Porque America Latina quiere tanto reconocer a Jerusalén como capital de Israel?

549632_1kgv

Como Estados Unidos y Guatemala, Paraguay tendrá pronto una embajada en Jerusalén. Una demostración del interés de una parte de América Latina en Israel.

Dos días después de la inauguración de la embajada estadounidense en Jerusalén, Guatemala estableció su representación diplomática el miércoles 16 de mayo. Paraguay debería seguir a fines de mayo este paso, convirtiendo a América Latina en la región del mundo mejor representada en la ciudad santa.

Una mezcla compleja de intereses estadounidenses, creencias religiosas y lazos bilaterales en algunos casos dibujaron esta imagen. Guatemala e Israel, por ejemplo, han tenido relaciones cordiales durante largo tiempo.

Jimmy Morales: “hace 70 años decidimos apoyar y ser amigos de Israel y estamos haciendo de nuevo la demostración”

No contento con ser el segundo país en reconocer el Estado judío, Guatemala incluso jugó un papel activo en su creación. El pequeño país centroamericano era, por lo tanto, uno de los once miembros de la Comisión Especial de las Naciones Unidas para Palestina (UNSCOP), encargado en ese momento de proponer una solución a la situación en el Medio Oriente.

En ese momento crucial para el futuro del Medio Oriente, el embajador guatemalteco George García Granados dijo “que se había reunido dos veces con Menachem Begin (en su entonces primer ministro israelí) quien presionó mucho para que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas adoptara la partición (de Palestina entre judíos y palestinos) y que este plan sea aprobado por la Asamblea General (de las Naciones Unidas)”, explicó en septiembre de 2017 en su blog Emmanuel Navon, profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad Tel Aviv y exmiembro del partido conservador Likud.

Una larga amistad se hizo eco por el actual presidente de Guatemala, Jimmy Morales: “hace 70 años decidimos apoyar y ser amigos de Israel y estamos haciendo de nuevo la demostración”. Casi 70 años después, los enlaces no se han ido.

“Durante la guerra civil guatemalteca (1960-1996), Israel fue uno de los principales proveedores de armas y formador de las fuerzas gubernamentales contra la guerra de guerrillas”, dice Christophe Ventura, especialista latinoamericano en el Instituto de Relaciones.

Al final del decenio de 1970, los israelíes permanecieron al lado de Guatemala, mientras que Estados Unidos, juzgando las atrocidades del ejército, dejaron al Gobierno centroamericano.

En otros lugares, en el continente latinoamericano, las relaciones con Israel no siempre han sido tan cordiales. A principios de la década de 2000, América Latina estaba experimentando una ola de elecciones de dirigentes de izquierda, más favorables a las posiciones pro-palestinas.

En 2010, la enemistad alcanzó su punto máximo, con Brasil, Argentina, Bolivia, Guyana y Ecuador reconociendo el estado palestino junto a Israel “dentro de las fronteras de 1967”. Desde entonces, el continente ha experimentado un “reflujo a favor de la centroderecha y la derecha, como en Argentina o Paraguay”, dijo Christophe Ventura. Estos nuevos gobiernos son más favorables a Israel y Washington, hay un realineamiento después de un paréntesis a la izquierda de 15 años”, dijo.

“El Gobierno argentino muestra un cierto compromiso con Israel y, a cambio, recibe dividendos de los Estados Unidos”

La motivación de Jimmy Morales por seguir el camino de Donald Trump no está totalmente libre de cierto deseo de ser visto por la Casa Blanca. Al igual que muchos países de América Latina, Guatemala depende mucho de EE.UU. “En general, los países latinoamericanos son sensibles a la diplomacia estadounidense”, dice Christophe Ventura, “en Argentina, por ejemplo, el Gobierno de Macri muestra un cierto compromiso con Israel y, a cambio, recibe dividendos de los Estados Unidos”.

Este razonamiento también ha prevalecido en Paraguay. “Este es un acto político de alineación con los Estados Unidos, con la política de Trump”, confirma Damien Larrouqué, médico asociado en Sciences-Po-CERI (Centro Internacional de Investigación) y especialista de Paraguay en France 24. El actual presidente de Paraguay, Horacio Cartes, elegido en 2013, “es ultraconservador como Donald Trump y ha liderado una política de fortalecimiento de los lazos con Washington, una clara alineación con la política de América del Norte”. Si Paraguay ha reconocido al estado palestino, es casi un error de recorrido: fue en 2011, durante la presidencia de Fernando Lugo (izquierda), derrocado un año antes del final de su mandato.

“Guatemala y Honduras, en particular, están completamente en la órbita de Washington, dependen de su ayuda económica y centran su atención en el narcotráfico”, siguió Christophe Ventura, agregando que Guatemala es particularmente sensible a las amenazas de los EE. UU. en términos de migración: con casi un millón de personas en territorio estadounidense para tres millones de personas dentro de sus fronteras, el país no podría volver a alojar a esa población.

Es por eso que Guatemala y Honduras votaron en contra de la resolución de la ONU que condena la decisión de Donald Trump de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel en diciembre de 2017.

 

Cristianos evangélicos, aliados de Israel

Este control estadounidense en su “patio trasero” latinoamericano no explica por sí mismo el interés de América Latina por Israel. Las consideraciones religiosas también pueden haber jugado un papel.

Las fuertes convicciones evangélicas del presidente de Guatemala, Jimmy Morales, le han valido muchas críticas. Para los cristianos evangélicos, cada vez más influyentes en el continente americano, en uno de sus dogmas se postula que la reconstrucción del Templo judío en Jerusalén facilitará el regreso de Jesucristo. Marcio Palacios, director de la escuela de ciencias políticas de la Universidad de San Carlos, Guatemala, entrevistado por AFP, dijo que “lamenta que el presidente Morales no distinga entre lo que representa y en lo que él cree”.

El vicepresidente de EE.UU., Mike Pence, comparte estas creencias, al igual que una cuarta parte de los estadounidenses según un estudio del Instituto PEW publicado en 2015. Los evangelistas que votaron más del 81% a favor de Donald Trump en las elecciones presidenciales de 2016.

Durante decadas, los cristianos evangélicos de EE. UU. han estado haciendo campaña para el reconocimiento de Jerusalén como la capital de Israel y para que la embajada de EE.UU. se mude. Han ganado su caso y, hasta la fecha, han tomado una pequeña parte de América Latina después de ellos.

Benjamin Netanyahu parece haber entendido el interés diplomático que representa a América Latina. En septiembre de 2017, fue el primer jefe de Gobierno israelí en realizar una gira diplomática. Pasó por Argentina, donde la comunidad judía de 300.000 miembros es la más grande del continente y luego por México y Colombia, tres países particularmente ansiosos de ganarse el favor de los Estados Unidos.

Los tres países visitados, tal vez sensibles a este favor, se han abstenido en todo caso de votar en contra del reconocimiento de Jerusalén durante la votación en la Asamblea General de la ONU en diciembre.

Valentin Graff, 17 mayo 2018

Fuente

Print Friendly, PDF & Email
A %d blogueros les gusta esto: