“Este choque de civilizaciones, fabricado desde cero, es un títere de un choque ideológico mundial” – por Youssef Hindi

youssef Hindi

NG – En su libro, Occident et islam [Occidente y el Islam *], usted parece coger por la espalda al choque de civilizaciones. ¿Algunas precisiones?

Youssef Hindi – Antes de coger por la espalda al choque de civilizaciones, expongo, basándome en mi investigaciones históricas, que este “choque” es en realidad una estrategia desarrollada por Salomón Molcho, un cabalista – según las interpretaciones rabínicas y escatológicas de la Biblia – que, en el siglo XVI, trató de lanzar a la Iglesia y después al Santo Imperio Romano Germánico, a una guerra contra el Imperio Otomano, a fin de expulsar a éste de Palestina y reconstruir el reino de Israel. En el siglo XX, en 1957, Bernard Lewis, el maestro de Samuel Huntington, “laicizará” esta estrategia mesiánica, dándole un revestimiento científico para erigirla de este modo como una teoría.

Este choque de civilizaciones fabricado no es más, en el fondo, que un títere de lo que llamo “un choque ideológico mundial” que enfrenta al mundo del Antiguo Testamento (el bloque anglo-talasocrático, sus viejos vasallos católicos del Viejo Continente, las petromonarquías wahabitas e Israel) con el resto de la humanidad.

NGSi nuestra sociedad “moderna” expulsó a Dios de la esfera pública, los actuales wahabitas, resumiendo el Islam a códigos de vestimenta y restricciones alimentarias, parecen a su vez expulsar al mismo Dios de su propia religión. ¿Estamos lidiando, no con un Islam de un nuevo género, sino con una especie de “anti-islam”?

Youssef Hindi – Estamos lidiando, en efecto, como bien ha expuesto Jean-Michel Vernochet, en su obra Les Égarés [**], con un “contra-islam.”

VER TAMBIEN : ¿Es musulmán el wahabismo? – por Jean-Michel Vernochet

En el segundo capítulo de mi libro, vuelvo a trazar la historia del wahabismo, del reformismo islámico y del reformismo cristiano, poniendo de relieve sus raíces comunes: el mesianismo antinómico sabbato-frankista. Procedente de un doble movimiento, nacido en el siglo XVII y XVIII, con los falsos mesías Sabbataï Tsevi y Jacob Frank (uno, falso convertido al Islam, y el otro al catolicismo), este mesianismo apocalíptico que se opone a Dios y a la ley natural, por las conversiones masivas de los sabbatistas al Islam y de los frankistas al catolicismo, promoverá el ateísmo en el corazón de los dos mundos, particularmente, las logias masónicas.

Hoy en día, el mundo musulmán vive la etapa vivida por Europa en el siglo XIX: la de la descristianización. Es en este contexto de pérdida de la fe y de las ciencias religiosas (ambas tan vinculadas) en el que prospera esta religión sin trascendencia ni trascendente, que es el wahabismo.

NG Usted menciona muchas veces un mesianismo sionista al cual deberíamos la actual política suicida del estado judío. Esta otra deriva ¿no sería también contraproducente, para los israelíes en primer lugar?

Youssef Hindi – La tesis principal de mi libro es la siguiente: el sionismo no es, contrariamente a la idea extendida, una ideología atea; tampoco nace, como piensan algunos historiadores, en los círculos protestantes puritanos ingleses en el siglo XVII. El sionismo es al principio un proyecto mesiánico, nacido en los círculos rabínicos en la Edad Media, a partir del siglo XIII. Este proyecto maduró y se fortaleció transformándose a través de los siglos para acabar tomando, como una serie de ideologías modernas en el siglo XIX, una apariencia atea.

En la actualidad, el Estado de Israel, que revive sus raíces mesiánicas, vive un acceso de fiebre que, de hecho, puede llevar a los israelíes, pero también a toda la región y, en consecuencia, a los principales bloques políticos, hacia una catástrofe. La política de Israel es, desde el punto de vista de un espíritu racional, suicida, pero para los mesiánicos a la cabeza del Estado judío, beneficiará al proyecto sionista, que no es otra cosa más que la traducción de un mesianismo activo que pretende acelerar por todos los medios y a cualquier precio la venida de un Mesías que ha de reinar sobre las ruinas de las naciones.

Youssef Hindi, 26 octubre 2015

Entrevistado por Nicolas Gauthier

Fuente

[*] Occident et Islam : Sources et genèse messianiques du sionisme ; De l’Europe médiévale au Choc des civilisations, éditions SIGEST

[**] Les Egarés. Le wahhabisme est-il un contre islam?. Existe versión en español incluida en: Galiana Ros, Yihadismo wahabita, Ed. Esparta (Ver reseña en Cultura transversal). Consultar, en esta misma página, algunos textos de Jean Michel Vernochet.

Print Friendly, PDF & Email
A %d blogueros les gusta esto: