Regresan los cascos azules a la línea de demarcación del Golán

 

Los cascos azules de la UNDOF –la fuerza de la ONU encargada de observar la separación entre las fuerzas de Israel y de Siria en la línea de demarcación del Golán– realizaron el miércoles 1º de agosto de 2018 su primera patrulla en 4 años a lo largo de esa línea.

El redespliegue de los cascos azules coincidió con la fecha conmemorativa del Ejército Árabe Sirio.

Los soldados de la ONU habían sido expulsados de sus posiciones en la línea de demarcación del Golán el 28 de agosto de 2014 y reemplazados, con ayuda del ejército israelí, por los yihadistas de al-Qaeda.

En aquel momento la ONU incluso tuvo que pagar un rescate para obtener la liberación de 45 cascos azules de las islas Fidji secuestrados por al-Qaeda. Aquel pago se concretó mediante una transferencia bancaria, sin que la ONU diese nunca a conocer posteriormente la identidad del titular de la cuenta bancaria a la que envió el dinero destinado a al-Qaeda.

Los cascos azules regresaron ahora a sus posiciones en la línea de demarcación del Golán bajo la protección de la policía militar rusa, que estableció además 8 puestos de observación en previsión de cualquier provocación, según confirmó en Moscú el general Serguei Rudskoi, jefe del Departamento de Operaciones del Estado Mayor General de la Federación Rusa.

***

 

El ministro de Defensa de Israel, Avigdor Liberman (ver foto), reconoció que el gobierno de Damasco es el único interlocutor válido en Siria. Durante un recorrido de inspección a las fuerzas armadas de Israel en el norte del país, Liberman admitió que la guerra contra Siria está terminándose con un regreso a la situación existente antes de 2011.

En una confirmación inmediata de ese cambio de enfoque, Israel bombardeó una concentración de elementos del Emirato Islámico (Daesh) en suelo sirio. Al menos 7 terroristas murieron en la operación israelí.

Desde la realización de la cumbre Putin-Trump en Helsinki, varios países del «Medio Oriente ampliado», o «Gran Medio Oriente» consideran ahora que la República Árabe Siria ha ganado la guerra contra los yihadistas y están tratando de acomodarse a ese hecho. Como ejemplo de ello, Emiratos Árabes Unidos está preparando la reapertura de su embajada en Damasco [1].

Por su parte, Israel ha obtenido que se respete la línea de demarcación con Siria en el Golán y está tratando de negociar que los consejeros militares iraníes y las milicias proiraníes que aportaron su ayuda a la República Árabe Siria se retiren de las proximidades de esa línea de demarcación, lo cual explica su inesperado gesto de buena voluntad hacia Damasco y la repentina hostilidad israelí hacia sus hasta ahora aliados yihadistas.

***

 

La administración Trump se prepara para dar a conocer su plan para el Medio Oriente.

Los dos artífices de ese plan, Jared Kuschner (ver foto) y Jason Greenblat, preparan en este momento varios colaboradores que deben trabajar sobre los siguientes aspectos:
- consecuencias del plan en el plano político y en materia de seguridad;
- consecuencias del plan en el plano económico;
- comunicación estratégica.

En Riad, el rey Salman de Arabia Saudita recordó que el reino mantiene las posiciones estipuladas en la iniciativa de paz del príncipe Abdallah, adoptada en 2002 por la Liga Árabe [1]. La declaración del rey Salman ha sido interpretada como un llamado al orden dirigido a su hijo, el príncipe Mohamed ben Salman.

Por su parte, el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, sigue considerando que, al trasladar su embajada a Jerusalén, Estados Unidos perdió toda autoridad para negociar en nombre de los palestinos.

Fuente REDVOLTAIRE, 4 agosto 2018

Print Friendly, PDF & Email
A %d blogueros les gusta esto: