En China no hay ningún campo de concentración para recluir a los musulmanes

456785.jpg

La agencia Reuters, el New York Times, el Washington Post y todas cadenas de intoxicación del mundo han afirmado falsamente que la ONU había condenado a China por retener a un millón de musulmanes (uigures) en campos de concentración. Vemos algunas perlas de los mequetrefes hispanoparlantes:
*

*

Alguien más torpe aún añadía que el propio gobierno de Pekín había admitido la existencia de estos campos, cuando era todo lo contrario. Otro ponía a China como ejemplo de lo que había que hacer con los emigrantes, como si también en China los musulmanes fueran emigrantes, es decir, como si no hubiera chinos musulmanes, lo que demuestra hasta dónde puede llegar la mala baba.

¿No buscaban noticias falsas? Pues aquí tienen una bien gorda, de la que -como siempre- es interesante analizar el recorrido de “radio macuto” donde la desinformación empeora a medida que pasa de mano en mano.

El bulo exhibe el cinismo de que hacemos gala en occidente: nos repugnan profundamente los musulmanes y queremos lo peor para todos ellos, pero si sus desgracias proceden de un país como China (u otro parecido) podemos hacer una excepción y utilizarla como moneda de cambio para hacer valer nuestras más podridas intenciones y vestirlas con el ropaje de los derechos humanos.

Este tipo de noticias van rodando desde la falsedad hasta caer en la pura imbecilidad. Cuando remontamos a las fuentes, encontramos siempre que todas tienen el mismo origen, que es doble. Por un lado está el motor, el imperialismo estadounidense, y por el otro la coartada, que es uno de esos grupos “opositores” que operan dentro de un pais incómodo, en este caso China. En tiempos de la Guerra Fría, a esos mismos “opositores” se les llamaba “disidientes” y, aunque eran soviéticos, operaban como la quinta columna: los tentáculos internos de una potencia exterior.

Cualquier bufonada que alguien lance contra los países del “eje del mal” (que son siempre los mismos) tiene una acogida entusiasta entre las páginas de los vendidos gacetilleros y sus secuaces en las redes sociales y agregadores de noticias, personajes que siempre hacen gala de sus escasasas exigencias intelectuales.

Como suele ocurrir, los desmentidos no los publica nadie. En este caso, un portavoz de la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos desmintió que el organismo internacional hubiera hecho ese tipo de insinuaciones.

¿Cómo la agencia Reuters fabrica un bulo?

El Comité de la ONU para la Eliminación de la Discriminación Racial llevó a cabo su examen periódico del cumplimiento por parte de China de la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial (1). Es un examen que se realiza periódicamente sobre los 179 países que firmaron la Convención.

El 10 de agosto Reuters publica (2) un informe con un titular explosivo: “La ONU dice que tiene informes creíbles de que China tiene a millones de uigures en campos secretos”, que fue reproducido por toda la prensa mundial, añadiendo la necesidad de denunciar a China y hacer un llamamiento a la protesta.

El titular de Reuters atribuía la denuncia a la ONU, a pesar de que el artículo la atribuía al Comité de la ONU para la Eliminación de la Discriminación Racial, cuyo sitio web oficial deja claro que se trata de “un organismo de expertos independientes”, no de funcionarios ni portavoces que hablan en nombre de la ONU.

Una vistazo al comunicado oficial de prensa del Comité muestra que la única mención a supuestos campos de concentración, de internamiento o de reeducación en China la hizo Gay McDougall, la única miembro de nacionalidad estadounidense de dicho Comité que, por supuesto, no habla en nombre del Comité (y mucho menos de la ONU).

Después, otro miembro mauritano del mismo Comité, Yemhelhe Mint Mohamed, se hizo eco de esa misma expresión.

Durante la revisión regular de China por parte del Comité, McDougall comentó que estaba muy preocupada por los informes que aludían a detenciones masivas de millones de musulmanes uigures en “campos de internamiento”. La Associated Press aclaró que McDougall no se apoyaba en ninguna fuente para lanzar sus comentarios durante la audiencia o, en otras palabras, que era una bocazas. De ahí que Associated Press titule la noticia de una manera muy diferente a Reuters: “Un panel de la ONU se muestra preocupado por la supuesta detención china de uigures”(3).

Pero a los medios de desinformación de todo el mundo no les interesan ese tipo de titulares, sino el de Reuters, que luego rellenan el bulo con vaciedades, tales como los informes realizados por una autodenominada Red de Defensores Chinos de los Derechos Humanos.

La noticia no aclaraba que dicha Red tiene su sede en Washington, en las mismas oficinas de Human Rights Watch, ni tampoco que recibe cientos de miles de dólares de un “gobierno extranjero”, y aunque aún no hay pruebas de que sea la Casa Blanca, no les quepa duda: apuesten por ello con los ojos cerrados.

La Red utiliza esos fondos para financiar a grupos de provocadores en el interior de China, donde ha realizado campañas a favor de opositores chinos de ideología fascista, como Liu Xiaobo.

Lo mismo que el Califato Islámico, Al-Qaeda y los Cascos Blancos, la Red es el típico movimiento “moderado” al servicio de los intereses del imperialismo.

Fuente, 26 agosto 2018
***

(1) https://www.ohchr.org/EN/NewsEvents/Pages/DisplayNews.aspx?NewsID=23452&LangID=E
(2) https://www.reuters.com/article/us-china-rights-un/u-n-says-it-has-credible-reports-that-china-holds-million-uighurs-in-secret-camps-idUSKBN1KV1SU
(3) https://apnews.com/35ab4fdc95a64a849e8d9a960bab50df

Print Friendly, PDF & Email
A %d blogueros les gusta esto: