudiera ser adosado a Assange. Si en realidad había un gran jurado, los jurados carecían de integridad, pero ¿cómo sabemos que había un gran jurado? ¿Por qué deberíamos creer lo que Washington dice después de las “armas de destrucción masiva de Saddam Hussein”, “el uso de armas químicas por parte de Assad contra su propio pueblo”, “armas nucleares iraníes”, “invasión rusa de Ucrania”, “Russiagate” y todo lo demás ad infinitum. ¿Por qué creer que Washington está diciendo la verdad esta vez?

Como el gran jurado fue secreto debido a la “seguridad nacional”, ¿será el juicio también secreto y la evidencia en secreto? ¿Lo que tenemos aquí es un procedimiento de Cámara Estelar en el que una persona es acusada en secreto y condenada en secreto mediante pruebas secretas? Este es el procedimiento utilizado por los gobiernos tiránicos que no tienen ninguna acusación real en contra de la persona que pretenden destruir.

Los gobiernos de Washington, Londres y Quito son tan descarados que no les importa demostrar al mundo entero su falta de legalidad y su falta de integridad.

Quizás el resto del mundo sea tan descarado que no habrá consecuencias adversas para Washington, Londres y Quito. En la otra mano, tal vez la trampa para incriminar a Assange, siguiendo el engaño de Russiagate y el descarado intento de derrocar la democracia en Venezuela e instalar un agente de Washington como presidente de ese país, dejará en claro a todos que “el mundo libre” está liderado por un Gobierno deshonesto y sin ley. Mientras Washington deja en claro que Washington no merece ningún respeto Washington está acelerando el declive de su imperio.

No se puede confiar en que se hará justicia en ningún juicio estadounidense. En el juicio de Assange, la justicia no es posible. Con Assange condenado por los medios de comunicación, incluso un jurado convencido de su inocencia lo condenará en lugar de enfrentar la denuncia de liberar a un “espía ruso”.

La condena contra Assange hará que sea imposible para los medios reportar información filtrada que sea desfavorable para el gobierno. A medida que se expande el precedente, los futuros fiscales recurrirán al caso de Assange como un precedente para procesar a los críticos del gobierno, que serán acusados ​​de intentar hacer daño al gobierno. La era de la justicia y el gobierno responsable está llegando a su fin.

 

Paul Craig Roberts, 11 bril 2019

Print Friendly, PDF & Email
A %d blogueros les gusta esto: