Analisis de la guerra comercial de EEUU contra China en 11 puntos

Mucha gente está apoyando ardientemente la guerra comercial de Trump, impulsada por una combinación de ira, miedo, arrogancia y confusión. Aunque no hay duda de que la globalización ha infligido miseria a muchos estadounidenses, existen numerosos mitos y engaños en torno al clamor por los aranceles y las guerras comerciales, especialmente contra China. Echemos un vistazo a algunos de los más populares.
Trump China trade war

1) Estamos perdiendo 500.000 millones de dólares cada año en beneficio de China

Esto se basa en el hecho de que tenemos un déficit comercial de bienes de alrededor de 500.000 millones de dólares. Sin embargo, esto no incluye los servicios, para los cuales tenemos un superávit con China. Si contamos esto, el déficit comercial total cae a 380.000 millones de dólares. Pero eso es sólo con respecto a China continental. Si se añade Hong Kong, el número baja a 350.000 millones.

Luego está la cadena de suministro global. China importa una gran cantidad de recursos naturales y componentes de otros países para fabricar y ensamblar los productos terminados. Si se restan esos costos, el déficit comercial real cae a unos 200.000 millones de dólares.

2) ¡China nos está estafando!

Como describí en otro artículo, los oligarcas y las corporaciones estadounidenses decidieron trasladar los empleos estadounidenses al extranjero. Además, los consumidores y las empresas estadounidenses se benefician de la mano de obra y los productos chinos baratos. Por lo tanto, no culpemos a China por la pérdida de puestos de trabajo en la industria manufacturera.

3) Ellos no compran nuestros productosGM vende más coches en China que en Estados Unidos, y Apple vende más iPhones en China que en Estados Unidos. En cuanto al gigante de los semiconductores, Qualcomm, el 60% de sus ingresos provienen de China. De hecho, la mayoría de las grandes corporaciones estadounidenses consideran a China como su mercado número 1 o número 2. Así que, sí, China compra muchos productos estadounidenses, pero muchos de ellos se fabrican en China. Del mismo modo, empresas como Starbucks se benefician enormemente de sus miles de sucursales en China.

Shanghai starbucks

El Starbucks más grande del mundo está en Shanghái.

4) Los productos chinos son basura

Bueno, si le pagas a alguien 1 dólar por hora, no esperes productos increíbles que durarán toda la vida. Además, las empresas chinas están ascendiendo en la cadena de valor. Los smartphones chinos ya ocupan el primer lugar en los grandes mercados de consumo, como la India; y, dentro de cinco años, los automóviles eléctricos chinos también serán populares en todo el mundo.

China electric cars

Automóviles eléctricos, robótica, inteligencia artificial y más…


5) En China todo está hecho por el trabajo esclavo

Las corporaciones occidentales como Nike, Apple y Walmart pueden deshacerse fácilmente de los talleres de explotación aceptando pagar un poco más y estableciendo pautas para las condiciones de trabajo, pero no lo hacen y no lo harán. Además, China está adoptando rápidamente la fabricación de alta tecnología, y muchas de las fábricas de gama baja se están trasladando a Vietnam, Indonesia, etc.

China value chain

Robots industriales y fabricación de alta calidad.

6) Queremos un comercio justo y China debe reducir sus aranceles

Lo que obstaculiza el progreso de Estados Unidos no son sólo los aranceles chinos. Consideremos que el año pasado importamos 8 millones de coches. Tal vez deberíamos comprar productos estadounidenses, antes de exigir que otros compren productos estadounidenses.

US car sales origin

Dónde se fabrican los automóviles vendidos en EE.UU.

Además, incluso si China elimina sus aranceles sobre nuestras exportaciones, las empresas estadounidenses encontrarán que todavía es más barato fabricar productos en China, en lugar de fabricarlos aquí y enviarlos de vuelta.

No olvidemos que EE.UU. ya tiene muchos aranceles proteccionistas, cuotas, barreras y subsidios para varios productos y sectores empresariales. Todos los gobiernos del mundo tienen que atender a su gente, así como a grupos de interés especiales.

Por último, desde la Segunda Guerra Mundial, EE.UU. ha disfrutado de un privilegio extraordinario al poder imprimir fácilmente la moneda de reserva global y pedir préstamos gratuitamente al resto del mundo. Para un verdadero «campo de juego nivelado», todas las monedas deben ser iguales, algo que los estadounidenses no aceptarán fácilmente.

7) Operan con pérdidas y se deshacen de productos

Hay algunas entidades chinas estatales que siguen operando mientras pierden dinero y simplemente renuevan su deuda. China lo permite para crear empleo para su gente y también, a veces, para capturar el mercado global. Sin embargo, corporaciones estadounidenses como Amazon, Uber, Netflix y otras hacen lo mismo, con la única diferencia de que las corporaciones estadounidenses están subsidiadas por bancos comerciales y el Banco de la Reserva Federal.

8) Roban nuestra propiedad intelectual

La mayoría de estas acusaciones son injustificadas. Sí, China exigía la transferencia de tecnología en muchas industrias, pero era una transacción comercial voluntaria y consensuada. Impulsadas por la codicia de conquistar el mercado de consumo chino, las corporaciones occidentales se vieron forzadas a hacerlo. Además, la arrogancia hizo que Occidente asumiera que las imitaciones chinas nunca serían lo suficientemente buenas.

Definitivamente hay problemas con el espionaje chino y eso debe ser combatido y detenido.

9) ¡Pero son comunistas!A pesar del partido «comunista» chino, el PCC, lo que tienen es una mezcla única de socialismo, capitalismo y confucianismo. El sector privado es muy activo, la clase media está en auge (120 millones), hay más de dos millones de millonarios y cada semana se creaban dos nuevos multimillonarios durante el año pasado. China no es un país «comunista» como en los libros de texto.

China capitalist society
Aunque el gobierno chino es ciertamente autoritario, en relación con las democracias occidentales, ha logrado un milagro económico en las últimas cuatro décadas que no tiene precedentes en la historia de la humanidad. 800 millones de personas salieron de la pobreza y el PIB se multiplicó por 40 en 40 años. Es por eso que el 84% de los chinos confían en su gobierno y el 68% dicen que el gobierno es la mejor institución para conducir al país hacia un futuro mejor.

 

 

10) Los aranceles restablecerán el empleo

Los aranceles pueden restablecer los puestos de trabajo si son amplios y duraderos. Sin embargo, los aranceles del 10% o el 25% de Trump sobre los productos chinos no crearán suficientes incentivos para que la mayoría de los fabricantes comiencen a fabricar productos en los Estados Unidos. Además, el yuan chino ya ha caído un 10%, neutralizando así en gran medida los aranceles.

Teniendo en cuenta que todos los grandes grupos de presión, corporaciones y economistas están en contra de los aranceles y las guerras comerciales, es muy poco probable que los puestos de trabajo retornen de Asia, México y otros lugares.

Los aranceles y los aranceles de represalia también pueden provocar una gran pérdida de puestos de trabajo o incluso una recesión. Ya ha habido un flujo interminable de historias sobre despidos y pérdidas de ventas.

Si bien es cierto que algunos fabricantes de automóviles japoneses y alemanes que quieren evitar confrontaciones pueden construir nuevas plantas de ensamblaje en los EE.UU., otros pueden verse obligados a trasladar algunas de las fábricas existentes de los EE.UU. a Europa y China para evitar los aranceles transfronterizos.

11) ¡Ganaremos la guerra comercial!

China ocupa el primer puesto mundial como exportador, el segundo como importador y el primero como país comercial. El año pasado, el comercio mundial total de China fue de más de 4 billones de dólares, de los cuales sólo el 17% fue el comercio entre Estados Unidos y China.

Sí, compramos más de China y, por lo tanto, podemos imponerles más aranceles que a la inversa, pero ellos tienen muchas cartas bajo la manga; por ejemplo, boicotear o desorganizar a las corporaciones de EE.UU. en China, devaluar el yuan, vender tesoros de EE.UU., etc.

Como expliqué en otro artículo, hay muchas más razones por las que no nos será fácil ganar la guerra comercial.

ConclusiónNo habrá ningún ganador en la guerra comercial. Peor aún, los objetivos de Trump y la estrategia de «hombre loco» son confusos y caóticos, y no cuenta con el apoyo de los círculos empresariales y políticos. Quizás si EE.UU. y la UE actúan al unísono, puedan convencer a China de que abra más su economía en determinados sectores. Al mismo tiempo, Occidente debe ser consciente de la historia: las Guerras del Opio y el siguiente Siglo de Humillación están muy presentes en la psique nacional china. Así que, deshagámonos de la mentalidad de suma cero, abandonemos la postura agresiva, fijemos metas tangibles y negociemos con respeto y una sonrisa.

Chris Kanthan, 23 agosto 2018
***

Chris Kanthan es un autor de San Francisco, y escribe sobre política, asuntos mundiales, alimentos y salud. Le encanta viajar y ha estado en 35 países de todo el mundo. Síguelo en Twitter: @GMOChannel y su blog:
https://worldaffairs.blog/

Chris es también el autor de «Deconstructing Monsanto» («Deconstruyendo a Monsanto»), disponible en Amazon.

Print Friendly, PDF & Email
A %d blogueros les gusta esto: