Rusia frente a su destino – por Youssef Hindi

 

youssef hindi

Rusia no es sólo una gran potencia militar, una antigua nación, llevando, desde la llegada de Vladimir Putin a su dirección, a equilibrar las relaciones entre fuerzas geopolíticas y económicas. También es un puente natural, en diferentes grados, entre Europa y Asia, Occidente y Oriente.

Este puente, algunos quieren destruirlo desde hace más de un siglo, especialmente por medio de este arma como son las ideologías modernas: el bolchevismo, una enfermedad mortal que ha atacado el corazón de Rusia, en su propia alma, el Cristianismo; y para completarlo, el  ultra-liberalismo de los años 1990. A esto se añadieron los movimientos de independencia de las regiones de la Federación Rusa, estimulados o fomentados por los Estados Unidos para derribar definitivamente el oso ruso geopolítico y sacarlo de la historia.

Si Rusia se ha recuperado, hay que comprender las causas profundas y entender su papel y su destino.

 

La antropología, la religión y la geopolítica

El retorno «milagroso» del cristianismo en Rusia no es el resultado de un accidente de la historia, sino la manifestación de leyes antropológicas fundamentales que deben atraer la atención de los europeos. Toda sociedad se organiza en torno a una creencia de la mayoría colectiva; las más duraderas de ellas son, por supuesto, las grandes religiones que, desde la era industrial en particular, han sido reemplazadas gradualmente por creencias seculares, materialistas y efímeras, como las utopías comunista y liberal (salidas del mesianismo judío [1] ) prometiendo un paraíso, o los ídolos del dinero, el sexo y la violencia, que ocupan un lugar importante en las sociedades neoliberales. Las ideologías anti-religiosas, como el comunismo y el laicismo, por definición, no existen más que en oposición a las religiones trascendentes, como arco dirigido contra la creencia en un Dios trascendente.

Sin embargo, la historia y la antropología nos enseñan que el ateísmo (creencia negativa), desde que se convierte en mayoritario, conduce a un colapso inexorable de la sociedad – no existiendo ya religión sobre la que apoyarse, ni moral estable – se traduce por la atomización de la sociedad y la aparición de individuos [2] desprovistos de cualquier horizontalidad (comunidad, familia, ekklesía) debido a la privación de la verticalidad; siendo ambas complementarias.

La secuencia histórica por la que acaba de pasar Rusia nos ha mostrado cómo el repentino colapso del comunismo – la ideología dominante no puede seguir manteniéndose más que por la estructura que subyace en ella – dio paso al retorno de la religión tradicional en Rusia (la naturaleza aborrece el vacío), es decir, el cristianismo. Esto nos permite ya anticiparnos a la manifestación del mismo fenómeno en Occidente, y en Europa en particular. De hecho, el sistema liberal y su ideología están visiblemente camino del colapso (o, más precisamente en proceso de cambio, pero no vamos a desarrollar esta idea aquí) – desde la crisis financiera de 2007-2008 – al igual que ayer el comunismo; en este contexto, se espera el inminente retorno a la religión en Europa. No obstante, cabe temer que el retorno no controlado (para los responsables: la jerarquía eclesial) a la creencia en Dios o lo que aparente serlo, podría dar lugar a abusos peligrosos, como la multiplicación de gurús e impostores de todo tipo.

Rusia ha logrado su retorno a la ortodoxia gracia a una iglesia sólida,  haciendo un solo cuerpo con el pueblo y el Estado.

Lo anterior nos lleva a deducir que Rusia – más allá de su complementariedad económica con Europa Occidental – podría en el futuro y si se dan las condiciones, ser un elemento estabilizador en una Europa que va por el camino de conocer graves trastornos sociales, políticos y de identidad… Hay que añadir a esto el muy importante papel que desempeña Rusia en el Medio Oriente. Es un verdadero puente entre Europa y Oriente, el cristianismo y el Islam – como bien ha analizado Imran Nazar Hosein – en tanto que gran nación multiétnica y multiconfesional; es  por su solo ejemplo, una cura potencial para la estrategia del choque de civilizaciones, una estrategia de la cual ella misma es uno de los primeros objetivos.

 

La estrategia anti-rusa de Estados Unidos e Israel 

Esta Rusia cristiana, esta Rusia potencia continental, telurocrática, extiende una influencia natural sobre una amplia zona geográfica habitada por poblaciones diversas, pero que tienen paradójicamente, la mayoría de ellas, una estructura familiar de tipo ruso, comunitario-igualitario [3] ; es esta relativa homogeneidad antropológica la que, a lo largo del tiempo, ha permitido a Rusia convertirse en este «imperio natural», al contrario que su enemigo, la potencia estadounidense talasocrática, heredera del Imperio británico y portadora de una ideología diferencialista, impregnada de darwinismo social bajo cubierta de un democratismo fundador.

Rusia se enfrenta a una doble estrategia: una estrategia imperial de Estados Unidos, cuyo cerebro principal es Zbigniew Brzezinski, y por otro lado, lo que sólo puede ser llamado con precisión: la estrategia «sionista». Si la estrategia de contención y desmantelamiento de la Federación de Rusia preparada por Brzezinski en su libro El gran tablero (1997/2002), se ha convertido en evidente para todos los observadores, la estrategia sionista, es mucho menos clara.

La estrategia geopolítica de Brzezinski es un éxito a medias: en lo que respecta a la dominación del corazón de Europa por la sumisión total de Francia y Alemania, ya está hecho; pero sobre la explosión de Rusia en provincias, permitiendo a los estadounidenses  controlar toda Eurasia y vigilar los recursos naturales, principalmente combustibles fósiles, se mantiene en el orden de la fantasía. Los sueños de dominación de Brzezinski se estrellan contra el muro ruso, contra el soberanista Putin. Pero la crisis en Ucrania – el país al que Brzezinski dio una atención especial y quería absolutamente separada de Rusia; así escribió: «La independencia de Ucrania cambia la naturaleza del Estado ruso. Por esa sola razón, esta nueva importante casilla en el tablero euroasiático es un pivote geopolítico. Sin Ucrania, Rusia deja de ser un imperio en Eurasia». [4] – muestra que los estadounidenses no han abandonado en absoluto su proyecto.

Hasta el momento, la Rusia de Putin ha mantenido a raya a los estadounidenses en Siria – ya en septiembre de 2013, cuando la Casa Blanca renuncia in extremis a sus operaciones de bombardeo y más recientemente con el despliegue por parte de Rusia en Siria de sus sistemas S-300 de defensa aérea para impedir cualquier futuro «error» de la aviación estadounidense, que bombardeó posiciones del ejército sirio (17 septiembre 2016) – y por el espectacular regreso de Crimea a la Casa Rusa (marzo de 2014 ) en plena crisis ucraniana.

La estrategia sionista para Rusia se combina con la estrategia estadounidense, pero en ningún caso se opone directa o abiertamente Israel a Rusia, más bien al contrario. Israel mantiene buenas relaciones diplomáticas con Rusia mientras se opone a sus aliados en Oriente Medio (Siria, Irán).

Israel a través del lobby pro-israelí [5], utiliza, sobre todo desde el giro del 11 de septiembre de 2001, los Estados Unidos y la OTAN como una herramienta de destrucción de aliados históricos de Rusia en el Medio Oriente, oponiendo todavía más a rusos y estadounidenses.

Desde esta perspectiva, la situación actual en el Medio Oriente se parece mucho a la de la Guerra de los Seis Días en 1967 – causada por la estrategia israelí de escalada en el frente sirio – durante la cual el Tsahal conquistó Cisjordania, incluyendo Jerusalén-Este, la Franja de Gaza, el Golán sirio y la península del Sinaí perteneciente a Egipto. Mientras que los EE.UU. no querían involucrarse – debido a la amenaza de la Unión Soviética aliado de Siria y Egipto – los israelíes trataron de hacerlos entrar por la fuerza golpeando el navío de reconocimiento americano USS liberty que querían pasar por un ataque egipcio en contra de Estados Unidos, como en 1954.

Quién quiera identificar a los beneficiarios finales de una guerra ruso-estadounidense debe saber que los primeros arquitectos de la guerra contra Siria son los líderes israelíes y el lobby pro-Israel en los Estados Unidos, que comenzó su propaganda anti-siria en corredores de poder estadounidenses en 1996 [6] con la perseverancia del Diablo (errare humanum est, perseverare diabolicum: errar es humano, la perseverancia en el error es diabólica).

Durante la presente secuencia geopolítica abierta por la guerra contra Siria , los estrategas sionistas, han intentado en un primer momento, a través de intermediarios, negociar con Rusia para que abandone a sus aliados sirios e iraníes. En julio de 2013, el príncipe Bandar, como el representante de Arabia Saudita (aliado de Israel), se reunió con Vladimir Putin, durante la crisis de Siria. Bandar durante la entrevista habría propuesto un acuerdo económico, petrolífero y de gas a Vladimir Putin, a cambio, este debería dejar a Irán, abandonar al presidente sirio y entregar Siria a los terroristas . [7]

Esta estrategia indirecta sionista o de «rodeo» se hace transparente cuando Kissinger declara, el 11 de mayo de 2014, que no hay que aislar a Rusia, sino que «es en interés de todos que se mantenga en el sistema Internacional». En 2008, fue más específico acerca de sus intenciones cuando él se acercó a Rusia en detrimento de Irán, al que se designa como «un peligro para el mundo que nos rodea». Y por mundo circundante se debe, por supuesto, escuchar a Israel [8]. Kissinger se reunió con Putin en el 2009 y en enero de 2012, dos meses antes de su reelección a la presidencia de Rusia [9].

La mano que los sionistas tienden a Rusia es una mano «traidora» porque, desde el momento en que Rusia se negó a ceder y se posiciona para proteger a Siria, el fuego se enciende en Ucrania. El mensaje enviado a Rusia luego fue claro: O bien abandona a sus aliados orientales para entregarlos al desmantelamiento geográfico, político, étnico y confesional, al que los destina la gran estrategia israelí aplicada por los Estados Unidos; o será atacado en sus fronteras. Pero esta elección que se propone es también una trampa, porque si Rusia abandona Siria, perdería su único puerto y el punto de apoyo estratégico en el Mediterráneo (Tartús), lo que no impediría a los estadounidenses mantener su política de contención de Rusia, más bien al contrario. De hecho esta concesión costaría cara a Rusia frente a un enemigo que tiene muy pocos compromisos.

En resumen, Rusia tiene todas las razones para no hacer concesiones y hacer avanzar un peón cada vez que se siente atacado o amenazado. Mientras que el juego de ajedrez se acercaba a su «final» y los antagonismos entre los bloques geopolíticos empeoraron, Israel comenzó a revelar sus intenciones con respecto a Rusia; mientras que Putin autorizó la entrega de misiles defensivos S-300 a Irán (abril de 2015), Israel se preparaba para enviar armas a Ucrania para alimentar el fuego [10] que cuece tras los acuerdos de alto el fuego de Minsk II (12 de febrero de 2015).

Sólo comprendiendo el acoplamiento estratégico de Estados Unidos y sionista vis-à-vis con Rusia es que podremos esperar una mejor interpretación de la posición de algunos geopolitólogos, que después de Kissinger (como el inefable Aymeric Chauprade) proponen una mano tendida a Rusia mientras son hostiles a sus aliados… y avivando por debajo los fuegos de la guerra en el Donbass.

 

Rusia y Europa

Rusia por ahora no ha caído en esta trampa y no ha cedido a la obvia y maliciosa agresión estadounidense, que se quedó en la línea. El resultado es, como vemos actualmente: estamos asistiendo a la intensificación de la agresividad de Estados Unidos ante la cual los rusos son de una firmeza sin fisuras.

El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Lavrov, en una entrevista concedida a la BBC el 30 de septiembre de 2016, está definitivamente fuera del lenguaje diplomático para acusar abiertamente a los EE.UU. de proteger a los terroristas de Fatah al-Sham (ex Frente al-Nusra, que es al Qaeda) al señalar «los americanos nunca han atacado a un solo sitio del Frente al-Nusra». [11] Apoyo de Estados Unidos a los terroristas que confirmó un comandante del Frente Al-Nusra, quien dijo en una entrevista con el diario alemán Koelner Stadt-Anzeiger: «Sí, los Estados Unidos apoya a la oposición (en Siria), pero no directamente. Apoyan a los países que nos apoyan. Pero todavía no estamos satisfechos con este apoyo» [12]. También reveló que el grupo terrorista había ganado batallas con misiles TOW antitanque de fabricación estadounidense que han sido «directamente dados» a sus tropas, y añadió que «a través de estos misiles, la situación en varias regiones (Siria) está bajo control». En cuanto a las armas pesadas, explica «nuestros tanques y lanzacohetes provenían de Libia a través de Turquía».

Después de que los rusos han desplegado el sistema antiaéreo S-300, Washington reaccionó inmediatamente… El portavoz del Pentágono, Peter Cook, advirtió a los rusos: «Hay que dejar claro a los rusos y a todos los que operan en Siria que nos tomamos muy en serio la seguridad de nuestros aviadores», a lo que ha respondido el portavoz del Ministerio de defensa de Rusia, Igor Konachenkov «Recordamos que el S-300 es un sistema exclusivamente defensivo y no amenaza a nadie» [13].

Cabe señalar que los rusos han tomado la decisión de desplegar sistemas defensivos a raíz de informaciones según las cuales Washington estaba considerando realizar otros ataques contra el ejército sirio. Igor Konachenkov agregó en un comunicado: «Tenemos que ser conscientes de que los sistemas rusos no tendrán el tiempo para determinar “en línea directa” la ruta exacta de misiles y su pertenencia. Y los que afirman que hay aviones invisibles están ante serias decepciones» [14].

Es posible que hayamos llegado a un punto de no retorno en el cara a cara ruso-estadounidense en Siria. Una confrontación directa entre estas dos grandes potencias militares en Siria que podría resultar en una conflagración mundial.

En este contexto, François Hollande no ha encontrado nada mejor, en un exceso de celo propio del vasallo que quería hacerse ver bien por el amo, que cancelar una visita oficial de Vladimir Putin en París en octubre del año 2016 prevista desde hace varios meses.

Este episodio, que sigue a una serie de declaraciones anti-rusas desde la presidencia de Sarkozy, no es más que la traducción de la sumisión de la Europa occidental a los Estados Unidos.

Y para entender cómo Europa llegó a este punto hay que volver a la estrategia que Brzezinski presentó en su libro El gran tablero en 1997 (pudiéndose remontar hasta el final de la Segunda Guerra Mundial). En ese momento, el geopolitólogo estadounidense veía lo que quedaba residualmente de espíritu de independencia entre los líderes de Francia, bajo la presidencia de Chirac, como un obstáculo a la hegemonía de Estados Unidos. El objetivo era, según la lógica de Washington, someter obligatoriamente Francia a los EE.UU. – ya que Francia es, en mi opinión, la puerta de entrada geopolítica y cultural de Europa y por tanto de toda Eurasia.

En 1997, Brzezinski escribió que tenía que «hacer de Europa uno de los pilares esenciales de una gran estructura de seguridad y cooperación bajo la cúpula americana y extiéndose por toda Eurasia», y él continua «para decirlo sin rodeos, Europa occidental sigue siendo en gran medida un protectorado estadounidense y sus Estados recuerdan lo que antes eran los vasallos y tributarios de los antiguos imperios» [15]; para hacerlo entendía «oponerse tácticamente a las posiciones francesas y apoyar el liderazgo alemán» [16].

Alemania se convirtió para los estadounidenses, especialmente desde la introducción del euro en 2002 (lo que contribuyó positivamente en la balanza comercial alemana), en el pequeño imperio regional que sujeta Europa a la dominación estadounidense – una condición sine qua non para su liderazgo europeo – neutralizando a Francia, económicamente (con la moneda única que ayudó a destruir la industria francesa, que había comenzado ya con la política del franco fuerte para preparar al país hacia el euro en la segunda mitad 1990 [17]) y diplomáticamente. Siendo Francia, hasta hace poco, el país europeo con una visión, un peso y una ambición geopolítica relativamente autónoma.

Brzezinski citó, como ejemplo de esta clase política neo-gaulliana, a Alain Juppé (que desde entonces ha sido domesticado), que aconsejaba en mayo de 1995 a la Asamblea Nacional, un refinamiento de la vocación de potencia mundial de Francia [18], lo que Brzezinski calificaba de ilusión.

Esta «ilusión» desaparece completamente en mayo de 2007 con la llegada al poder de Nicolas Sarkozy, y de todo un lote de atlantistas, incluso los neoconservadores en el Ministerio de Asuntos Exteriores y otros ministerios clave. No voy a mencionar aquí uno por uno todos los políticos franceses y los líderes de opinión y europeos cooptados por los EE.UU. a través de organizaciones como la Fundación Franco-Americana y el programa de Jóvenes Líderes [19].

Es en 2011 que vemos realizar de hecho el proyecto de Brzezinski, cuando el atlantista Sarkozy, quien, después de haber reducido permanentemente Francia al estado de vasallo de los Estados Unidos, ataca Libia, y que Bernard-Henry Lévy dejó de lado al ministro de Asuntos Exteriores, Alain Juppé, para comprometer a Francia en un conflicto liderado por la OTAN. Una guerra que ha matado a más de un centenar de miles de libios y para el cual el contribuyente francés ha invertido más de 300 millones de euros.

Es por cierto, una de las funciones de la OTAN hacer pagar a los vasallos europeos el costo de las guerras de Washington en lugar de a los Estados Unidos.

Ante esta constante, la reorientación de la política exterior francesa y europea pasa por el barrido puro y simple de toda la clase política de la República Francesa. Esto es lo que deben esperar los dirigentes rusos y más particularmente los eurasistas rusos.

En vísperas de un posible enfrentamiento ruso-estadounidense, es vital para toda la zona geográfica eurasiática que Francia recupere su independencia política y establecer un eje geoestratégico que una París y Moscú.

Youssef Hindi, 19 0ctubre 2016

***

Este texto es una versión actualizada del artículo escrito por Youssef Hindi, titulado «Rusia, Europa y Oriente», publicado en septiembre de 2015 por Página Transversal [Geopolintel].

Youssef Hindi es escritor e historiador de la escatología mesiánica. Es autor de las obras «Occident et Islam – Sources et genèse messianiques du sionisme. De l’Europe médiévale au Choc des civilisations» y de «Le mythes fondateurs du choc des civilisations». 2016, Editions Sigest.

NOTAS

[1] Ver: Michaël Lowy, Messianisme juif et utopies libertaires en Europe centrale, en : Archives des sciences sociales des religions. N. 51/1, 1981. Ed. Persée, pp. 5-7.

[2] Véase el trabajo del antropólogo e historiador Emmanuel Todd en su libro Après la démocratie, Gallimard, 2008.

[3] Emmanuel Todd, Après l’empire, Folio Actuel, 2002.

[4] Zbigniew Brzezinski, Le grand échiquier, Bayard Editions, 1997, p. 74.

[5] John J. Mearsheimer y Stephen M. Walt, Le lobby pro-israélien et la politique étrangère américaine, La Découverte, 2007.

[6] Ver: Youssef Hindi, Occident et Islam – Tome I : Sources et genèse messianiques du sionisme, chapitre IV, 2015, Sigest.

[7] Al Manar, «Ce qui n’a pas été révélé de la rencontre orageuse Bandar-Poutine», 21 de agosto2013.

[8] Sputnik, Henry Kissinger cree que Estados Unidos debería buscar un acuerdo con Rusia, 7 de mayo de 2008.

[9] Fuente: http://fr.rian.ru/world/20120120/193093922.html

[10] Sputnik, Putin puso a Israel en guardia contra las entregas de armas a Kiev, 18 de abril de 2015.

[11] Lavrov: Estados Unidos protege a un grupo yihadista en Siria http://aa.com.tr/fr/monde/lavrov-les-etats-unis-prot%C3%A8gent-un-groupe-jihadiste- en Siria- /655943

[12] Russia Today, 27/09/2016.

[13] 20 minutos, Siria: El ejército ruso despliega sistemas de defensa aérea S-300, 10/05/2016.

[14] Sputnik news, Moscú anunció sus intenciones de derribar cualquier misil amenazante en Siria, 10/06/2016.

[15] Zbigniew Brzezinski, Le grand échiquier, 1997, p. 88.

[16] Zbigniew Brzezinski, Le grand échiquier, 1997, p. 104.

[17] Ver: Emmanuel Todd, L’illusion économique, 1998, Gallimard.

[18] Zbigniew Brzezinski, Le grand échiquier, 1997, p. 92.

[19] Ver la página web de la French-American Foundation : http://french-american.org/

arretsurinfo.ch

Print Friendly, PDF & Email
A %d blogueros les gusta esto: