Salir de la OTAN? – por Manlio Dinucci

otan_europe
 

Miembros de la OTAN celebraron el 70º ‎aniversario de esa alianza militar, pero no en su cuartel general de Bruselas sino en Washington, ‎en la sede del Departamento de Estado. Como maestro de ceremonias, el secretario general de la ‎OTAN Jens Stoltenberg, se limitó a anunciar el discurso de apertura del secretario de ‎Estado Mike Pompeo. ‎

La OTAN, según explica el Departamento de Estado estadounidense, es importante porque gracias ‎a ella «Estados Unidos puede enfrentar mejor, militar y políticamente, las amenazas globales ‎contra sus intereses: la OTAN sigue siendo fundamental para las operaciones militares de ‎Estados Unidos en la región transatlántica (o sea, en Europa) y en otras regiones ‎estratégicamente críticas, como el Medio Oriente y el Asia Meridional».

¿Qué significa eso? Que ‎el propio Departamento de Estado nos está diciendo claramente que la OTAN es un instrumento ‎de Estados Unidos. Esa afirmación no ha provocado absolutamente ninguna reacción política. ‎

La única reacción política en Italia vino del coloquio organizado en conjunto por el Comité ‎No a la Guerra, No a la OTAN y Global Research, centro dirigido en Montreal por Michel ‎Chossudovsky. El coloquio tuvo lugar en Florencia (Italia) el 7 de abril en presencia de ‎‎600 participantes.

*

Las conclusiones de ese coloquio se exponen en el siguiente documento:‎

Declaración de Florencia por un frente internacional para la salida de la OTAN‎

El peligro de una gran guerra que, con el uso de armas nucleares, podría significar el fin de la ‎Humanidad, es real y creciente, aunque la opinión pública no lo perciba ya que se le mantiene en ‎la ignorancia de ese peligro inminente. ‎

Implicarnos a fondo para salir del sistema de guerra es de vital importancia. Y eso plantea la ‎cuestión sobre la membresía de Italia y de otros países europeos a la OTAN. ‎

La OTAN no es una alianza. Es una organización que se halla bajo las órdenes del Pentágono, cuyo ‎objetivo es el control militar de Europa Occidental y Oriental. ‎

Las bases militares de Estados Unidos en los países miembros de la OTAN están al servicio del país que ‎las ocupa y que mantiene en ellas una presencia militar permanente que permite a Washington ‎ejercer su influencia y control sobre los países que acogen dicha bases e impedir la adopción de ‎decisiones de manera realmente democrática. ‎

La OTAN es una máquina de guerra que opera en función de los intereses de Estados Unidos, con ‎la complicidad de los grandes grupos europeos de poder y haciéndose culpable de crímenes contra ‎la humanidad, como sucedió en las guerras contra Yugoslavia, Afganistán, Libia y otros países. ‎

La guerra de agresión que la OTAN dirigió contra Yugoslavia en 1999 abrió el camino a la ‎mundialización de las intervenciones militares, con las guerras contra Afganistán, Libia, Siria ‎y otros países, en total violación del derecho internacional. ‎

Esas guerras son financiadas por los países miembros [de la OTAN], cuyos presupuestos militares ‎van en constante aumento, en detrimento de los gastos sociales, para apoyar programas ‎militares colosales como el programa nuclear estadounidense de 1.200 billones de dólares [1].‎

En violación del Tratado de No Proliferación [nuclear], Estados Unidos despliega armas nucleares ‎en 5 países no nucleares miembros de la OTAN, agitando el falso pretexto de la «amenaza ‎rusa». Y pone así en peligro la seguridad de Europa. ‎

Para salir del sistema de guerra que causa cada vez más daños y nos expone al riesgo inminente ‎de una extensa guerra, hay que salir de la OTAN imponiendo nuestro derecho a ser Estados ‎soberanos y neutrales. ‎

Con ello podemos contribuir al desmantelamiento de la OTAN y de cualquier otra alianza militar, a ‎la reconfiguración de las estructuras de toda la región europea, a la formación de un mundo ‎multipolar donde se realicen las aspiraciones de los pueblos a la libertad y a la justicia social. ‎

Nosotros proponemos la creación de un frente internacional NATO Exit (“Salida de la OTAN”) en ‎todos los países europeos miembros de la OTAN, mediante la construcción de un red organizativa ‎a un nivel de base capaz de respaldar la durísima lucha que habrá que librar para lograr ese ‎objetivo, vital para nuestro porvenir. ‎ ‎

Prof. Michel Chossudovsky (*)

 

Fuente original: Il Manifesto (Italia)

Fuente traduccion: (Traducido al español por la Red Voltaire a partir de la versión al francés de Marie-Ange Patrizio)

(*) Director del Centre for Research on Globalization) en la conferencia en Italia

Print Friendly, PDF & Email
A %d blogueros les gusta esto: