Thelma y Juan: «el terremoto incontrolado que sacude…» – por Maria Poumier

567567

Thelma y Darthés: el terremoto incontrolado que sacude la Argentina: se suponía que la onda expansiva derribase el edificio constitucional en Nicaragua, y se sigue esperando un tsunami en las costas cubanas, pero…

 

1. El caso darthesco o dantesco

El 11 de diciembre de 2018, la actriz Thelma Fardín acusó al actor Juan Darthez de haberla violado en un hotel de Managua, diez años atrás. Pero hay algo inverosímil, si nos atenemos a las declaraciones de la joven Thelma:

«a- hay que presuponer que un galán con alta capacidad de don Juan como el galán Darthés, si tenía deseos apuntados a una o varias muchachas, no usó ninguna de las posibilidades y oportunidades que tenía por delante, siendo el actor estelar, durante aquél rodaje de la muy popular producción Patito feo, por ejemplo invitándola fuera del hotel

b-hay que presuponer que dada la carga de estrógeno en muchachas adolescentes (Thelma tenía dieciséis), en viaje fuera del país, podría ser alta con respecto a un galán maduro. es decir que si esto fuera así, el actor tenía caldo favorable y fértil para una seducción por derecha

c-hay que presuponer que el galán no tuvo ningún deseo ni usó ninguna oportunidad por derecha pero de golpe y porrazo cuando entró la muchacha a su habitación sorpresivamente, se le saltó la cadena del lóbulo límbico, se descontroló cuasi psicóticamente y la violó

d- el que haya viajado un poco y se haya alojado en hoteles de primera línea o de segunda, tiene una idea de cuánto se tarda en que de la conserjería vengan a la habitación. Thelma, una vez que le abrió Darthés, llamó por teléfono para pedir una llave digital de ingreso a su propia habitación, porque la suya se había desmagnetizado. Tardarían entre 2, 3 a 5 minutos en golpear la puerta. ¿y un hombre de mundo y viajado como Darthes es lo suficientemente imbécil para que sabiendo esto se abalance contra la muchacha, le baje la ropa, le haga un cunnilingus (con el apuro fisiológico que sentía!!!!) y la penetre en estos pocos minutos? La joven Thelma hasta precisó que tuvo que quitarse el peso de él encima de ella, para ir a abrir la puerta. Y cuando el camarero entró, ¿no notó ningún desarreglo raro en la ropa de él o en la ropa de cama?» (Oscar Abudara Bini, siquiatra y perito ante los tribunales)

 

2. Aquí una brillante reconstitución virtual de la escena criminal, en base a las declaraciones del acusado:

«No cierra lo de la llamada a la portería y lo del empleado que golpeó la puerta, y que Darthés no mencionó en su entrevista con M. Viale.

Supongamos que haya sido cierto que le falló la llave digital, y porque no lo pensó mucho, en lugar de hacer lo más lógico: ir directamente a la portería o al cuarto de una de las otras chicas para llamar por teléfono, se metió en el de Darthés.

Si realmente hubiera hecho esa llamada a la portería (¡delante de Darthés!), imaginemos como tendría que haber sido ésta:

La Fardín: – Hola, soy la huésped del cuarto NN y no puedo entrar porque no funciona la llave digital, ¿podrían enviar a alguien que me solucione el problema?.

La portería: – Si ya va un empleado a solucionárselo.

 No tiene lógica que ella le hubiera dicho a la portería que esperaba al empleado en el cuarto de Darthés, sino que lo lógico hubiera sido que saliera del cuarto y lo esperara en la puerta del suyo. Y si después de hacer la llamada, Darthés no la hubiera dejado salir para violarla, el empleado no podría haber sabido que estaba ahí.

Y si le hubiera dicho a la portería que esperaba al empleado en el cuarto de Darthés, delante de éste, a menos que hubiera sufrido un súbito e irrefrenable ataque de sátiro que lo hubiera obnubilado completamente, podría haber perpetrado semejante violación ¡EN FRÍO!, sabiendo que un empleado del hotel estaba viniendo….» (José Petrosino, ingeniero e investigador en escenas de ataque terrorista)

 

3. El contexto frenético

Ahora, el 11 de enero, se descubre, mediante investigación del abogado de Juan, que la familia de Thelma es bastante complicada: Thelma misma acusó a su padrastro de acoso sexual (sin esperar que pasaran diez años); una hermana suya mayor por parte de madre, Carla Lescano, fue efectivamente violada por el propio padre de Thelma, el cual fue condenado a 15 años de prisión, y a la madre le quitaron la custodia de la niña.

Por unanimidad, el feminismo argentino, nicaragüense y universal, arremetió en defensa de Thelma la víctima, impidiendo o frenando cualquier indagación judicial o encuesta periodística sobre los familiares de Thelma; hasta ahora, tampoco se entrevistó a las otras actrices del elenco de Patito feo, ni al personal del hotel en Nicaragua.

Hasta la ex-presidenta Cristina Fernández de Kirchner, acorralada, se puso de parte del feminismo histérico; el video de Thelma, patético y encantador, porque ella es encantadora, en la sonrisa como en el sollozo, conllevaba más detalles clásicos en cualquier película porno: «mirá como me pones» dijo ella que le dijo él, colocándole la mano donde corresponde. Ni lerdas ni perezosas, las jóvenes feministas conmocionadas forjaron allí mismo su enfático grito de guerra: «mirá cómo nos ponemos», poniendo cara seria. Era la adaptación ingenua (pero desde una perspectiva masculina instintiva, también una involuntaria y gentil insinuación latina, ¿a lo Isabel Sarli tal vez?) del «Me too» que devastó el mundo a partir de Hollywood, o del frío y grosero  «denuncia a tu puerco» francés. La gran película feminista Thelma y Louise había salido en 1991; Thelmita la argentina nació en 1992.

 

4. Thelma ¿la yegua de Troya?

Desde el principio, lo malpensados latinoamericanos interpretaron el palpitante novelón televisado y tuiteado, Oscar entre Oscares del mejor guión y la mejor actuación (¡y más si todo fue real!), por encima de cualquier producción brasilera habida o por haber, como embestida cultural del imperialismo; Nicaragua, junto con Cuba y Venezuela, es una de las plazas fuertes que Trump, el Pentágono, la CIA o cualquier otro tenebroso poder han decidido derribar: ya se había acusado al presidente Daniel Ortega de acoso sexual; el feminismo nicaragüense arremetió en seguimiento de Thelma la víctima con entusiasmo. A la defensora de Thelma, Sabrina Cartabia, ya le habían hecho un reportaje en el Time magazine, como militante ejemplar a favor del aborto. Con su «Red de mujeres», trabaja en red con las asociaciones feministas de la oposición en Nicaragua. Incluso «La mayor parte de las organizaciones feministas siguen siendo la piedra en el zapato para el orteguismo. La mayor cantidad de gente que da la cara, que denuncia, que grita con fuerza en el país, la mayoría son voces de mujeres.», dice la diputada Mónica Baltodano. En Francia, el muy oficialista Le Monde respaldó en seguida la indignación télmica, aumentando el rumor de muchísimas violaciones destapadas de golpe; y participa activamente en la campaña mediática internacional para derrocar a Ortega, lo mismo que a Maduro.

Si ha habido conspiración, detrás del brote delirante en los medios masivos y la manifestación de terca estupidez de las feministas imprudentes, es de recordar que al principio, se supuso que el escándalo en Hollywood, del cual el muy obsceno productor Weinstein fue el centro, lo había impulsado el propio Trump, porque Hollywood y el showbiz en general son actores principales en defensa de la Clinton, desde que empezó el ascenso de Trump y hasta ahora (por cierto, Weinstein todavía anda suelto, en libertad condicional). O sea, que ahora los ingenieros mentalistas que nos manipulan han retomado la cosa, identificándose con la izquierda. Se desató una campaña mediática histérica y bien orquestada, en Argentina, saltando a las pantallas una infinidad de casos de atropellos y feminicidios. De modo que, cuando Cristina  la ex-presidenta, derrocada en las últimas elecciones presidenciales, tomó partido a favor de Thelma la indefensa, cayó en una trampa bastante intrincada, porque está amenazada de juicio por varios motivos, algo parecido a lo que le pasó a Lula, y con el pretexto del caso Thelma, muchos, en cada partido político, están perdiendo su trabajo, su ubicación pública, su prestigio moral. Recordemos que el periodismo oficial en Argentina había hecho lo posible para que ganara el actual presidente Macri, supuestamente porque Cristina representaba una izquierda corrupta, pero, caso mucho más decisivo, por su afán de resolver el caso AMIA emprendiendo una cooperación judicial con Irán, lo cual disgustó a Israel y a sus representantes en EEUU (especialmente a Paul Singer, el comprador de fondos buitres que sigue, desde el año 2000, buscando hundir  financieramente a la Argentina). Si entró con tanta docilidad por la senda estrecha a la que la empujaron, de apoyo a la gritería dominante, es porque reina un auténtico clima de terror en Argentina, a raíz del Thelmagate. El propio Juan Darthes, nacido en Brasil, salió para allá, porque Brasil no extradita a sus ciudadanos, y se sentía amenazado de muerte por la asociación de actores argentinos …

 

5. La presión popular está destapando la olla

Los brasileños votaron a Bolsonaro porque les encantó que hablara mal del feminismo oficial, y de la propaganda impuesta desde instancias supranacionales para todo lo que huela a sodomía : ¡basta de mariconerías!, esto fue el grito aplaudido por el pueblo en Brasil (mientras la burguesía lo votaba por otros aspectos de sus discursos).

En Francia, la onda revolucionaria de los chalecos amarillos está pidiendo un Referendum de Iniciativa Ciudadana para que el pueblo tenga voz sobre los problemas candentes; y esto abarca la cuestión del matrimonio gay, impuesto en Francia en 2013, aplaudido por el feminismo, y que era la etapa legal imprescindible para los pasos siguientes : legalizar el mercado de la reproducción artificial : que las mujeres solas o en parejas se puedan comprar un hijo sin rendir cuentas a ningún padre (las feministas lo exigen, entusiastas); el presidente Macron quería legalizar eso ya; la bronca de los católicos está logrando postergar esto por ahora. El paso previsto a continuación sería la legalización de la reproducción artificial para cualquiera, en particular para las parejas de hombres, obviamente sin ningún pretexto médico, para que, alquilando a una mujer inseminada para que les para un crío, sin el menor derecho sobre el mismo, puedan tener hijos sin rendir cuenta a ninguna mujer (eso ya no les gusta tanto a las feministas).

La presidenta Cristina, con valentía, sentido común, instinto femenino y defensa de los valores familiares que sostienen cualquier país, se había opuesto a que semejante abertura del mercado figurara en el nuevo código civil argentino, en 2015. El papa Francisco, argentino, recuerda con fuerza que es indefendible la noción de aborto legal. Cristina se dejó vencer, y ahora, cuando el senado argentino lo rechazó, ella apoya la legalización del aborto. El aborto no soló es un tema sentimental, o un problema de moral individual, sino que su legalización sin asomo de pretexto médico es el paso imprescindible para la fabricación de hijos artificiales, pues se necesita fabricar muchos embriones in vitro, para ello, y tirar a la basura, o vender a los laboratorios,  el 99% sobrante … Ya se sabe que los hospitales venden fetos abortados a ONG muy feministas, y  no sólo en EEUU.

En Cuba, se le está presentando al pueblo una constitución novedosa, que incluye el matrimonio gay. Mariela  Castro, hija de Raúl,  hizo mucho para proteger a los homosexuales de las burlas y vejaciones tradicionales en cada pueblo del mundo. Además, con su programa semanal  en la televisión cubana, hizo descubrir a la juventud cubana todos los experimentos posibles con el sexo que se aplauden en el «paraíso» capitalista que empieza en las costas de la Florida. Ahora debería saltar a la vista de todos que Mariela Castro es, o se deja usar, como el mejor agente del imperialismo, ya que es la que le da el dulce sabor de la indignación virtuosa al veneno ideológico con el cual se quiere imponer «los valores democráticos» en Cuba, es decir acabar con la terca soberanía de este país. Nadie puede negar que el post-feminismo generalmente tolerado es la otra cara del homosexualismo solapadamente impuesto, y que ambos son la careta principal de un arma de destrucción masiva contra los hombres que defienden frontalmente sus países.

Y en Argentina, a medida que avanza la investigación independiente sobre el caso de Thelma la fantasiosa, la opinión pública empieza a levantar la voz contra la impunidad de las «feminazis», con el cómico Alfredo Casero, y podría el presidente Macri aprovechar para salir ganando, porque los macristas están más bien  de parte de Darthés y por ende de todos los machos repetidamente humillados con torpes y alevosas leyendas infamantes sobre «patriarcas  violadores».

Maria Poumier, París, 14 enero 2019

 

Publicado originalmente en Red Internacional

Sitio web del autor: Plumenclume.org

Print Friendly, PDF & Email
A %d blogueros les gusta esto: