Jorge Luis Borges revela los orígenes británicos del fascismo – por Nicolas Bonnal

nicolas bonnal

 

En una página ignorada (*), Jorge Luis Borges explica que los orígenes del fascismo son británicos. Se conoce el papel de Chamberlain pero se ha ignorado el de Thomas Carlyle.

Carlyle ha escrito que “los hombres precisan héroes”.

De los otros artículos, no es el menos certero el que se titula ‘Genealogía del fascismo’. El autor empieza por observar que los hechos políticos proceden de especulaciones muy anteriores y que suele haber mucho tiempo entre la divulgación de una doctrina y su aplicación. Así es: “la actualidad candente” que nos exaspera o exalta y que con alguna frecuencia nos aniquila, no es otra cosa que una reverberación imperfecta de viejas discusiones.

Por ejemplo, Hitler, horrendo en públicos, ejércitos y en secretos espías, es un pleonasmo de Carlyle (1795-1881) y aun de J.G. Fichte (1762-1814); Lenin, una trascripción de Karl Marx.

De ahí que el verdadero intelectual rehúye los debates contemporáneos: la realidad es siempre anacrónica.

Russell atribuye la teoría del fascismo a Fichte y a Carlyle (…).

Más compleja y más elocuente es la contribución de 1843 de Carlyle, en cuál escribió que “la democracia es la desesperación de no encontrar héroes que nos dirijan”. En 1870 aclamó la victoria de la “paciente, noble, profunda, sólida y piadosa Alemania” sobre la “fanfarrona, vanagloriosa, gesticulante, pendenciera, intranquila e hipersensible Francia”.

Luego Carlyle alabó la Edad Media, condenó las ‘bolsas de viento’ parlamentarias, defendió la memoria del dios Thor, de Guillermo el Bastardo, de Knox, de Cromwell, de Federico II, del taciturno Doctor Francia y de Napoleón, anheló un mundo que no fuera ‘el caos provisto de urnas electorales’, abominó la abolición de la esclavitud, propuso la conversión de las estatuas —”horrendos solecismos de bronce”— en útiles bañaderas de bronce, ponderó la pena de muerte, se alegró de que en toda población hubiera un cuartel, aduló e inventó la Raza Teutónica.

(Quienes anhelen otras imprecaciones o apoteosis, pueden investigar Pastand Present (1843) y los Latterday Pamphlets, que son de 1850)

 

Nicolas Bonnal, 18 mayo 2018

 

Correjido por Mhari, publicado por primera vez por REDINTERNACIONAL

 

Fuentes

(*) Jorge-Luis Borges – Obras completas, EMECÉ EDITORES BUENOS AIRES, 1972, p. 722

Nicolas Bonnal – Chroniques sur la Fin de l’Histoire, Amazon.fr ; Nicolas Bonnal – le livre noir de la décadence romaine (Amazon.fr)

Print Friendly, PDF & Email
A %d blogueros les gusta esto: