Cada “clic” nos acerca un paso más al “¡bum!” (análisis del ‘estado de la nación’ Neocon) – por The Saker

Sin títuloDFHSDGH

Trump apretó el gatillo, pero en lugar de un “¡Bum!”, lo que el mundo escuchó fue un recatado “clic”. Teniendo en cuenta que estamos hablando de jugar un juego muy peligroso de ruleta rusa AngloZionista potencialmente nuclear, este “clic” es una noticia muy buena. Pero, para usar las palabras de Nikki Haley, el “arma” estadounidense todavía está “bloqueada y cargada”.

Hay una serie de versiones sobre lo que realmente sucedió, pero creo que la explicación más probable para ese “clic” es una combinación de dos eventos:

1.- Estados Unidos hizo todo lo posible para ni siquiera por asomo parecer que  atacara a las fuerzas rusas o iraníes en Siria. Con este tipo de reglas de enfrentamiento, la lista de blancos y la trayectoria de vuelo de  los misiles estadounidenses era fácil de predecir para las defensas aéreas sirias.

2.- Las defensas aéreas sirias, ahora integradas con las redes rusas C4ISR y probablemente mejoradas, funcionaron mucho mejor de lo que la mayoría de la gente esperaba.

Honestamente, no sé a quién en los Estados Unidos se le debería otorgar el crédito por hacer lo correcto, pero esa persona merece nuestro agradecimiento colectivo. Los rumores dicen que Mattis fue el hombre, otros señalan a Dunford y algunos incluso al mismo Trump (lo dudo). De nuevo, no sé quién lo hizo, pero esta acción merece una gran ovación. El hecho de que este rendimiento (predeciblemente) sombrío se cubrió con declaraciones tontas sobre un “ataque perfecto” y “todos los misiles alcanzaron su objetivo” es un procedimiento operativo estándar, un ejercicio básico para salvar la cara y un intento de apaciguar a los siempre sedientos de sangre Neocons. La lección más importante de este último acontecimiento es que todavía hay personas en posiciones clave en los EE. UU. dispuestas a hacer lo que deberían hacer para evitar una escalada catastrófica en Siria. La pregunta ahora es cuánto tiempo podrán estas “fuerzas cuerdas” (a falta de un mejor calificativo) seguir resistiendo a los “locos”.

Huelga decir que el lobby de Israel y los neoconservadores están absolutamente furiosos. Y para colmo de males, los rusos ahora dicen que proporcionarán a los sirios baterías S-300 (que podrían rastrear y atacar a los aviones israelíes prácticamente desde su despegue). Yo diría que los israelíes se hicieron esto a sí mismos con sus propios ataques con misiles en el peor momento posible, pero el hecho de que esto se autoinfligiera no lo hace menos doloroso para los israelíes.

Pero el mayor problema es que este resultado, aunque muy positivo en sí mismo, realmente no resuelve nada. Los problemas clave no han sido resueltos.

1.- ¿Alguien, especialmente el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y / o Rusia consiguieron “vetar” las acciones de la Hegemonía AngloSionista en cualquier parte del planeta? La posición oficial de los EE. UU. es un “no” categórico. El resultado en Siria, sin embargo, sugiere fuertemente un “sí”.

2.- ¿Están dispuestos los Estados Unidos a aceptar el hecho de que la Hegemonía no ha logrado derrocar al gobierno sirio y que los sirios han ganado la guerra? La posición oficial de EE. UU. sobre esto se ha volteado varias veces, pero yo diría que el “no” es mucho más fuerte que el “sí”. La postura actual de los Estados Unidos en Siria sugiere que los Estados Unidos aún no están listos para “declarar la victoria y marcharse”.

3.- ¿Los (pseudo-)ataques químicos de Skripal y Douma de falsa bandera han sido suficientes para re-subordinar a la UE post-Brexit a la Angloesfera y han logrado que los anglo-sionistas formen un frente unido para una “Cruzada contra Rusia”? La mayoría de los gobiernos de la UE han estado dispuestos a respaldar cualquier tontería o violación del derecho internacional con el pretexto de la “solidaridad”, pero todavía hay bastantes fisuras en esta aparente unidad.

En este momento, la situación es extremadamente fluida y existen demasiadas variables potenciales que pueden determinar los próximos desarrollos para hacer una predicción que sea mejor que una suposición descabellada. Lo único cierto es que esta confrontación entre la Hegemonía-anglo-sionista y Rusia está lejos de haber terminado, tanto en Siria como en otros lugares (Ucrania).

Fundamentalmente, todo nuestro planeta tiene que elegir entre dos órdenes mundiales mutuamente excluyentes.

                                                    Mundo Multipolar                      Hegemonía AngloZionista

Modelo civilizacional            Diverso                                           Único “occidental”     

 Modelo económico                Diverso                                           Capitalismo

Modelo político                       Diverso                                          Plutocracia

Relaciones internacionales

                       Reguladas por el Derecho Internacional         Reguladas por el Hegemón

Soberanía nacional                        Real                                          Ficción

Modelo social y cultural               Tradicional y local                Secularismo posmodernista

En este momento el “Occidente colectivo” está comprometido en un esfuerzo verdaderamente titánico para preservar la Hegemonía, pero ya se rayó la pared, de ahí el  histrionismo tonto que ahora vemos de los iguales de Trump, May y Macron. En este contexto, la guerra en Siria es principalmente una guerra sobre el derecho de los EE. UU. va a hacer lo que quiera sin importar el derecho internacional, los hechos, la lógica o incluso el sentido común. El mensaje de Nikki Haley al mundo ha sido maravillosamente simple, consistente y contundente: “somos el Hegemón, estamos por encima de todo y de todos, por encima de ti y por encima de cualquiera de tus leyes o principios. Estamos incluso por encima de los hechos o la lógica. Inclínense a adorarnos o de lo contrario, aténganse! “.

El problema para los anglo-sionistas es que aunque la mayoría de los líderes occidentales han aceptado estos términos (esto es lo que significa “solidaridad” hoy en día), el resto del planeta está buscando silenciosamente pero activamente formas de explorar otras opciones e incluso algunos países relativamente débiles y / o pequeños (Bolivia, por ejemplo) todavía están dispuestos a rechazar abiertamente este dictado anglosajón. En cuanto a Rusia y China, ya están creando de facto un nuevo orden mundial multipolar alternativo donde la Angloesfera se limitará a ser sólo “una entre muchas” y no el tipo de raza maestra planetaria que sus líderes imaginan ser.

Es interesante que la principal táctica elegida por el “Occidente colectivo” para responder a estos desafíos ha sido básicamente entrar en una profunda negación y preocuparse por las percepciones mucho más que por los hechos sobre el terreno. De ahí el “golpe perfecto”. Carl Rove lo expresó mejor cuando dijo: “Ahora somos un imperio, y cuando actuamos, creamos nuestra propia realidad. Y mientras estudias esa realidad, juiciosamente, como quieras, actuaremos de nuevo, creando otras realidades nuevas, que también puedes estudiar, y así es como las cosas se resolverán. Somos actores de la historia … y ustedes, todos ustedes, quedarán para estudiar lo que hacemos “.

En la década de 1990 solía haber una cita popular, pero no atribuida, que decía “no has ganado hasta que CNN dice que ganaste”. Hoy, estamos presenciando algo similar, solo revertido: no has perdido hasta que CNN dice que perdiste. Sentí una extraña sensación de déjà vu cuando Trump tuiteó “misión cumplida” repitiendo exactamente las mismas palabras que Dubya dijo en su portaaviones justo antes de que realmente se desatara el infierno en Iraq (me puedo imaginar cómo la gente de CENTCOM, que según se informa estaba realmente molesta , debe haberse encogido cuando escucharon esto!). Espero que Marx tuviera razón cuando dijo que “la historia se repite, primero como tragedia, segundo como farsa”. El sufrido Medio Oriente seguramente ha atravesado suficientes tragedias, pero me temo que lo que acabamos de presenciar con el último ataque estadounidense en Siria fue la farsa, y que una tragedia muy real todavía podría estarse gestando.

Los Neocons se pueden dividir aproximadamente en dos tipos: primero, aquellos lo suficientemente estúpidos para creer que los últimos ataques fueron, de hecho, un éxito magnífico, y aquellos que son lo suficientemente inteligentes como para darse cuenta de que fue un fracaso patético. El primer tipo se envalentonará con la sensación de impunidad total (y EE. UU., de hecho, se salió  con la suya con esta grave violación de todas las normas del comportamiento civilizado y el derecho internacional) mientras que el segundo tipo seguirá exigiendo un ataque mucho más fuerte. Si se combinan ambos ya se tienes una receta perfecta para una situación muy peligrosa.

Y ahora las noticias realmente malas: las fuerzas de tierra de los EE. UU. (Ejército) son bastante inútiles, mientras que la Armada y Fuerza Aérea de los EE. UU. están en grandes problemas: la flota de superficie de la US Navy ha quedado casi obsoleta debido al misil ruso Kinzhal  mientras que la Fuerza Aérea de los EE. UU. parece no ser capaz de operar en un ambiente con modernos misiles rusos de superficie a aire. Ninguno de ellos parece ser capaz de hacer nada más que derrochar una inmensa cantidad de dinero y matar a muchas personas, en su mayoría civiles. Al igual que sus aliados israelíes y sauditas, las fuerzas armadas de los Estados Unidos simplemente no son capaces de enfrentarse a ningún enemigo significativo capaz de defenderse. Solo hay un segmento de las fuerzas armadas de los Estados Unidos que todavía es plenamente capaz de cumplir su misión: la tríada nuclear de los Estados Unidos. De ahí todos los intentos de los estrategas y estrategas de las fuerzas estadounidenses de encontrar una doctrina no solo para el uso de las fuerzas nucleares como elemento de disuasión, sino para reconceptualizarlas como una capacidad de combate de guerra (defensa antimisiles, micro nukes, etc.). Piénselo de esta manera: los únicos medios de agresión creíbles (en el mundo real) que le quedan al Imperio son las armas nucleares. Muchas (¿la mayoría?)  de las personas no se dan cuenta (todavía), pero con cada ataque convencional fallido esta realidad se volverá más y más difícil de ocultar.

¿La gente que esta vez logró frustrar los planes del Neocon para un ataque real y duro contra Siria, y posiblemente incluso contra la fuerza de tarea rusa en Siria, tendrá éxito la próxima vez? No lo sé. Pero no puedo ignorar el hecho de que cada “clic” nos acerca un paso más al “bum”. Y eso me sugiere que la única solución real a esta situación extremadamente peligrosa es encontrar la forma de quitar el dedo presionando el gatillo o, mejor, quitarle  el arma al loco q nos amenaza a todos.

 

The Saker, 20 abril 2018

 

Fuente Original

 

Fuente Traduccion

Print Friendly, PDF & Email
A %d blogueros les gusta esto: